El Acertijo Seguir historia

mari-amarillo Mari Amarillo

Cuento animado. Se me ocurrió escribir un cuento que ya existe,es para niños,pero es que me sentía aburrida y no tenia nada que hacer. Espero les guste.


Infantil Todo público. © todos los derechos reservados

#rey #fanfic #reina #campesina #cuento animado #duende #guardias #etc
Cuento corto
3
10498 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El primer y ultimo capitulo

En un reino encantador vivía hace mucho tiempo un loco molinero que tenía una hija hermosa e inteligente. Un día en que el rey paseaba cerca de su molino,el molinero,que gustaba de vanagloriarse,lo detuvo para alabar los dones y conocimientos de su hija. El rey lo escucho en silencio,sin mostrar mayor interés,hasta que el molinero finalmente dijo:"¡Y pude hilar paja de modo que se convirtiera en oro!" El rey,que naturalmente apreciaba el oro,ordeno de inmediato que la hija del molinero fuera llevada a su castillo.

*En el castillo*

Al día siguiente el monarca mostró a la joven un enorme montón de heno y le dijo:"Para el amanecer debes hilarlo todo,convirtiéndolo en oro,o morirás."

No bien el rey cerró la puerta,echándole llave,la muchacha comenzó a llorara amargamente. "Ohm,que ira a pasar!! No tengo el don de transformar la paja en oro". De repente apareció un extraño hombrecillo que tratando de consolarla le indicó:"Yo puedo ayudarte,pero,¿que me darás a cambio de ello?" "Te daré mi collar",replicó la joven,un rato aliviada. El duende puso de inmediato manos a la obra y para el alba todo el montón de heno se hallaba convertido en oro. Cuando el rey comprobó lo sucedido,condujo a la doncella a una sala mas grande,donde había mayor cantidad de heno,y le ordeno de nuevo convertirlo en oro,pues de lo contrario moriría.

Apenas quedo sola se presento otra vez el duende,quien,a cambio del anillo que llevaba,hiló hasta el amanecer y transformó en oro toda la cantidad de heno. Al otro día el rey encerró a la joven en una sala todavía mayor,prometiendo le antes que si convertía en oro toda la paja que veía,nunca mas en adelante tendría que hacerlo,pues la tomaría por esposa para que fuera reina de sus dominios. Cuando el duende acudió para ofrecer sus servicios,la pobre joven no tenía nada que darle,y entonces aquél pregunto:"¿Prometes entregarme a tu primer hijo cuando por tu casamiento seas reina?" No tuvo mas remedio que decir que si,y de nuevo la paja se convirtió en oro.

El rey madrugó al otro día y cuando vio la enorme sala llena de oro,no sabía como disimular su alegría. Fiel a si promesa,dispuso que en seguida se iniciara la boda. Feliz y contenta,la nueva reina no se olvido de su padre,que a pesar de todo había sido la causa de su dicha. Lo hizo llamar a palacio y le dio suficiente cantidad de oro para vivirse tranquilamente hasta el fin de sus días. Así pasó tiempo,hasta que nació una encantadora princesita. La niña era muy hermosa,y tanto como el rey como la reina se consideraban los mas felices de la tierra y estaban orgullosos por aquella bendición.

Algunos mese después,mientras la reina entonaba una canción de cuna para hacer dormir a su hijita,inesperadamente se presentó en el dormitorio el duendecillo que le había ayudado. La reina ya no se acordaba mas de el ni de la promesa que en su oportunidad había hecho. El pequeño duende le dijo sin rodeos:"He venido a llevarme a tu niña" "¡Oh,no!",exclamó la reina,y estalló en lagrimas,suplicándole que se olvidara de eso. Tanto rogó que al fin conmueve al duende,quien hizo la siguiente propuesta:"Te concederte tres días de plazo para adivinar mi nombre. Si lo logras,podrás conservar a tu hija. De otro modo me la llevare conmigo." Y el duende desapareció antes que la reina pudiera siquiera secar sus lagrimas.

Cuando al día siguiente el duende se presento de regreso,la reina comenzó:"¿Alberto?" "No" "¿Alano?" "No" "¿Adalberto?" "No,no" "¿Archibaldo?" El duende no hacía mas que reírse. "No,no es ese" La reina siguió tratando de adivinar por largo rato. Recordó todos los nombre que conocia con A;luego,con B;después,con C, y así todo el abecedario hasta Zoroastro. "¡Ja,ja,ja!",se reía el duendecillo."Sera mejor qie pruebes mañana con mas ahínco" Y se marcho. La reina convoco a todos los mensajeros de la corte y les dio instrucciones para que viajaran opr todo el reino y volviesen con cualquier nombre raro de los que se acostumbraba a poner.

Temprano al alba intento con todos esos nombre ante el duendecillo. "¿MacElware?,¿Thurston?,¿Alcibíades?" Pero todo ren vano,pues aquél no hacia sino reír y reír,repitiendo que no.

Apenas se marchó,regreso el ultimo de los mensajeros.Se disculpo por haber vuelto tan tarde,porque se había perdido en el bosque. Allí se ofreció ante sus ojos un extraño espectáculo,un duende cantaba y bailaba alrededor de una fogata:"Hoy horneo,mañana preparo cerveza. Hoy para uno,mañana para dos. Porque,¿como puede saber mi nombre mi pobre dama real que Rumplestiltskin es mi nombre?"

La reina se puso tan contenta que dio al mensajero un puñado de oro.

Al día siguiente el duende se presento en el dormitorio de la reina diciéndole:"Estoy dispuesto a escuchar el día entero,pero cuando parta,me llevare a tu hija".

La reina replicó:"He probado con todo empeño. Tu nombre debe ser muy fácil.

"¿Es Samuel?" "¡No,no!" ,grito el duende alegremente."¿Benjamin?" "No" ¿Adán?" "¡No,no,no!" "¿Quizás sea Rumplestiltskin?

Bueno,¡hubieran visto la cara que puso el duende! Se encolerizó en tal forma que pateo el piso con toda su alma y se cayó de espaldas. "Seguramente que las hadas te lo han dicho",chilló. Cuando por fin recobro la respiración,salio a toda prisa del dormitorio,sin que la reina volviera a verlo nunca mas en su vida. La princesa fue creciendo y llegó a ser tan linda como su madre. Y el rey,la reina y si hija vivieron realmente felices,rodeados del cariño de todos.

Fin

31 de Octubre de 2017 a las 20:47 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Mari Amarillo Soy otaku,me gusta el anime,bts,hip-hop,k-pop,electronica,reggeton,arabe,etc. Tengo 13 años,tengo el cabello castaño oscuro y mis ojos son de color marrón. Me gustan muchas cosas y deseo que la pasen bien.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas