Cuento corto
0
23 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Despertar

Sabía que olvidaba algo muy importante, pero en su mente embotada por el sueño no lograba pensar claramente.

Se veía en un largo pasillo, lleno de puertas que llevaban a lugares pero que sin embargo no llevaban a ningún lugar. Caminar le dolía y entonces fue cuando se dio cuenta que caminaba descalza sobre cristales. Sus pies le sangraban pero al mirarlos le parecía que estaban y no ligados a su cuerpo. El dolor no se comparaba con la sensación de olvidar algo importante.

Le costaba respirar y quería gritar, pero no podía, su garganta estaba tapada con algo que intentaba vomitar, sacaba grandes cantidades de gasas de su boca y su pecho se sentía al borde de explotar. Aun así gritaba por ayuda sin que la voz saliera, sin que existiré a su alrededor alguien que la ayudase a sacar todo lo que le atragantaba la garganta y sin embargo sabía que olvidaba algo importante.

De repente cayó en un precipicio sin final, todo oscuridad, todo vacío, soledad infinita. Oscuridad que le apretaba el pecho y que junto a su garganta desbordada la asfixiaban pero sin embargo había algo más importante que necesitaba recordar, su vida dependía de poder recordar aquello que tanto olvidaba.

Y de repente, como si de un sueño se tratase, estaba sentada en su cama toda sudada, aun con los zapatos de tacón que tanto le habían lastimado los pies, bailar toda la noche con unos zapatos tan ajustado, eso sí era una pesadilla. Se levantó de la cama para descubrir que la sabana se le había enroscado en el cuerpo y tenía la garganta seca y herida, como si hubiese vomitado. Entonces era solo un sueño. Que maldito sueño, pero seguro que olvidaba algo, seguro que tenía que ver con el trabajo, siempre tenía que ver con el trabajo.

Cuál es mi trabajo- la mirada en el espejo del baño no contestó- quien eres tú, por qué me miras a través del espejo- de repente todo se tornó un vacío. Otra vez estaba cayendo aunque ya podía recordar lo que olvidaba. Olvidaba que debía despertar.

Según el informe forense la nueva droga que la chica había consumido era un fuerte estupefaciente que tenía ese efecto. Caminó sonámbula durante horas, primero salió descalza de su apartamento y al cabo de un rato pisó una botella rota. Como vivía tan alejada de la ciudad y eran altas horas de la madrugada se cree que haber encontrado ayuda fue un milagro, que no la ayudó en nada. Cuando el testigo la vio tenía los pies sangrando y en la boca pelo que había arrancado de su propia cabeza. Intentó detenerla y esta se lanzó por el puente. Creen que al caer al agua ya estaba muerta porque el pelo estaba en los pulmones. Todo este le sucedió y no logró despertar pero lo aterrador era que sus ojos abiertos demostraban que sufría intensamente.

11 de Enero de 2022 a las 18:26 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Yanamaris Ravelo Me gusta escribir pero ahora que trabajo y tengo un pequeño de 2 años mis historias se han quedado inconclusas en mi mente. Triste

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~