J
Jeshua Arroyo


Un mundo lleno de magia ambientado cientos de miles de años después de un evento catastrófico que dejo a la tierra en un reinicio, aunque durante el proceso donde la tierra tenia que perder la radiación, hubo un suceso interesante, una lluvia de meteoritos incontables cayeron en la tierra, meteoritos, que al caer comenzaron a liberar cierta energía cual ahora se le conoce como magia. Pero lo importante es que en la actualidad de la nueva civilización, se esta cumpliendo una profecía que no es nada buena para los reinos que ahora habitaban la nueva tierra, por lo que como una ultima petición de la ultima Diosa y del 2do rey del reino cual conecta los demás reinos que ya ha fallecido, se haría un torneo para elegir a un guerrero que pueda portar el arma de la fallecida guerrera Luu quien acabo con el mismo mal que juro voler...


Fantasía Épico Sólo para mayores de 18.
0
204 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

PROLOGO

La lluvia era fuerte, demasiado fuerte, pareciese que fuese algún tipo de tromba... aunque lo extraño no era en si la misma tromba... si no que aquellas gotas que caían, pues en vez de ser transparentes como se le era antes común... ahora eran de un color rosado, aunque bien podías ver a través de aquellas gotas, era algo extraño su color... bueno, es extraño para los lectores, pues este mundo es cientos y miles de años después... de cierto evento catastrófico.

-...supongo que así moriré.

Dijo una voz que se escuchó a lo profundo de un pequeño barranco que se encontraba entre aquel gran lugar que estaba cubierto por grandes nubes y agua rosada... quien al parecer estaba escondido de algo.

Aquella persona se podría decir que se estaba escondiendo en lo que pareciese ser un bunker, y tiene sentido el desgaste del lugar, pues aquel material de acero con el que se hizo el bunker estaba prácticamente oxidado, y hasta entraba agua por una gran brecha que se encontraba en lo que debía estar una parte del bunker, pues, de hecho, el sujeto quien al parecer se encontraba herido sujetando su pansa apretando una herida, entro por ese gran hoyo.

El sujeto estaba recargado descansando sus piernas en el suelo, tenia un gran cabello que llegaba hasta sus orejas, con un mostacho que lo hacía ver como aquellos comandantes de aquellos mitos de la antigua civilización que pobló este mundo, su traje pareciera que fuese formal, como exactamente... el de un comandante.

El hombre tosió un poco de sangre que, aunque en los primeros segundos al ver la macha se alarmo, se terminó por relajar a la vez, pues es normal que escupas sangre con la gran herida que tienes en tu pansa que no para de sangrar. Sintió aquella agua rosada en su rostro, para el era normal verla así, pues desde niño la vio en ese estado, el agua en su cara lo tranquilizaba un poco, lo hacía que olvidara por un momento el dolor y todo lo que estaba pasando en ese momento.

Aquella persona se alarmo al escuchar lo que parecía ser sonidos de armas y choques de objetos bastante pesados, a la par de algunos gritos algo vacíos, pero que incluso con tan poca fuerza que se escuchaban, se podía sentir que estaban sufriendo algo horrible.

El sujeto escucho todo sin hacer ningún movimiento, sabia lo que estaba pasando afuera, y sabía que dentro de poco, aquellas cosas que atacaron a el y todo su pelotón, vendrían abajo y lo atraparían, terminando con el mismo destino que sus compañeros de arriba.

Al meditar todo, opto por algo, de una maleta que estaba a lado suyo que era de su propiedad, saco una libreta y un bolígrafo, abrió su libreta que estaba llena de anécdotas que habían pasado durante tantos años sirviendo a su reino, todas excelentemente narradas y escritas... aunque su escritura e idiomas, no era ninguno como los que llegaron a estudiar los de la antigua civilización.

El sujeto busco su tinta, pero sin éxito alguno, era predecible, entre tanta corredera era obvio que se le perderían muchas cosas, después de ver que su tinta no estaba, opto por algo... aunque pareciese raro, era lo único que el tenia para escribir, así que tomo aquella pluma, y remojo la punta en su pequeño charco de sangre que se estaba expandiendo a la par del tiempo, así comenzó a escribir en una de las tantas paginas en blanco que había.

