uchihaincest Uchihaincest Uchiha

━━Yoongi, ordéname. ━━pidió suplicante━━ Te obedeceré así sea con los ojos vendados. ━━continuó mientras caminaba, se escuchaban sus pasos━━ Dime, ¿Qué quieres que haga? ━━Arrodíllate frente a mí. Jimin se arrodilló frente a él. ━━Quiero que la metas a tu boca y la chupes como nunca antes. Hazme sentir tus expresiones con tu boca, hazme ver con tus manos. Quiero que me lo retrates de tal forma que no necesite usar mis ojos para verlo.


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#lemon #jimin #yoongi #yoonmin
0
37 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

¡ ONE !

Sí.

Con ese velo blanco cayendo por todo su pequeño cuerpo, largo como un camisón pero tan trasparente como el agua. Retocando la esbelta figura que acompaña el fino rostro de su pequeña perdición. Cabellos rubios decorando la firme, perdida y centrada mirada completamente al frente. Sus manos alrededor de la cabeza, en una seductora posición, sin nada que ocultar, mostrándolo todo. Desde sus carnosos labios hasta sus pequeños pero atrapadores ojos que brillan de expectación, destellando todas aquellas cosas en un pequeño rastro que retoca sus pupilas de color avellana.

Caminando con una lentitud seductora, sus caderas moviéndose al ritmo parsimonioso de sus pies. Sin dejar de mirar al frente y paseando sus manos por la seda que lo aprisionaba. La belleza que pintaba digna de ser retratada, pero pensándolo mejor ¿Cómo? ¿Sería posible retratarla? Desde sus tiernas mejillas, pequeñas manos y adorable rostro, hasta la seductora y natural forma en la que florecía cada vez más, simplemente sin ningún error.

Un suave tacto recorrió la piel expuesta de la espalda del pelinegro. En su posición, sentado firme y expectante, con su piel porcelana siendo acariciada por la tenue luz surgiendo de una pequeña lámpara colocada sobre el pequeño cajón situado al lado de la cama. Su mirada oscura y felina no se perdía ningún movimiento del otro. Sintiendo su respiración tan cerca y sus manos deslizándose por su espalda, con ese tacto lento y suave, que lo hacía relamerse los labios. Mojarlos de tal forma que destacaban de entre todo su rostro.

Por la falta de calor sobre él sintió que el otro se había retirado. Sus ojos lo siguieron, viendo cómo su cuerpo reposaba sobre la cama. La tela de su camisón estaba ligeramente extendida por las sábanas. Sus piernas sin nada que las cubriera se doblaron de forma que se cruzó la una sobre la otra, de tal modo que sus dos pies quedaron arriba de estas, colocándolas en forma de loto.

Las comisuras de sus labios se curvaron hacia arriba, sus pequeños dientes se asomaron por entre los labios. Los ojos del rubio se achinaron, era increíble cómo podía pasar de ser increíblemente tierno a irresistiblemente sexi. Abrió la boca para hablar, pero antes dejó escapar una pequeña risa al ver la expresión perdida del otro.

━━¿Cómo debería acercarme ━━preguntó con una dulce voz, que aunque estaban separados por un pequeño espacio aún de esa forma removió algo muy dentro del pelinegro.

Suavemente ante la mirada expectante y profunda del otro comenzó a retirar la tela que lo cubría. Sus manos la tomaron y se entretuvieron con ella por un tiempo, jugueteando con esta ante la mirada ansiosa del otro. Poco a poco esta se deslizó pasando por su cabeza hasta quedar fuera de su cuerpo. Cuando hubo terminado gateó hacia su compañero, el cual aún estaba completamente vestido.

Posó sus piernas alrededor de la cadera del pelinegro y las enrolló allí. Paseó sus manos por las piernas donde ahora mismo estaba sentado, con sus dedos deslizaba sus manos y su delicado tacto recorría la parte superior de los muslos del otro. Lo hacía suave como pequeñas caricias, pero a su vez se acercaba cada vez más hacia su objetivo inicial sacándole algunos suspiros al chico, cuya mirada no se había perdido ni un solo de sus movimientos hasta ahora.

━━Hazlo, que esperas. ━━dijo empujándolo hacia adelante.

El rubio comenzó con un leve vaivén, no muy fuerte a penas y se sentía. Sus caderas se impulsaba hacia adelante y su miembro desnudo se restregaba contra la entrepierna vestida del otro. La tela de su ropa le daba una fricción satisfactoria que lo impulsaba a moverse un poco más cada vez que lo tocaba. Subió un poco el ritmo, no mucho, no queriendo acelerarse en el proceso. Lo sentía, había comenzado a despertar y ya hacía presión justo donde quería. Siguió moviéndose, y esta vez se ganó un suspiro pesado del otro haciendo que un pequeño gemido dejara sus labios.

El agudo y suave sonido hizo que el pelinegro se acercara a el rubio, este estaba expectante aún sin dejar de masturbarse contra el otro. Sintió su respiración, muy cerca, tibia y cosquilleante haciendo que soltara otro pequeño gemido. Sin embargo, este se quedo quieto en su lugar, solo dejando que el pequeño siguiera satisfaciéndose de esa forma.

No pasó mucho tiempo antes de que los bonitos ojos avellana del rubio se llenaran de algunas lágrimas y que sus piernas desnudas se frotaran con mas fuerza hacia adelante, mas gemidos altos abandonaron sus labios como una aguda melodía que endulzaba sus oídos. Su rostro sonrojado daba evidencia. Pequeños temblores acompañaron su cuerpo mientras se tensaba, y abrazando a su compañero acabó expulsando su esencia sobre los pantalones de este.

El pelinegro estaba duro, claramente marcado sobre sus elegantes pantalones. Su rostro con un leve tinte sonrojado pero al ser tan blanco, lo suficiente para ser notorio. Sus ojos brillaban, apreciando el bello momento en el que su rubio compañero llegaba a la cima. Los hermosos sonidos que salieron de su boca acompañando sus desesperados movimientos, fueron suficientes para casi hacerlo terminar.

Fue un pequeño instante mientras se distraía repasando en su mente las increíbles imágenes que estaba por archivar en su memoria, cuando sintió que sus ojos eran cubiertos. Una tela oscura, dejó de ver a su alrededor y solo escuchaba las respiraciones agitadas del rubio. Sintió sus labios siendo besados de forma pasional y profunda, y no tardó en corresponder con la misma intensidad, así de esa forma, tan anhelante en la que lo besaba el otro ambos intercambiaron la calidez de sus bocas.

━━Yoongi, ordéname. ━━pidió suplicante━━ Te obedeceré así sea con los ojos vendados. ━━continuó mientras caminaba, se escuchaban sus pasos━━ Dime, ¿Qué quieres que haga?

━━Arrodíllate frente a mí.

Jimin se arrodilló frente a él.

━━Quiero que la metas a tu boca y la chupes como nunca antes. Hazme sentir tus expresiones con tu boca, hazme ver con tus manos. Quiero que me lo retrates de tal forma que no necesite usar mis ojos para verlo.

Jimin acercó sus manos hacia el pantalón del mayor, no se demoró demasiado deshaciendo sus obstáculos y en poco tiempo tenía ya frente a él el miembro erguido del pelinegro. Con sus dedos comenzó a acariciarlo, sus suaves manos recorrían la excitación de este de arriba abajo, tatuando su tacto en la piel del otro, calentando sus dedos con el fervor que destilaba el pelinegro. Lo hacía lento, los pocos sonidos que escapaban de los finos labios del mayor lo animaban a continuar.

Sentía el tacto del rubio. Bien decían que cuando no usabas tu vista tus otros sentidos se agudizaban, tal cual estaba en ese momento. El tacto de Jimin, sus suspiros y respiraciones. El sonido de su lengua remojando sus labios. Dejaba escapar sonidos voluntariamente solo para sentir cómo las pequeñas manos del rubio se tensaban y temblaban y un poco sobre su miembro, surtiendo el conocido efecto que el pelinegro ya había visualizado muchas veces. Con solo eso podía imaginar su rostro en ese justo instante. Excitado con el solo hecho de generarle placer, sus ojitos brillantes a su vez que su boca desesperada por tener en su boca aquello que sostenía con sus manos.

Con sus manos lo animó a hacer lo que el otro ya conocía y deseaba. Enredando sus dedos en el suave y un tanto ondulado cabello de Jimin, al sentir su cabeza lo empujó hacia el frente. Este complacido con la señal del mayor tomó en su boca y acercó sus labios. Primero tanteó con su lengua, lamió como un gato haciendo estremecer a Yoongi. Después tomó un poco más de espacio y engulló dejando su saliva como un rastro marcando su camino al iniciar nuevamente. Poco a poco, iba adecuando su boca al tamaño del mayor y tomaba mas en su boca juntando sus labios alrededor.

La saliva se acumuló en su boca y tragó succionando ligeramente sintiendo el respingo que dio el miembro dentro de su boca. Separó un poco sus labios y se fijó en la sustancia translúcida que salía del miembro de Yoongi, y como su saliva estaba esparcida por toda la extensión, haciéndolo ver brillante por la humedad que el mismo Jimin se había encargado de incrementar, y que con la tenue luz que los iluminaba a ambos, relucía tentadoramente.

Con sus manos comenzó a acariciar la base, masajeando suavemente, y con delicadeza volvió a meter el miembro en su boca. Dejó que entrara un poco más, presionando su lengua hacia abajo y sintiendo cómo se acumulaba la saliva en su boca y alrededor de la excitación del pelinegro. Los músculos bajo él parecían tensarse cada vez más, y Jimin complacido con el resultado decidió comenzar a acelerar el paso un poco más. Respiró por la nariz y empujó hacia adelante, dando lamidas largas y acercándose a la base para después volver a bajar.

Yoongi estaba en el cielo. Los labios del rubio succionaban su toda su extensión. Sintiendo como la tibia saliva embadurnaba su miembro, sus esponjosos labios cerrándose alrededor. los sonidos que hacía cada vez que sacaba la erección de su boca, o los pequeños y apenas perceptibles temblores que ponían en evidencia su propia excitación eran demasiado. Inclusive, al estar tan concentrado en las sensaciones y sonidos, escuchaba la agitada respiración de Jimin y alguno que otro gemido que hacía vibrar su miembro cuando este gemía. Sin siquiera estarse tocando, solo con el hecho de sentirlo en su boca. La suma de todo ello lo hicieron temblar en su lugar, sus músculos y piel se tensaron con mas fuerza. Jimin pudo ver aún con la erección en su boca cómo el pelinegro presionó sus labios, y poco después sintió un liquido espeso y caliente tocar su boca.

Jimin no se separó en ningún momento se encargó de sorber todo lo que pudo. Succionó con fuerza, como queriendo sacar todo lo que se mantenía dentro aún, no dejaría que nada quedara sin probar por su boca, y de esta forma sacó hasta que no quedó nada más que sacar. Sintió su miembro erguido, por supuesto, le sería imposible no reaccionar de esa forma mientras escuchaba los sonidos graves que soltaba el pelilargo, sus cabellos pegados por la humedad y sus labios entreabiertos, que por momentos pareciera que hubiera olvidado como respirar.

Jimin esperó pacientemente a que yoongi diera su siguiente orden.

━━Prepárate para mi. ━━ordenó━━ Cuando yo crea que estás listo, quiero que lo hagas tú mismo.

Jimin tembló de excitación en su lugar, y como siempre, su deseo más grande era complacer a Yoongi.

jimin se sentó sobre la cama, primero se encargó de lamer sus dedos, como sabía que yoongi no podía verlo se encargó de hacer claros los sonidos de él mismo. El pensar en Yoongi siempre tenía efectos estimulantes en él, por lo que no tardó en comenzar a follarse la boca él mismo con sus propios dedos. Los sonidos producto de insertar el dedo en su boca y luego sacarlo, dejaban un claro chapoteo que Yoongi podía escuchar sin necesidad de ningún esfuerzo. Cuando Jimin sintió que ya los había mojado los suficiente, separó sus piernas lo suficiente como para hacerse un espacio donde cupiera su mano.

Sus piernas se abrían cada vez más para darle espacio a su mano. Sin querer posponerlo más el mojado dígito se dirigió hacia adentro, primero tanteó un poco, estaba ligeramente tenso por lo que optó por comenzar a masturbarse con su otra mano libre. Cavaba hacia adentro y enterraba un poco el dedo, mientras movía su otra mano sobre su extensión la cual a penas estaba despertando. Sus manos era pequeñas por lo que naturalmente no pasó mucho tiempo antes de darse cuenta que un dedo no era lo suficiente. Con un gemido de frustración decidió que era hora de meter su otro dedo y así se encontraba intentando alcanzar su punto, tan rápido como había comenzado. Para ese momento, su miembro estaba semiduro y necesitado, aceleró un poco sus caricias. Sus caderas se impulsaron hacia sus propios dedos. Con dos de ellos se sentía un poco mejor, pero por supuesto, aún no era suficiente. Metió un tercer dedo, aceleró el ritmo y comenzó a meterlos y sacarlos de forma con la que estaba medianamente complacido. Algunos gemidos dejaban sus labios, un poco cortados por la brusca manera en la que él mismo se encargaba de preparase para Yoongi.

El pelinegro sentía los movimientos que Jimin hacía. No pudo evitar sonreír, lo conocía tan bien que sabía lo desesperado que debía estar en ese justo instante. Siempre se había burlado de las pequeñas manos de Jimin, aunque por cierto también le parecían bastante tiernas, pero por supuesto, no se comparaban para nada con lo que el rubio quería. Estando centrando en los gemidos tan melódicos que el otro soltaba, se preparaba para intervenir. Aunque gozaba mucho del espectáculo, no le dijo a Jimin que acabara él solo. Por eso cuando escuchó sonidos mucho más agudos dejar los labios del menor, lo detuvo.

━━Ahora, acércate. ━━ordenó el pelinegro━━ Quiero que lo hagas tú mismo.

Los pasos se escucharon y Jimin obedientemente al escuchar la voz de Yoongi se detuvo. Sacó sus dedos y dejó de acariciar su erección. Con mucha delicadeza y lentitud, tal como le gustaba, se fue acercando a donde estaba Yoongi. Debido a que este ya estaba sin pantalones, lo que venía no requería mucha ceremonia. Jimin se sentó sobre las piernas de Yoongi sin hacerlo aún, solo probando los labios del pelinegro, sus bocas se cerraron la una sobre la otra y Yoongi se encargó de besarlo hasta casi asfixiarlo, debido a que con sus manos ejercía presión sobre su cabeza y le impedía separarse.

━━Hazlo. ━━susurró en su oído, con esa voz que a Jimin tanto le gustaba.

Jimin separó las piernas de Yoongi y con cuidado lentamente fue sentándose sobre el miembro de este. Un gemido salió desde lo profundo de su garganta mientras iba engulléndolo. Cuando se hubo sentado sobre él se detuvo un poco para tomar aire. Volvió a tomar impulso y él mismo se sentó de nuevo comenzando a rebotar sobre el regazo del mayor. Cada vez que bajaba le costaba un poco, pero una vez lo sentía de nuevo de forma concretamente profunda, se perdía en el éxtasis y lo hacía de nuevo. Jimin jadeaba un poco por aire pero aún así no se detenía. Sentía que no podía llegar él mismo a donde quería, y por eso con un puchero le pidió a yoongi algo de ayuda:

━━Hyuuung. ━━chilló esperando que el mayor le comprendiera.

Yoongi sonrió elevando un poco la comisura de sus labios, sus ojos cubiertos visualizaban perfectamente el desesperado Jimin que estaba seguro, se podía apreciar en ese momento.

━━¿Pasa algo, Jiminie? ━━preguntó con un atisbo de burla.

Jimin seguía saltando sobre él, pero podía sentir lo frustrado que estaba por el hecho de que Yoongi no estaba precisamente acompañando el movimiento.

━━Hyuuung. ━━volvió a repetir.

━━Dime lo que quieres. ━━ordenó.

Jimin tardó un tiempo considerable en responder, sus mejillas se calentaron un poco pero aún así se animo a decirle a su hyung qué era lo que quería, después de todo Yoongi lo había ordenado, nada que hacer.

━━¿P-puedes? ━━Jimin se enredó él mismo con sus propias palabras━━ ¿Puedes moverte tú también?

Yoongi sentía como Jimin se impulsaba a sí mismo y recargaba su cuerpo sobre el de él, sus paredes succionaban ansiosamente su excitación y balanceándose intentando llegar a donde no podía. Sus pequeñas manos se apoyaban sobre los muslos de Yoongi y estas se doblaban un poco con cada movimiento que el rubio hacía. Su respiración estaba mucho más que agitada y su miembro completamente levantado se frotaba contra su abdomen, buscando con cada embestida estar mas cerca de su liberación. Sus hermosos gemidos resonaban tan cerca de sus oídos y eran tan claros que juraba casi poder verlos. Sus piernas se juntaban con fuerza cada Jimin rebotaba.

Yoongi sonrió maliciosamente, si Jimin quería que se moviera definitivamente lo haría. Sin responder Yoongi comenzó a embestirlo desde abajo duramente. Jimin, el cual sintió el intenso movimiento de la nada, dio un gemido alto con sus carnosos labios separados en una perfecta "o", con los ojos muy abiertos. Se aferró a Yoongi mientras este continuaba estrellando sus pieles sin consideración. Roncos gemidos salían de sus labios y respiraciones pesadas en lo que lo embestía enérgicamente. Más gemidos disparatados y sin control abandonaron la boca de Jimin y lágrimas decoraron sus ojos, los cuales permanecían cerrados.

Yoongi disfrutaba mucho de tener los ojos vendados, sentía cada pequeño cambio en el cuerpo de Jimin con mas claridad. Como por ejemplo, la piel ardiente de Jimin contra él, sus paredes contraerse y el goteo de su miembro el cual parecía estar por estallar en cualquier momento. La forma como sus manos se aferraron con tanta fuerza, posiblemente dejando marca, al él iniciar sus movimientos. La tensión del cuerpo de Jimin, los sonidos de su boca cada vez más agudos y la respiración entrecortada del rubio junto con el temblor de su cuerpo que le dice que muy pronto todo terminará. Así, sintiendo cada uno de los movimientos de Jimin, es testigo del explosivo y agudo orgasmo del rubio. No tardó en acompañarlo, tensando sus dientes al sentir la liberación e intentando regular su respiración después de esto.

Yoongi se retiró la venda de los ojos, quería ver con sus propios ojos cómo había terminado Jimin después de su pequeña contribución.

jimin era un completo desastre, sus labios estaban marcados de tanto que los había mordido. Sus ojos tenían rastros claros de lágrimas que aún se podían ver. Sus manos estaban rojas al aferrarse con tanta fuerza a las piernas de Yoongi. Su cara estaba toda teñida de un rosado uniforme y el semen se escurría por su miembro y goteaba deslizándose por entre sus piernas. Ni hablar de su cabello, completamente revuelto. Aún continuaba con su miembro dentro y no parecía querer levantarse pronto.

Yoongi sonrió complacido mostrando sus encías ante esa vista.

Sí.

Solo Jimin podía hacer estas cosas.

22 de Octubre de 2021 a las 13:18 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Uchihaincest Uchiha Simple personita que bordea entre dos mundos, mis historias son simples tanto como sencillas. El Itasasu y el Yoonmin son mis dos amores.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas