manuanom Manuel Anónimo

Algunos secretos solo tienen como testigo la sombra de uno...


Erótico Sólo para mayores de 18.

#relatos #placer #erótico
1
100 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

Primera vez

No sé cómo empezar, es mi primera vez y dicen que la primera vez uno nunca olvida. Tal cual, sería absurdo de mi parte decir que aquel momento perdido entre las hojas del otoño. Lo mejor sería presentarme, mi nombre es Manuel y esta es mi primera vez.

Corrían los años en donde brillaba mi juventud a flor de piel, esos años empecé a explorar parte de mí, si bien, cumplí los 19 años, hasta entonces no había disfrutado de un buen sexo. Admito que por las noches me corría, al igual que los años, de una manera fenomenal pero cuán lejos estaba de disfrutar realmente el placer. Es ahí donde conocí a Leticia, una chica de tez morena, con una cola escultural y unos deliciosos pechos pequeños, creo que me adelanto un poco a describir su figurar, pero imposible olvidar esos pezones duros que hacían fuerza contra mi lengua mientras la penetraba fuertemente. Intentaré no adelantarme a los hechos, sepa disculparme por la emoción, pero un dato relevante también son sus ojos color miel y su dulce lengua que tenía la habilidad de un pintor experimentado.

Éramos compañeros de clase, si bien siempre sentí una atracción muy fuerte hacia ella, nunca me animé a acercarme, lo más cerca que la tenía era en mis pensamientos por las noches, cuando me frotaba el pene duro pensando en ella… solo eso. En una ocasión, para la clase de literatura, debíamos formar parejas para exponer un ensayo sobre «La Escritura y su Relación con el Ser Humano» pues he de admitir, con un poco de humildad, que siempre fui hábil al escribir, no en vano mis dedos saben como deslizarse entre las letras (y algo más) y sacar lo que llevo dentro.

No sé si el algún momento yo capté su atención, pero ella se acercó hacia mí, con una sonrisa tímida me preguntó si podríamos trabajar juntos a lo que yo (en mi inocencia) asentí con la cabeza sin decir una sola palabra pues la sorpresa me superó. Admito que, en ese momento, al tenerla muy cerca, una erección se apoderó de mi pene y no recuerdo bien pero apostaría mi sombra que ella lo vio con una mirada tímida y me regaló una sonrisa.

No había mucho tiempo que perder, apenas teníamos una semana para la entrega del borrador así que quedamos para reunirnos el día de mañana, por la tarde, en su casa, pues sus padres estaban de viaje y ella debía quedarse encargada de la casa. En el momento en que ella me dijo eso ya en mi mente vinieron un sinfín de pensamientos que, en todo caso, podría dejarlo para un capítulo posterior pues ampliamente son dignos de recordar, pero vayamos a los hechos.

Nunca se me había presentado una situación así, por lo tanto, sabía que debía ir preparado así que camino a su casa pasé por la farmacia y con la cara colorada compré unos preservativos de menta, era la recomendación de la chica que me atendió, de unos veintitantos que de seguro ya sabía mi situación. Pagué apresuradamente y de manera torpe los introduje en el bolsillo derecho de mis jeans, pero, del apuro se me cayeron, no me percaté hasta estar frente a ella cuando le acariciaba los pechos, pero tampoco es que fuera un problema que se me cayeran.

Llegué a su casa, muy nervioso y con el sudor en la frente (y una erección que me delataba) le saludé con unos besos en las mejillas, aunque uno lentamente fue rozando sus labios… mi corazón estaba a mil. Me invitó a pasar y apenas cerró la puerta a mis espaldas, se acercó a mi plantándome un profundo beso, se arrimó hacia mí y pudo sentir el bulto que llevaba debajo. Empezó a besarme desenfrenadamente con su lengua juguetona mientras sus manos empezaban a recorrer mi espalda, buscando quitarme la remera.

No sabía cómo actuar exactamente, pero dejé que mis instintos se apoderaran de mí. Fuimos a su sala, al sofá en donde me senté y ella se sentó sobre mí, se quitó la blusa, no traía nada debajo y mi boca se dirigió a sus pechos mientras empezaba a gemir. Sus pezones estaban duros y mientras empezaba a moverse sobre mí generando más y más calor.

Me dijo para quitarnos la ropa, en un movimiento natural lo hice y también desabroché sus jeans, le quité la braga que estaba muy húmeda. Al oído me dijo que me deseaba desde la primera vez y que quería hacerlo conmigo, pero como yo nunca me acerqué entonces decidió tomar el primer paso, y vaya que lo hizo.

Se bajó, se puso de rodillas admirando mi pene que ya estaba bien duro y empezó a lamerlo, tenía una habilidad de otro mundo, metía hasta el fondo y lo saboreaba con su lengua, luego lo sacaba y volvía a meter y ahí mis líquidos ya estaban humedeciendo toda su boca. Me dijo que quería que la penetre, que la haga mía y ahí yo busco la caja de preservativos y le digo también que es mi primera vez a lo que a ella no le preocupa, es más, su excitación aumentó al escucharme así. Busqué y busqué, pero no encontraba, entonces ella despreocupada se levanta, me mira fijamente y se sube sobre mí…

Empieza a moverse de arriba abajo y gemir en ese instante, yo estaba maravillado, era tan rico sentir mi pene duro y grueso dentro de su vagina… estaba muy excitado y empecé a chuparle los pechos, el cuello y la boca mientras le penetraba cada vez mas y más. Ella daba unos sentones estupendos, estaba cabalgando sobré mi gritando de placer y yo estaba conociendo lo que es tener un sexo de verdad e incluso estaba por largar.

A lo que ella se levanta rápidamente, se arrodilla y empieza a chuparme nuevamente sin parar, mi pene ya no daba más, estaba por explotar y terminé llenándole la boca… ella sonrió y trago todo… me dijo que esperemos unos minutos, que no acababa aún pero yo había acabado en mi primera vez.

17 de Noviembre de 2021 a las 15:26 1 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Aquella fiesta

Comenta algo

Publica!
Leonardo Nin Leonardo Nin
Acabo de leer este capítulo, debo decirle que, está bien realizado, ahora, creo que es mejor que lo revise, porque se repite mucho una palabra que no quiero mencionar por acá, no obstante, este capítulo está decente y preciso, pero es necesaria la corrección pues. Saludos.
November 23, 2021, 02:03
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión