MH. Mini-Historias Seguir historia

fran-laviada Fran Laviada

Con nombre propio y en formato reducido.


Humor Sólo para mayores de 18. © Francisco Álvarez Arias.

#MH. Mini-Historias.
Cuento corto
1
9681 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Pequeñas historias con nombre.


"Silverio heredó emocionado y orgulloso la profesión de su padre, y se convirtió en asesino a sueldo, aunque nunca fue consciente, que cualquier imbécil es capaz de matar".


"Rosalía, era una ninfómana, es decir, lo que viene siendo "una chica más puta que las arañas", pero dejando a un lado sus asuntos de cama, podías confiar en ella para lo que hiciera falta".


"Horacio era un iluminado y un dí­a me dijo que en el mundo de los vivos solo reina el egoísmo más absoluto, y en el de los muertos la paz eterna, y yo le dije, que lamentaba ser egoísta, pero que prefería la codicia de vivir".


"El senador Arcadio Apilánez reunió a los periodistas y les dijo:

   ¡Señores, jamás he sido un corrupto, tan solo he cobrado comisiones!". 

   ¡Ole tus cojones!, le respondieron todos al unísono.


"¡Nunca os he mentido, y cuando os engaño, es por vuestro bien!, les dijo Don Salustiano el alcalde, a los vecinos del pueblo".


"El secador de pelo le succionó el peluquín a Nicasio.

   ¡Cuando era calvo no tenía de qué preocuparme!, dijo él, ciertamente contrariado".


"¡El crecepelo que utilicé era fantástico, tanto, que me estrellé con el coche ya que el flequillo me impidió la visión!

   Y Alfredí­n, se quedó tan tranquilo, porque tenía un "seguro a todo riesgo".

 

"El cadáver de Don Hermenegildo, presentaba sí­ntomas evidentes de muerte por soledad. El finado siempre habí­a dicho que preferí­a vivir solo que tener que convivir con otro ser humano".


"Aniceto era un auténtico perdedor y habí­a caí­do muy bajo, más era imposible, sin embargo no fue el fracaso lo que acabó con su vida, fue la caí­da, ¡vaya hostia que se metió contra el suelo!".


"Mientras Chico tocaba el piano, a Groucho se le ocurrió una idea genial, y Harpo como era de esperar se quedó mudo". 


"Bartolo terminó de comer y se dispuso a dormir una pequeña siesta, pero no llevaba ni un cuarto de hora de sueño, cuando se despertó alterado, pues se dio cuenta, que no había comido el postre. Una vez que se zampó el yogur, se volvió a meter en la cama y siguió disfrutando en brazos de Morfeo".


"Aureliano no era un hombre demasiado listo, por eso casi nunca veí­a las cosas claras, sobre todo por las noches antes de acostarse, ya que era el momento en el que siempre se ponía a pensar, hasta que apagaba la luz, entonces todaví­a veía menos, pero se quedaba tranquilo".


"Ataúlfo se equivocó de pedal y aceleró cuando quiso frenar, eso fue lo que le dijo a la policía, sin duda la coartada perfecta para atropellar a su suegra y salir indemne".


Fran Laviada


1 de Diciembre de 2017 a las 17:48 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Fran Laviada Editor de contenidos. Especialista en Liderazgo y Motivación. Técnico Deportivo Superior. Entrenador Nacional de Fútbol. Profesor de Enseñanza Deportiva. Articulista y Escritor. La imaginación nos permite darle tienda suelta a nuestra creatividad para que nos lleve volando con las alas de la inspiración a un universo fantástico que nos aleje de la cruda realidad, aunque al final no tengamos más remedio que volver a ella y poner nuestros pies en el suelo de la auténtica existencia diaria.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~