Historia Seguir historia

sony-arriaga Sony Arriaga

Mami ¿Puedes contarme otra vez esa historia? Esa que tanto me gusta. Prometo escucharla toda esta vez.


Suspenso/Misterio Todo público.

#madre #hija #suspenso #historia #cuento corto
Cuento corto
1
12044 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Historia

-¿Mami me puedes contar otra vez como me tuviste?- Pregunto la pequeña de 5 años con una enorme sonrisa acercándose a su madre, sus ojos eran tan azules como el mismo mar, su pelo como la más fina y bella seda colgaba negro como la noche hasta su espalda y su delicada y dulce voz era como la de un ángel.

-Bueno querida.- Dijo su madre tomándola de la mano con suma gentileza y llevándola a la sala donde se sentaron, la mujer puso a su pequeña en sus piernas y se dispuso a contar la historia, a diferencia de su hija ella era muy poco agraciada, su pelo blanco y quebrado por el paso de los años, su mirada era distante y sin emoción, su nariz grande y algo torcida, sus labios parecían los de un cadáver por el color rosa pálido casi llegando al punto de ser azul y la comisura de sus labios dibujaba lo que parecía un gesto eterno de desdicha. A pesar del aspecto terrorífico de su madre su hija la adoraba con su corazón.

-Hace mucho tiempo.- Comenzó a narrar. –Había una mujer muy bella, muchos jóvenes y apuestos hombres trataban de miles de formas de conquistarla, ninguno lo lograba ya que el corazón de aquella joven le pertenecía a un dulce y tierno muchacho que vivía justo frente a ella, ambos se amaban pero ninguno de los dos sabía que el mismo sentimiento crecía dentro del otro.-

-¿Y qué paso entonces?- Interrumpió la pequeña presionando emocionada sus manos contra sus mejillas.

-Bueno.- Continuo al tiempo que tocaba juguetonamente la punta de la nariz de su hija. -Paso mucho tiempo hasta que cada uno se dio cuenta de lo que el otro sentía y cuando lo supieron jamás se quisieron separar. A partir de ese punto su vida estuvo repleta de felicidad como ninguna otra en el mundo, era tan grande su amor que incluso las estrellas en el cielo sentían celo de lo mucho que se amaban.-

-¡Qué bonito!- Exclamo con dulzura la niña apretando aún más su rostro con sus manos.

-El tiempo pasó y su amor cada vez se hacía más fuerte. - La mujer hizo una corta pausa, sonrió y luego guiño un ojo. -Entonces ¡Sucedió!-

-¿Que sucedió mami?- Dijo adelantando su pequeño rostro al de su madre para poder escuchar lo que estaba a punto de decir.

-Pues tuvieron una hermosa niña, la pequeña parecía un ángel.- Rodeo a su hija con sus brazos dejando que el calor de su cuerpo la envolviera, la pequeña solo se limitó a cerrar sus ojos y sonreír abiertamente en los brazos de su madre.

-¿Qué paso después?- Dijo bostezando y tallando sus ojos.

-Pues cuando la pequeña nació el amor en ese hogar creció.-

-¿Y luego?-

-Bueno.- La mujer hizo esta vez una larga pausa y miro con melancolía a su hija recorriendo con su dedo el delicado y perfecto rostro que le miraba con cansancio y emoción. -Una noche el padre estaba en su sillón leyendo uno de sus libros favoritos cuando oyó a su hija llorar, se puso de pie y se dirigió a la habitación para calmarla cuando un dulce canto lo hizo detenerse frente a la puerta, la bebe reía y emitía esos dulces sonidos que tanto adoraba, por varios segundos estuvo de pie escuchando aquella dulce canción de cuna, justo cuando la bebe dejo de reír fue cuando decidió entrar a ver a los dos más grandes amores de su vida.-

-¿Y luego que mami?- Pregunto la niña bostezando, el calor de su madre al abrazarla empezó a hacer que se adormilara más, cabeceaba tratando de escuchar la historia pero cada vez le costaba más mantener sus ojos abiertos.

-El padre giro lentamente la perilla de la habitación, la canción seguía y el no podía dejar de sonreír. Justo cuando estaba a punto de empujar la puerta una voz detrás de él llamó su atención.-

-¿Y qué…. paso entonces?- La pequeña ya tenía sus ojos cerrados y se esforzaba tratando de escuchar el resto.

-Bueno.- Continúo su madre acariciando suavemente la cabeza de su hija. -Cuando se giró a ver quién era vio a su mujer preguntando si su hija había despertado. El corazón del padre dejo de latir por un momento y sintió su mundo venirse abajo cuando la canción se detuvo y se oyó un cristal romperse. Cuando abrió la puerta de la habitación, vio la cuna vacía y la ventana destrozada. Su hija había desaparecido. Y así… es como te tuve.-

La niña dormía plácidamente en el regazo de su madre, nunca escuchaba esa parte de la historia, siempre la vencía el sueño. Su madre la cargo en brazos hasta su habitación y la metió a su cama.

-Buenas noches ángel mío.- Dijo besando con ternura a la pequeña en la frente, acaricio su cabeza amorosamente jugueteando con sus mechones de pelo empezando a cantarle la canción de cuna que le cantaba todas las noches, la misma canción que le canto hace ya casi 4 años cuando la vio por primera vez.



30 de Agosto de 2017 a las 22:55 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~