c
carla ccg


Claven intenta superar una amistad tóxica mientras que se enfrenta a un triángulo amoroso, intentando decidirse entre Sam, un bad boy al que le encanta leer tanto como a ella, experto tanto en cometer errores como en escribir canciones; y Cleo, una divertida y dulce chica que solo quiere lo mejor para Clav. Todo esto acompañada de su inseparable grupo de mejores amigas: Bea, Clary y Raven.


Romance Romance adulto joven Sólo para mayores de 18.

#psicópata #youngadult #378 #sexlove #lovetriangle #245 #música #musica #libros #lgtb #bisexual #amistad #acosador #romance
0
13 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

El autobús

- Entonces, ¿crees en el amor? - me preguntó Clary.

- Sí, el amor es lo que hace posible la vida.

- Pues yo no, no creo en el amor romántico, es un mito. - dijo Carol.

- Estoy escribiendo un cuento romántico, ¿os gustaría leerlo? - preguntó Beatriz.

- Claro, por qué no. - respondí.

- Vale. - se apuntó Carol.

- Cuando quieras - contestó Clary.

Nos dio su cuento y lo leímos. Después, nos pidió nuestra opinión.

- A mí me parece una muy buena historia - dijo Clary

- Quiero encontrar un príncipe azul - dijo Beatriz.

- El amor no existe, y los príncipes azules menos.

- La eterna optimista ¿eh? - respondí con sarcasmo.

- Vale chicas, no discutáis, cada una tiene su opinión, ¿vale? - intervino Clary.

- Vale. - cedió Carol.

- Vale, por ahora. - me rendí.

Entonces, sonó la sirena avisándonos de que nos tocaba la siguiente clase, matemáticas, entramos en el edificio y seguimos con las clases hasta la hora de salida.

De camino a casa, tuve que coger el autobús, me senté al lado de un chico, al que no presté mucha atención, pues me puse a leer Orgullo y Prejuicio.

- Ese libro me lo he leído ya tres veces. - me susurró una voz masculina. Era el chico sentado al lado mío.

- Yo cinco, una de ellas en inglés.

- Me ganaste, ¿por qué lo estás releyendo? Con lo de libros que hay por ahí sin leer.

- Pues, porque me encanta y porque los libros no son gratis.

- Lo sé por experiencia.

- ¿Te gusta leer?

- Amo leer, que es bien distinto.

Curiosa, lo miré. Era un chico más o menos de 20 años, con los ojos claros, aunque no conseguía ver bien el color, pude apreciar que eran grandes y rasgados. Comparado conmigo era moreno, parecía latinoamericano. Era alto, comparado con los chicos a los que conocía.

- Creía que los chicos lectores estaban extinguidos.

- Pues estás equivocada, mientras viva, seguiremos existiendo. - me dijo con una sonrisa, a la que yo correspondí.

- Me llamo Claven - me presenté.

- Yo me llamo Samuel - me dijo él - Mis amigos me llaman Sam -.

- Encantada - le dije estrechándole la mano.

- Igualmente.

Estuvimos un rato hablando de nuestros libros favoritos y de nuestros gustos en relación a la lectura. Descubrí que, mientras que a mí me encantaban los libros clásicos y de fantasía, él prefería el terror y el misterio. Sin darme cuenta, el autobús llegó a la parada cercana a mi casa, donde tenía que bajarme, me levanté y le dije:

- Tengo que irme, esta es mi parada.

- Oh, bueno, pues ya nos veremos.

- Claro, bueno, me voy, he quedado y no me gusta llegar tarde.

- ¿No te gusta hacer esperar a tu novio?

- No, no tengo novio, he quedado con mis amigas.

- Ah, bien. Adiós entonces.

- Adiós.

Me dirigí a la puerta, pero, cuando iba a bajar, escuché que Samuel me llamaba:

- Claven, ten - dijo extendiéndome su libro.

- Gracias - dije antes de bajar.

- De nada - dijo guiñándome un ojo.

De camino a casa abrí el libro, el cual era El Cuervo, de Edgar Allan Poe.

21 de Octubre de 2021 a las 18:53 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo La cafetería

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas