C
Cristián Valverde


Dante lleva una vida normal. No cree en nada que no sea del mundo real. Pero su vida se ve envuelta en sucesos que lo sacan de su rutina y emprende un viaje tan fantástico como peligroso. El problema es poder sobrevivir a la experiencia.



Suspenso/Misterio Todo público. © ISBN: 978-987-88-4251-6

#paranormal #fantasia #378 #misterio #aventura #ficcion #realismo-magico #341 #383 #301
1
796 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Prefacio

Corría el año 2018. Hacía ya veinticuatro años que mi trabajo, poco convencional, consistía en armar un puesto en la calle, llevar unas banquetas, y sentar a la gente para dibujarlas, cuando vino a mí, como por casualidad, una idea abstracta, una sensación... que más tarde, tomaría una forma mucho más definida. Lo primero que se me representó en la cabeza fue una idea general. No fue una situación, ni un personaje, ni algo concreto, como suele ocurrir. (Aquí daré generalidades, de la idea, para no romper el hechizo ni brindar detalles de lo que trata la historia en sí).

¿Y si pudieras contar una historia infinita, que pueda contener a cuanta historia se te pudiera ocurrir? ¿Es eso posible? Si así fuera… sería algo digno de crearse, pues sus posibilidades son innumerables. Siempre me gustaron las historias de misterio. Realistas, y también las de fantasía. Y las de terror. Y las mitológicas. Y las futuristas. Muchas historias, de muy dispares géneros. ¿Y si se pudiera hacer un relato, que pueda ir incluyendo todo eso, con un solo personaje?...

Así surgió esta idea loca. Pero tenía que ser metódico. Si lo hiciera de cualquier manera, quedaría un desastre. Debía comenzar con un género en particular, y elegí el realismo mágico. ¿Por qué? Porque comienza siendo una historia de la vida cotidiana de alguien. Una vida común. Como la de cualquiera. Eso permite identificarnos con él. Sobre todo, cuando comienzan a ocurrirle ciertas cosas extrañas, aunque dentro de su cotidianeidad. Por lo menos al principio. El relato lo va a ir llevando hacia un camino de eventos cada vez más fantásticos y esotéricos. La idea es que el personaje y el mundo donde habitaría, al final del trayecto, serían completamente diferentes de lo que eran al comienzo del relato.

Un personaje apto para transitar por miles de opciones. Miles de oportunidades. Mil y una historias de mil y un géneros. En una sola.

El camino fue largo, pues para su historia requería de ciertos conocimientos que no tenía. En psicología, en artes adivinatorias. En rituales y logias satánicas. Los arquetipos de Carl Jung; el Tarot; La divina comedia de Dante Alighieri, que encerraba una crítica social y a la iglesia; personajes históricos de la magia negra, como el mismísimo Aleister Crowley; o la historia y leyenda de Arnold Paole.

Y eché mano también de otros con los que estaba más familiarizado, como el viaje del héroe, aunque al leer a Carl Jung, fui teniendo una mejor idea de cómo tenía que encarar el personaje del Dante. Quien inicia el viaje no es cualquiera. Es aquel en inferioridad de condiciones para la tarea que debe realizar. Es, en este punto, donde encontré el sentido a todo esto. Y debía haber, desde el inicio, un nexo entre el mundo de los vivos y los muertos, y qué mejor que echarle mano al conocimiento de los egipcios y hacerle a él un compañero, que presintiera y viera a los fantasmas que nadie veía: su gato Cosmo.

Normalmente, los autores, constructores de vidas y personajes e historias, quieren decirnos que tienen en su interior millones de ideas, millones de geniales composiciones… pero esto no siempre es así. Creo que uno debería sentirse feliz y estar más que contento, si, al menos una vez en su vida, pudo crear y darle vida, a una sola idea, un solo personaje, que trascienda el tiempo y el espacio, que perdure, aun cuando ya no estemos más aquí, de cuerpo presente. Y cuando aparece, uno lo sabe. Lo intuye. Cuando llega, cuando se vuelve tangible, lo conoce, como si siempre hubiera estado aquí. Cobra vida. Parecería un acto de soberbia desenfrenado, pero no es así. Porque no es creación de una persona. Es una creación del universo, y el mérito es el de haber sido el único capaz de sintonizar su antena y su creatividad, para darle forma. Y, el doctor Dante Zamorano, con sus virtudes y defectos, ya está aquí. Y llegó para quedarse.

Esta, es su historia…

Cristián Valverde

26 de Abril de 2022 a las 04:26 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Prólogo

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 34 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión