Cuento corto
0
435 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El narrador.

Hay veces que uno solo debería quedarse quieto, y escuchar lo que el mundo es capaz de susurrarle entre el silencio de la creación. Hay veces que solo basta que uno sea realmente feliz, y vivir aceptando cada uno de los cambios que se presentan en los suspiros del alma.

No se puede vivir sin arrepentimientos, eso sería más que imposible, ya que, de los errores que cometemos y nos arrepentimos, evolucionamos a la mejor versión de nosotros mismos; desgraciadamente casi nadie aprecia todo lo que el mundo realmente ofrece.

Escuchando los caprichos del ser entre la inmensa vastedad del todo, he podido hayar la verdad de lo que soy y lo que no soy; existiendo por existir y, al mismo tiempo, desafiando cada una de mis células para tratar de tener un norte muy claro... pero me percato de que camino en senderos pedregosos sin siquiera tener una brújula.

Muchos son los que se aventuran en aquellos caminos desconocidos, inexplorados, buscando aquello que no se les ha perdido, y para cuando creen llegar al final, con agridulce humor se percatan que el camino aún tiene un horizonte y lo que creyeron haber encontrado… era una mera ilusión, prolongando una historia de la cual no se sabrá, aún, su final.

3 de Julio de 2022 a las 22:18 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Iraín F. Lobo Solo quiero escribir... y si les gusta lo que escribo, bienvenidos sean. Pero antes de juzgar lo que hago, son libres de leerme y dejar un comentario.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~