paparazzip19 Gabriel Gutierrez

Los graffiteros existen desde la prehistoria, son los pintores urbanos de ahora, coloreando las paredes con dibujos muy imaginativos.


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
66 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

"GRAFFITI"

-Abuelo, Denissita nos invitó y nos va a llevar una exposición de arte urbano.



-A qué bueno ¿Y dónde es eso Max?


-Allá por Sabana Grande en la placeta de Los Pintores, cerca del Callejón de La Puñalada.


-Ah, ya sé por dónde es, bueno vamos todos.


-Listo abuelito, ya llegó Denissita en su camioneta, ella nos va a llevar y mostrar los grafitis que hizo.


-Entonces son grafitis pintados en las paredes.


-Sí abuelito, son grafitis.


-Mateo, sabes que el termino grafitis viene del vocablo italiano “Graffitis”, término muy antiguo que desde el imperio romano hace muchos siglos atrás, los artistas pintarrajeaban las paredes en los espacios urbanos de la ciudad y esa moda se mantiene hasta ahora que los muchachos realizan de manera ilegal pinturas en las paredes de los centros urbanos.


-Abuelito, yo creo que ese arte de los grafitis es mucho más viejo.


¿Cómo así Mateo?


-Sí abuelito, eso viene del hombre de las cavernas que pintaba murales en las paredes y techos de las cuevas de sucesos y escenas de cacería y otras cosas más que se le ocurriera al artista prehistórico.


-Abuelito, mira el retrato de la artista grafitera a la entrada de la exposición.


-Caramba, si cubre toda la pared de ese edificio.


-Sí abuelo, mira toma el catálogo y vamos a ver los Grafitis de Humo que hace.


Una noche lluviosa, miraba por la ventana de la casa allá en el páramo de Las Calaveras en Táchira cuando pasaba una vacacione lejos de la infernal Caracas, viendo la lluvia y los relámpagos caer uno tras otro.


La noche muy fría casi congelada estaba cuando de repente cayó lo que los gochos llaman una “Centella”, un espectacular rayo que echaba chispas para todos lados, quede aturdida y ciega del resplandor de colores muy brillantes.


Casi me caí sentada del susto que por poco me orino.

Eran tan bonitos los colores que me imaginaba.


Que me dije a mi misma, los voy a pintar en grafitis cuando llegue a Caracas.


Seguía aturdida tratando de ver, pero nada veían en mi imaginación tantas cosas que no sabía cómo describirlas, solo si las pintaba se podrían comprender daban vueltas y vueltas esos colores tan intensos.


Me imaginé que casi estuve a punto de morir por esa centella que cayó en el patio de la casa sobre la copa de un árbol, que me dije Dios mío, ahora veo la muerte que se me acerca.


Esa calavera de un azul encendido muy brillante que me decía te salvaste carajita, más atrás venían otras cantando y riendo para dentro de cien años te venimos a buscar.


Este no fue tu día, decía otra calavera de un rojo incandescente que reía y cantaba.


“Hoy no fue, pero quién sabe cuándo será”


Más atrás vi llegar a un zorro de colores, que me dijo:


“No te asustéis niña bonita que aún tienes siete vidas más para estirar la pata y se fue corriendo”.


Yo más asustada que nunca empezaba a rezar, cuando se me apareció un gigantesco Tigre de Bengala de Fuego, que amablemente me dijo no te asustes bella damita, que voy detrás de esas calaveras a ver si me como algunos huesos y siguió corriendo.


Tirada en el piso de la casa, continuaba viendo los relámpagos caer y escuchando los truenos a lo lejos, ya se alejaba la tormenta.


Cuando llegó un bello corcel azul, que me dijo con un fuerte relincho móntame que te voy a llevar hasta tu casa en Caracas, del susto no sé cómo me monté sobre el hermoso caballo de humo y en un segundo del tiempo me desperté en mi cama.


Y con este último graffiti que bautice como “Blue Steed”, termina mi exposición de los grafitis de humo véanlo que esta al final del callejón y ocupa toda la facha del edificio.


-Denissita, excelentes tus graffitis, la verdad es que tienes una imaginación envidiable.


“A dólar compre su entrada para pasar a ver la fabulosa exposición de grafitis de la famosa artista grafitera Denisse”


-Max, ya saliste tú con tus ocurrencias otra vez.


-Bueno abuelo, es que, con esta situación económica, aunque sea para comprarme unos potes de pintura para yo hacer unos grafitis.


-No se te ocurra Max, que te llevan preso.


-Eso abuelito, regaña a Max y ahora nos llevas a la heladería aquella de Sabana Grande donde vende unos heladotes muy ricos.


-Vamos a celebrar todos, el éxito de la exposición, viste Max y Mateo cuanta gente entra a ver los grafitis.

15 de Enero de 2022 a las 00:27 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~