J
Juan López


Esta historia de ficción desarrollada en el año 2009, nos presenta a 2 amigos de diferentes clases sociales que van a recorrer senderos completamente distintos cuando se ven sumergidos en el mundo de las drogas. A uno de ellos, la necesidad y desesperación llamará a su puerta; pero cuando él atiende, en realidad no sabe a cuantos seres está invitando a pasar. Él ignora que en su sangre se esconde un oscuro secreto que atraerá a la desgracia, convirtiéndola en su más fiel acompañante en su camino. Para el otro: La soledad, la malinterpretación y las malas compañías suelen venir acompañadas de malos consejos y, con ello, las malas decisiones. Recorrerá el solitario sendero de la adicción que lo llevará a vivir experiencias indeseadas. Pero cuando la buena compañía llega a su vida, retomará el buen camino. Pobreza, narcotráfico, drogadicción, secretos, amor y un oscuro futuro, todos estos ingredientes vistos desde una perspectiva fresca y narrada con algunos segmentos de un peculiar humor. Si te gustan las historias de un estilo «Breaking Bad», esta historia es para ti.


Drama Sólo para mayores de 18. © Todos los derechos

#sobrenatural #comedia #enfermedad #pobreza #258 #301
0
42 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Introducción

Esta historia se desarrolla en el año 2009 en el estado de Guanajuato, México. Para ser más preciso, en la ciudad de León, conocida como la capital mundial del calzado. Pero el calzado no es lo único llamativo de la ciudad, sino también su increíble gastronomía, sus detallados monumentos y sus preciosos parques llenos de decorados verdes. También cabe resaltar la plaza de los fundadores en la zona centro, en donde se puede visitar la majestuosidad de la Catedral Metropolitana de la Madre Santísima de la Luz (conocida simplemente como la catedral de León). Pero de entre todas las maravillas que nos ofrece la ciudad, no se puede pasar por alto lo que es tal vez la mejor atracción de todas: La hermosa y fantástica «Fuente de los Leones»; lugar preferido de los enamorados, en donde además de disfrutar del espectáculo de chorros de agua de la fuente, muy seguido se celebran eventos artísticos o de varios temas para el disfrute de los ciudadanos y los turistas.

Pero dejando un poco de lado la zona centro, en una colonia un poco más alejada dentro de esta misma ciudad, se nos muestra la historia de 2 jóvenes amigos de diferentes clases sociales. Ellos coincidieron por primera vez en la Universidad Estrellas de León.

El primero de ellos es Robert Rossal. Un muchacho de 20 años que nació con la bendición del dios Apolo, dotado con belleza y talento para la música (aunque él utilice sus dones para fines nada poéticos). De tez blanca, cabello corto rubio y sus brillantes ojos azules (sí, este es el típico niño bonito ojiazul). Hijo de Owen Rossal, el abogado penalista más famoso de la ciudad (por los múltiples casos ganados que posee en sus estándares). Su padre, Reginald Rossal (el abuelo americano de Robert), estableció el bufete en la ciudad de León hace muchos años y Owen se ha encargado de mantenerlo en un alto prestigio no solo en la ciudad, sino en todo el estado de Guanajuato. Robert fue consentido y mimado desde muy pequeño (tal vez por el hecho de ser hijo único). Contando con tantas facilidades, no conoce lo que es esforzarse por conseguir algo. Creció rodeado de lujos y comodidades que lo han llevado a no tomar en serio casi nada en la vida. Es estudiante de cuarto semestre de la facultad de derecho, gracias a que aprobó el examen de admisión con lo mínimo (y con uno que otro soborno); pues es un estudiante promedio. Pero solo estudia para satisfacer los deseos de su padre, ya que su pasión es la música y sueña con algún día ser dueño de su propia banda de rock, ya que, a pesar de todo, posee cierto talento con la guitarra eléctrica. Todo empeoró cuando Verónica, su madre, murió de cáncer hepático cuando él tenía 16 años. A pesar de que su madre le dejó una cuantiosa herencia, la falta que ella le hizo lo afectó bastante, y para suplantar su ausencia, se refugió en las drogas. A raíz de la pérdida de su madre, las fiestas y ser el centro de atención se convirtieron en su prioridad (a escondidas de su padre). Gusta de varios tipos de sustancias, pero su favorita, sin duda alguna, es la cocaína.

El segundo es Eric Cortés; también de 20 años. Él también es de tez blanca, de cabello corto color castaño y sus ojos son verdes (no es un adonis, pero tampoco es mal parecido). Él también cursa el cuarto semestre en la facultad de derecho (a diferencia de su amigo ojiazul, él aprobó el examen de admisión de forma categórica). Desde pequeño ha demostrado gran talento en cualquier tipo de actividades que se le encomiendan. Posee talento nato para aprender lo que sea y realizar cualquier cosa que se proponga. Con sus dotes, pudo estudiar cualquier carrera que él quisiera, pero el debate le llamó mucho la atención y se decantó por estudiar leyes, ya que su sueño es convertirse en un gran abogado penalista (él sería el hijo ideal del padre de Robert). Debido a su mala situación económica y gracias a sus altas calificaciones, le fue otorgada una beca para poder estudiar en «Estrellas». Saliendo de clases, trabaja un turno por las tardes de mesero en un restaurante. Allí también labora su madre, María Núñez, que también es mesera. Ella es madre soltera desde hace más de 4 años, debido a la muerte de su esposo. Por las noches, ambos regresan a casa donde los esperan los otros dos hermanos de Eric; Sofía y Benjamín. Ellos por las mañanas asisten a la escuela primaria y por las tardes se quedan al cuidado de una amiga de su madre. Esos chiquillos ven como un héroe a su hermano mayor y, para él, ellos son su adoración y la mayor motivación que tiene para seguir adelante. Eric desea poder convertirse en un gran abogado con un importante sueldo que le permita ofrecerles un buen futuro a sus hermanos y sacar de trabajar a su madre, pero teme no conseguirlo debido a su actual situación económica que es mala realmente; tanto, que en ocasiones ha pensado en abandonar los estudios para poder trabajar más tiempo.

Entonces, cursando los primeros días del primer semestre en la facultad de derecho, durante una de las clases, Robert se dio cuenta de que Eric era un genio; pero con problemas económicos. Siendo alguien habilidoso con la labia, Robert le propuso que le hiciera algunas tareas (las más trabajosas y las de los fines de semana) a cambio de dinero, y, Eric aceptó considerando su economía. Con el tiempo se hicieron amigos.

Para tener una mejor idea de algunos aspectos de la historia, es necesario dejar en claro algunos de los acontecimientos recientes que afectan directamente la vida de los personajes.

Desde que entró a la universidad, Robert y sus amigos (su banda de rock llena de integrantes de distintas facultades) estaban tomando la costumbre de hacer una fiesta cada fin de semestre. Para el final del tercer semestre, ellos organizaron una “pequeña” reunión cercas de la universidad. Pero en esta ocasión, decidieron invitar a algunas mujeres de “dudosa reputación”. Ya para altas horas de la noche (y estando ebrios), a Robert y a sus amigos se les ocurrió la “genial” idea de ir a “investigar” la universidad para ver qué tan diferente era de noche. Aprovecharon que los guardias estaban sumamente ocupados (durmiendo) y, acompañados con aquellas mujeres, se colaron en el complejo tal cual fueran ladrones. Se metieron en algunos salones y vandalizaron alguno que otro monumento. Aunque los guardias hicieron un extraordinario trabajo al cuidar de sus sueños, las cámaras de seguridad captaron todo lo que Robert y compañía hicieron. Días después, en una junta extraordinaria dentro de la universidad, se tomó la decisión de expulsar a todos los participantes (alumnos) en esa “excursión”, además de demandarlos por los daños que ocasionaron. Por fortuna para Robert, su padre quien tiene muy buenas influencias (ya que es de los pocos padres que más donativos aporta a la universidad), logró que su hijo no fuera expulsado. Sus amigos quienes estaban furiosos de que él fuera el único en no ser expulsado, se vengaron de él al sacarlo de la banda y esparcir un rumor de que a él le gustaban los hombres, dejando en tela de juicio su reputación de macho dentro de la universidad. Esos rumores también llegaron a oídos de su padre, quien se hartó de esa situación y desde ese día, ha estado mucho más al pendiente de las calificaciones de su hijo. Prácticamente, Robert se vio obligado a ya no poder faltar más a clases y a mantener cierto promedio. Después de ese evento tan desafortunado (pero muy divertido en su momento), fue cuando Robert comenzó a juntarse más con su amigo de ojos verdes, Eric. Robert ha estado batallando por todo un semestre para tener nuevos amigos y en limpiar su reputación de Don Juan (y en mantener sus notas no por debajo del promedio).

Eric, a diferencia de su amigo ojiazul, pudo haber asistido a otras universidades en otras ciudades. 2 de ellas muy prestigiosas lo buscaron y le ofrecieron becas completas (mucho mejores a la de «Estrellas»), pero él las rechazó y no quiso buscar más universidades, ya que no quería dejar a su madre sola con sus hermanos pequeños. Había ocasiones en las que se arrepentía por esa decisión, pues cualquier cosa referente al dinero, es un tema que pesa en su casa desde que murió su padre, y pesa aún más desde que su hermano sufrió un accidente hace poco tiempo. Pero pronto se le olvida al llegar a su casa y convivir con su familia. Eso era más que suficiente para él, ya que solo serían unos años de batallar hasta conseguir su título. A diferencia de Robert, que ve la universidad como una pérdida de tiempo, para Eric Cortés, la universidad representa algo más que solo un sitio donde aprender. Él la considera una especie de templo en donde puede relajarse, entretenerse y olvidarse de los problemas que aquejan en su casa.

Ahora es el año 2009 y tanto Eric como Robert tienen 20 años. A estas alturas, solo faltan algunas semanas para el término del cuarto semestre de la carrera que dura 5 años.

18 de Septiembre de 2021 a las 00:34 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1 Rutina

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 26 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión