Esclavo de Conflictos Seguir historia

richter-darkslayer Richter DarkSlayer

Cuenta la historia de un joven quien sobrevivió a un caótico y sanguinario encuentro con la muerte. Todo debido a una poderosa entidad guardiana que aceptó ayudarle a cambio de algo inimaginable. Pero ese encuentro seria la maldición que expondrá a Ataúlfo a incontables tragedias. Él no ha nacido con ningún poder sobre humano o algún don heroico. Él es solo un joven que lucha por sobrevivir en este mundo mortal. Él es alguien que solo se guía de sus instintos y sigue sus propias metas. "Has sobrevivido a un encuentro mortal en el que, según tu destino, habrías tenido que morir." "¿Podrás hacerlo nuevamente?" "Escapar de la muerte es imposible" "Pero yo te ayudaré a vencer a la muerte. Destruir lo imposible y alcanzar lo inimaginable"


Aventura Todo público.

#romance #gods #fantasy #dragons #Demons
4
13.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Entre lo más profundo de mi sueño, sentí que algo se arraigaba en mis piernas y me arrastraba hacia un fondo oscuro. Mi vista estupefacta contemplaba el escenario a donde había sido llevado. Un mundo en total oscuridad, en el que me encontraba flotando sin saber a dónde ir.

Pero en el fondo del escenario, podía divisar infinidad de estrellas y demás cuerpos extraños. Luminosos, que me obligaban a mirarlos fijamente, por su luz hipnotizadora y deslumbrante.

Mientras avanzaba por aquel espacio, quedé sorprendido cuando vi un cuerpo esférico de inmenso tamaño. Tenía hermosos brillos celestes y verdes. Cuando pensaba que iba a ser atraído a dicho lugar, una fuerza me atrajo hacia el lado contrario de este.

En las inmediaciones, sentía que mi cuerpo no era el mismo que conocía. Pues, me sentía algo confuso por las enormes alas que agitaba en mi espalda. Pero no tuve tiempo de pensarlo con calma, porque mi cuerpo no acataba mi voluntad y a toda prisa, se acercaba hacia una ciudad flotante.

Sin embargo, conforme iba avanzando, notaba que dicho lugar estaba siendo atacado por extraños objetos flotantes. A cada momento, veía ráfagas de luz ir y venir. Cuando me percaté que un edificio fue destruido por un ataque de estos, supe que era peligroso tocarlos.

Hubiera elegido retirarme, pero la curiosidad me impedía hacerlo. Poco a poco, empezaba a compartir los sentimientos del cuerpo que poseía. Una profunda desesperación y miedo invadía mi mente, cuyo anhelo era de llegar a una torre en específico.

Veía a muchos guerreros de extraño armamento defender valientemente la ciudad, pero sus intentos eran en vano. Pues la fuerza enemiga se mostraba muy agresiva y apenas les daban tiempo para reaccionar. Noté también que estas personas eran muy pequeñas a comparación mía. De hecho, la mayoría de edificios, apenas eran el doble de grandes que mi cuerpo.

La colosal torre a la que me dirigía era la excepción. Su extensión superaba por creces mi tamaño y, cuanto más me acercaba, más pequeño e insignificante me sentía. La entrada era lo suficientemente grande como para atravesarla sin problemas.

A diferencia del resto de estructuras de la ciudad, que estaban a punto de derrumbarse, esta torre se mantenía en pie y resistía los constantes ataques enemigos. Pero no tuve tiempo para seguir contemplando mis alrededores, pues ahora me encontraba en una habitación inmensa.

Me detuve e hice una reverencia, de forma extraña, mi voluntad también era la misma del ser que controlaba mi cuerpo. Mientras mi cabeza se mantenía gacha, la voz de una mujer me ordenó que cesara.

En medio de la habitación se encontraba unas escaleras, al alzar más mi visión, pude contemplar a una hermosa mujer sentada en un trono. Aunque no podía ver su rostro, porque de alguna forma lo veía borroso, supe de inmediato que era la mujer más bella que había visto en mi vida.


—Qué bueno que has llegado, mi guardián. Te he echado de menos.


—Vine a toda prisa cuando supe que el imperio de mi creadora estaba siendo invadido.


Inesperadamente, la voz que provenía de mi cuerpo, era bastante potente y grave. Podía contemplar como los sirvientes de esta mujer, quedaban admirados ante mi presencia.


— ¿Qué fue lo que sucedió?


—Hemos sido derrotados. Ya no queda esperanza para alguno de nosotros. Al igual que yo, eres el último de tu clase que ahora queda…


— ¿¡Los guardianes fueron derrotados!?


—No solo ellos, también sus creadores. Todos los dioses fueron vencidos…

Incluso yo me sorprendí ante la idea de que un dios pudiera ser derrotado. Pensé que ellos eran inmortales y por ende, invencibles. Pero dadas las palabras de la mujer y la situación actual, supe que ella no estaba mintiendo. Sin embargo, el hecho de que ella sea una diosa, me resulta bastante impactante.

La situación se oye bastante grave, incluso yo comparto la angustia del guardián.


—¡Mi creadora, lucharé con usted hasta el final!


—Estoy agradecida por eso, pero…”


La diosa enfocó su vista en dirección de la esfera celeste gigante que vi antes. Aunque no pude ver su expresión, supe por el tono de sus palabras que era algo el cual ella apreciaba.


—Quiero que protejas nuestra última creación.


— ¿¡Piensa luchar usted sola contra todos ellos!?


—Así es. No hay forma de vencerlos en combate. Sin embargo, tengo una última carta de triunfo.


—Acaso planea… ¡No puede ser! Si se sacrifica, destruirá también a todo este universo. ¡No quedara nada!


—Es la única forma de detener a los Devoradores del Vacío. ¿Me prometes que cuidaras de esta galaxia?


—………


Ante tales palabras, de forma inexplicable, llegué a sentir ansiedad. Compartía los mismos sentimientos del guardián y sentía desdén por abandonar a aquella diosa. Podía oír y sentir como el guardián crujía los dientes, hasta que dio un suspiro.


—Que así sea entonces. Prometo que cuidaré de su creación hasta el final.


Tal vez sea una corazonada, pero sentí una mirada dulce y feliz por parte de la diosa. Aunque no podía ver su rostro, supe que estaba sonriendo. Fue solo un momento, pero pude sentir como la tensión había disminuido y todos estaban tranquilos.

Sin embargo, sin previo aviso, algo irrumpió en la habitación e interrumpió la conversación. Como un objeto de inmenso tamaño estrellándose en la pared, la mitad de la habitación fue totalmente demolida.


— ¡Ataque enemigo!


— ¡Proteged a nuestra señora!


El guardián enfocó su visión en el visitante y pude sentir una rabia irracional en mi interior. Los guerreros y sirvientes se colocaron delante de la diosa, en su intento por protegerla. Pese a los frenéticos ataques, ni uno solo conseguía dañar a aquel ser.

De alguna manera, sentía que mi visión se oscurecía y entonces, aquel ser gigantesco que invadió la habitación, abrió su único ojo.


—Este es vuestro destino. Resígnense y acepten la destrucción total. Porque todo ha llegado a su fin…


Y a continuación, toda la habitación se llenó de luz y la ciudad se desintegró en su totalidad. Dejando diminutas partículas de luz, que en breve, desaparecieron sin dejar rastro.

Igual como inició, algo me volvió a arrastrar de nuevo. Para entonces, el sueño había llegado a su fin. 

22 de Octubre de 2017 a las 16:21 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo El Gélido Rose de la Guadaña de la Muerte

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión