E-nanorrelatos Seguir historia

fran-laviada Fran Laviada

Relatos enanos increíbles.


Paranormal No para niños menores de 13. © Francisco Álvarez Arias
Cuento corto
1
9679 VISITAS
Completado
Tiempo de lectura
AA Compartir

E-nanorrelatos.

"Tengo el defecto de mirar siempre al pasado, y un dí­a me pasé tanto, que aparecí en la batalla de Waterloo, aunque no vi a Napoleón, quizá su corta estatura lo hacía pasar desapercibido".


"El tiburón tenía el colesterol alto, algo que sin duda el surfista agradeció cuando se cayó de la tabla".


"Anuncio: ¡Gran liquidación al rojo vivo!

Tienda de vampiros vende sangre muy barata por cierre de negocio".


"Cuando despertó pudo comprobar sorprendido que alguien le había cortado el pelo mientras dormía. No le gustó el corte, pero como fue gratis lo dio por bueno".


"Los zombis jugaban al escondite en el cementerio y uno se escondió en una tumba, pensó que a nadie se le iba ocurrir buscarlo ahí".


"Soy el único humano que ha resucitado, pero no me llamo Lázaro, y he de decirles, que no me gusta nada mi vida actual vendiendo palomitas en el cine, en la anterior era actor, y de los buenos".


"El Hombre Lobo, se quejó amargamente de que sin tener ninguna prueba, lo acusaran de pegarle un mordisco a Caperucita".


"El abuelo era un hombre que tenía mucha imaginación y cuando me contaba un cuento sustituí­a a los vampiros por políticos corruptos, porque decí­a que metí­an más miedo".


"El hombre se ahorcó y se balanceó ejerciendo de péndulo del reloj que marcó la hora fatal de su muerte".


"En enero comenzó a llover, estamos ya en diciembre y sigue igual, a pesar de ello, me resisto a comprar un paraguas".


Fran Laviada

20 de Noviembre de 2017 a las 11:48 0 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Fran Laviada Editor de contenidos. Especialista en Liderazgo y Motivación. Técnico Deportivo Superior. Entrenador Nacional de Fútbol. Profesor de Enseñanza Deportiva. Articulista y Escritor. La imaginación nos permite darle tienda suelta a nuestra creatividad para que nos lleve volando con las alas de la inspiración a un universo fantástico que nos aleje de la cruda realidad, aunque al final no tengamos más remedio que volver a ella y poner nuestros pies en el suelo de la auténtica existencia diaria.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~