Cuento corto
1
9.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La niña de la luna

Son las cuatro y media, aunque el día está nublado y parece que son como las seis. Se supone que tengo que quedarme sentada haciendo tarea hasta las cinco quince, y después ir a jugar, pero hasta que ella llega puedo ir a jugar afuera, que siempre es mucho más entretenido. Aunque se vuelve un poco cansado jugar futbol de uno, tienes que correr doble y nunca hay cómo parar el gol. Y jugar escondidas es un poco aburrido cuando nadie te está buscando. No dejo de ver el cielo. Es que espero que llueva hoy, quiero estrenar un impermeable que me trajo mi tía Yolanda, que combina perfecto con mis botas de puntitos amarillos. Es azul. Azul marino con botones plateados y un cinturón atascado de brillos. Perfecto para una niña de la luna. Dice mi tía. Es lo que dicen de mí, también mi mamá. Que soy de la luna porque soy única y muy especial. No puedo dejar de mover los pies, hago ruidos con la boca y volteo constantemente a ver mi nuevo impermeable azul. Perfectamente colgado en el perchero. No ha llovido una sola vez desde que mi tía me lo trajo. Un viernes en la noche. Los viernes en la noche viene a tomar café con mi mamá y a platicarle de sus infortunios y desamores, tiene muchos, de los dos. Son casi las cinco, el cielo está cada vez más nublado y las matemáticas ya no tienen sentido en mi cabeza. Oigo risas a lo lejos pero se acercan cada vez más. Son un grupo de niños, un poco más grandes que yo, creo. Los he visto varias veces ya y he querido jugar con ellos, pero nunca lo he hecho. No soy muy buena haciendo amigos, no porque no quiera, ni porque no la haya intentado, porque sí, pero siempre parece que soy diferente. Corro a la ventana cuando las risas son cada vez más fuertes y se combinan con gritos y rebotes de pelota. Mi mamá llega normalmente a las cinco o cinco y media, pero ya no puedo esperar, me pongo mis botas de puntitos amarillos y mi nuevo impermeable azul aferrándome a la esperanza de que sí llueva y salgo corriendo hacia el patio, donde están los niños. Primero los veo de lejos, y me imagino siendo parte de ellos, acabar la tarea y reunirme con mis amigos, jugar con la pelota y hacer equipos, estoy tan ocupada pensando en ello que ni siquiera noto que empieza a llover, volteo a ver si los niños han huido de la lluvia, pero no, al contrario, se ven más felices que nunca. En ese momento me doy cuenta que sí, que tal vez ellos son mis amigos, tal vez podemos ir juntos a saltar en charcos y a jugar con lodo, me llena un sentimiento de emoción como nunca lo había sentido antes así que me acerco, y pienso en qué voy a decir, tiene que ser la frase perfecta, puedo estar conociendo a mis mejores amigos de toda la vida en este momento, no puedo echarlo a perder. Palabras empiezan a salir de mi boca pero estoy tan nerviosa que ni siquiera sé qué digo. Las sonrisas de los niños se vuelven más grandes, pero ya no son iguales, algo en sus ojos cambia y empieza a llover más fuerte. La lluvia cae y los niños se mueven a mi alrededor. Empiezo a sentir la cara caliente y me mareo. Jalones, golpes, pisotones y todo pasa muy rápido. La lluvia cada vez más fuerte. De pronto estoy parada, inmóvil, el agua helada cayendo sobre mi cabeza, el cinturón brillante de mi impermeable arrastrando en el lodo, los botones plateados en el suelo junto a mis botas de puntos amarillos, rotos en pedacitos y los niños a lo lejos, riendo y botando la pelota sobre los charcos. Y aquí, parada, sola, mojada y con un impermeable que de nuevo solo le quedan los bolsillos me doy cuenta de que siempre, siempre, seré la niña de la luna. 

11 de Noviembre de 2017 a las 17:37 1 Reporte Insertar 4
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Alejandro Palacios Tzintzun Alejandro Palacios Tzintzun
Me gusto, sobretodo los detalles al contar tu historia, es muy tierna. Solo que no se sabe que edad tenga la protagonista, nomas eso falto. De lo demas todo va excelente ya que me encanta la lluvia y tu escena me hace sentir que estoy cerca de la nina pero solo mirando lo sucedido. Voy a seguir tu historia y te deseo la mejor de la suerte y que no dejes de escribir, animo yo tambien estoy ocupado con tres libros: 1)Interdimensional, 2) Poder Infinito y 3) Barnard Star; todos de ciencia ficcion, ya que concluya esos me ire a otra categoria. Nos vemos y sigue asi, saludos. :D Abrazos!
11 de Noviembre de 2017 a las 13:03
~

Historias relacionadas