Cuento corto
0
16 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Un Febrero… yo sangré, y nadie los supo

Muerte, hipocresía, esperanzas vacías que colman nuestros días.

Luchamos en cada amanecer sin la motivación del sustento que somos dignos de merecer.

¿Para qué pelear por tierras que nos pertenecen, si en la mayoría donde se mire ya nada crece?

Educación, seguridad, justicia e igualdad son las aspiraciones que todos queremos alcanzar.

¿Y qué ha pasado con la libertad, si la información es una rama más de la corrupción que se compra y vende más que el pan?

La verdad está muy enterrada, pero desesperada intenta llegar hasta los corazones de cada casa, y demostrar que la luz de Dios no yace enferma.

Si hemos de derramar una lagrima más y abrasar los deseos de un futuro sin par, ¿por qué el sacrificio nos causa tanto miedo?

Nacimos de guerreros que se mofarían de nosotros al ver nuestros escuálidos cuerpos, que por la sangre de sus vástagos ellos batallaron contra monstruos mas aterradores que esta horda de ignorantes e incapacitados mentales.

Las ofensas vienen en cada sentido y estando unidos, soportaremos las injurias que hemos reunido… Tres colores de bandera que hoy perdieron significado, y las cicatrices que en la nación del día acumuladas, presentaran la fuerza de nuestras voces como grandes espadas… en homenaje de quienes perecieron en aquellas calles manchadas.

18 de Septiembre de 2021 a las 23:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Iraín F. Lobo Vivo para los momentos del olvido, y muero para los recuerdos perpetuos. Mas que un escritor, soy un guerrero, un hombre lobo que se lanza a una aventura casi infinita; con obstáculos nunca antes vistos, combatiré sin temor a hundirme en este mar que se posa en mi horizonte, y obtendré la dicha de seguir creciendo.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~