Cuento corto
0
117 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Victoria

Ellos y solo ellos, los sin nombre.

Reencarnaron como rostros desfigurados tras una batalla arrolladora. Dentro de ellos, ahora y callados, persistieron desdibujados el recuerdo de los que habían sacrificado todas sus mágicas esencias, esencias con las que buscaron cambiar, un universo en miniatura, que se caía completamente a pedazos.

Se dice que todo se inmortalizó en una guerra santa, pero, así, el acometimiento acabó por consumirse por el gris color que manó de sus indecorosos labios. Labios que desearon gritar y gritar y gritar lo que nunca pudo prevalecer en los ritos de paz que intercambiaron los reinos de la fealdad y la belleza.

Y ese deseo de salvaguardar un universo, un deseo etéreo e inconmensurable, retaba al tiempo inmerecido a hacer el amor con la vida misma, por un nuevo firmamento unificado, en el que pudieran inmortalizar las promesas que no se pudieron decir.

¿Acaso habían hecho el papel de tontos por no dialogar sabiamente bajo la amenaza de la muerte que al final de todo les tocó? Ellos ahora ríen por ello, porque no son más que recuerdos que son evocados, gracias a la risa de los infantes que los recuerdan como héroes y salvadores. Salvadores del egoísmo de su fealdad y de su belleza.

Sin embargo, dentro de las corazas vacías que son, ahora estáticos rostros, persistieron recuerdos forjados por los fantasmas de nacientes amores y de guerras acabadas. Por supuesto los caídos, ahora convertidos en versiones más conscientes de sus acciones, aún más, tramaron nuevos hilos de conmovidos destinos.

Con esas providencias forjaron más colosos nupciales, de formas imposibles de describir, de nuevos rostros y maneras que contarían sus hazañas. Y así, y más, rugiría una nueva historia a punto de comenzar. Una buena nueva venida desde el más diáfano sentir.

Ellos más tarde, en sus primigenios sueños, harían lo que las mariposas provocaron en sí mismas, gracias a una victoria, en la que pintaron y pintaron y pintaron un cántico de almas decorosas.

6 de Febrero de 2022 a las 01:59 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Sinfonia Universal Mi nombre es Vanessa pero prefiero que me conozcan por el nombre de Sinfonía Universal. Tengo mis pocos años en este mundo de escritura, pero más perteneciendo al ritual que significa la vida, soy de Mérida - Venezuela, el lugar que Dios eligió para que naciera. Soy un aprendiz de escritora, autodidacta, que tiene el infinito sueño de crear historias de fantasía que atrapen, y llenen de color las vidas de todos.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~