A
Alejandro Nieves Pastrana


Relato de Momentos de mi vida que me llevan a entender que por más mala, decepcionante o ridícula situación o vivencia, todo nos conduce a ser felices si nos lo permitimos, a darme cuenta que el bien y el mal es relativo y que ya sea que tengamos o no Fe en un Dios o ser superior, existe por el simple hecho de que nuestra existencia no sería posible sin un arquitecto, esto en referencia al primer ser vivo en este planeta, temas en lo que ahondaremos más adelante y la conclusión que por más que uno se resista a ser feliz, la felicidad nunca se va de nosotros ni de nuestro alrededor.


Inspiracional Todo público.

#]
0
28 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

La primera Vez que Morí.

Tendría alrededor de 2 o 3 años aquella vez que morí, no recuerdo el momento exacto en que un paro respiratorio me llevó a una sala de cuidados intensivos en un Hospital Militar en la Ciudad de México, lo que si recuerdo es a mi Madre siempre junto a mi y el pabellón lleno de críos , la mayoría condenados a morir debido a problemas de salud o lesiones.

Yo fui uno de los afortunados que regresó de la muerte y que pude sobreponerme y salir adelante, pero lo interesante de este evento es lo que me sucedió en los momentos previos a regresar a esta vida...

Al estar inconsciente, tengo vivido en mi memoria, caer en una espiral obscura hacia un vacío, sin saber por qué al ir cayendo iba montado a la cama de mis padres, una representación de su cuarto que iba descendiendo y que no se veía final, recuerdo ver en la parte superior muchos colores y yo envuelto en ellos y después nada.

Ahora comprendo que la representación del cuarto de mis padres en especial su cama, era el lugar que me hacía sentir seguro y feliz por lo que no sentía miedo de esta primera y única experiencia.

Tuvieron que mantenerme en un ambiente controlado y después la recuperación, no fue un evento traumático en mi vida, al contrario fue una experiencia para convivir y conocer a otros niños que tenían los dias contados.

Jean-Jacques Rousseau pensaba que “el hombre es bueno por naturaleza” y que lasociedadlo corrompe.

Traigo a colación este pensamiento ya que tiempo después comprendí que todo tiene un precio, siento por mis experiencias posteriores que todos nacemos con una polaridad positiva o negativa referente a lo que la sociedad interpreta como el bien o el mal y que ciertos eventos cambian esa polaridad, en mi caso el tener el beneficio de volver a la vida hizo que mi polaridad se hiciera obscura pero no por eso mala.

Y aunque todo precisaba que mi final llegaría a tan corta edad sobreviví y eso me hizo feliz a mi y a mis padres.

29 de Septiembre de 2021 a las 19:44 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo El Egoísmo de ser Niño

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión