Cuento corto
0
257 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Un huésped en mi cabeza

Cuando era niño escuchaba a los maestros de la escuela y a mis padres ablar con asombro y en ocasiones despectivamente de los piojos.
Cómo es posible que un niño en estos tiempos tenga piojos, decían. Y los amigos y compañeros se burlaban gritando piojoso piojoso!!! Al pobre niño cuya desgracia abría sido que su cabeza se convirtiera en casa para minúsculo parásito y el cual sería el causante de rapar sus cabezas y uno que otro trauma infantil.
Pues bueno, yo a mis 41 y teniendo la cabeza rapada me e enpiojado.
No es una manada de minúsculos paracitos, de hecho solo es uno....
Oh una más bien dicho, una piojita llamada Mitzy y que para nada es parecida a un piojo, es más bien una diosa del Valhalla que no deja por ningún motivo mi cabeza, se apoderó de ella como huésped permanente y no hay instante del día en que no haga uso de nueva casa estando en cada uno de mis pensamientos.
Burlense si quieren de mi.
Realmente no me importa, con esa piojita metida en mi cabeza soy feliz.

28 de Noviembre de 2021 a las 19:06 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas