k
kraken os


Una red de trafico se extiende por todo el pais, son mas las personas que desaparecen, la gente camina por la calle viviendo en su mundo, ignoran lo que pasa a su alrededor, los adolecentes... son los que más ignoran a la gente... y lo que pasa en el mundo, cuando no saben que ellos son el blanco perfecto para aquellos deseos lujuriosos. Pueden... preguntarle a Mateo...


Acción No para niños menores de 13.

#comedia #accion # #Policia
0
10 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 2 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1

Mi mente ya se hizo la idea de que no voy a recuperar mi libertad, con suerte recuerdo como era mi familia, mis amigos , de apoco voy olvidando como lucian, como eran sus voces, entre otras cosas que los caracterizaban. Esta claro que no voy a olvidar la manera en la que llegué aqui, todos los días, sin mi concentimiento aparece en mi mente.

2 meses y medio antes

—buenos días mis amados estúpidos —llegó junto a nosotros una chica energica.

—¿y esta loca que se cree? —dijo francis, asi empezábamos el dia.

Hablamos hasta que sonó el timbre para entrar a la sala y asi fue todo el día , los recreos eran graciosos, nunca hubo ningún momento en el que las risas no faltaron, eso era lo que me gustaba de estos momentos, gracias a ellos me sentía vivo, ellos me sacaron de mi burbuja, en el que estoy envuelto otra vez. Llegaba a mi casa como todos los días, saludaba a mis padres para después comer con ellos, mi vida estaba bien, aunque había momentos altos y bajos, pero era mi vida y era perfecta.

—¿Cómo te fue? —aquella mujer que con su mirada podía ver la honestidad y el amor que me tenia, esa mujer que tenia toda mi confianza y era la mejor.

—bien, como siempre y voy a salir con los cabros ¿puedo ir? — pregunto mirando a ambos.

—claro, mientras llegues temprano, todo estará bien —ese hombre que me enseño todos mis valores, aquel que me daba consejos para conquistar a la chica que me gustaba, eran un poco pasados de moda pero se apresiaban aun asi.

Después de eso lavaba los platos, ordenaba mi pieza y me iba con mi grupo; las tardes se pasaban increíbles, charlábamos muy entretenidos, cada segundo era genial.

—ya po' cabros hay que hacer este reto, que puede ser tan difícil que comer unos fideos picantes — Alejandra se veía muy entusiasmada con esto.

—sale pa' ya, ¿me ve'i con cara de que voy hacer eso? —francis la miro como una loca.

—ale, solo imaginalo, nos va hacer mier%$ por dentro —añadió Andrea.

—aunque no estaría mal, siempre hacemos estupideces, una mas no estaría mal — añadi, era lo que pensaba, ellos me enseñaron hacer esas tonteras, ellos me convirtieron en esto.

Después de haber rogado un par de minutos accedieron, entramos al local y pedimos los fideos, andrea con suerte pudo comer, francis, Ale y yo, conseguimos comer todos los fideos, obviamente Ale y yo estábamos obligados a terminarnos el plato, ya que nosotros quisimos hacer esto.

—quiero vomitar y tengo ganas de ir al baño —se quejaba a mas no poder la dueña de la excelente idea.

—debiste de haberlo pensado antes de querer comerte esos put&% fideos de mier[& —se quejo francis, luego le dio un sorbo a la botella con agua, llevábamos tomando agua desde hace 10 minutos, compramos varias botellas de 3 litros, ahora con suerte quedan 2.

—andrea no quiero apurarte pero, puedes demorarte menos que me estoy haciendo —ya no aguantaba mas, mi estomago quemaba por dentro, la puerta se abrió y salió Andrea con cara de muerta.

—te toca —levanto su mano, entendí lo que quería y rápidamente choque su mano, y entre.

Asi pasamos toda la tarde tomando agua, llego la noche, por obvias razones tuvimos que separarnos. Primero una micro, segundo otra micro y tercero una caminata de 15 minutos hasta mi casa, ahí fue la primera vez que en toda mi vida desde que tengo memoria que senti miedo. Las calles eran oscuras, como es en la gran mayoría de lugares de aquí en chile o creo que en todas partes, había bastante ruido: de perros, grillos, música; ningún alma se veía, ahí fue cuando de la nada vi aquella mujer que me jodio la vida; una mujer que parecía de pasarela, su caminata la hacia contonear su cuerpo, una mujer muy hipnotizante, paso por mi lado y como simpre pasa en las películas, choco conmigo y se le cayó el bolso.

—discúlpeme —su voz era de cierta manera dulce pero eso no le quitaba el tono seductor.

—no, fue mi culpa, así que, perdóname —y como mi padre me enseño hacer un caballero, recogi su bolso.

—gracias, eres muy lindo —me sonrió y tomó su bolso, como llegó de manera seductora, se fue de la misma manera. Ahí quedo un idiota embobado en esa mujer con cara de ángel. Y al ser un idiota no le tome importancia, volvi a mi camino, volvi a mi vida sin dar le importancia.

Los días pasaron con mucha normalidad, por mas que el mundo, el universo, los dioses, en todas partes me dieron señales, no capte ninguna de ellas; aquel auto gris, esa misma mujer, una persona encapuchada siguiendo me, entre otras cosas mas que tal ves no vi, desde ese dia, todo fue mi culpa, todas aquellas personas que mas quiero, nos los podre ver mas, nisiquiera me pude despedir.

Caminaba por el mismo pasaje de siempre, por la calle paso una furgoneta, en exceso sospechosa, la velocidad del vehículo era mínima, me puse atento en caso de que quieran robarme mi mochila o celular, pero para mi sorpresa aumento la velocidad y se fue, mi alma volvió a mi cuerpo, seguí caminando por la oscuridad al igual que seguía con mi música, era poco lo que escuchaba del mundo exterior, tarareaba a gusto mi canción favorita, en ese instante, no se cual fue la causa pero mire de reojo a mis espaldas pero antes de que eso pasara siento un fuerte golpe impactar en mi nuca, eventualmente perdí el conocimiento.

Volví a mi triste realidad, soy como un animal de zoológico, tengo todas las comodidades pero lo único que deseo es mi libertad, ... quiero a mi familia... a mis amigos. Por tan solo pensar en ello, la nostalgia y tristeza aparecen, al igual que unas pocas lagrimas ;sin previo aviso entra un guardia o mayordomo a mi habitación, busca entre mis cosas la ropa que tal vez quieren que me ponga, me ignora como hace todas las mañanas.

—quiero volver a mi casa —susurre con la voz quebrada, para mi sorpresa este señor me escucho.

—¡mejor cállate! y tomá, ahí está lo que te tienes que poner hoy, y apresurate que tienes que comer, no debemos hacer esperar a los clientes —





14 de Enero de 2022 a las 17:59 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas