halelmartinez Halel Martínez

Eber sabe que su padrastro no es del todo bueno y que tiene una máscara puesta cuando está su madre y él presente. Y cuando no están él es un monstruo. Prohibirle la entrada al granero, fue algo que en Eber le dio curiosidad, a tal grado en averiguar que hay allí. Encontrándose con un hombre encadenado. Un prisionero encantador. ¿Debería de ayudarlo? ¿Tenía que sentir esa necesidad de protección hacia ese hombre? Y lo más importante, Eber tiene que estar ansioso en volver a verlo. ¿Llegará a pasar? • MMROMANCE • Boys love. • LGBT+ • Romance, erótico.


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#maestro #258 #erótico #lgbt #gay
16
676 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo.

Tener unos padres sobre protectores era ridículamente mal para Eber, no porque le molestará sino porque era extremadamente paranoicos. A veces pensaba que esa causa de paranoia es porque sus padres son cariñosos a tal punto que esa actitud cariñosa fue contagiada por su padrastro. Y solo esas veces solían ser muy estrictos que causaban miedo tan espeluznante, a todo lo que decían era orden y con un castigo. No es que le importaba mucho lo controladores que suelen ser con él, pero llegaban a un extremo a ser tan asfixiantes para él que no podía sentirse libre sin uno de ellos a su alrededor. Pero en el fondo sabía que eran así porque lo aman y querían lo mejor para él.


Sin embargo, algo extraño hizo que ese amor lo asustara más a tal grado que cambió su mente. Y fue cuando su padrastro le prohibiera la entrada al pequeño granero que estaba a lo lejos del terreno de la casa, y por ningún motivo podía acercarse a ese lugar o eso llego a pensar en ese momento. Porque había hombres vigilando y se veían tan terroríficos con el aspecto que daban, podría ser que su padrastro esté ocultando algo que no sea nada bueno para los demás. ¿Qué escondía en ese lugar? ¿Y por qué?


Quería saber sin ningún motivo alguno que se encontraba en aquel granero, pero no quería desobedecer a sus padres, (y mucho menos a Marcus) aún seguía esa picazón dentro suyo de saber más al respecto de un casi misterio oculto. Pero su curiosidad lo delataba mucho en su mente, haciendo lo posible por entrar a ese lugar y saber con exactitud que hay allí dentro. Sin embargo, para su sorpresa sé encontró con un hombre malherido y casí se veía muerto. ¿Un hombre no podía tener una apariencia bella? Y sin duda este hombre era la definición de belleza a los ojos de cualquiera, que lo viera en ese estado estaría de acuerdo.


Pero alguien no tenía que verse lo suficientemente bello, para causar más curiosidad de la que tenía. Un hombre hermoso y uno que nunca ha visto.


Y aun así no lo asustaba en lo absoluto, pero se sentía terrible y extraño.


Ver aquellos ojos azules verdosos tan intensos que no olvidaría.


Ayudarlo, alimentarlo, e intentando algo que está fuera de sus límites, no era lo correcto y menos quería desearlo a su manera. No era la forma correcta Eber lo sabía yde la cual anhelaba correr de nuevo a él, estaba mal, muy mal. Dejándolo con un sueño dulce, posesivo y ansioso de volver a verlo de nuevo después de que lo haya dejado libre. Después de ese beso y aquellos ojos.


Sabiendo una consecuencia muy severa.


Como un dulce tan posesivo. Eber no sabía qué consecuencias tendría después de ello, y no tener conocimiento de lo que pudiese suceder con aquel hombre encantador que alguna vez conoció. Volviendo a verlo sin atadura, ni nada, solo él.


El encantador prisionero.


La posesión de él.




















—Sweet Boy. Sweet Possession.

Agustín & Eber.

By: Halel Martínez.











Notita de autor:


Primero que nada espero que estés muy bien el día de hoy o noche. (Dependiendo la hora que leas esto) Agradezco ante mano que te hayas tomado la molestia en detenerte el leer esto más que nada en resaltar ciertos puntos.


⁜ Si te tomas la libertad de leer esto, mereces mi cariño eterno. Te doy un poco en lo que se enfocara la historia a lo largo que se desarrollara. Yo me canso en resaltar un punto y lo primero que muestro en el prólogo en cada una de mis historias me esfuerzo para mí con el tal grado de que me guste. (Me autocritico sabiendo que el resultado final me gustara).
⁜ No te olvides de leer las referencias que pondré en algunos capítulos, que son importantes y aclares ciertas cosas. Lo hago con el objetivo de colocar una cosa, palabra o lugar que no es conocida para mis lectores.
⁜ Y si de paso lo agregaste a biblioteca privada para leerlo, no te arrepentirás, tal vez para alguno no sea interesante, pero entre más te adentres te aseguro que te gustara.
⁜ Cualquier insulto hacia los personajes o la temática, te lo pido de la manera más discreta. Guarda y no comentes nada, tal vez mi opción no sea la mejor, pero no me gusta desperdiciar mi tiempo argumentando tal cosa que no llegara a su fin.
Por último, pero menos importante, si lo leíste te lo agradezco mucho y ahora si disfruta la lectura y si es tu agrado un me gusta o comenta y lo leo de paso me haría muy feliz eso.


10 de Octubre de 2021 a las 03:40 0 Reporte Insertar Seguir historia
15
Leer el siguiente capítulo Capítulo I. El Granero.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 21 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión