darkholder Alberto Martínez

El futuro está roto. Algo avanza hasta nuestra época desde el Fin de los Tiempos, devorando los días por venir, negando casi cualquier esperanza... o quizá no. Un chico recién salido de un coma, dos taxistas, una empleada en una fábrica de bollería y un niño de ocho años, son todo lo que tenemos para salvar el futuro... tantas veces como haga falta. OBRA COMPLETA. Volumen I del Ciclo de LA PRISIÓN INFINITA Los capítulos no tienen título y suelen contener una sola escena, pero sí se encuentran agrupados en cuatro partes diferenciadas, que se corresponden con los cuatro días durante los cuales transcurre la acción. Continúa en el volumen II CONSEJO DE CUERVOS Registrado en Safe Creative.


Horror Literatura de monstruos No para niños menores de 13.

#paranormal #Findelmundo
12
176 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Al abrir los ojos, se sintió confundido durante unos segundos, contemplando un techo color crema con manchas de suciedad, que le era a la vez familiar y extraño. Notó el cuerpo entumecido y torpe, como en las horas posteriores a la resaca de un viernes noche cualquiera, y al poco comenzó a advertir las conversaciones a su alrededor...

¿Esa era su madre, la que lloraba?...

Intentó girar la cabeza y notó algo tirante y molesto en la cara. Quiso quitárselo, pero alguien le sujetó el brazo y se lo impidió. La vista la tenía borrosa, le costaba enfocar. Hasta las pestañas se empeñaban en enredarse e impedirle abrir los ojos del todo.

—¡Está despierto! ¡Está despierto! —gritó alguien a su lado, no supo identificar la voz.

Oyó un rumor de sillas desplazadas y de repente su campo visual se llenó de rostros conocidos y ansiosos...

—¡Brian!, ¿Brian?, ¿Me oyes?

Por el amor de Dios, cómo no iba a oírla si le estaba gritando a unos centímetros de la cara.

Esa había sido su madre, con un rostro que le pareció entrever hinchado y desencajado, aferrándose a sus hombros, sacudiéndolo.

"¿Por qué lloras esta vez?", se escuchó susurrar a sí mismo en su cabeza.

Intentó contestar, pero la garganta estaba seca y tenía algo en ella que no le dejaba tragar... "¿Un tubo?".

La comprensión llegó lenta. Ya se había sentido así una vez, cuando unos años antes se encontró entre la vida y la muerte, en el hospital.

16 de Octubre de 2021 a las 08:05 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo El tiempo ausente. Capítulo 0

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas