whxba- willa jung

「a jimsu fanfiction」 ❝if you don't feel it too don't leave me loving you❞ Donde Min YoonGi vende su cuerpo para criar a su cachorro de seis meses y Park JiMin lo contrata todas las noches para tratarlo como se lo merece. ⋆ inspirado en 'LMLY' de jackson wang. ⋆ a los varones omegas les van a llamar 'madre'. ⋆ mención de violencia física y sexual ⋆ queda prohibida cualquier tipo de copia o adaptación de esta obra. ⋆ whxba | 2023 ⋆


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#yoongi #jungkook #jimin #omegaverse #angst #alfa #omega #jimsu
19
739 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

⇝ there's no drug quite like denial

YoonGi gruñe, enseñando sus dientes al alfa que tiene frente a él, y luego frunce las cejas, intentando lucir intimidante.

"¡Piérdete, imbécil!" exclama.

El alfa se ríe, burlándose, y Yoongi, en respuesta, atrae a su bebé más cerca de su pecho, asegurándole mejor contra él, mientras observa al otro con seriedad, advirtiéndole que el acercarse está más que prohibido.

Pero el alfa ni siquiera se inmuta.

"Venga, omega" el alfa se burla. "Ambos sabemos que no eres ningún santo" dice, ladeando la cabeza. "Ven aquí en este instante " ordena, gruñéndole, y YoonGi aprieta la mandíbula, furioso.

"Si das un paso más, te cortaré el cuello" el omega advierte, haciendo caso omiso a esa parte animal que le exige cumplir la orden del alfa.

Primero muerto que cumpliendo con la orden de un alfa.

El lobo se acerca un poco más, riendo burlón, creyendo que el omega sólo está intentando asustarlo, y YoonGi vuelve a gruñir, dejando a la vista sus colmillos afilados.

"Omega" el alfa le llama, le advierte, entre dientes, y el cachorro en brazos de YoonGi solloza, asustado por los nervios de su madre y las feromonas asfixiantes del alfa.

Mas todo lo que hace YoonGi es sonreír, atrayendo a su cachorro más cerca de su fuente de aroma mientras mira al alfa.

"Omega" vuelve a llamar.

Y, oh, ese alfa está más que muerto.

Porque YoonGi le siente cerca.

Y es por éso que no le sorprende cuando la puerta detrás de él se abre de manera abrupta, dejando ver a un imponente alfa que apesta a ira, pero al que YoonGi ni su cachorro le temen.

"YoonGi Hyung" le saluda el alfa y el omega se ríe, elevando una ceja hacia el asqueroso alfa que traga seco mientras se hace para atrás.

"S-Señor" balbucea torpemente, en un susurro atemorizado.

HoSeok se pasa la lengua por los dientes mientras eleva una ceja, dejando ver sus colmillos afilados, mas no responde ante el saludo. En cambio HoSeok se acerca a YoonGi y carga al cachorro, permitiendo que el omega se encargue del alfa.

YoonGi imita a HoSeok al pasarse la lengua por los dientes, dejando ir una pequeña carcajada sin gracia.

"Escúchame bien, imbécil" le gruñe, y ve con orgullo al alfa encogerse sobre sí mismo. "La próxima vez que siquiera intentes hacer llorar a mi hijo, HoSeok no estará aquí para salvarte. La próxima vez, te cortaré el cuello con mis propias uñas" ruge, sonriendo burlón cuando el alfa le hace una gran reverencia.

"Sí, s-señor. Sepa disculparme."

YoonGi infla el pecho, fingiendo que no le asusta el fuerte y ronco gruñido que HoSeok suelta cuando el otro alfa eleva la mirada hacia él.

"Tienes prohibido mirarlos, JinYoung."

Oh.

El nombrado asiente, bajando la vista a sus pies mientras se aleja de allí lo más rápido que sus pies se lo permiten. Y, cuando se asegura de que JinYoung no volverá, HoSeok rodea a YoonGi con un brazo, cubriéndole la pancita mientras le gruñe suavemente en la oreja.

"JinYoung ya no va a molestarte" le promete, tirando de él hasta ingresar al departamento.

YoonGi rie bajito, girándose para mirar a HoSeok, quien le hace pucheros, y a JungKook, quien duerme muy cerquita de la fuente de aroma de el alfa que ya conoce y quiere, a pesar de tener sólo seis meses.

"Creí que ibas a regañarme por mi atuendo" el omega admite, dándole suaves caricias en las mejillas, por lo que HoSeok relaja los hombros.

¿Cómo ese alfa puede ser tan fuerte e intimidante con los demás, pero con él, un omega, ser un alfa muy sumiso?

"¿Eso haría que cambiaras tu forma de vestir?" HoSeok le pregunta con un puchero, atrayéndolo cerca de su pecho pues aún puede sentirlo inquieto.

"Sabes que no."

"Entonces, no diré nada al respecto" HoSeok suspira, sintiéndose aún algo incómodo por dejar ir al omega vestido así: con un crop top negro y pantalones muy ajustados a sus piernas.

Y no, a HoSeok no le molesta cómo se viste YoonGi, sino el hecho de que fuera hay alfas estúpidos como JinYoung y, aunque lo quiere, HoSeok no puede salvar siempre a su mejor amigo.

YoonGi rueda los ojos, sonriendo.

"Debes dejarme ir, HoSeok."

"No quiero" el alfa se niega, haciendo que su voz salga chillona, lo que hace reír al otro.

"Pues no me importa lo que quieras" YoonGi bromea, arrugando la nariz con una sonrisa divertida cuando ve al alfa hacer una mueca indignada. "Anda" le pide. "Mi horario comienza en pocos minutos. Debes dejarme ir."

HoSeok le sostiene con un poco más de fuerza, y YoonGi finge lloriquear, aún si sabe que puede liberarse del alfa en menos de un segundo. Porque aunque finge que no, HoSeok siempre le coge por la cintura con extrema suavidad.

"Anda" le vuelve a pedir, acariciando la cabecita de su lindo cachorro mientras le olisquea la nuca, impregnándose del suave aroma a vainilla que éste posee.

Haciendo un esfuerzo sobrehumano, finalmente HoSeok le suelta, gruñendo cuando Min YoonGi le sonríe levemente, como si quisiese asegurarle sólo con éso que todo irá bien, que nadie le golpeará esa noche, o que no se verá forzado a tener relaciones con más de un alfa a cambio de dinero si él no aparece.

"Estaré bien, Ho" le promete.

Y HoSeok no le cree, mas le deja ir.

"Lo sé" el alfa miente, sintiendo que su parte animal le araña el interior pues el omega se irá y ya no podrá protegerlo.

Pero... ¿qué puede hacer él? YoonGi ya ha rechazado su ayuda y su marca más veces de las que puede contar con todos los dedos de casi diez personas. Y, ante éso, no hay mucho que HoSeok pueda hacer por su amigo, excepto cuidar de JungKook por un par de horas mientras el omega se va para ganar dinero.

YoonGi se detiene justo antes de abrir la puerta principal, teniendo un mal sabor en la boca por irse así, sin más.

"HoSeok" le llama en un susurro.

"¿Sí, Hyung?

«Cuida de mi cachorro como a tu vida, Hobi, y háblale de mí si esta noche no regreso a casa. Háblale de mami, por favor», le ruega sin decirlo en voz alta, temiendo que la vida sea malvada con él si confiesa su mayor miedo.

"Vuelvo en unas horas" le promete.

El alfa sólo asiente, intentando darle al menos una pequeña sonrisa mientras acurruca al lindo cachorro en su pecho, y YoonGi finalmente se va, tragando el nudo en su garganta y limpiando sus ojos con rapidez al tiempo en que se apresura a ir a su lugar de trabajo, esa esquina putrefacta donde Jin y NamJoon le esperan ansiosos.

Dios, cada despedida se siente como-

"¡Por tu puta madre, Min YoonGi!" exclama SeokJin, abrazándolo, con el corazón latiéndole a mil. "Creímos que no vendrías esta noche. Ninguno te vio regresar" le regaña, no conteniendo las lágrimas al ver que el omega contrario le sonríe débilmente.

"Me contrataron para toda la noche" les explica, sin querer darles más detalles, y NamJoon le abraza con fuerza, besándole la coronilla.

"¿Estás bien, Hyung?" le pregunta.

YoonGi asiente, triste.

"Por ahora."

NamJoon suspira, haciéndose para atrás para que SeokJin abrace nuevamente a YoonGi, siendo Jim el más asustado por no volver a verlo.

"¿Cómo está tu bebé?" Jin le pregunta.

"Muy bien. Está con HoSeok."

SeokJin suspira, encontrando alivio en las palabras de YoonGi, aún si sabe que HoSeok es quien vende las drogas que se consumen en esa zona de la ciudad.

Porque HoSeok es un buen alfa, a pesar de todo, y ellos confían plenamente en él.

"¿Cuándo vas a dejar que sea tu alfa?"

YoonGi mira a NamJoon, confundido.

"Nunca. Yo no me someto a los alfas."

"Creo que es tarde para decir éso, ¿no?" NamJoon dice, irónico, observando a su alrededor, no dejando que le afecten los gritos de horror de un omega al que cinco alfas están golpeando a lo lejos.

Después de todo, éso es algo... normal en un trabajo como ése.

"Ésto es distinto" balbucea YoonGi, sintiendo los ojos aguados por la gran humillación que siente por venderse a cambio de un par de billetes. "Ésto lo hago por mi cachorro, NamJoon."

"Enlazarte a HoSeok también tendría que ser por tu cachorro, YoonGi Hyung" NamJoon replica. "Con Hoseok como tu alfa, nada les faltará y nadie querrá meterse contigo. Acaso... ¿quieres más razones por las que enlazarte a Hyung es magnífico?"

YoonGi le gruñe, enseñándole sus dientes ante la ofensa hacia cómo él cuida de su cachorro, y Jin le tiene que poner una mano en el pecho, alejándolo suavemente de NamJoon.

"Tranquilo, YoonGi."

El nombrado le ignora.

"¿Estás insinuando que lo hago mal? ¿Que no haberle rogado por su marca ni bien quedé preñado fue lo peor que pude haber hecho?"

"NamJoon, no respondas" Jin le ordena, mirado al menor como si quisiese asesinarlo, pues conoce la respuesta a las preguntas anteriores. "No peleen de nuevo por ésto" les ruega.

Pero NamJoon también le ignora.

"Sí, YoonGi Hyung."

Y el omega peliazul explota, lanzándose sobre NamJoon para darle una gran bofetada que hace chillar a Jin, pues YoonGi no es agreviso. No así. No con ellos.

"¡Limpiate la boca antes de hablar de mi forma de crianza! Absolutamente nada le falta a mi cachorro, nada, y es todo gracias a mí" YoonGi exclama, con sus ojitos aguados mientras se aleja para recuperar la compostura.

¿Cómo NamJoon puede decirle algo así cuando claramente sabe que YoonGi quedó preñado por un alfa idiota que le forzó durante horas?

Por Dios, YoonGi quiere asesin-

'No, YoonGi', se dice, frenando todos sus pensamientos aterradores y muy llenos de rabia. 'Tranquilízate', sigue.

Coge algo de aire y desvia la mirada cuando un carro conocido estaciona cerca de NamJoon, quien se despide de SeokJin con una sonrisa leve antes de subirse. Poco después, Jin también se va en un coche muy conocido por YoonGi, y sólo ahí puede sollozar sin miedo a ser oído por sus amigos.

Porque YoonGi en verdad entiende todas las razones, las preocupaciones y los consejos de NamJoon, pero la sola idea de dejarse someter todos los días ante un alfa le parece más humillante que tener que vender su cuerpo todas las noches.

Y es que YoonGi quiere creer que hay más dignidad en él vendiéndose sólo por la noche y siendo libre en el día, que en él siendo sometido por un alfa las veinticuatro horas del día.

Lo último suena como la muerte para YoonGi.

Ugh.

'Concéntrate', se regaña.

YoonGi sacude la cabeza, repitiendo mentalmente las placas de los coches que recogieron a sus amigos, aunque ya se las sabe de memoria, pues son alfas muy importantes a los que YoonGi ya se había vendido antes de conocerlo a él.

'Que ellos vuelvan a casa', YoonGi le ruega a la luna, cerrando sus ojitos mientras cruza sus dedos, dejando ir un suspiro aliviado cuando abre los ojos y divisa ese coche. 'Viniste', YoonGi piensa, contento.

La ventanilla del acompañante baja lentamente, dejando ver al alfa rubio sonriendo de forma radiante hacia el omega antes de bajar del coche para apresurarse a abrirle la puerta, riendo divertido cuando YoonGi le gruñe.

"No tienes que hacer éso" le regaña, relajando todo el cuerpo cuando siente el fuerte aroma del alfa en el interior del coche.

"Yo pongo las condiciones, Hyung."

YoonGi gruñe, fingiendo desagrado mientras JiMin ríe, besándole en la mejilla ni bien se sienta a su lado en el asiento del conductor. Ante el saludo, YoonGi no puede hacer más que rodar los ojos, haciéndose chiquito en su asiento, queriendo que el fuerte olor a almizcle y musgo del alfa se mezcle con el suyo.

"¿Koo está con HoSeok-ssi?" le pregunta JiMin, conduciendo ni bien ve a YoonGi asentir. "¿Cómo estás?"

El omega se alza de hombros.

"Discutí con NamJoon, pero nada de lo que debas preocuparte" le asegura.

"Mhm" JiMin frunce el ceño, pero no presiona al omega pues sabe que éste no le contará ni un detalle de lo sucedido.

En cambio, JiMin se dedica a liberar feromonas tranquilas para hacerlo sentir bien, seguro.

"¿Tú cómo estás?" YoonGi cambia de tema, no cediendo a pesar de que su omega le araña las entrañas por inclinar la cabeza y enseñarle cuello a este alfa.

"No me puedo quejar."

JiMin se alza de hombros, dejando ir una risita débil antes de negar con la cabeza.

Minutos después, el alfa detiene el coche en frente del apartamento de HoSeok y toma la mano de YoonGi cuando éste quiere bajar.

"¿Puedo ir yo, Hyung?" le pregunta con voz ilusionada, no permitiendo que la duda en el rostro de YoonGi haga que su ánimo se derrumbe. "HoSeok-ssi ya me conoce, así que no tendrá problema con que yo vaya."

Pero YoonGi frunce el ceño, no estando muy seguro de eso. HoSeok puede ser realmente territorial y agresivo si un alfa se acerca a JungKook o a él.

Sin embargo, YoonGi no puede negarle éso a JiMin. No si le mira con sus ojitos de cachorrito mojado.

Es su debilidad.

"Bien" cede, "pero antes-"

Sintiendo sus mejillas enrojecer, Min YoonGi coge la camisa de JiMin para tirar de él, atrayéndolo a su pecho con lentitud y timidez; y una vez que le tiene así de cerca, lo impregna con su aroma a leche y galletas, teniendo que morder el interior de sus mejillas para que su omega interior no suelte un chillido o algo que los delatase ante JiMin, el cual se deja hacer con la boca llena de saliva porque el omega huele... bien.

Realmente bien.

Por Dios.

JiMin se hace para atrás, tragando el exceso de saliva antes de carraspear.

"¿Ya?" le pregunta, sonriendo burlón ante las mejillas rojitas del omega.

"Púdrete" YoonGi le gruñe bajito. "Sólo intento salvarte de una muerte lenta y dolorosa. No es más que éso."

Ow.

JiMin le saca la lengua, bajando del coche con emoción para ir a recoger a su bebé preferido. En tanto, YoonGi se hace una bolita en su lugar, teniendo que cubrirse el rostro para evitar que alguien note lo rojo que está.

¡Oh, por Dios!

¿Por qué lo ha hecho?

Su cuello es- es- es realmente sagrado para él y ningún alfa además de HoSeok pudo olerle directo desde allí, ¿cómo es que ahora ha hecho algo tan estúpido?

Literalmente, se entregó a JiMin.

Oh, por Dios. Está tan jodido.

"Volvimos" JiMin le dice con alegría al ingresar al auto, cargando al cachorro con una sola mano mientras que con la otra sostiene el bolso que HoSeok le ha dado luego de gruñirle y advertirle que le destrozará con gusto si lastima a YoonGi. "HoSeok-ssi no me golpeó esta vez."

YoonGi suspira aliviado, utilizando aquél logro para excusarse por haber dejado que Park JiMin se acercara así su cuello.

"Y todo es gracias a mí" alardea con una sonrisa, recibiendo a su cachorro con emoción. "Jamás debes burlarte de los métodos de Hyung, JiMinnie."

El alfa le sonríe.

"Ahora lo sé."

JiMin ve al omega inflar el pecho de orgullo, con fingida actitud altanera, y no puede evitar reír, sintiéndose muy enternecido por el radical cambio que tiene YoonGi ni bien JungKook le toma uno de los dedos con su manito.

"Hola, cariño" YoonGi le susurra. "¿Extrañaste mucho a mami, a pesar de que sólo pasamos media hora lejos del otro? ¿Mh?" duda contento, admirando al lindo cachorro dormir. "Yo te extrañé mucho, cielo."

Ow.

Min YoonGi es tan jodidamente lindo.

"A mí también me extrañó" JiMin le comenta, queriendo pelear al omega y sacarle algún que otro gruñido pues le encanta ver a YoonGi siendo celoso del bebé. "Me lo dijo ni bien me vio."

Oh.

YoonGi le gruñe, enseñándole los dientes.

"Eso es mentira" se queja.

Y JiMin no puede evitar reír, sintiendo cálido el corazón.

"Mi cachorro sólo extraña a mami, ¿cierto, cielo?"

El pequeño cachorro se acurruca en el regazo de YoonGi, afianzando el débil agarre que los une, sintiéndose seguro, cómodo, al estar rodeado de la mezcla extraña de aromas; y YoonGi toma eso como un «Sí, mami» que le hace inflar el pecho de orgullo.

"Te lo dije" YoonGi se burla.

Y JiMin no intenta contradecirlo ni en lo más mínimo, pues el suave aroma a leche y galletas que el hermoso omega posee comenzienza a endulzarse cuando YoonGi oye los ruiditos muy bajitos que JungKook hace mientras duerme.

Jodidamente tierno.

"Llegamos" JiMin susurra al apagar el auto una vez se estaciona en el garage. "¿Puedo cargar a JungKook, omega?"

YoonGi no encuentra cómo negarse.

"Claro."

El alfa sonríe, emocionado, tomando al pequeño cachorro con delicadeza antes de atraerlo hacia su pecho para que no sienta frío, le besa en la cabecita con delicadeza y luego toma la mano de YoonGi para guiarlo al interior de su cálido hogar, el cual está fuertemente impregnado de su aroma.

A YoonGi le encanta.

"Ponte cómodo" le ofrece, señalando el cómodo sofá negro de la pequeña sala. "Le daré un baño a este lindo cachorrito y luego les haré de cenar, ¿sí?"

YoonGi asiente lentamente, con una débil sonrisa que JiMin se encarga de besar con suavidad, acariciándole las caderas con ayuda de su dedo pulgar.

"Ponte cómodo" JiMin le repite en un débil murmullo. "No me tardo."

El omega vuelve a asentir, relajando los hombros al estar en un lugar que ya conoce, uno que es seguro tanto para él como para su cachorrito, uno que está impregnado del fuerte aroma a musgo y almizcle.

Están a salvo.

Sin pensarlo, YoonGi se sienta en el medio del sofá, permitiendo que la comodidad y suavidad de los cojines le llene por completo, eliminando poco a poco sus preocupaciones y sus miedos.

Están a salvo.

━━━━━ ☆. ☪ .☆ ━━━━━

"Hyung" el lejano llamado del alfa hace que Min YoonGi lentamente salga de la inconsciencia, no entendiendo del todo cuándo fue que se quedó dormido.

"¿Uh?"

"YoonGi Hyung, despierta" Jimin pide, acariciándole los cabellos. "Koo, dile a mami que despierte, que tienes hambre y debemos cenar."

Ow.

YoonGi oye los ligeros balbuceos de su cachorro, por lo que abre lentamente los ojos y sonríe en grande al notar la gran sonrisa que JiMin le dedica.

"Hola, dormilón" el alfa susurra.

"Hola, JiMinnie."

"¿Descansaste?"

"Algo" admite, aceptando la mano que el alfa le extiene para ayudarlo a levantar su cuerpo del sofá. "¿Cuánto dormí?" le pregunta, dejando que JiMin le abrace por la cintura y le marque suavemente con su aroma.

Para YoonGi, recostar su mejilla en el pecho de JiMin, dejando su naricita de botón muuuy cerquita de la fuente de aroma del alfa, es lo más hermoso del mundo.

Para JiMin, tener a YoonGi y a JungKook así de cerca, abrazando a ambos en señal de protección, hace que su alfa se sienta mucho mejor y recuperado.

"Una hora y media" le comenta. "La cena ya está lista, por cierto, y este principito bonito se muere de hambre."

JungKook balbucea, estirando ambos bracitos hacia su mami, quien no duda en cargarlo, marcándolo con su suave aroma a leche y galletas, y luego hace una pequeña mueca ante el extraño ruido que emite su estómago.

"Parece que el príncipe mayor tiene mucha hambre también" bromea el alfa, riendo bajito cuando el omega le gruñe en advertencia, gruñón como siempre.

"Alimenta a tu Hyung" le ordena con voz suave, sus mejillas rojitas al oír la débil carcajada que JiMin suelta.

Oh, Dios.

YoonGi se siente tan-

JiMin coloca una mano en la espalda baja de Min YoonGi, guiándolo hacia el comedor, donde la comida caliente y deliciosa les espera. Se sientan en sus lugares habituales y cenan tranquilos, manteniendo una amena conversación acerca de sus largos días mientras, muy de vez en cuando, Kook interrumpe la conversación con sus ligeros balbuceos o pequeños besitos hacia YoonGi y hacia el lindo alfa que le alimenta con un biberón de leche y le mima con los ojos brillando de amor.

Oh, Dios.

JiMin se siente tan-

JungKook eructa, haciendo reír a los adultos, y mientras JiMin le mece de aquí para allá tarareando una suave canción de cuna, YoonGi se encarga de limpiar los trastes aún si el alfa le ha prohibido en más de una visita que haga mínimos esfuerzos.

Y es que, para JiMin, la comodidad de YoonGi es lo más importante, así que por nada del mundo le deja hacer los quehaceres.

Aunque claro, YoonGi es un cabeza dura.

"¿Terminaste?" JiMin le gruñe bajito, sin intención de asustarlo, y se ríe al oír el gruñido de YoonGi.

"No me gruñas, alfa de cuarta" se queja, alejándose de JiMin cuando éste quiere abrazarlo por la cintura.

"Dejaré de gruñirte cuando me hagas caso."

"Entonces, vamos a intercambiar gruñidos por mucho tiempo más" YoonGi sentencia, cruzando ambos brazos sobre su pecho e ignorando el sonrojo que le invade desde las mejillas hasta las orejas cuando JiMin le muerde con suavidad el hombro.

"¿Qué te parece si, en vez de actuar todo gruñón con tu lindo Dongsaeng, vas a tomar un baño? ¿Mhm?" JiMin susurra en su oído, rozando la nariz cerca del cuello del omega que se estremece ante su dulce tacto. "Prepararé la tina como tanto te gusta, Hyung."

YoonGi se relame los labios, bajando la mirada al suelo mientras siente la mano cálida del alfa adentrarse bajo su crop top para acariciarle la pancita con toda la suavidad del mundo, acercándolo a su pecho de manera inconsciente.

JiMin es casi hipnótico.

"Está bien, pero-" el omega deja de decir, demasiado avergonzado por lo que quiere pedir por primera vez.

Y es que YoonGi nunca le pide nada, a pesar de la gran confianza que existe entre ambos.

"¿Pero?" JiMin le anima, besando su mejilla derecha con suavidad.

'Bien, YoonGi. Sólo dilo. ¿Qué podría salir mal, además de ser rechazado?'

"¿Podrías-? ¿Podríamos ducharnos juntos?" YoonGi le pregunta, tímido, estando a punto de arrepentirse pues sabe que aquello es-

JiMin frunce ligeramente el ceño, no esperando una petición como ésa, mas en definitiva no sintiéndose ofendido.

"Está bien" accede, abrazando al omega con firmeza cuando le siente temblar, asustado. "Está bien, Gi."

Oh.

"¿Lo está?" YoonGi duda.

"Sí. Está bien. Podemos hacerlo."

Y, ante éso, YoonGi suspira, aliviado, haciéndose chiquitito en el pecho del alfa para impregnarse de su aroma. Mientras tanto, JiMin apoya su mejilla en la cabeza del omega, acariciándole la espalda con suavidad.

"Dejaré a JungKook en su cuarto" el alfa susurra. "Espérame en el baño, ¿sí?"

"Sí" YoonGi asiente, dócil.

Porque YoonGi confía plenamente en Park JiMin, así que no le avergüenza o provoca temor el mostrarse tan sumiso, tan dócil.

"Bien" sonríe dulcemente, animándolo a ir al baño mientras se encarga de dejar a JungKook en su cuna.

JiMin acaricia el cabello del cachorro, sonriendo enternecido cuando ve cómo el pequeño arruga la naricita antes de acurrucarse en la mantita lila que él le había comprado.

"Dulces sueños, cariño" le susurra. "Iré a cuidar de tu bonito mami."

JiMin encende la pequeña luz color verde del cuarto, se asegura de que el monitor de audio esté encendido y luego sale dejando la puerta entreabierta, listo para dirigirse hacia el baño, donde Min YoonGi le espera en silencio, sentado en la tapa del retrete mientras se pellizca los costados de sus dedos, arrancando la piel luego.

"No hagas éso, YoonGi Hyung" JiMin le regaña, apresurándose a arrodillarse delante de YoonGi para tomarle de las manos y luego besarlas con suavidad. "Tus manos son muy hermosas, omega. No las maltrates de esa manera."

YoonGi le gruñe, mas su suave aroma se endulza en demasía ante la suavidad con la que JiMin le trata, y eso es más que suficiente para hacer sonreír al risueño alfa.

"Tomaré eso como un «Mi hermoso Dongsaeng, te prometo que no lo haré más»" el alfa bromea ligeramente antes de inclinarse para robarle un débil beso, "y espero que lo cumplas esta vez."

"Lo intentaré" YoonGi cede, dócil.

"Así me gusta" JiMin le halaga.

Y el omega rueda los ojos, mas no le dice nada.

Mientras, al alfa abre el grifo del agua caliente, sabiendo de antemano que a su lindo Hyung le gusta sentir el agua muy caliente para bañarse. Y para YoonGi, es gratificante saber que JiMin le conoce al punto en qué sabe le gusta y qué no.

"Anda, quítate la ropa" JiMin le dice al omega luego de unos minutos, no pudiendo evitar reír ante el enorme sonrojo que éste tiene en las mejillas.

Dios.

"Púdrete" YoonGi le gruñe.

"Oh, lo haré, cariño, pero antes debo ducharme contigo. Es la única forma en que podré comprobar si te duchas o sólo ocultas tu hedor con perfume."

¡Oh!

YoonGi le observa, indignado, riendo bajito mientras le da un manotazo en el hombro. Este alfa tan tonto- ¿Cómo es que se atreve a decirle que el hede?

"Anda" JiMin insiste. "Déjame verte."

Ow.

Sin pensarlo dos veces, el bello omega obedece, empezando a quitarse la ropa con toda la lentitud posible, fingiendo que no le avergüenza la situación o la manera en que Park JiMin se muerde el labio inferior mientras mira cada parte de su cuerpo.

Oh, Dios.

Con la piel más palida y cremosa que JiMin alguna vez había visto, algunos lunares esparcidos en todo su cuerpo formando extrañas figuras, hombros anchos, caderas pequeñas, casi toscas, y una cintura a penas notoria que en definitiva no cumple con el 'estándar de omega' en el que la sociedad cree, a ojos de JiMin, Min YoonGi es-

Wow.

"Eres realmente hermoso, Hyung" el alfa le confiesa con total sinceridad.

Ow.

YoonGi se siente enrojecer.

"Me lo dicen a menudo" le responde de inmediato, no queriéndole demostrar cuánto le encantan los halagos

El alfa niega con una sonrisa. Y es que, en el fondo, esperaba una respuesta así.

"Ya lo creo" murmura.

El omega suspira, encogiéndose en su lugar, cruzando ambas manos delante de su cuerpo, y se muerde el interior de las mejillas, dudando en si debe o no mirar a el hermoso alfa mientras éste se quita lentamente la camiseta celeste que tiene puesta.

"Está bien" JiMin le concede con un susurro cálido. "Yo te miré, así que, si quieres, puedes hacerlo también."

Oh.

YoonGi asiente, dócil, antes de elevar la mirada, sintiendo sus mejillas muy rojas cuando ve el abdomen plano y marcado de JiMin, los muslos firmes y la cintura que-

Dios.

JiMin definitivamente es-

"Hermoso" el omega susurra.

Ow.

¿Ha dicho éso en voz alta?

El alfa le sonríe sin enseñar los dientes antes de extenderle su mano para que YoonGi la tome. Luego, le guía a la tina, permitiendo que ingrese antes, y el alfa sonríe más tranquilo cuando nota que YoonGi se va relajando a medida que se sienta y deja que el agua relaje todos sus músculos.

"¿Bien?"

"Bien" YoonGi asiente, satisfecho.

Luego, JiMin se adentra en la tina, sentándose detrás de YoonGi antes de abrir sus piernas para que el omega se acomode entre ellas, admirando por un momento lo jodidamente bien que sus cuerpos se complementan.

Y es que JiMin nunca se había detenido a pensar en éso.

Es simplemente-

"Recuéstate en mi pecho" le indica, rodeándole la cintura con suavidad.

YoonGi obedece, jadeando de forma inevitable cuando el alfa le abraza y le impregna con su fuerte aroma, nunca tocándolo indebidamente, sólo siendo suave, tratándolo como se lo merece.

Y, para YoonGi, es imposible no amar la personalidad tan sensible del alfa.

"Cierra los ojos" JiMin le pide en un susurro, rozando suavemente su nariz en la oreja del omega, quien se muerde el labio inferior con nervios y obedece. "Deja que haga todo yo, ¿okay? Confía en mí, Hyung."

Y de más está decir que Min YoonGi confía plenamente en ese bello alfa.

"Okay. Confío" YoonGi le susurra.

Por éso, cuando siente agua cayendo en su cabeza y luego manos masajeándole suavemente el cabello con shampoo, el omega ni siquiera atina a chillar; sólo se deja hacer, tratando de atrapar cada una de las emociones y sensaciones que el alfa le trasmite a través de algo tan simple como es lavar su cabello.

Vaya que YoonGi ama eso.

JiMin sonríe ante el dulce aroma que el hermoso omega libera de manera inconsciente, mezclándose con el suyo para crear una combinación que... en definitiva, contrasta perfectamente.

Igual que ellos.

"No abras los ojos" JiMin dice, vertiendo agua en la cabellera de el omega para eliminar el shampoo. "Aún no los abras, Hyung."

Y cuando YoonGi menos lo espera, siente una áspera esponja recorriendo todo su cuerpo con parsimonia, desde sus hombros hasta sus pies, borrando cada beso indebido, cada golpe y cada recuerdo malo que el omega tiene.

Oh.

JiMin le está limpiando de la forma más hermosamente lenta y para Min YoonGi aquello es parecido al cielo.

¿Cómo un alfa puede ser tan dulce?

"Terminé" JiMin le informa antes de besarle con cautela en el cuello, no queriendo incomodar al bello omega.

"Gracias" YoonGi susurra. tímido.

"¿Harías lo mismo por mí, omega?" el alfa pregunta, acariciando sus hombros con suavidad.

Oh.

YoonGi se siente fallecer.

"C-Claro" balbucea, asintiendo casi de forma robótica, "pero ¿cómo-?"

JiMin le toma por las caderas sin decir ni una palabra, dándole la vuelta para que le mirase a los ojos, para sentarlo sobre su regazo, y YoonGi baja la vista inmediatamente, obligándose a actuar como si nada pasara, como si aquella posición no le hiciese sentir aún más amor por su hermoso Dongsaeng.

Porque a los alfas no les gusta que los omegas estén arriba de ellos, pero JiMin fácilmente le dio éso y el omega-

"¿Esta posición está bien?" JiMin le pregunta con cautela, no atreviéndose a tocarlo hasta tener su aprobación.

YoonGi sólo quiere abrazarlo.

"S-Sí" balbucea, aturdido.

"Okay" JiMin le sonríe, pidiéndole permiso con la mirada antes de posar ambas manos en la cintura del omega, que tiembla ligeramente.

YoonGi no está acostumbrado a esa clase de cercanía e intimidad con él.

"Cuando estés listo" JiMin le incita en un susurro. "Soy todo tuyo, Gi" le susurra al cerrar los ojos, teniendo gran confianza en YoonGi.

Oh.

El omega se traga un puchero, pues no quiere echarse a llorar frente a JiMin por algo tan absurdo, y luego coge el cuenco para verter agua en la cabeza del alfa, teniendo extremo cuidado y cautela al acunarle la mejilla. JiMin tiene la piel muy suave y YoonGi no quiere correr el riesgo de arruinarlo.

Porque JiMin confia plenamente en él.

"Ow" el alfa susurra, encantado.

"¡¿Te lastimé?!" YoonGi se alarma, queriendo alejarse del alfa, pero éste sólo niega con una sonrisa, abriendo uno de sus ojitos.

"Tranquilo" JiMin le acaricia la piel con parsimonia, liberando más su aroma. "No hiciste nada, Hyungie. Sólo- Tus manos y caricias son tan suaves" le dice en un débil susurro, tomando las manos de YoonGi para llevarlas a sus mejillas. "Quiero más mimos, Hyung."

Oh.

YoonGi obedece, rojo hasta el cuello, y se obliga a sí mismo a recuperar la compostura antes de subir las manos al cabello de JiMin para masajear toda su cabeza con suavidad, encantado al hacer algo tan simple como lavarle el pelo a un alfa. Y que JiMin sonría así de complacido, y cierre los ojos, queriendo disfrutar al máximo el íntimo momento, sólo hace a YoonGi enrojecer aún más.

Casi que parece un tomate.

Luego de unos cortos minutos, YoonGi masajea la nuca de JiMin, riendo bajo ante las ligeras cosquillas que el pelo del alfa le causa en las puntas de los dedos, por lo que JiMin sonría.

"¿Te gusta ésto, omega?" le pregunta, inclinando la cabeza hacia adelante para darle mayor acceso.

"S-Sí, JiMinnie" YoonGi susurra.

"Qué bueno" con suavidad, le besa el hombro izquierdo, sonriendo al sentir cómo el omega tiembla. "A mí también me gusta ésto. Deberíamos repetirlo mañana, ¿no crees?"

"S-Sólo si tú q-quieres, JiMinnie" le responde, sintiéndose avergonzado al no poder hablar sin tartamudear, mas no puede evitarlo.

Estar sobre JiMin es algo.

"Yo quiero, omega, pero ¿qué hay de ti? No haré algo que no quieras, ya sabes" el alfa le recuerda, arrastrando sus colmillos por el delicado hombro de YoonGi.

Oh.

El omega se estremece, apartándose ligeramente de JiMin para verter agua sobre su cabeza y así eliminar el resto de shampoo, temblando, pues no se siente capaz siquiera de pensar si tiene al alfa tan cerca.

En verdad le está avergonzando no poder hablar sin tartamudear.

"Tú sabes que quiero, JiMinnie" le dice con un doble sentido que hace al alfa sonreír débilmente.

"Entonces, está hecho: de ahora en más, sólo nos ducharemos así" dice, contento, y luego atrae a YoonGi más cerca de su cuerpo, no importándole realmente el que el omega aún tenga que limpiar su cuerpo.

YoonGi enrojece.

"O-Okay."

JiMin aprieta suavemente la piel del omega, oyéndolo jadear bajo antes de inclinarse para besarlo en los labios con la mínima insinuación de lengua, YoonGi sintiéndose estremecer ante éso.

Dios.

"Alf-JiMinnie" YoonGi se corrige de inmediato, apretando los hombros del hermoso alfa, sintiendo que éste le besa en los labios con dulzura y le acaricia la espalda baja.

YoonGi no pudde llamarle «Alfa», aún cuando JiMin le llama «Omega».

"¿Sí, omega?" JiMin le preguntó, mordiéndole el labio inferior.

"Cama" susurra YoonGi. "Vamos a la cama, por favor" le pide, tirando la cabeza para atrás para que JiMin le muerda y bese en el cuello.

Porque poco le importa ya su orgullo.

JiMin puede estar cerca de su cuello.

El alfa obedece, cargándolo por los muslos como si no pesara nada, y le muerde ligeramente la piel del cuello antes de volver a sus labios, teniendo cuidado de no tropezar con la ropa en el suelo mientras se dirige al cuarto. Una vez allí, JiMin recuesta a su Hyung en la cama y luego se ubica entre sus piernas, no dejando de besarlo.

Y éso es todo lo que hacen por horas: besarse y acariciarse mutuamente.

Para YoonGi, aquello es el cielo.

"Duerme un poco, omega" JiMin le dice mientras le arulla en su pecho segundos después de haber dejado un último beso en los labios del omega. "Duerme. Yo los cuido" le susurra.

YoonGi asiente, dejándose abrazar, y posa la nariz en la fuente de aroma de JiMin, inhalando débilmente antes de dejarse llevar por el cansancio, por el revuelo de emociones en su corazón y por la seguridad que el alfa le da.

━━━━━ ☆. ☪ .☆ ━━━━━

JiMin recuesta al lindo cachorro junto a YoonGi, cubriéndolo con el cobertor y la camisa que había dejado llena de su aroma. Besa la mejilla de JungKook con cautela, permitiéndose pasar toda su nariz por los cabellos del pequeño, y luego besa la frente de YoonGi, todo su ser sintiéndose enternecido al ver que el omega busca más besitos, aún cuando se encuentra dormido.

"JiMinnie" YoonGi susurra, adormilado.

"Shh" JiMin le arrulla, peinándole el cabello con los dedos. "Descansa, omega. Duerme tanto como quieras."

YoonGi hace pucheros, por lo que el alfa posa un nuevo besito en sus labios y le impregna aún más con su aroma, sus ojitos aguándose al ver que el omega poco a poco vuelve a dormirse.

"Quédate en casa, si lo deseas. Es tu casa, tu lugar seguro" le susurra al oído, mordiéndose el labio inferior. "Deseo que se queden conmigo, Hyung. Por favor, ya no huyas" le suplica.

Luego, JiMin se aleja, recuperando la compostura al ver a Kook buscando el calor, la dulzura y la seguridad de YoonGi, quien le rodea en un abrazo y le besa en la frente como primer instinto.

JiMin quiere desesperadamente éso.

"Los veo luego, preciosos" susurra.

Y cuando está por irse, dejando un enorme fajo de billetes en la mesita de luz que había destinado a YoonGi, por fin ve la hermosa foto posada allí: su precioso esposo portando una pequeña barriguita que contenía a sus cachorros.

Dios.

JiMin pone el cuadro boca abajo con un sollozo queriendo escapar de su boca y luego sale de allí, intentando recuperar la compostura pues debe ir a trabajar.

Y, en la habitación, llorando en silencio para que JiMin no se de cuenta, YoonGi coge el cuadro y mira detalladamente la foto que ya conoce de memoria, pues lleva cinco meses viéndola al despertar.

¿Por qué le suceden estas cosas a él?

Sin pensarlo dos veces, YoonGi espera a que JiMin salga de la pequeña casa para incorporarse, decidido a vestirse e irse de allí cuanto antes, cogiendo el dinero muy a su pesar y abrazando al cachorro contra su pecho para que no sienta frío.

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

"Ven por mí" YoonGi le pide a HoSeok al instante en que el alfa le responde la llamada, y no pasan ni siquiera diez minutos antes de que el alfa esté frente a la puerta de la casa, eserándolo con los brazos abiertos y un pequeño beso en la frente.

"Hola, cariño" HoSeok le susurra.

YoonGi solloza, abrazándolo.

Y es que s siente horrible consigo mismo por aceptar el dinero que Park JiMin le da, pero él en verdad lo necesita, y sabe que, de ser necesario, pasará cada noche permitiendo que JiMin le use sólo para poder criar a su cachorro como lo viene haciendo hasta ahora.

Sin embargo, éso le duele tanto.

"Lo ha vuelto a hacer" YoonGi llora contra el cuello de HoSeok, quien besa su frente y le acaricia en la espalda con una mueca en los labios. "Ha usado todo el amor que le tengo para tratar de convencerme de que me quedara."

Y HoSeok nunca, jamás en su vida, le dirá a YoonGi: «Te dije que lo haría», pero, hombre, muere por decirlo.

"Tranquilo, Hyung" le dice, en cambio, limpiándole las mejillas. "Hablemos mejor en el auto. Compré el desayuno."

El omega asiente, dejándose llevar al interior del coche por HoSeok, y deja a su cachorrito en la sillita para autos antes de subirse al regazo de HoSeol, haciéndose chiquito en el pecho del alfa mientras éste le acaricia la espalda con suavidad, liberando más su aroma para calmarlo.

"Me ha dicho que ésta es mi casa, mi lugar seguro, y realmente no puedo creer que haya tenido el descaro de decir eso cuando soy un reemplazo."

HoSeok suspira, no sabiendo qué decir, y luego le abraza, besándole la frente.

"Lo siento mucho, YoonGi Hyung."

El omega lloriquea.

Porque YoonGi sabe, aunque nunca se lo hayan dicho, que JiMin sólo lo contrata para llenar el enorme vacío que le dejó la muerte de Kim TaeHyung, su antiguo omega, y, en consecuencia, la de los gemelos que esperaban.

Y es que a JiMin no le importa que YoonGi esté perdidamente enamorado de él, sólo le importa el poder llenar su gran vacío, y eso hace a Min YoonGi un jodido reemplazo. Hace a JiMin igual que los alfas que contratan a YoonGi. Y si bien YoonGi está acostumbrado a ser un objeto de satisfacción que los demás pueden utilizar y desechar cuando ya no les sirve, realmente le duele estar así de enamorado de JiMin.

Porque sólo hace todo jodidamente peor.

Sin embargo, YoonGi cree de forma estúpida que JiMin cambiará, que le querría eventualmente, y que él jamás tendrá que volver a estar sentado en el regazo de HoSeok mientras el corazón se le rompe en mil pedazos.

Lo cree porque, para Min YoonGi, no hay mejor droga que la negación.

19 de Noviembre de 2021 a las 18:36 0 Reporte Insertar Seguir historia
9
Fin

Conoce al autor

willa jung jung hoseok lo arruinó para todos los demás. wttpd: whxba- inkitt: whxba

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~