"Hola, esta carta es probablemente la última, la ultima carta que escriba antes de que pierda la vida de dos maneras, una puede ser a causa de la falta de sangre en mi cuerpo, y la otra puede ser que termine siendo asesinado por esas cosas de allá arriba que no quiero recordar, no puedo entrar mucho en detalles debido a que no cabrían en esta libreta que ya casi está en su límite, así que espero puedan entender lo siguiente, pues si es cierto lo que dijo la "reina" de aquellas cosas, y que estos tiempos llegaran a su final mas de lo que pudiéramos imaginar, quiero dejar algo de esta civilización como prueba de que antes existió vida, es para la nueva civilización que encuentre esta libreta, aunque no se porque escribo esto, pues prácticamente nadie entenderá nada de lo que este escrito aquí, es irónico, supongo que quiero hacer algo que me gusta antes de dar mi ultimo suspiro en este hermoso mundo... pues comienzo por mi nombre, me llamo "Tlutza Haala", y les contare de la manera mas resumida lo que esta pasando, verán, la manera en la que termine herido fue por un ataque que recibió nuestro peloton, el capitán fue el primero en caer, fue tan rápido y horrible a la vez... pero al este acontecimiento sucedió debido a otros que sucedieron con anterioridad, y fueron mucho más graves que unas 1000 vidas perdidas, pero no vengo a hablarles acerca de lo que sucedió acá, pues el tiempo es limitado. Mh, recordar el cómo mi bisabuela me contaba todo lo que sus bisabuelos le contaron acerca del cómo nació la vida me hace dibujar una gran sonrisa nostálgica en mi rostro, en fin, mi bisabuela era generosa, pero fue mucho mas generosa conmigo al un día en concreto, estando solos en casa, hablarme para sentarme en sus piernas y que durante las próximas 10 horas solos me dijese las maravillas que sus bisabuelos contemplaron, todo a lujo y detalle, tan bella y perfectamente redactado fue, tanto así que unas lagrimas salieron de mis ojos aquel día. Comenzo por decirme algo importante, y fue del como termino y empezó todo, tranquilos, yo igual no entendí a que se refería al principio, pero justo en el momento en que tenia esa gran duda, mi bisabuela toco mi hombro mirándome directo a mis ojos, dando a entender que ella paso por lo mismo, sabia que tenia el mismo pensamiento de "a que se refería", por lo que siguió contando su historia para así dar a entender a lo que quería referirse con aquellas palabras del comienzo y fin de lo que conocemos para, lo siguiente que dijo fue sorprendente, pero mas era la sorpresa de como poder creer tales palabras en vez de sorprenderse por las hazañas que menciono, pues dijo: LOS PADRES DE MIS ABUELOS SABIAN DEMASIADAS COSAS, PUES ELLOS LLEGARON A VER CON SUS PROPIOS OJOS A LOS SERES DE LOS QUE TE HABLO TANTO, ELLOS DIJERON QUE HUBO UN MOMENTO QUE CUANDO ERAN TAN SOLO UNOS PEQUEÑOS NIÑOS, VIERON COMO EL CIELO SE COLOREO DE TANTOS COLORES, SUS PALABRAS SOLO DESCRIBIAN MARAVILLAS DE ESE MOMENTO, FUE LA PRIMERA VEZ QUE AQUELLOS SERES DIVINOS TOMARON EL PRIMER CONTACTO CON NOSOTROS, LA VERDAD HUBIESE QUERIDO ESTAR AHÍ, SEGÚN LO QUE ME CONTARON MIS BISABUELOS, FUE QUE AQUELLOS SERES NOS COMENZARON A AYUDAR, EN VARIOS ASPECTOS AL PARECER, PUES MUCHAS CIVILIZACIONES ADEMAS DE LA NUESTRA COMENZARON A SURGIR, AUNQUE PARA NUESTROS DIOSES NO LES ERA UN PROBLEMA LA DISTANCIA, TANTOS MILES DE AÑOS YA LOS HABIA CAMBIADO, EN FIN, FUERON MUCHOS AÑOS DE PAZ, MANEJADOS POR LOS DIOSES QUIENES NOS BENDECIAN CON SU AYUDA... PERO TODO LO BUENO TIENE QUE ACABAR, O AL MENOS VENIR UN MOMENTO DIFICIL... APARECIO UN MAL, UNO QUE LLEGO DISFRAZADO COMO OVEJA, LES HIZO PENSAR INCLUSO A LOS DIOSES DE QUE NO ERA ALGUN MAL, PERO TODO SALIO A LA VERDAD... UN DIA QUE PARECIERA SER COMUN, AQUEL SER LLENO DE MALDAD COMENZO LA PEOR MASACRE DESDE LA EPOCA DE LOS ANTIGUOS, LAMENTABLEMENTE 2 DE NUESTROS 3 DIOSES QUE HABIAN DADO VIDA A ESTE MUNDO, PERDIERON EL BRILLO DURANTE LA BATALLA... POR LO TANTO PERDIERON SU VIDA, PERO NO SIN ANTES ACABAR CON AQUEL MAL QUE AMENAZO NUESTRA EXISTENCIA, AUNQUE DEJO MUY EN CLARO QUE TAL VEZ SU FORMA FISICA SE PIERDA, PERO COMO TAL EL MAL SIEMPRE ESTARA PRESENTE, Y QUE ALGUIEN MAS TOMARIA SU LUGAR, TOMARIA TODO ESE ODIO Y RENCOR, PARA ASI ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON NOSOTROS, Y DEJAR EL MUNDO EN UN MAR DE LLAMAS... Y TAL COMO DIJO... SE CUMPLIO, NUNCA SUPIMOS QUIEN ERA, NI CUAL ERA SU MOTIVACION, SOLO SABIAMOS QUE QUERIA ACABAR CON TODO... ELLA FUE LA CAUSANTE DE LA MUERTE DE LA HIJA DE NUESTRA ULTIMA DIOSA, AQUELLA EN ESE MOMENTO PEQUEÑA DIOSA QUE VIO COMO SU MADRE MURIO AL IGUAL QUE SU PADRE DANDO SU VIDA POR LA TIERRA, LO SUPERO CON EL PASAR DE LOS AÑOS, PUES COMO YA TE DIJE, HASTA TUVO UNA HIJA CON UNO DE NOSOTROS, UN MORTAL, EL AMOR DE NUESTRA DIOSA Y NUESTRO REY, SU REY AHORA, ERA INMENSO, ELLA BAJABA PRACTICAMENTE TODO EL TIEMPO A JUGAR CON SU PEQUEÑA LUU, CHARLAR CON SU REY, Y AYUDAR A SUS SUBDITOS SOBRE TODO... PERO COMO TAMBIEN YA DIJE ANTES, AQUEL MAL REGRESO, Y CON MAS FUERZA QUE ANTES, TAL VEZ NUESTRO DIOS DE NUESTRO DIOSES PRINCIPALES ANTES DE QUE MURIERA DEJO LIBERAR GRAN PARTE DE SU ENERGIA, ESENCIA, O INCLUSIVE SU VIDA EN LA TIERRA, ASÍ DE ALGUNA MANERA LOS SIGUIENTES MORTALES NACIDOS POSEERIAN HABILIDADES, HABILIDADES ESPECIALES Y UNICAS, TAL CUAL SE LE CONOCERIA COMO MAGICA, PERO NI CON LOS QUE EN ESE MOMENTO ESTABAN ENTRENADOS PUDIERON HACERLE FRENTE A AQUELLA MUJER, SI ES QUE AUN ERA UNA, EL PODER QUE MIS ANTEPASADOS SINTIERON ESE DIA ERA INMENSO, NO LO VIVIERON COMO LO HICIERON MIS BISABUELOS, PERO ERA MUY POSIBLEMENTE LO MISMO, PUES AL IGUAL VIERON COMO MUCHOS DE NOSOTROS CAYERON EN BATALLA SIN PODER SI QUIERA ATACAR, MIENTRAS QUE TODOS PENSABAN QUE YA ESTABA PERDIDO PARA TIERRA, LLEGO ELLA... NO ERA NUESTRA DIOSA PUES DE ALGUNA MANERA AQUELLA COSA LOGRO ENCERRARLA EN UN GRAN CRISTAL QUE LOGRO DORMIRLA, ERA SU HIJA, ERA LUU, QUIEN VENIA CON UNA ARMADURA HECHA A BASE DE ORO ENCANTADO, SU CABELLO BLANCO BRILLABA SIN PARAR EN NINGUN MOMENTO, ERA AQUELLA LUZ EN LA OSCURIDAD, ERA LA ESPERANZA, CARGADA DE TAN SOLO UNA ESPADA HECHA DE UN MATERIAL ESPECIAL, SE AVALANZO SIN TEMOR ALGUNO ANTE AQUELLA COSA QUE AMENAZABA NUESTRA EXISTENCIA, LA PELEA FUE LARGA EIMPACTANTE, NINGUNA DEJO AVANZAR A LA OTRA, NO HUBO MOMENTO ALGUNO EN QUE AMBAS MOSTRARAN SIGNO ALGUNO DE AGOTAMIENTO O DEBILIDAD, AL FINAL NUESTRA PRINCESA LUU POR DESGRACIA, TERMINO CON UNA HERIDA LAMENTABLEMENTE DE MUERTE... POR LO QUE CAYO RENDIDA DESPUES DE LA BATALLA, PERO NO SIN ANTES LOGRAR ATRAVESAR EN LE PECHO A AQUELLA COSA HECHA DE OSCURIDAD CON SU ESPADA, ANTES DE DESAPARECER GRITO ALGO QUE TODOS ESCUCHARON EN ESE MOMENTO, GRITO QUE ELLA REGRESARIA, Y QUE ESTA VEZ NADIE SE INTERPONDRIA EN LOGRAR SU OBJETIVO DE ACABAR CON TODO... Y ASÍ, AQUELLA FORMA FISICA PASO A CONVERTIRSTE EN SOLO POLVO... CON ESO VINO LA CAIDA DE LUU DE RODILLAS, ESTABA SONRIENDO AL VER QUE PUDO VENCER A AQUELLA BESTIA A PESAR DE SU GRAN HERIDA... LA DIOSA AL SER DESCONGELADA DE AQUEL CRISTAL, BAJO A TODA VELOCIDAD ACABANDO CON LAS NUBES QUE TAPABAN LA LUZ DEL SOL, BAJO DIRECTO HACIA DONDE ESTABA SU HIJA TIRADA EN EL SUELO, LA SUJETO EN BRAZOS SOLLOZANDO, SE LAMENTABA EL NO HABER PODIDO HACER ALGO... LAMENTABLEMENTE LUU MURIO, NO PODIAN HACER NADA, NO HABIA NINGUN HECHIZO QUE PUDIERA CONTRARRESTAR EL VENENO DE AQUELLAS GARRAS QUE PERFORARON SU ABDOMEN, ESO TAMBIEN ME LO CONTARON PUESTO A QUE RAPIDAMENTE SE LA LLEVARON HASTA LO MAS ALTO DEL CASTILLO, DONDE EL REY, PADRE DE LUU Y ESPOSO DE LA DIOSA SE ENCONTRABA JUNTO CON LA ANTES MENCIONADA, EL REY INTENTO BAJAR A QUITARSE LA VIDA SEGÚN ESCUCHARON MIS ANTEPASADOS, PERO LA GUARDIA REAL SE LO PROHIBIO AL SABER LAS INTENCIONES DEL REY, LO ULTIMO QUE SUPIMOS FUE QUE ELLA HABIA MUERTO EN BRAZOS DE AMBOS PADRES Y CON LA MIRADA TRISTE DE SU HERMANO MENOR, LA GUARDIANA HABIA CAIDO... SE HABIA GANADO AQUELLA BATALLA CONTRA EL MAL, ¿PERO A QUE COSTO?... Y BUENO, ESO ES LO QUE TE TENGO QUE DECIR, NO HAY MAS HASTA AHORA, NUESTRA DIOSA DESPUES DE VER COMO SU ESPOSO E HIJO MURIERON A CAUSAS NATURALES, DECIDIO CREARSE UN LUGAR EN LAS NUBES A LO MAS LEJOS PARA QUEDARSE ALLÍ, NADIE LE IMPIDIO QUE SE FUERA, DE ALGUNA MANERA YA PODIAMOS CUIDARNOS SOLOS, Y NUESTRA DIOSA HA PASADO POR TANTO QUE EN VERDAD SE MERECIA UN LARGO DESCANSO, Y ASÍ... LLEGAMOS HASTA HOY, LA DIOSA SOLO LLAMA A LA REALEZA DE NUESTRO TIEMPO ACTUAL PARA DAR BUENAS VIBRAS O RECIBIR NOTICIAS, MIENTRAS QUE HASTA AHORA DESPUES DE TANTOS AÑOS, NO HA SUCEDIDO NADA MALO, PERO SIEMPRE HAY QUE ESTAR LISTO... PORQUE ESE MAL PUEDE REGRESAR EN CUALQUIER MOMENTO"... eso fue lo ultimo que me dijo mi abuela, poco después fallecería en la cena familiar con una sonrisa en su rostro, me conto el como se reformo la tierra hasta donde mis primeros antepasados saben.. es confuso, o mas bien irónico, cuando un familiar pasa sus historias es por que va a morir... y eso es justamente lo que me esta por--------


Tlutza cayo tendido, se había desmayado por la perdida de sangre, su libreta se tendió en el suelo, ahora solo esperaban la inminente muerte... o tal vez el destino tendría otros planes.


—¡POR AQUÍ!, ¡HAY UN HUECO! – diría una persona entrando a toda marcha seguido por alguien mas adentrándose a aquel lugar donde se encontraba Tlutza.

—¡AHÍ VIENEN!, ¡AHORA QUE HAREMOS! – comentaría el acompañante que estaba manchado de sangre.


—...¡OH!, ¡ES UNA PARED!, ¡AYUDAME A PONERLA CON CUIDADO EN EL HUECO!, ¡SI SE ROMPE ESTAMOS MUERTOS! – gritaría el primer sujeto, quien con ayuda de la otra persona, sujetarían una pared algo delgada para ponerla en el hueco por donde entraron, así, tapándolo, no conformes con eso el primer sujeto hizo un movimiento con sus manos haciendo que fuego saliera de las misma, comenzando a sellar los bordes.


—...L-LO HICIMOS


Al instante se comenzaron a escuchar ruidos extraños, gritos ahogados que asustan a cualquiera, aunque acompañados de rugidos de bestias hambrientas.


—Baja la voz, SI SABEN QUE ESTAMOS AQUÍ ES EL FIN DE TODO, TENEMOS QUE SALIR DE AQUÍ Y LLEGAR AL MAR PARA PODER TOMAR UNO DE LOS BARCOS... PERO EL PROBLEMA ES COMO.


—...hey, Pancletus, mira.


—Ahora no Saldrir, tengo que...


Ambos sujetos se miraron el uno al otro, pues en el piso estaba tendido Tlutza, quien tenia el mismo uniforme de ambos, ósea, un aliado.


—...esta vivo. – hablaría Saldrir al tomar pulso de Tlutza, y comprobar que

efectivamente estaba vivo.


—...saca lo que tengas en el botiquín... ahora.


—¿Qué?, ¿Por qué?


—Mira su abdomen.


Saldrir haría caso mirando el abdomen del pobre Tlutza, quien pondría la misma mirada de su amigo, una mirada seria, pues una gran marca de garras estaba marcada en el abdomen, provocando un desangramiento masivo, al pasar solo dos segundos, Saldrir no perdería tiempo y comenzaría a poner en practica sus habilidades como médico, nervioso logro curar la herida y ponerle las pocas vendas que tenía logrando parar el sangrado.


—y... listo, con esto deberá aguantar lo suficiente


—igual yo estoy listo.


—¿Qué?


—Que quiero decir que encontré una salida.


—eso es una excelente noticia... ¿y dónde esta?

—Al fondo de este pequeño lugar hay una compuerta, no la he abierto, pero es lo mas lógico que te lleve a la playa.


—...Pues otra opción no tenemos, de acuerdo, tu solo dime y te sigo.


—esta decidido, tu llévate las cosas del muchacho mientras yo lo cargo, para así no perder tiempo.


Saldrir comenzaría a meter todas las cosas de Tlutza en la maleta del botiquín, vaciando todo lo que tenia en la maleta de Tlutza en la suya, incluyendo el diario cual vio que estaba en el suelo.


"BUM"


—¿...Oíste eso...?


—...Si...


"¡BAM!"


Esta vez desde arriba entrarían unas grandes y filosas garras que ambos mirarían pactados.


—¡SABEN QUE ESTAMOS AQUÍ!


—¡SIN QUEJAS!, AHORA VE Y ABRE LA COMPUERTA DE AL FONDO! – ordenaria Pancletus.


Saldrir iría hasta el fondo de aquel lugar siendo seguido por su Pancletus con Tlutza en su espalda... siendo ya casi a nada perseguidos por aquellas cosas que cada vez estaban rompiendo el techo.


Llegarían con éxito, donde Saldrir rápidamente abrió la escotilla. Al abrir esta, vio que daba a un pequeño barranco.


—¡SALTA!


Debido al grito cerca del oído de Saldrir, este saltaría involuntariamente, aunque no sufrió daño... pues era arena.


Pancletus miro durante unos segundos el fondo, tiene que caer de pie, estaba analizando que podía hacer, pero fue interrumpido al escuchar rugidos, volteo rápidamente, y vio como cientos de esas cosas amontonadas iban en dirección a el.


Sin pensarlo ahora, saltaría, aunque no con la suerte de su amigo ya que sufrió un poco de daño al caer mal en sus piernas, Saldrir iría en su ayuda a levantarlo con algo de dificulta igualmente a Tlutza, al ver a donde se salieron se aliviaron cuando vieron que estaban en la orilla del mar.


—¡SI! – gritaron ambos aliviados.


Comenzaron a correr lo mas rápido que podían, los tantos barcos en donde habían llegado estaban hechos pedazos por una tormenta que estaba presente y pareciera hacerse mas fuerte.


—¡AHORA QUE HACEMOS! – grito Saldrir.


Pancletus comenzaría a buscar con la mirada, y bingo, encontró un bote que había sobrevivido a la tormenta, estaba boletado, pero era lo único intacto.


—Ven, sígueme.


Ambos fueron a lo mas cerca del bote, Pancletus dejaría un momento a Tlutza en la arena para ayudar a Saldrir, ambos al llegar al bote lo comenzarían a voltear cuidadosamente, gracias a la Diosa también estaban los remos cerca.


Todo parecía ir demasiado bien... aunque la esperanza de ambos se estaba por hacer trizas pues al voltear vieron algo que los dejos impactados y llenos de temor, no solo por los cuerpos descuartizados de sus compañeros regados por todo el campo y parte de la playa, si no por la oleada de esas monstruosidades que se acercaban a gran velocidad hacia a ellos con las intenciones de hacerles lo mismo... y no pudieron ignorar esa gran niebla negra que pareciese consumir todo a su paso que solo los asusto mas.


Pancletus fue rápidamente por Tlutza, lo pondría en su espalda para comenzar a correr.


—¡COMIENZA A REMAR!


Saldrir haría caso, y comenzaría a remar, el resultado era positivo, pues entre el aire y la marea hacían que el bote se alejase del lugar rapidamente, Pancletus ya tenia el agua por el abdomen cuando llego al bote, subiría rápidamente a Tlutza para después subirse el, quito a Saldrir de los remos al ver como esas cosas pareciesen no querer rendirse, pues estaban llegando al bote, pero con la gran motivación de Pancletus al remar por querer vivir, logro alejarse cada vez mas rápido de ellos.


La esperanza estaba por volver a crecer... pero nuevamente la misma se fue hizo añicos, al ver como aquella niebla ahora iba en dirección a ellos, ni Pancletus con todas sus fuerzas podía alejarse de la niebla, estaba a nada de consumirlos, casi... pero entonces.


—...POR EL PODER QUE ME HAN HEREDADO LOS DIOSES... ¡POR ESE PODER!... YO ¡REPRENDO TODO MAL! – Saldrir al ver la cercanía de la niebla, opto por sacar un libro... abrirlo, y con su mano hacer unos movimientos algo sincronizados, comenzando la misma a brillar para liberar una gran cantidad de magia en forma de ataque que cayó en el mar y como ola choca con la niebla... que al parecer había funcionado.


—...¡LO LOGRASTE AMIGO!, ¡ASI SE HACE!


—...E-EH... SI... LO LOGRE... ¡LO LOGRE!... ¡LO LOGR-


...Pancletus miraría impactado y aterrorizado...


—Saldrir... ¡SALDRIR!


El enfermero mágico había sido atravesado por lo que parecía ser un arpón cn una forma bastante bizarra, el pobre comenzaría a escupir sangre, sabia que ya no podía hacer nada, y cuando vio que su amgo quería ayudarlo.


—NO... HUYE... HUYAN, AHORA QUE PUEDEN... Y PANCLETUS... ADVIERTE AL REINO... A TODOS... QUE ELLA ESTA DE VUEL-


Y así... Saldrir fue jalado directo a la niebla... Pancletus seguía impactado... comenzaría a gritar por su amigo, pero lo que hizo volver a los remos y dar a toda marcha no importando la tormenta y lo sucedido... fue el rostro de lo que era una mujer en la niebla... la reconoció al instante... tallado en pinturas antiguas del castillo donde era guardia ejemplar... ese rostro era la representación de la maldad, de la muerte, y destrucción, era la que prometió volver... y justamente lo había cumplido.


.....................................................................


17 horas mas tarde.


Tlutza estaba escribiendo en su libreta, sentado en el pasto de lo que era su campamento, pareciera ser que describía el como era el campo, grande, con capacidad de albergar a muchos, recuerda el por que gran parte del ejercito real fue reclutado, era por que se perdió señal con un reino cual tenían conexión, LOS YULTRANAS no eran necesariamente pacíficos, cada vez que podían hacían un golpe de estado contra sus reyes, y temían que hayan tomado control total del reino.


—Hey Tlutza... ¿escribiendo otra vez? – diría una voz a su lado, que igual se sentó.


—...pues... si, de hecho.


—¿y esta vez es algo interesante?


—...No... de hecho.


—Déjame adivinar, el paisaje, ¿sabes que sería más entretenido escribir el cómo es adentro del reino en estos instantes?


—sinceramente no tengo muchas ganas de acercarme, no quiero que mi cabeza vuele en pedazos.


—Tch, vamos, anímate, ¿en verdad crees que nos mataran hoy?, ja, lo dudo mucho, y mucho menos ahora que pronto... seré tu líder.


—Ralum, que seas ascendido a un rango arriba de soldado común no te da gran poder...


—tal vez no como el de nuestro capitán, pero si el suficiente como para pedirte que me traigas algo de beber.


—pff, en tus sueños.


Ambos seguían viendo el paisaje, Tlutza estaba describiendo la playa, grande... el agua era de un coloR cristal bastante lindo, daban ganas de meterse y no salir durante horas.


—HEY USTEDES DOS, VENGAN.


Al parecer un alto mando... porque en realidad lo era, les hablaría de manera imprevista.


—SEÑOR, SI SEÑOR.


Dirían ambos al unisonó ya delante de el.


—Bien, ahora acompáñenme.


Ambos comenzaron a seguir a su mayor, quien cada vez mas al pasar el campamento, el capitán le hablaría a otros que al parecer estaban igualmente listos... solo había algo que llamo la atención, llevaban armas.


—S-SEÑOR, ¿Cuál ES NUESTRO PROPOSITO AQUÍ?


—¿eh?, oh cierto, tengan, dos armas para ustedes también, las usaran solo en caso de ser necesario.


El mayor les entrego unos "rifles" ... si se les podía decir así, a ambos chicos.


—Su propósito es vigilar lo que esta pasando, no digo que entren, pero emos estado escuchando ruidos detrás de las paredes que se hacen cada vez más intensos, por lo que queremos aseguraros que esta sucediendo, ahora, suban estas escaleras, los llevara arriba, procuren pasar desapercibidos, no queremos confrontaciones.


Los muchachos nerviosos obedecieron la orden, al menos no iban solos, pues por otras escaleras iban mas compañeros, incluso otros tres iban con ellos.


—Bien... ¿Qué prosigue? – hablaría uno de los muchachos con duda.


—Observar, tenemos que asomar la cabeza un poco, pero con mucha precaución.


Así todos los chicos comenzarían a asomar sus cabezas, cada vez mas, comenzaron a ver algunas casas, unas dañadas por obvias razones, al parecer si fue el golpe de estado, aunque algo comenzaría a llamar la atención de todos los que estaban arriba, unos ruidos raros, como gritos ahogados se estaban haciendo presentes, junto con unos ruidos que pareciese estén perforando algo.


—Pero que... rayos es esto.


Desearía no haberse asomado, sangre... demasiada, partes de cuerpos esparcidas por todos lados, intestinos, pulmones, cientos ojos, etc.


—...que son esas cosas...


Los demás chicos que igual fueron mandados arriba estaban igual, no sabían como reaccionar, aunque no solo eran las personas muertas... si no... esos seres que miraban a la nada, ellos eran los que provocaban ese grito ahogado e intimidante, ellos eran lo que por estaban por pocas perforando las paredes, ellos habían matado a toda esta gente... ellos... eran monstruos.


Uno de los chicos que estaba con Tlutza, se recargo un poco en donde estaba, provocando que un pedazo de escombro se desprendiera y cayera.

Todos quedaron mudos al ver como tan solo estaba cayendo ese pedazo, pues sabían que... eso era su sentencia.


Cruzaron miradas, esas cosas ahora los miraban fijamente, los miraban con una mirada vacía, tan vacía que daban ganas de gritar del temor.


PLASH


Tlutza escucho un fuerte estruendo a lado de el, donde estaba su amigo... lo que vio solo lo dejo mas horrorizado, donde debería estar su cabeza ahora no había nada, mas que el cuerpo con el cuello desangrándose. Miro nuevamente a aquellas cosas, y logro visualizar al culpable... uno de ellos lanzo un gran pedazo de escombro que termino matando a su amigo, después de eso... esas espantosas cosas comenzaron a hacer un ruido insoportable, mientras seguían lanzando rocas.


Comenzaron a bajar las escaleras, pero Tlutza se reusaba a dejar el cadáver de su amigo.


—¡TENEMOS QUE IRNOS AHORA! – recrimino el líder de su escuadra.


—p-pero.


—pero nada, el ya está muerto, no podemos hacer nada por el, ahora comienza a bajar. – aquel tipo empujo al frente a Tlutza, quien solo miraría atrás a ver por ultima vez el cuerpo de su amigo, antes de acelerar su paso, justo al llegar al piso escucho algo atrás de el, al voltear solo abriría sus ojos como si de platos se tratasen, su líder estaba ahí parado, con unas garras que habían atravesado su torso, luego de la pared salió otra mano que sujetaría la cabeza del mismo separándola de su cuerpo, y lo que no espero, fue que otra garra saliera, pero impactando esta vez en el, haciéndolo una gran herida. Y entonces.


—¡AH!!!!!!!!!!


Gritaría con todas sus fuerzas. Estaba alterado, todo lo que soñó fue prácticamente lo que paso en aquel lugar, comenzó a agitar sus brazos como loco intentado liberarse de los amarres que tenia en sus muñecas.


—¡MUCHACHO TRANQUILO!


—¡NO!, ¡NO!, ¡MORIREMOS TODOS!, ¡ESAS COSAS NOS MATARAN!


—TLUTZA, YA NADIE MORIRA.


La voz la reconoció al instante, su alto mando, Pancletus.


—C-C-Capitán...


Tlutza al ver un rostro familiar con vida se calmó, pues significaba que ya podían estar a salvo.


—descansa soldado real... descansa.


—p-pero... donde estamos.


—en el reino, tranquilo, estuviste en ese estado de coma durante 2 días, tiempo en el que te traje de aquel lugar en bote hasta... hasta nuestro reino.


—p-pero... ¿Qué paso?


—...al parecer... unas criaturas no identificadas nos atacaron... destruyeron en un instante los muros, fue una masacre, intentamos defendernos, pero fue inútil, ningún arma les hizo daño, y los hechiceros estaban tan nerviosos que apenas y podían hacer medio conjuro antes de ser descuartizados.


—...eso... eso significa que


—que tu y yo somos los únicos supervivientes de aquella masacre...


—Señor... creo que debe contarle al muchacho todo... de igual manera se enterara cuando el reino comparta la noticia.


Eso lo diría el medico que estaba cambiando las vendas de Tlutza debido al desgaste de las anteriores.


—¿de que habla, señor?


Pancletus se sujetaría la cien mientras suspiraba demostrando la presión del momento.


—muchacho... ¿recuerdas haber escrito algo en tu libreta?

Tlutza lo recordaría entonces, voltearía rápidamente y la encontraría justo en el buro que estaba a lado de la cama en donde estaba recostado.


—oh... si, ¿Por qué pregunta?


—Bien... en esa libreta... escribiste algo acerca de lo que ha pasado en la historia de nuestros antepasados... entre esa aquella entidad que provoco la muerte de la guerrera Luu y miles de personas...


—...Si...


—...cuando estábamos saliendo de la playa estando tu inconsciente... una niebla se hizo presente... una oscura niebla... parecía tener vida... pero en realidad... estaba siendo controlada...

—q-q-que me esta queriendo decir...


—Chico... aquel mal que supuestamente había dejado de existir... regreso... justo como lo prometió antes de morir... si es que murió siquiera.


Tlutza trago saliva.


—esto... ¿Qué significa?


—Que la profecía va conforme fue dicha... y si va así, entonces seguirán las siguientes cosas que están en la profecía, aquí dependemos de un hilo, lo siguiente o puede salir muy bien, o muy mal...

De manera imprevista alguien toco la puerta, Pancletus dio la orden de que pasara quien fuera el visitante.


—Señor, he venido como usted ha solicitado.


—Gracias por venir.


—E-Eh... Señor, ¿Quién es el? – preguntaría Tlutza.


—...Es el mensajero, aquel que se encarga de pegar las novedades en el muro de noticias en el centro del reino... pero en esta ocasión viene a escribir algo que sale de este reino.


—Así fue lo que se me dijo que haría.


—...Tlutza... ella ya jugo su primera carta en el reino de los Yultranas... ahora nos toca jugar la nuestra... YA ESCRIBA.


—Si señor.


—"...Reyes, reinas... y príncipes en casos tristes... es de mi más sincera tristeza... que la profecía cual se llevaba olvidada durante muchos años... se ha cumplido, "ella" ha regresado, ha jugado su primera carta en el reino de los Yultranas, acabando con toda vida de algún ser vivo... se que esto es de temer, se que es un a causa de alarmarse... pero como ya lo menciones, ella jugo su carta, es momento de que juguemos la nuestra, es momento de que hagamos lo que el REY y la Diosa se nos dijo si esto llegaba a pasar... es momento de que se realice el GRA TORNEO, cada reino enviara a su mejor guerrero o guerrera a combatir,, y el ultimo en pie... será el elegido para obtener el poder la guerrera Luu... tal como lo dijo nuestra Diosa y la profeta fallecida, esto no es opcional, pues es una razon de urgencia, que si no se atiende rápido, puede que todo lo que conozcamos peligre, si se preguntan por el tiempo... será en una semana..."... es todo, ¿lo escribiste como lo dije?


—Si señor, cada palabra fue escrita como usted la dijo.


—Bien... ahora has una copia para cada reino, y dígale a sus aprendices que las lleven lo más rápido que puedan.


—Si señor.

Y así, el juglar salió de la habitación dejando solo nuevamente a los tres.


—Señor... ¿usted cree que este torneo funcione?

Pregunto el médico.


—...es eso o nada...

Pancletus miraría por la ventana... el reino era muy grande, de hecho era el reino más grande actualmente, ningún otro reino lo podría equiparar en cuanto a terreno se diga, el temió, temió por aquellas personas que vio abajo, temió por las familias, por los animales, vendedores... por todo... pero... la esperanza nunca muere.


—Ja... es eso, o simplemente... NADA.

---------------------------------------------------------------

THE

WORLD

OF

TORTAS

27 de Mayo de 2022 a las 02:13 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo CAPITULO 1 - MARSAL DE ARADUS

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión