Inhalation Seguir historia

yuliana-chiple Yuliana Chiple

Después de una noche llena de éxito. La banda Corpses of roses decide armar toda una fiesta para poder celebrar. Steve, bajista y líder de la banda esta planeando pasar una noche salvaje con una linda chica, pero cuando su cita decide huir necesita un nuevo plan. Con varios tragos encima y pocas alternativas, Steve ve en Doom , su compañero de escenario una opción muy tentadora.


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#gay #chicoxchico #lgbt #sexoduro #música #sexoanal
7
13618 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Concierto (A)

Después de semejante espectáculo lo único que Doom quería era fumarse un cigarrillo y dormir hasta las 3 de la tarde de mañana. Lo que no se iba a poder cumplir.

El primer concierto tras el estreno de su videoclip y del lanzamiento de su primer sencillo fue un rotundo éxito.

La canción "Inhalation" del grupo "Corpses of roses" era escuchada en casi todas las estaciones de radio, y con el vídeo musical ahora aparecían también en la televisión.

La mejor sorpresa seria revelada esa misma noche, a las 4 de la mañana. La banda estuvo de acuerdo en no decir nada y lanzar el disco a las plataformas digitales, justo después de ese concierto.

Joe, su representante tenía muchas expectativas con este disco y mucha fe en ellos.

Para el chico, era alucinante todo lo que había logrado en tan poco tiempo, más de mil personas se reunieron en ese bar de mala muerte, solo para verlos tocar. Las entradas se agotaron en menos de un día y sus redes sociales (no solo las de ellos, también la página de la banda) se llenaba de seguidores. Hacia solo unos meses ninguno de ellos era alguien, y hacía dos años ni siquiera se conocían.

Eso lo remontó al pasado.

La dinámica era fácil. Doom decidió independizarse de sus padres a la edad de 23 años, así que se mudó al viejo departamento de su hermano mayor, quien ya se había mudado y tuvo la modestia de decirle que el alquiler ahí era barato.

A dos días de haberse mudado al lugar, el chico pudo escuchar una riña muy fea que tuvieron sus vecinos, a causa de los gritos, decidió salir a ver que sucedía, el vecino del 345 estaba moliendo a golpes al señor del departamento 221. Doom intercedió al ver al anciano ensangrentado y semiinconsciente por lo que le toco a él también parte de la paliza.

Así conoció a Steven.

Steven era un hombre de 29 años, adicto a la pornografía que no tenía trabajo y un enorme sueño. Él era quien le vendía la droga a su hermano, por lo que escucho mucho de Doom y no solo eso, su hermano también le mostró las canciones que el pequeño escribía y vídeos de él cantando. Eso hizo que el sujeto tomara la decisión de hacer que el chico formara parte de su plan, convirtiéndolo en el vocalista y cofundador de la banda.

Los otros chicos se fueron reuniendo según las audiciones hechas por Steven.

Desde el principio querían que una chica se uniera a la banda, lo que se complicó un poco debido al bajista. Steven siempre se acostaba con ellas, la última fue diferente, esa se llamaba Linda y se obsesiono con Jackson, el baterista. Todo iba bien, decidieron salir y la chica era buena con la guitarra.

Unos pocos ensayos y la aprobación de algunos amigos, los llevo a pensar que estaban listos para audicionar para algún cazatalentos. El bajista ya le había echado el ojo a un hombre que siempre iba a un bar cercano, el tipo pertenecía a una agencia de música (este sujeto era Joe), así después de rogarle por varios días para que los escuchara tocar, Joe acepto uno de sus demos, días después contacto a Steven para fijar una fecha y poder escucharlos en vivo, a ver que se podía hacer. Al parecer eran un buen fondo de inversión.

Todo fue felicidad y alegría.

Hasta que una noche antes de ese día, Jack encontró a Linda dándole una mamada a Steven en el baño del departamento de Doom. Todo termino en pelea y con Jackson huyendo.

Volvieron a ser solo Steven y Doom. Y el sueño se volvió el doble de lejano.

Tres meses después, Steven lograría su cometido al meterse con la novia del vocalista de una banda que comenzaba a ser popular. Logro disolverla y así conseguirían a Rika, una estupenda guitarrista y a Dick quien tocaba muchos instrumentos, desde el piano hasta el banyo, incluido la trompeta. Días después Doom convencería a Jackson de volver y de perdonar al bajista a quien se le dificultaba mantener el pene en su pantalón. Y así quedo formada la banda.

Nadie conocía sus verdaderos nombres; cosas del creador de la banda. Fue él quien les puso sus seudónimos y dio como orden que se llamaran así entre ellos.

Volvemos al presente.

El concierto de los chicos consistió en ellos cantando covers de sus bandas favoritas, esas que les sirvieron como inspiración y cerrando con broche de oro con inhalation. Terminado el concierto decidieron esperar el estreno de su primer disco, haciendo una fiesta en la azotea del edificio donde vivían los dos chicos.

Música a todo volumen, ellos siendo el centro de atención, Joe trayendo cerveza, comida, y mujeres en abundancia. Todo para que ellos estuvieran cómodos y felices. Al joven vocalista le incomodaba de sobremanera todo lo relacionado con la fiesta.

Dos chicas, una rubia de senos falsos y una morena de culo falso lo estuvieron hostigando desde el inicio hasta casi el final de la fiesta. Tuvo que decirles de forma agresiva que no, no le interesaba acostarse con nadie esa noche y que lo dejaran en paz.

Se la paso bebiendo cerveza y buscando un lugar tranquilo donde fumar. Cuando la cantidad de gente fue disminuyendo, lo que avisa que la fiesta estaba por terminar, fue en busca de Rika. Pero le avisaron que esta había huido con su novio desde el inicio de la fiesta (que casualmente se trataba del chico de la banda anterior a la que pertenecía), Dick estaba muy entretenido con una chica en uno de los sofás, Doom optó por no interrumpir.

Se encontró a Jack.

-¡Ey! Tengo una buena idea. Tú y yo, junto con una pizza familiar de Papa John's jugando Injustice 2 hasta que amanezca. ¿Qué te parece?

Jackson le sonrió apenado. Lo tomo por los hombros y le dio un abrazo caluroso.

-Es un estupendo plan, pero... ¿Qué tal mañana?- miro en dirección a un grupo de personas- D, he logrado ligar con dos chicas estupendas ¿y sabes qué es lo mejor? ¡Quieren hacer un trio!- le sonrió radiante- Es la oportunidad de mi vida. Después de lo de Linda me lo merezco. Solo míralas.

Le dijo dónde estaban las susodichas. Se trataba de la misma rubia tetona y la morena de culo falso.

Intento alegrarse por él, obvio le dijo que no había problema. Jackson se lo agradeció y le prometió que mañana sin falta se pasarían la noche jugando.

Media hora después el moreno se estaba yendo con las dos chicas. Siendo los últimos invitados que quedaban en ese lugar.

Doom se quedó solo con dos amigos a los que había invitado a la fiesta, accedieron a ayudarle a recoger todo el desastre hecho por lo invitados. La dueña del edificio había estado de acuerdo a que lo hicieran siempre y cuando no dejaran ningún desastre.

Al ver el reloj pudo saber que eran las 4:30 am, los chicos se despidieron y tuvo que llamar a un Uber ya que se caían de borrachos (igual no fueron de mucha ayuda, él tuvo que hacer todo).

Doom tuvo que volver arriba, debía desmantelar la tienda de acampar que Steven mando armar. ¡Ah! Y los dos sillones.

Soltó un juramento.

Estaba por acercarse para hacer su trabajo, cuando escucho voces dentro de la tienda, seguido de alguien gritando y por último forcejeo. Una chica semidesnuda surgió de la tienda.

-¡Eres un hijo de puta!- lazó una botella.

-¡Y tú una jodida frígida! ¡Ni siquiera sabes dar mamadas!- salió Steven molesto.

Sin camisa, con el pantalón a medio ponerse y una cara de pocos amigos que daba miedo. Cabello crespo y dándole la aparecían de tener un nido de pájaros allá arriba, cuerpo delgado y con un enorme tatuaje en su brazo izquierdo, patillas largas, ojos pequeños y los colmillos salidos por tener una dentadura torcida. Lo que a todas las chicas les gusta.

Y ahora integrante de una banda. Un moja bragas titulado.

-¿Tú qué?- le observo mientras prendía un cigarro.

Doom negó.

-¿Dónde están los demás?- buscó entre el desastre dentro de la carpa su camiseta.

-Ellos... se fueron ya. No queda nadie más que nosotros- susurro.

Steven se rasco la nuca, estiro sus extremidades y se dirigió a uno de los sofás en donde se dejó caer extendiendo su largo cuerpo sin dejar lugar a nada más.

-¿Y tú que haces aquí?- le miro de arriba, abajo- ¿Dónde están Hanna y Sasha?

Se encogió de hombros.

-Espera... ¿hablas de una rubia de pechos falsos y una castaña de trasero exagerado?

-¡Sí!

-Así que fuiste tú- puso mala cara.

-Sabía que serias lo suficientemente patético como para no conseguir con quien pasar la noche de hoy, así que me dije: Steven, D ha hecho mucho por ti es momento de regresarle un poco de esa amabilidad. Ayudarte a perder la virginidad era solo el principio del plan.

Doom se quedó callado mirándolo con cara incrédula.

-Yo no soy virgen. ¿Quién te dijo que lo era?

-Tu personalidad- frunció las cejas- ¿en serio no lo eres? Desde que te conozco nunca he visto que lleves a una chica a tu departamento.

-En primera, me conoces desde hace un año.

-Dos años.

-Como sea. Y en segunda, no tengo tiempo para una pareja, entre el trabajo, la música y la banda a penas y he podido pasar tiempo en mi departamento.

Steven se rió.

-Eso no es excusa, yo he conseguido todo el sexo que he querido en la misma cantidad de tiempo que tú haces todas esas cosas. Ya se sinceró, sí lo eres.

Se atrevió a mirarlo a la cara molesto. Steven y Doom no eran cercanos, pasaban muy poco tiempo juntos y el segundo siempre le tuvo miedo al mayor. Tenía mal carácter, muy mal carácter. Cuando intento meterse en la pelea que tuvieron él y Jack, tras el descubrimiento de la infidelidad, termino con un brazo roto y un ojo hinchado. Y eso que nada tuvo que ver con eso. Nunca le ofreció disculpas, ni siquiera cuando hizo que la policía se llevara su auto por tener muchas infracciones sin pagar. Resultó que Stevie se llevaba su auto para vender su marihuana y lo estacionaba en cualquier lugar. Todo sin decirle una sola palabra al chico.

Había logrado mantener su distancia con él, para así no causar problemas. Claro, hasta esa noche.

-Como cualquier chico normal, perdí mi virginidad a los 18. No debería darte más información, pero para que creas que lo que digo es verídico. Ella se llamaba Nat y era mayor que yo por dos años, fue una tarde que sus padres no estaban en casa.

-Conocí una Nat hace ya un par de años.

-Era la novia de mi hermano, seguro la conociste.

Logro sorprenderlo.

-¿Estás diciéndome que tu primera cogida fue con la novia de tu hermano?- negó- Jodete, no te creo.

Se encogió de hombros.

-Puedes preguntarle a Finn si quieres, esa fue la razón por la que se fue de la casa y comenzó a vivir ahí contigo- hablaba tan bajo que Steve a penas y podía escucharlo.

Siempre había hablado así, le costaba entender lo que decía. Todo cabizbajo, tímido y patético; las cosas cambian cuando canta, su voz es clara y tiene esa manera hípster de cantar, desde el principio supo que él debía estar sobre el escenario. Aunque su personalidad fuera un asco.

Steven se relamio los dientes.

-Quien lo dijera, eres toda una mosquita muerta Doomie. Nadie lo hubiese sospechado.

Sonrió de oreja a oreja.

-No soy eso, es normal esas cosas pasan.

-Nunca debes meterte con la novia de alguien cercano, eso arruina la relación.

-Tú eres el menos indicado para decirme eso ¿sabes?

-Porque se trata de mi es que debes escucharme con mayor razón. Estuve a punto de joderlo todo cuando me metí con Linda. Espero y ya lo haya superado.

Doom asintió.

-Fue él quien se quedó con las chicas que me dijiste.

Se carcajeo.

-Entonces sí logre hacer algo bueno después de todo- le miro- ¿Y tú por qué no aprovechaste la oportunidad de oro que te di?

-No me parecen atractivas las chicas que tienen más silicona que cerebro.

El mayor saco su cajetilla, tomo un cigarrillo y lo encendió. Dejando salir el humo por las dos fosas nasales.

-Solo te las ibas a tirar, no tenías que escoger a alguna como esposa. Eres un pesado, seguro no tienes sexo desde esa única vez que te cogiste a la novia de tu hermano.

D ya tenía un buen comentario sarcástico para contratacar, hasta que el tipo dijo la última frase dejándolo sin armas.

-Bueno, técnicamente... lo hicimos una segunda vez. Digamos que he estado en un periodo de abstinencia, sí, abstinencia. Desde entonces.

Steven opto por no reírse. Ya era suficientemente humillante aceptar su "abstinencia".

-Eres igual a la chica que acabo de correr. Los dos son unos frígidos.

Se hizo a un lado para que se sentará. Doom ocupo el espacio de la esquina, lo más lejos del otro.

-Eso es raro, siempre consigues que hagan lo que quieras- acercó una hielera y saco una cerveza para él, le ofreció a su compañero y este le acepto la oferta.

-Pues ves. No a todas les gusta la idea de que le den por el culo.

Doom se atraganto con el trago de su cerveza. Casi se ahoga.

Steve le palmeo la espalda.

-Parece que a ti tampoco.

-Eso...- tocio- Es cuestión de gusto, supongo.

El mayor se relajó sobre el sofá, dejando descansar su espalda, haciendo que sus brazos se extendieran por todo el respaldo.

-Seguro tú piensas que soy un mujeriego que solo piensa en sí mismo, pero soy alguien que se preocupa por el otro. Mira lo que hice contigo.

-Todo un altruista- se burló.

-Te crees muy chistoso ¿no?- le empujo.

-Yo...

-No me gusta que la gente sea condescendiente conmigo.

Doom se encontró de frente con su rostro molesto, incluso lo escucho gruñir. Estaba seguro de que lo molería a golpes, no le quedo de otra que hacerse ovillo en su lugar.

Steve le tomo el rostro, obligándolo a que estirara el cuello.

-¿Siempre has tenido las facciones tan delicadas?- toco su rostro- Nariz pequeña, ojos grandes, pestañas largas, poco bello facial. Tienes rostro de chica.

Trago saliva, no se atrevía hablar.

Bajo la vista.

-Déjame decirte que detesto tu forma de vestir. ¿Solo tienes converse? ¿Y qué pasa con tus playeras? Te viste como chiquillo de 16 años.

Llevaba una playera del personaje Doctor Stranger, más específicamente una de las portadas de algún volumen de sus comics, unos jeans gastados y rotos y unos converse blancos.

-Que más te da- le dijo en un susurro apenas audible.

-Supongo que es parte de tu onda hipster. Siempre tan poco llamativo.

El joven siguió con el aura temerosa, lo que provoco que Steve lo volteara a ver. A penas y hacia contacto visual.

-Así nunca llegaremos a ninguna parte.

Doom no se movió.

Steve chasqueo los dientes. Segundos después tomo al chico por el tobillo y tiro de él. D cayó cual costal de papas, golpeando su cabeza con el descansabrazo del sofá, se quedó acostado y aturdido.

Steven se subió a su regazo, quitándose en el camino la camisa, el otro pobre chico no sabía qué demonios sucedía.

-Para que sepas, nunca lo he hecho con un chico, pero dado que no conseguí convencer a ninguna chica tendrás que tomar su lugar- se bebió de golpe lo que le quedaba de cerveza.

Doom se quedó helado y tieso cual piedra. El cuerpo no le respondía, así que no pudo hacer nada cuando la boca de Steve lo asalto en un beso para nada agradable. Húmedo y salvaje, metiendo su lengua sin permiso y mordiendo todo a su paso, las manos del intruso se metieron bajo su playera y le tocaron por doquier.

-Mierda, es una lástima que no tengas tetas- tiro de sus pezones.

-Yo... yo no quiero- su voz era muy baja, Steve estaba muy entretenido con la piel de su cuello. Tanto así que lo mordió con fuerza para después relamer y succionar el área. Dejando una marca enorme.

Las temblorosas manos del joven lo empujaron lo más fuerte que pudo, sacándose de encima al pelinegro.

-Se que puede ser difícil para ti, yo tampoco dejaría que otro tipo intentara follarme. Y más si yo fuera el pasivo- hizo una mueca demostrando el desagrado ante la idea.

-¡Yo no voy a ser follado por nadie!- grito-¡Maldito enfermo!

Era su fin, lo podía ver. Steve iba a matarlo o a dejarlo inconsciente con el primer golpe y después lo violaría sin piedad. Era su sentencia. Su virginidad anal seria tomada y no había nadie para defenderlo.

Él era demasiado cobarde como para huir.

-Vamos no te pongas así, solo será una vez- lo medito- En el caso de que sea muy bueno tal vez dos.

Negó enérgicamente. Intento escapar, bueno, en realidad trato de levantarse. Pero el otro fue más rápido y lo aprisionó de los tobillos.

Le sonrió, no era cualquier sonrisa, era esa que usaba con las chicas para impresionarlas. De hecho, Steve estaba en modo seductor, con esa mirada felina y una actitud segura de sí mismo.

-Oye lo se todo. Yo siempre te he gustado. Así que no veo por qué tanta resistencia.    

2 de Julio de 2017 a las 06:02 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Concierto (B)

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión