manuelh-jimenez1632106471 Manuelh Jimenez

Un general derrotado a sido secuestrado a una dimensión diferente de la suya, al ver la situación no pudo quedarse de brazos cruzados, no puede dejar a esa gente pelear sola y usara toda su experiencia como general y aprenderá magia si es necesario. Aquel que se hace llamar dios cree correcto hacer cuanto daño quiera, cree que se lo merece, cree que es rey y gobierna sobre los demás como tal, usando a las personas como si fueran juguetes, es la ira que nace en mí, lo que no me dejara detenerme, no es justo para nadie… si no me levanto yo ¿quién lo hará?, alguien debe hacer algo, eso o simplemente soy demasiado estúpido.


Acción Todo público.

#romance #fantasia #accion #magia #guerra #dioses #nuevo-mundo #estrategia
0
6 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

prologo

El ambiente era tenso, todos los dioses liberaban su magia en forma de amenaza, los 42 dioses contra un solo dios y su campeón.

Un dios paso al frente, caminando sobre la llanura muerta.

-Adan... en que te convertí…- esas palabras venían del dios que dio un paso al frente, todos llevaban algún tipo de armadura o vestimenta de combate, el solo llevaba una gabardina con remaches dorados y rojos.

-tú no tienes la culpa de mis errores… lamentablemente mis errores traerán la muerte de toda la vida misma si esto sigue así… quisiera arreglarlo… pero ya es muy tarde, los he arruinado… a todos…- una lagrima cayó al suelo, pero esta no era de Adan, era de Kain.

- ¡toda la vida nos has tratado como puta basura, como si solo fuéramos herramientas… para ti todos somos partes de tu mecanismo... ahora vienes como si supieras el destino de todos… no me jodas… ni siquiera quieres darnos la oportunidad de demostrar que podemos ganar… podemos enmendar tus errores. ¡Pero el único que no tiene ni siquiera perdón eres tú! - grito uno de los dioses.

-lo se… tampoco lo estoy pidiendo, yo lo he visto, viaje en el tiempo yo mismo, no podrán. – dijo Adan.

-muere… padre- aquel dios que hablaba fue el primero en abalanzarse en contra de Adan.

Las espadas del campeón y aquel dios chocaron, la magnitud del choque produjo una onda expansiva, la onda expansiva levanto hasta las pequeñas piedras del suelo.

Todos los dioses hicieron gala de su velocidad y atacaron Adan, Adan levanto sus manos hizo un gesto con ellas y unas cadenas gigantes salieron del suelo, un enorme símbolo redondo con inscripciones apareció en el cielo.

El campeón protegió de todos los ataques directos, su piel era pálida, tenía marcas doradas y blancas en su cuerpo, había detenido todos los ataques haciendo gala de su maestría con el espadón.

- ¡DONDE ESTA SABIMARU… QUE LE HICISTE MALDITO MOUNSTRUO! – el mismo dios de antes hablo, varias explosiones de humo obstaculizaron la visión, los dioses habían invocado a sus dragones, enormes bestias que se habían aliado con los dioses para ganar ese poder de dioses.

Los dragones abrieron sus mandíbulas y sellos aparecieron de sus bocas, de estos sellos unos rayos de energía salieron disparados, el simple impacto podría causar la desintegración de ciudades enteras.

Todos los rayos iban hacia Adan, él ni siquiera titubeo.

-sistema de Ariamis… sistema de Ariandel…- extendió sus manos hacia al frente y unos círculos mágicos que parecían conformar parte de un mecanismo aparecieron.

Aparecieron unos clones de Adan uno para cada dios, Adan podía mantener el nivel del combate gracias al sistema de Ariamis que le permite ser omnipresente en el campo de batalla.

La llanura se movía y el suelo atacaba como si estuviera vivo, esto es gracias al sistema de Ariandel.

Adan estaba volando manejando todo mientras su campeón estaba luchando contra Kain.

Los enormes dragones se movían rápido, pero los ataques de Adan era muy precisos, él quería dañar sus puntos vitales.

Pero eso no sería suficiente para derrotarlos… Adan claro que sabía esto, las cadenas que nunca habían dejado de salir salieron todavía más rápido de la tierra, salieron más y todas conectaron con el gran símbolo en el cielo, cuando se completó mostro su verdadera intención, las cadenas doradas eran una jaula, los dioses no tuvieron tiempo a reaccionar, habían visto mil veces la técnicas de cadenas pero esta era distinta, apenas intentaron hacer algo más, otras cadenas salieron del suelo y penetraron en todas su extremidades.

Excepto un dios… Kain estaba afuera de la jaula, ataco rápidamente Adan, pero el campeón lo detuvo.

El campeón no era un dios, pero gracias a que había reforzado su cuerpo con la magia de Adan había podido mantener el combate con los dioses, pero Kain hizo una maniobra quedando encima del espadón, toco con la yema de sus dedos el espadón antes de pegar un salto, el espadón aumento de enormemente de peso debido a la magia de Kain, obligando al campeón a soltarla para cubrirse del tajo de katana de Kain, pero no pudo impedir que fuera rebanado en dos mitades, muriendo en el acto.

Sin el campeón en medio solo quedaron Adan y Kain.

Quedando los dos de frente en medio del aire, Adan libero los sistemas de Ariamis y Ariandel, la katana de Kain empezó a brillar de un color dorado, sus ojos cambiaron a los de un dragón, él cerró los ojos por un momento.

-el tiempo… el tiempo lo es todo… yo perdí el tiempo y eso hizo que no pudiera convertirte en una buena persona… aunque eso solo sería una excusa de mi responsabilidad… en el momento que te conocí… debí criarte… pero la realidad es que yo no tome la actitud de alguien digno de seguir… tome la actitud de una especie de amigo… mi mentalidad no estaba lista para criarte, por eso yo no culpo al mundo, me culpo a mí porque yo no te enderece a tiempo- dijo Kain, abrió sus ojos llenos de lágrimas.

- tu siempre me disté un buen ejemplo, yo fui el idiota por obsesionarme, podía tomar decisiones más racionales, pero no lo hice y me convertí en algo peor que una escoria. - dijo Adan.

-yo no quiero lastimarte, pero ya no me queda opción, ya te he dejado demasiado cometer tus atrocidades, aunque me duela debes acabar aquí… - Dijo Kain.

En todo el combate resonaba un sonido, que se hizo cada vez más fuerte, se escuchaban las manecillas del reloj, Kain cerró los ojos por unos momentos, Adan lo intento atacar en ese preciso momento, pero Kain abrió los ojos a tiempo, pero esta vez en uno de sus ojos tenía las manecillas de un reloj, detrás de Kain apareció unas manecillas gigantes.

En un veloz acto Abrió la palma de la mano, hizo un gesto como si agarrara un cilindro desde su parte circular, retrocedió el tiempo de Adan, al hacer eso le dio el tiempo de dar un tajo también con su katana, lo ataco y chocaron espadas.

- ¡yo soy el dios del tiempo! - grito Kain después de esto, relojes aparecieron en todo el campo de batalla, se abrieron como una puerta, el que pasaba por aquella “puerta” era Kain, eran docenas de sí mismo.

-tu ataque insignia… simplemente eres tú, jugando con la paradoja, aunque eso no tiene nada de simple. - musito Adan.

Los Kain se lanzaron hacia Adan que intento defender creando símbolos que le permitían a Adan conjurar ataques desde ellos, aunque se defendía con todas sus fuerzas, no podía contra tantos enemigos, a sus hijos los conocía y por eso los podía superar por momentos, incluso al mismísimo Kain lo conocía, pero en términos de conocimiento, Kain había lo había visto crecer, se sabía todo el folleto de trucos de Adan y de sobra.

-la Cage… y mucho, solo me queda resolverlo - dijo Adan, que esquivaba los ataques con demasiada destreza.

- ¡Nunca as resuelto nada en tu maldita vida! - escupió Kain mientras un aura dorada se hizo a su alrededor, la fuerza del choque de sus espadas se escuchaba por todo el campo de batalla.

- ¡Adan esto no ha terminado! - dijo uno de los guerreros atrapados, el suelo debajo de él se empezó a agrietar, las cadenas doradas atravesaron su cuerpo causándole muchísimo dolor a él y a su dragón, pero levanto la frente, sus ojos irradiaban ira, grito tan alto como le permitieran sus pulmones, en su cuerpo las escamas de un dragón hicieron acto de presencia, volvió a gritar, pero esta vez era un rugido, las cadenas se agrietaron.

-ya no hay marcha atrás…- dijo Adan, en su mano se empezó a formar una bola de energía, -destructor de mundos- después de musitar esas palabras golpeo en el suelo con la bola de energía, el suelo del yermo se agrieto y se separó completamente, los Kain saltaron para cortar el problema de raíz.

Adan sonrió y levanto la frente, sus ojos brillaron por unos segundos, se movió con una velocidad superior a los Kain, corto a varios de ellos en la espalda al intentar un combate directo, su velocidad había aumentado bestialmente a diferencia de Kain que seguía manteniendo las misma.

Adan esbozo una sonrisa y se preparó para hacer un gran tajo al Kain del hechizo, si lo golpeaba a él los otros Kain recibirían daño.

-me gustaría saber por sonríes…- aquel hombre que gritaba era aquel que había gritado antes, había roto las cadenas doradas, todo su cuerpo estaba lleno de huecos de los cuales brotaban chorros de sangre… era cuestión de tiempo para que se dejara de mover pero aun con el dolor, la rabia le impedía detenerse, le propino una patada a Adan con todas sus fuerzas, mandándolo hacia el suelo el cual dejo un cráter por el impacto, Kain intento aprovechar el momento de debilidad y ataco desde arriba pero Adan se levantó y peleo de vuelta rápidamente, sus katanas chocaron en una demostración de fuerza, las otras versiones de Kain no perdieron el tiempo e intentaron cortar el cuerpo de Adan.

- ritual… de la sangre- hizo un gesto con los dedos todos los que estaban en jaulas gritaron de dolor, solo quedo las cenizas de aquellos dioses y dragones…

Las cadenas desaparición en su lugar aparecieron unos pétalos de cerezo negros, la energía vital de sus hijos… fue dirigida a él, un aura dorada envolvió su cuerpo.

Aquel guerrero grita una vez más y ataca con una espada mágica en la mano, Adan expulsa una onda de magia y los Kain que los atacaban salen disparados fuera del campo de batalla, Adan corre a responder al ataque.

-nos has matado a todos… tus propios hijos… ¿pero nunca nos quisiste verdad? - sus espadas envueltas en magia chocaron, el suelo se agrieto de la magnitud de la fuerza, rompieron el choque de espadas para dar otros tajos, - ¿esto es lo que querías padre? - dijo el guerrero mientras sus tajos con la katana se volvían más rápidos y fuertes, - ¿querías un hijo fuerte?... ¡aquí estoy!... pero nunca pude ser lo que querías…- la katana de aquel guerrero se rompió y Adan le corto el abdomen por completo. -so…lo…que…ría…que…estu…vieras…orgu…lloso…d…e…mi- exhalo su último aliento de vida y aquel guerrero murió.

Kain no tardo en atacar sin cesar a Adan, Kain poco a poco de adaptaba a la velocidad aumentada de Adan, eran demasiadas versiones de Kain al mismo tiempo, Adan no podía encontrar una oportunidad ni siquiera con el poder de sus hijos por el ritual.

En su último choque de espadas, la katana de Adan estaba imbuida en magia, pero la katana ya no pudo aguantar el nivel de fuerza que se estaba empleando, pues eran demasiados Kain, para Adan era una horda interminable, cuando la espada se rompió le dieron un tajo en el pecho a Adan.

Adan cae de rodillas por el dolor, el corte había sido mortal, era demasiado profundo, los Kain regresaron al pasado, dejando de efectuar la paradoja.

- ningún padre debería asesinar a su hijo… no debería. – Kain puso la katana en el cuello de Adan.

Pero no pudo terminar el trabajo, empezó a temblar.

-tus ideologías del futuro no te permiten ver mucho más allá, nunca entendí por qué eres así… pero Kain yo estoy vivo por que siempre fuiste el mejor, sin ti aun estuviera vagando en las calles- después de esas palabras una lanza con una punta enorme se clavó en el pecho de Kain desde atrás.

La lanza había sido creada con magia desde atrás, Kain estaba tan afligido que no se dio cuenta, el soltó la katana.

-por… favor… detente Adan… por… lo que más quieras… detente… no sigas… cometiendo… más errores…- Kain cayó al suelo.

Adan se levantó adolorido y uso casi toda su magia para curarse, creo una katana nueva con energía mágica, hizo un tajo al sistema del tiempo aun activo, rompiéndolo para el futuro, este último acto fue el que impidió que Kain se avisara a sí mismo, para ganarle a Adan.

Kain estaba llorando por la frustración de haber perdido, quedo inconsciente después de eso.

dejo vivos a sus 8 hijos mayores y con el poder que le quedaba los empezó sellar uno a uno.

Cuando Adan se acercó a su ultimo hijo para sellarlo, ya le quedaba muy poca magia.

-Sabimaru… donde estas… eras la única de nosotros que podía ganarle a padre…- dijo el adolorido dios encadenado.

-perdóneme por ser mal padre…-- musito entre lágrimas Adan.

Los ojos del dios se llenaron de furia -como sigues pidiendo perdón… haces lo que te da la gana… nos mataste… ¡nos has matado a todos! - después de esto fue sellado.

Adan tenía 8 medallitas que hacían de representación física de los sellos, los escondió por el mundo, regreso adonde había caído el cuerpo de Kain.

El aún estaba vivo… pero Adan no pudo matarlo, él se tenía que aferrar a lo que él había decidido correcto, Kain no merecía ver en lo que Adan se había convertido… pero ya es muy tarde para eso…

Se fue y lo dejo agonizando, fue hacia un altar que había hecho, en realidad era otro sistema, este sistema mágico era tan poderoso que necesitaba como sacrificio un alma, el mismo y su dragón dieron sus almas para darle vida al mecanismo, creando las reglas de Adan.

Dio su vida para crear un futuro más justo y creo las reglas pensando en la justicia.

Adan murió dando fin a la primera era de los grandes dioses.

20 de Septiembre de 2021 a las 03:03 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo capitulo 1

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión