Cuento corto
0
12064 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

cáctus en flor

Esto es un testamento en contra de la persona que peor puede hacerme, un palabrerío inerte, sin valor alguno, solo para que el alma capaz de oscurecer la mía sepa que no lo logrará, que aquí estoy, parado, resistiendo las tormentas de viento y tierra que no se cansa de arrojarme.


Esta huella sin sentido es para aquel ente despiadado que habita en los rincones de sombras, mirando desde allí mi respirar alegre, y me tira piedras; un rincón tan oscuro y húmedo que ni él mismo tolera.


Este quejido es, quizás, para rascarme el espíritu, pero no como se rasca la cáscara seca de una herida que pronto comenzará a sangrar, sino como una cosquilla insistente y tierna en la barbilla de un gato que levanta su cabeza para que sigamos rascando.


Esto es un recordatorio para mi ser del pasado, para que sepa que sí, que caí, pero que también me levanté, con el codo lastimado y manchado de barro.


Esto es una advertencia para mi ser del futuro, para que sepa que sí, que me levanté, y que pronto caeré de nuevo, y la fuerza del golpe me asustará, y mucho, pero no tendrá sabor a nuevo.


Esto es un letrero luminoso sin luz alguna, con los tubos quemados y rotos, para mi ser del presente: acá estás, ardido por dentro, pero respirando.


Este papel desprolijo es un soplo de aire, como aquel que respiro, un soplo que me dice que la primavera trae nuevos colores, nuevos soles y también nuevos fríos.


Esto no es un consejo, es una cicatriz: fallar para aprender.


Esto es, simplemente, lo que se lee: la única forma de seguir viviendo.


3 de Octubre de 2017 a las 02:27 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~