¡Actualiza ahora! ¡Tenemos una NUEVA app para Android! Descárgala ahora mismo en Google Play Store. Leer más.
u16378874851637887485 Gis León

La trama tiene un enfoque realista, del ¿Por qué? dos personas que son de diferentes clases sociales, suelen tener conflictos tanto dentro y fuera de la relación, desde el mismo instante en el que se conocen, no por la falta de comprensión o amor de los protagonistas, sino por los entornos que les rodean y las presiones que ellos ejercen. A veces no es suficiente con amar y sufrir, en ocasiones necesitas ser fuerte y resiliente, empezándote a amar como persona.


Historias de vida Sólo para mayores de 18.
0
11 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

TODO TIENE UN COMIENZO

Como en cualquier historia de amor, la situación en que las parejas se encuentran siempre son extrañas pero a menudo resultan dibujarte una sonrisa.

- "Sin importar que tan lluviosa este la mañana, yo no volveré a estar triste"

Camino al trabajo hay tanto que visualizar, todas esas calles que se vuelven una rutina, pero que te sorprenden, porque en cada esquina siempre hay algo nuevo que descubrir.

- Sabes Gianne que acaban de mudarse los Pizarro

- ¿Y eso?

- Víctor ganó la premier con su equipo de fútbol, ahora estará en las grandes ligas.

- La tía Amelia, finalmente tendrá la vida que siempre soñó Tía Lola

- Así es hija, las cosas buenas tardan pero llegan, a las personas que lo merecen

- Me alegro mucho, un gusto saludarle tía

- Igual hija, ¡Un bonito día! para tí.

- Para usted también.

Ahora las flores se ven más rojas, los claveles parecen alcanzar su esplendor, la sensación que se siente, cuando conoces a personas hace mucho y saber que ahora ellas tienen la bendición que tanto anhelaban.

Los Pizarro eran gente humilde, acostumbrada a poner el hombro y el pecho cuando hiciera falta, a trabajar 24/7 si eso les ayudaba a cumplir con toda la vecindad.

Don Jacinto el patriarca de la familia, fue por muchos años el presidente del barrio, sabe y conoce de primera mano las necesidades, entiende lo que es no poder llevar todos los días, el pan a la boca.

Ahora que su hijo mayor había triunfado, estaba decidido a seguir trabajando por los suyos.

- ¡Hola Gianne!

- ¡Hola Kamila!

- Vas al trabajo

- ¡Que más! toca

- La suerte de los Pizarro

- Ja ja no te pongas celosa, algún día nos llegará la suerte.

Para entonces la suerte, era la definición de que nos pasaban buenas cosas, "Tener un día agradable" o "Simplemente alcanzar un logro". En aquel entonces todo se reducía a tener un buen día en la vida.

- Sigues desanimada"

- "Gianne" Yo...

- ¿Qué sucede?

- Mi esposo me volvió a mentir

- ¿Qué hizo esta vez?

- Recuerdas lo que pasó con la argentina

- Si

- Volvió a pasar

- Cariño no se que decirte, te lo dije una vez. Ese hombre no es para ti. No quiero ser metida y odiosa, pero no puedes aferrarte a él por tu hijo.

- Lo sé

- ¿ Y entonces?

- Es que me prometió cambiar

- Kami, tu eres una mujer inteligente, en este siglo y creyendo esas cosas, quién te quiere no te hace esas cosas. No es posible que después de cada calentura, todavía sigas creyendo en sus lágrimas de coocodrilo.

- Tienes razón hermana

Kamila siempre ha sido más sentimental que yo, es como mi hermana de sangre, pero tenemos familias completamente diferentes, entiendo completamente el porque de su negación, su familia se fracturó cuando era una adolescente, entiendo que anhele con todo su corazón que el esposo que escogió, sea para toda la vida, pero parece que como en todo historia, las relaciones son diferentes y lo que una desea no es siempre la voluntad de Dios, quizás en verdad hay ciertas cosas, que no están destinadas a ser.

- Otra vez llegas cinco minutos tarde

- Don Guido, ¿Ayer me fui a las ocho!

- ¿Y?

- Mi turno termina a las seis, usted no me paga horas extras

- ¡Qué insolente! malcriada

- No es majadería jefe, es la verdad. Puedo empezar

- Bueno y que espera cenicienta, que le traiga en carroza la escoba

- Ja ja ja, gracias Don Guido.

La comparación con Cenicienta no es exactamente igual, porque digamos que yo estoy acostumbrada a los golpes y nunca me quejo, tampoco estoy esperando que el príncipe azul me rescate.

- ¡Hey! eres Santiago Agustín

- ¿Tú eres?

- Soy Jean Ventura, el de la escuela

- ¿Jean?

- Regué cola en tu chaqueta en el último año, nos golpeamos y terminamos en...

Interrumpió Santiago ...

- la enfermería y le dijiste a la ayudante que le gustaba yo.

- Ja ja ja, quería ayudar a la chica con su declaración

- Fue humillante, claro que te recuerdo

- ¿Por qué dijiste que no?

- Porque cada vez que te encuentro, sucede algo bochornoso

- Que es Santiago, no digas eso mano.

Santiago Agustín, el poderoso hombre de negocios, hijo de una acomodada familia dedicada al negocio del inmobiliario, aunque no siempre fueron así.

Según cuenta la historia, los Agustín tuvieron que empezar de cero, ganarse cada centavo con el sudor de la frente y batallar mucho para ascender donde lo hicieron. Es la única forma que los que estamos en el día a día, sabemos se puede llegar a adquirir riqueza. ¡Aguantando!

Pero para el hijo mayor de ellos, todo ha sido un sueño sacado de una película de ciencia ficción, lujos, buenos estudios, coches, mujeres y viajes. Acababa de regresar de Miami de la Universidad, con su nuevo diploma de Administración de Empresas y Diseño.

Para la edad que tiene, lleva dos matrimonios fallidos, una hija con cada una de sus parejas y últimamente intenta basar su estilo de vida en los escritos filosóficos.

Busca siempre el ¿ Por qué de la vida?. Aún parece estar buscando su lugar de pertenencia.

"Parece que para todos siempre hay un comienzo"







26 de Noviembre de 2021 a las 14:59 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo LOS CAMINOS QUE SE CRUZAN

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión