¡Actualiza ahora! ¡Tenemos una NUEVA app para Android! Descárgala ahora mismo en Google Play Store. Leer más.
D
Darwin Gil


Ha pasado un año desde la tragedia de Valentina. La detective Lesue Dupin es enviada por la UE a investigar el caso, en su proceso de investigación se encuentra con la existencia de otra mutante la cuál tendrá una lucha a muerte con Valentina. Obra registrada en Safe Creative bajo el código: 2110289654233


Horror Horror gótico Sólo para mayores de 18.

#terror #detective #venezuela #mutantes #acción #horor
2
90 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo I

Una pareja realizaba su caminata matutina por la montaña, iban vestidos con ropa deportiva acompañados por su perro Poodle llamado Peluche, cuando se disponían a regresar al pueblo su perro presiente algo este se enloquece y comienza a ladrar con fuerza.


— ¿Qué te sucede Peluche? — le grita la joven


El perro se mueve con fuerza hasta que sale corriendo zafándose de su dueño


— ¡Vuelve aquí! — grita el joven


Los dos salen tras él pero el perro los pierde, comienzan a llamarlo a ver si aparece cuando oyen su ladrido, corren hacia el lugar donde se escucha cuando los ladridos cambian a sonidos de dolor, seguidamente se oye un quebrar de huesos. Ambos aumentan la velocidad llegando hasta una zona despejada de árboles y arbustos, se detienen de golpe asustados a ver lo que se encuentra ahí.


— ¡Oh dios mío! — dicen los dos al unísono mientras se abrazan de la impresión


Frente a ellos estaba una niña arrodillada de piel marrón, ojos oscuros los cuales tenía las pupilas dilatadas como un gato, el pelo lo tenía hasta los hombros, estaba desnuda en su piel tenía rasguños además en el empeine de ambos pies le sobresalía una garra retráctil. Sujetaba al perro con ambas manos clavándole las garras que tenía en la punta de los dedos, la cabeza del canino estaba dislocada y su pata delantera derecha fue arrancada, la pata izquierda la estaba mordiendo con sus filosos dientes caninos la sangre le escurría por la quijada, cuando los ve la niña suelta la pata del perro y gruñe dejando caer el cadáver y se aleja corriendo desapareciendo en la maleza.


⃰ ⃰ ⃰


Unos días antes en el terminal de pasajeros del municipio Tovar llegaba un autobús proveniente de la ciudad de Caracas, todos los pasajeros se bajaban y de último salía una joven que estaba vestida de forma informal, tenía el pelo castaño recogido en una cola y su piel era blanca. Del bolsillo izquierdo del pantalón saca un papelito con la dirección del comando policial lo lee y sonríe, lo arruga votándolo al suelo, del bolsillo derecho saca unos lentes de sol y se los pone.


En el camino del bolsillo de su franela saca una caja de cigarros a medio acabar, la pone boca abajo golpeándola con el dedo índice se la lleva a la boca sujetando el cigarro que sobresale sacándolo, toma el encendedor de dentro de la caja prendiendo su chicote. Se lo acabo en el resto del camino al comando policial, cuando llega sube por una pequeña escalera hasta llegar al escritorio del secretario.


— Buenos días joven, ¿En qué le puedo ayudar? — le pregunta el secretario

— Buenos días — le responde con un acento francés—, soy la detective Lesue (Le-su) Dupin, me envió la Unión Europea para ayudar en la investigación del caso de la niña con telequinesis, Valentina sino me equivoco

— Un placer señorita Dupin, puede pasar

— Gracias — dijo Lesue mientras se quita los lentes de sol al entrar


Dentro del comando observa los escritorios de varios policías y a los lados las celdas, en el fondo estaba una oficina Lesue camina hasta ella, en la ventana de la puerta dice: “Oficial Dovicq Salazar- Jefe de policías”, agarra la perilla y la abre sin tan siquiera anunciarse, dentro había un campesino que se notaba alterado mientras el jefe de policías lo escuchaba con toda la calma del mundo.


— Le digo jefe que en el último año parte de nuestros cultivos han sido robados, además también desaparecen nuestras gallinas sin dejar ningún rastro

— Escúcheme señor, le prometo que enviaremos un grupo a investigar

— Lo esperamos, ¡Sirvan para algo! — dijo el campesino con un tono de rabia


El campesino se da vuelta saliendo de la oficina casi que pasándole por encima a Lesue que apenas logra apartarse, después de ver al campesino irse vuelve su mirada al jefe de policías que tenía ambas manos en el rostro, se las quita dejando salir un suspiro alzando su mirada estresada hacia ella.


— ¿Qué se le ofrece joven? — dijo sin mucho animo

— Mucho gusto, soy la detective Lesue Dupin la enviada de la Unión Europea a ayudarles con el caso de la niña con telequinesis

— ¿El caso de Valentina? — pregunto el jefe su expresión se puso seria

— ¡Si ese!, tengo entendido que en el último año no han logrado conseguir rastros de su cuerpo o presencia

— Así es — dijo Dovicq secamente

— Después de eso no ha habido más señales de su existencia

— Así es — siguió con el tono seco

— Me parece interesante…

— Señorita Dupin — el oficial no le deja terminar la frase—, le seré sincero el caso fue cerrado hace unos cinco meses, como vera no se han encontrado más evidencias de ella, así que asumimos o se la trago el río o simplemente se fue a otro municipio — dijo alterado pero a su vez controlado

— Que conclusión tan simple — dijo Lesue con un tono egocéntrico

— Simple o no — Dovicq hacia todo para controlarse—, está cerrado si quiere investigar hágalo pero no espere la participación de todo el cuerpo policial, de acuerdo — hizo énfasis en la última frase

— De acuerdo — Lesue se da vuelta y sale de la oficina

Afuera del comando saca su penúltimo cigarro y lo enciende e inicia su camino al lugar de los acontecimientos. Cuando se dirigía a la calle donde vivía Valentina escuchaba el sonido del río que separaba la urbanización de la montaña, pasando cerca del estadio de beisbol que estaba ubicado antes de la primera calle pudo escuchar los sonidos de los bates golpeando las pelotas acompañados de los gritos de los niños, pasaba por la plaza donde Valentina y Gabriel se besaron llegando a la esquina de la primera calle. Se gira a ver notando que aún están reconstruyendo la casa donde según los testigos Valentina arrojo un carro que casi la atropella mientras escapaba, Lesue sigue su camino hasta la calle donde vivía Valentina que era la segunda subiendo pero la cuarta en el orden que compone la urbanización, le da una última inhalada a su cigarro arrojándolo al suelo y pisándolo con la punta del pie. Camina al fondo viendo las dos casas que fueron destruidas aún yacían los escombros no los había levantado, ni tampoco había señales de que las fueran a reconstruir, Lesue va hasta los escombros de la casa de Valentina montándose encima de estos, en el centro había un espacio vacío de ahí fue donde salió Valentina rodeada de pequeñas piedras y con una pose de divinidad, Lesue se posa en ese espacio viendo a su alrededor notando algo debajo de un pequeño pedazo del techo. Camina hacia este lo sujeta levantándolo con ambas manos, debajo observa un esqueleto humano sin cabeza aun con pedazos de carne en el cuerpo, Lesue le deja caer el pedazo encima nuevamente levantándose mientras se sacude el polvo de las manos, sale de los escombros caminando hasta la acera en eso siente que la están observando, gira hacia su derecha viendo una señora de unos cuarenta años que salió de la casa de a lado donde vivía Gabriel.


— Disculpe señora, ¿Puedo hablar con usted? — le pregunta Lesue

— ¿Quién es usted? — responde la señora con preocupación

— Soy detective, estoy sobre el caso de Valentina

La señora baja la cabeza y camina hasta Lesue, cuando esta frente a ella comienza a sollozar.

— Tranquila señora — Lesue le pone sus manos sobre los hombros

— Mi hijo…fue asesinado por ella…— dijo la señora en medio del llanto

— ¿Su hijo? — Lesue quedo en shock

— Si…él estaba enamorado de Valentina, pero…en ese momento a ella no le importo… ¡Esa maldita! Le partió el cuello…

— Lo lamento mucho…se lo difícil que debe ser…

— Este año ha sido difícil, quiero que la encuentren y que pague por eso

— La encontrare señora se lo prometo — Lesue hace una pausa y continua—, ¿Por qué no han reconstruido las casas?

— Después — la señora suspira—, del accidente todos quedamos en shock, han venido expertos sobre el tema, físicos, policías, políticos, pero… no le hemos querido dar información de lo que sucedió todos estamos consternados. Nuestros niños tienen pesadillas, algunos se desvelan por si Valentina regresa esperando para matarla entre esos me incluyo… no nos interesa la parte científica o espectacular del caso — eso ultimo lo dice con sarcasmo—, ¡No!, no queremos pendejos fascinados sobre un hecho que mató a seis buenas personas, ¡No! Queremos justicia

— La tendrán — dijo Lesue con un tono sereno


La señora abraza a Lesue desahogándose en llanto mientras ella le corresponde el abrazo al mismo tiempo que le soba la espada para calmarla. En una parte lejana de la montaña que esta frente a la urbanización había una casa hecha con latas de zinc, en su interior no había más que unos muñecos hechos con ramitas y enredaderas para sujetarlos, frente a la casa había una fogata en ese momento una sombra la cubre alrededor de esta se ve el contorno de verduras y una gallina. El ave aleteaba flotando en el aire hasta que su cuello es partido cayendo al suelo junto a las verduras, era una joven con un mono todo roto, un suéter negro con capucha que tenía en blanco un “011”, la joven tenía el pelo largo y alborotado, su nariz estaba sangrando, sus ojos estaban húmedos y rojos. Era Valentina cuyo último año ha vivido aislada en la montaña como una nómada.

28 de Octubre de 2021 a las 16:19 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Informe médico

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 19 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

La vida de Valentina
La vida de Valentina

En el año 2020 en un pequeño pueblo de Venezuela se descubre una mutante con telequinesis que hace revuelo en todo el mundo, no solo por sus poderes sino por su estilo de vida misero, a partir de ese momento empezaría a aparecer otra mutante en esa misma zona y en todo el mundo se comenzaron a encontra mas, iniciando asi la era en que la evolución humana cambio para siempre Leer más sobre La vida de Valentina .

Historias relacionadas