megumikoo ¡ gumi

˚ ༘✧ ֙⋆ agápi 悲恋 ᴛᴀᴇᴋᴏᴏᴋ ❝ Nuestras almas están destinadas. En otra vida nos encontraremos y tendremos un final feliz. ❞ Dos chicos locamente enamorados, los cuales nunca disfrutaron el amor que inundaba sus corazones por miedo a lo que la sociedad diría. @ megumikoo ➡️ 𖧧 two shot. ➡️ 𖧧 contenido homosexual. ➡️ 𖧧 pareja: taekook.


Drama Sólo para mayores de 18.

#kimtaehyung #jeonjungkook #jungkook #taekook #taehyung
1
195 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

001

✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦




Ambos recostados en una gran cama, mirándose mutuamente sin decir una palabra. Recorrían sus rostros con la mirada, admirando cada mínimo detalle del contrario, como si ambos fueran excéntricas esculturas talladas por Miguel Ángel.


La oscuridad los acompañaba esa noche. Solo la luna y su espléndida luz eran testigos del amor que ambos sentían, ese amor que corría por sus venas, el que invadía en demasía sus corazones.


Se amaban, era lo único que importaba cuando estaban a solas, pero cuando la sociedad hacía presencia, todo se sentía destructivo. Deseaban decirlo, gritar a los cuatro vientos lo enamorados que estaban. Lamentablemente, la sociedad no lo permitía. Temían arruinar sus reputaciones, pero más temían el rechazo de sus admiradores.


¿Tan difícil podría ser para las personas entenderlo? Solo se amaban a más no poder. ¿Por qué estaba mal? solo eran dos personas enamoradas que no eligieron estarlo. Solo sucedió. Sus corazones se conectaron de una manera hermosa.


Nunca se les pasó por la mente que amarse podía traer tantos problemas. ¿Por qué los demás podían amar libremente sin ser criticados y ellos no? Solo deseaban ser felices.


Cada noche, Jungkook le pedía a la luna que todo por fin terminara, para así poder estar en paz con el que consideraba, era el amor de su vida. Deseaba que el odio hacia ellos se detuviera. Ninguno quería decirlo, pero sus corazones de a poco se estaban rompiendo. Uno más que otro.


—¿Crees que podamos ser libres algún día? —musitó Jungkook, mientras llevaba una de sus manos a acariciar la mejilla de su novio.


Taehyung sonrió, queriendo demostrarle a Jungkook que todo estaba bien. Solo debía ser fuerte por su novio, no soportaría que el menor apagara su bella sonrisa. Aunque las cosas estuvieran mal, él le sonreiría a Jungkook.


—Claro, Jungkookie. No te preocupes por eso —le respondió, fingiendo estar seguro de sus palabras.


En su mente rondaba la verdadera respuesta: "No lo sé, Jungkookie"


Sabían que mantener el secreto era lo mejor. Por el momento mentían diciendo que no les importaba, que mientras se siguieran amando mutuamente el mundo no importaba, la sociedad no importaba. ¿Por qué solo debían amarse dentro de cuatro paredes? El amor es demasiado hermoso para mantenerlo encerrado.


Se sentía tan bien cuando por fin se encontraban solos, podían besarse, acariciarse, y recordarse lo mucho que se amaban. Prometieron amarse hasta el último de sus días: hasta que sus corazones dejaran de latir.


Ambos en el fondo tenían la esperanza de encontrarse en otra vida en la cual pudieran amarse libremente.





✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦





—¡No lo harán! Ya muchos problemas tengo debido a que las personas sospechan de ustedes. Tienen que ser cuidadosos. ¡Disimulen! —les reclamó Bang PD, luego de que la pareja intentara convencerlo de confirmar su relación.


Taehyung y Jungkook ya habían perdido la cuenta de cuantas veces habían rogado por lo mismo, recibiendo la misma respuesta: "No".


Siempre debían acatar órdenes, tal vez Bang Pd sabía lo que hacía. Lo más probable es que nunca podrían hacer lo que deseaban, pero no importaba, solo debían seguir amándose y todo estaría bien, ¿no?





✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦





Los años transcurrieron. Las cosas no habían cambiado, aún debían esconderse y ver cómo la gente los criticaba por redes sociales. Pero no todo el mundo era malo, algunas personas decían que una orientación sexual no influía en como éramos como personas, que mientras todos estuviéramos felices lo demás no importaba. ¿Por qué no podían pensar de esa forma todos?


—Amor, quiero decirlo.


De verdad quería, lo deseaba más que nada; soñaba con salir a la calle tomando la mano de la persona que amaba.


—Jungkook, no podemos —le respondió, sonando un poco duro.


Taehyung no podía seguir escuchando como su novio le decía lo mucho que deseaba decírselo a todo el mundo. Le rompía el corazón no poder hacer nada para complacerlo.


—No quiero seguir viviendo de esta forma —su voz se oía quebrada y una lágrima rodó por su mejilla.


—Cariño, no digas eso —llevó su mano a la mejilla del menor y limpió la lágrima con su pulgar, dejando de paso suaves caricias que raramente, no lograron calmar a Jungkook.


Luego no pudo detener el mar de lágrimas que salía de los ojos del más pequeño.


—No puedo si quiera mirarte demasiado estando en público, no puedo besarte, no puedo acariciarte. Yo quiero hacer todo eso. Quiero que la gente lo sepa, no me importa lo que digan, solo deseo mostrarte cuanto te amo no solo detrás de cámaras. No quiero solo tener que besarte estando en una habitación. Anhelo decir que te amo frente a todo el mundo —sonó desesperado, quizá guardó mucho tiempo esos pensamientos.


—Jungkook, no podemos tener una relación normal, lo sabes. Nuestro deber es mantener nuestra carrera y nuestra reputación. Hemos luchado mucho para estar donde estamos, no debemos arruinarlo.


Y aunque Taehyung quiso iniciar un vlive en ese instante y besar a su novio como nunca frente a millones de personas, no lo hizo.


Algo dentro de ellos se rompió aún más, en uno más que en el otro.


¿Por qué su amor debía sentirse como un crimen? ¿Por qué amarse parecía una tragedia?


Esa fue la primera vez que pensaron en que su amor tal vez fue un error.






✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦






—¡¡No quiero vivir de esta forma!! ¡¡No quiero ocultarnos!! —exclamó desesperado Jungkook.


La sociedad era una completa aberración, estaban arruinando el amor puro de dos chicos. Los estaba haciendo sentir culpables por amar.


¿Por qué tenía que ser tan complicado?


Las relaciones heterosexuales eran más sencillas, nunca tendrían este tipo de problemas: nunca tendrían miedo al rechazo de la sociedad, ni recibirían críticas por enamorarse. También podían contraer matrimonio con la persona que amaban. Ese era el sueño que más deseaba cumplir Jungkook: casarse con Taehyung. Era tan doloroso e injusto.


¿Por qué él no podía casarse con el amor de su vida?


¿Por qué era tan difícil para las personas aceptarlo? Solo era amor. Todos teníamos el derecho a amar libremente sin ser juzgados.


—Te amo más que a nada en el mundo, Kim Taehyung —el aludido sonrió y sus mejillas se tornaron de un suave color carmesí.


—También te amo más que a nada en el mundo, Jeon Jungkook —le respondió con toda sinceridad.


Sus rostros comenzaron a acercarse inconscientemente, hasta que sus labios se encontraron a pocos centímetros. Sus respiraciones chocaban y sus latidos acelerados se apoderaban de sus corazones.


—¿Por siempre? —inquirió el menor, mientras llevaba una de sus manos a la suave cabellera del mayor para enredar sus dedos en ella.


—Por siempre —afirmó, mientras juntaban sus frentes y cerraban sus ojos.


—¿Lo prometes? —cuestionó Jungkook, haciendo su mayor esfuerzo para no dejar salir las lágrimas que quemaban sus ojos.


—Lo prometo —afirmó una vez más.


Sentían que se amarían para toda la vida, pues su amor era tan fuerte que incluso pensaban que ni la muerte podría contra ellos.


De esa forma siguieron guardando su hermoso secreto durante un par de años más.







✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦







El reloj marcaba las 03:15 AM. La habitación estaba helada, oscura y podría decirse que silenciosa, pero no era así. La tenue luz de luna entraba por la ventana, siendo la única iluminación allí.


Lo extraño eran los silenciosos sollozos que se oían ahí, sonaban tan dolorosos y tan cargados de una inmensa tristeza.


Más que preocupado, Jungkook se volteó para ver a su novio y se reincorporó en la cama, sosteniendo su cuerpo solo con un brazo.


—TaeTae, ¿te encuentras bien, amor? —inquirió preocupado, llevando su mano libre a acariciar la cabellera del mayor, intentando darle un poquito de paz.


Sus ojos estaban completamente aguados; su nariz con un leve tono rojizo al igual que sus mejillas inundadas de lágrimas.


Cualquiera que pudiera verlo en ese estado sentiría su corazón romperse.


—Tete, ¿qué ocurre? me estás preocupando. —habló una vez más Jungkook, mientras soltaba el cabello de su novio y llevaba su mano a una de las mojadas mejillas de su novio. Dio tiernas caricias en ella, intentando calmar a la persona que amaba —. Puedes decirme lo que sea, lo sabes.


—No es nada, Jungkookie. No te preocupes —confesó, limpiando sus lágrimas con el dorso de su mano.


—¿Puedo hacer algo para que te sientas mejor? —inquirió divertido, levantando y bajando sus cejas, con una pícara sonrisa en su rostro.


—Jungkookie bobito. —acercó su rostro al del contrario y le dio un pequeño beso en la punta de su nariz. Jungkook se ruborizó —. Te amo, amor de mi vida.


—¿Soy el amor de tu vida? —preguntó divertido. Claro que así era, y Jungkook lo sabía.


—Lo eres, Kook —replicó, borrando su sonrisa. El menor lo notó y no pudo evitar sentir un nudo en su garganta.


—También eres el amor de mi vida.



Sabían cómo hacerse sentir mejor; sabían cómo sacarse una sonrisa cuando lo único que deseaban era acabar con todo; sabían calmar sus enfados y discusiones. Porque se amaban, se amaban tanto.






✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦






Los meses transcurrieron, y poco a poco esa preciosa sonrisa cuadrada comenzó a desaparecer, al igual que la de Jungkook.



—Taehyung, solo quiero ayudarte. Dime que ocurre, cariño.


Y Jungkook cada vez se sentía más distante a su novio.


—No te preocupes, solo estoy un poco estresado.


Y esa siempre solía ser su respuesta.



Las cosas habían cambiado demasiado. El alegre Taehyung, ese chico que nunca dejaba de sonreír, ya no era el mismo. Su sonrisa había desaparecido; sus ojos se veían más decaídos. Se veía en mal estado, como si cada día fuera una tortura, como si solo deseara terminar con todo. Y aunque frente a los demás se veía casi normal, como si nada estuviera pasando por su mente, cada noche, Jungkook podía oírlo llorar, oía sus sollozos, y eso le destruía más el corazón.






✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦






Otra noche más: otra tortura para ambos. Taehyung lloraba y Jungkook lo oía en silencio con el corazón destrozado sin poder evitar soltar lágrimas.



El menor se volteó, y ambos con sus ojos húmedos por las lágrimas conectaron sus miradas bajo la tenue luz de luna.


—Te amo, te amo demasiado, nunca lo olvides —confesó, para luego acurrucarse junto a él, lo más cerca posible, como si deseara quedarse en esa posición con él para toda la eternidad.


Tranquilo, Jungkook. Él no irá a ninguna parte, intentaba calmarlo su subconsciente. ¿Pero cómo sabía que no se iría? Cada día sentía a Taehyung más lejos.


—También te amo, Jungkookie, más que a mi vida.


—No digas eso, por favor no digas eso —le pidió sin dejar de llorar, mientras negaba con su cabeza.


—Amor, tranquilo, no iré a ningún lado.


Y Jungkook de verdad quiso creerlo.







✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦






Jungkook, de igual forma, cambió. Se veía tan cansado y triste. Hace mucho que no veía a Taehyung sonreír, y cuando lo veía hacerlo, podía notar que eran sonrisas falsas. La depresión de su novio le afectaba tanto. Se sentía desesperado. Jungkook solo quería retroceder el tiempo y revivir esos momentos donde podía ver la bonita sonrisa cuadrada de su novio. Solo quería oírlo reír una vez más, solo una vez más era suficiente. Necesitaba confirmar que el alegre Taehyung aún se encontraba allí dentro, en alguna parte.


Recordaba los viejos tiempos, cuando eran pequeños y no tenían demasiadas preocupaciones. Jungkook notó que la felicidad de ambos se fue esfumando de a poco, desde el momento en el que Taehyung le pidió que fuera su novio. ¿Ese fue el verdadero problema? Pero, ¿por qué el amor tenía que ser un problema?







✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦






—Taehyung se ve... distinto —dijo el chico rubio, para luego tragar saliva, nervioso, debido a que los cinco chicos lo observaron.


—Jimin, creo que no deberíamos hablar de eso —opinó Yoongi, luego de observar como los ojos de Jungkook comenzaban a aguarse.


—Deberíamos hablarlo. —opinó esta vez Namjoon —. Jungkook, ¿tú sabes que le ocurre? —cuestionó, y solo bastaron segundos para que lágrimas recorrieran sus mejillas. Estaba realmente destrozado.


Se sentía horrible no saber que contestar, pues se suponía que debía saberlo. Lamentablemente no era así. ¿Cómo podría saber lo que le ocurre? Taehyung dejó de contarle sus cosas hace tanto tiempo.






✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦






Un año transcurrió. Jungkook aún deseaba saber que era lo que atormentaba al hombre que amaba.



—Te traje el almuerzo, amor. ¿Quieres comer? —solo sacó una negación por parte de Taehyung, el cual estaba recostado en la cama.


Ya casi no hablaban, tampoco hacían cosas de pareja. Era como dos desconocidos compartiendo habitación. Taehyung ya no lo besaba, no lo abrazaba, ni le decía lo mucho que lo amaba. Ha Jungkook le dolía tanto, que cada noche antes de dormir, lloraba en silencio, ya siendo parte de su rutina.


Taehyung dejó de alimentarse bien. Su cuerpo podía verse más débil y delgado. Y aunque seguía igual de hermoso, ha Jungkook le dolía verlo de esa forma.


El menor tomó asiento en la cama junto a él, dejó el almuerzo del mayor en su mesita de noche y llevó una de sus manos a darle caricias a la cabellera del mayor. Este observaba sin expresión alguna por la ventana, ignorando a Jungkook.


¿Por qué Jungkook sentía que Taehyung había dejado de amarlo?


—¿TaeTae no le dirá a Kookie qué pasa? —inquirió, con una tierna voz infantil.


En el pasado eso le hubiera sacado una enorme sonrisa al mayor, pero esta vez no lo hizo; no logró hacerlo sonreír y eso le rompió un poquito más su corazón.


Con lágrimas pugnando por salir de sus ojos, se acercó a su oído y le susurró:


—No importa si ya no sonríes, yo me encargaré de volver a hacerte feliz. Es una promesa. Solo deseo ver una vez más esa preciosa sonrisa que iluminaba mis días, esa sonrisa me hacía la persona más feliz del mundo, me daba fuerzas para enfrentarme a todo, y haré lo que sea necesario para volver a verla. ¿Recuerdas lo que prometimos? que nos amaríamos por siempre. No pienso romper esa promesa, ya este con vida o no.


Pero Taehyung no dijo nada. Jungkook se alejó de él sin dejar de observarlo.

Solo quería sacarle una sonrisa, era lo único que anhelaba.


Sin pensarlo dos veces comenzó a cantarle:


—There's nothing like us

There's nothing like you for me

Together through the storm

There's nothing like us

There's nothing like you for me, together

I gave you everything babe

Well, everything I had to give

Boy, why would you push me away?

Lost in confusion, like an illusion

You know I'm used to making your day...


Esa era una de las muchas canciones que le había dedicado a su amado novio en el pasado, y aunque no era una canción propia, sentía que estaba escrita especialmente para ellos.


Una triste sonrisa se plasmó en el rostro del mayor. La voz de Jungkook lo hizo sentir bien por un par de segundos.


—Pude hacerte sonreír —dijo, orgulloso de sí mismo, pero se sintió más orgulloso de su novio.


Estaba más que feliz. Pudo observar la hermosa sonrisa de su novio una vez más. ¿Qué importaba si había sonreído con lágrimas en sus ojos? Él había sonreído, luego de meses sin hacerlo.


—Te amo tanto, Jungkookie.


Y Jungkook rompió en llanto, sin poder creer lo que su novio le había dicho. Espero tanto tiempo para escucharlo decirle aquello.


—Yo te amo mucho más, Taehyungie. Mucho, mucho, mucho más. —Jungkook se lanzó a su pecho, escondiendo su rostro en el cuello del mayor, sin dejar de derramar lágrimas —. Por favor, Por favor, Taehyung.


Se escuchó desesperado. Taehyung se preocupó, así que movió un poco a Jungkook para que este levantara su rostro, de esa forma conectaron sus miradas.


—Cásate conmigo, Taehyungie, por favor —le pidió con lágrimas cayendo por sus mejillas.


Taehyung quedó estático, no supo qué decir. Pero dejó que sus ojos comenzaran a humedecerse, estos a los segundos ya estaban derramando lágrimas a mares.


Jungkook quiso pensar que eran lágrimas de felicidad.


El menor sabía que Taehyung mejoraría, lo conocía demasiado bien, él era una persona tan fuerte.


—No es necesario que respondas ahora...


—Nos casaremos, Jungkook.


Y Jungkook sintió que por fin podría cumplir su mayor deseo: estar en un altar con Taehyung, juntar sus almas para toda la eternidad luego de que ambos dijeran: "Acepto"


—Bésame, Taehyung —le pidió, aunque sonó más como una súplica.


Taehyung no lo pensó dos veces y acercó sus labios hacia los del más pequeño. Se lo tomaron con calma: querían disfrutarlo. Rozaban de forma suave sus labios y de paso sus narices. Ambos cerraron sus ojos cuando el espacio entre sus labios dejó de existir. Sus bocas se movían con experiencia, se acoplaban tan bien, como si hubieran sido creadas para estar unidas por siempre. Fue un beso realmente hermoso e inundado de un amor real. Sus corazones latían con tanta fuerza; se sentía como su primer beso.


Cuando juntaban sus labios sentían como el resto el universo desaparecía, como si solo existieran ellos en la galaxia. Porque se sentían tan bien. Porque ese calor en sus pechos se sentía bonito para ambos.


Cuando se separaron juntaron sus miradas. Se observaron durante largos segundos sin decir nada.


—Te amo, Kim Taehyung.


—Te amo, Jeon Jungkook.






✦ ⩇⩇:⩇⩇ ✦





El día siguiente llegó rápido. Era una fría mañana. Las nubes cubrían el sol y tal parecía que en cualquier momento comenzaría a llover, dándole al día un aspecto triste y aburrido.


La noche anterior fue realmente hermosa, las cosas parecían mejorar. Taehyung se veía un poquito mejor y eso provocaba que Jungkook también lo estuviera, como si sus emociones estuvieran conectadas.


Jungkook miró a su lado, encontrándose con absolutamente nada. Observó con curiosidad su habitación, pensando que encontraría a su novio en ella, pero no fue así. Preocupado, se reincorporó en la cama de golpe, encontrando la luz del baño encendida. Se relajó en cuanto supuso que estaría allí. Sin notarlo, volvió a dormirse durante un par de horas.






Tal vez ese fue el error más grande que pudo cometer.






El fuerte sonido de las gotas de lluvia cayendo lo despertaron. Miró a su lado y aún estaba vacío. Rápidamente se puso de pie y casi corrió al baño, al notar que la luz seguía encendida. Golpeó con insistencia la puerta, sin recibir respuesta alguna.


La desesperación comenzaba a apoderarse de su cuerpo y se sintió entrar en pánico a los segundos. Sus manos comenzaron a temblar siendo incapaz de controlarlo.


—¡Taehyung, abre la puerta! Amor, no juegues así.


Y cuando solo el día anterior deseaba contraer matrimonio con el amor de su vida, ahora estaba deseando encontrarlo vivo en aquel baño.


Un mal presentimiento lo atormentaba. Tenía miedo.


Tomó la manilla y lentamente la giró, esta se encontraba sin seguro.


Sus lágrimas no tardaron en caer; su respiración y sus latidos estaban acelerados; su labio inferior temblaba, al igual que sus manos y la mayoría de su cuerpo.


No quería ver. No podía abrir la puerta. No podía.


—Amor... —lo llamó, abriendo completamente la puerta.


Su corazón se partió en millones de pedazos.


No su Tae... no podía ser él.


La tina completamente inundada de agua rojiza que sobresalía por los bordes, y un precioso chico dentro de ella. Uno de sus brazos sobresalía de la tina, un brazo lleno de profundos cortes que a simple vista se veían muy dolorosos.


Sin pensarlo corrió hacia él, se arrodilló frente a la tina, mojando de paso sus piernas y tomó el rostro de su novio.


Las lágrimas caían con más intensidad. No sabía cómo reaccionar, qué hacer. Dolía tanto que se sintió ahogar. Su respiración comenzaba a fallarle y lo único que deseaba ahora, era gritar hasta desgarrar su garganta, y llorar hasta vaciar su alma de la profunda tristeza que la inundaba.


—Amor, amor, amor, amor, amor... —repetía sin parar, mientras daba leves golpecitos en su mejilla, esperando con ansias verlo abrir los ojos, esos preciosos ojos que tanto amaba ver.


El amor de su vida no abría los ojos.


En ese preciso momento, por su cabeza pasaron un montón de recuerdos. Hubo uno en especial que lo destruyó: cuando se dieron su primer beso. Fue un beso inocente, ambos temblaban demasiado y sus corazones latían rápido. Nunca imaginó que abría un último beso.


—¡¡Taehyung!! —gritó, desesperado —. Mi amor, despierta, te lo suplico. No puedes dejarme, no me dejes solo, no puedes dejarme solo, no puedes, no puedes.


Aún tenía la pequeña esperanza de verlo abrir sus ojos, pero su novio ni siquiera estaba respirando. Jungkook no creyó que ese bello corazón que latía tan fuerte cada vez que se besaban se detendría en algún momento.


Sus sollozos pudieron oírse por toda la habitación y sus gritos por toda la casa.


—Te amo, Tete, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo...—repetía entre lágrimas, mientras acercaba su rostro al de su novio y comenzaba a dar besos por todo su rostro, deseando que con eso despertara, tal y como en los cuentos de princesas.


Pero nada ocurrió.


Los gritos no cesaban, gritos de desesperación, de dolor.


El chico que amaba, el amor de su vida, la única persona con la cual deseaba pasar el resto de su vida no respiraba.


¿Qué debía hacer ahora?


Fuertes golpes en la puerta comenzaron a oírse.


—¡¡Jungkook, abre la puerta!! —gritó desesperado Namjoon desde fuera de la habitación.


—¿Por qué? ¿Por qué, Tae? ¿Por qué? ¡¿QUÉ HICE MAL?! —le preguntaba al cuerpo de su novio, mientras negaba con su cabeza —. D-Debe ser una pesadilla, aún estoy durmiendo, cuando despierte estarás a mi lado y.... me darás besitos, muchos besitos, también me dirás lo mucho que me amas.


Jungkook intentaba calmarse a sí mismo creyendo que todo no era más que un mal sueño. Pero no se trataba de uno: era la realidad, la cruel y dolorosa realidad.


No volvería a ver esa preciosa sonrisa cuadrada; nunca más vería sus hermosos ojos brillantes, no podría oír su voz, no podría sentir sus labios, no podría acariciar nunca más sus hebras, nunca más podrían decirse un "te amo" pero lo que más le dolía, era que no podría cumplir su sueño.


—Dijiste que nos casaríamos... y-yo quería casarme contigo. ¡Por favor! ¡Abre tus ojitos y nos casaremos! —tomó la mano de su novio, manchándose con su sangre. Intentó con todas sus fuerzas calmarse sin poder detener sus lágrimas — T-Te amo y respeto tu decisión... a-aunque duela de tal forma que q-quiera arrancarme el corazón con mis propias manos para no sentir nada.


Llevó sus manos a la cabellera de su novio y la acarició, eso atrajo más recuerdos, como cuando Taehyung había cortado accidentalmente un mechón de su cabello y lo único que Jungkook hacía era acariciarlo mientras reía. Taehyung se tornaba rojo de la vergüenza, pero de igual forma... sonreía.


Bajó su cabeza haciéndosele imposible seguir observando a su novio. Con lágrimas en sus ojos, notó algo tirado cerca de la tina: un sobre blanco, manchado por pequeñas gotas de sangre. Sin pensarlo demasiado lo tomó entre sus manos, las cuales no dejaban de temblar. Lo abrió con suma delicadeza, sacó de allí una carta escrita a mano, era la letra de su amado novio.


—No, no, no, no, no, no... —repetía sin cesar mientras negaba con su cabeza, sintiendo irreal todo lo ocurrido.


Se armó de valor y comenzó a leerla...



"Jeon Jungkook, mi hermoso ángel y amor de mi vida...


De esa forma apenas comenzaba, pero Jungkook ya se encontraba una vez más sollozando y gritando fuerte.


...Dolía mucho, Jungkookie. Cada día era una tortura para mi, tener que fingir que estaba bien era horrible. Lo intenté, Jungkook, intenté sentirme bien y salir adelante más por ti que por mi, pero fui incapaz. Odiaba ser controlado, odiaba no poder demostrar cuanto te amaba en público, odiaba tener que hacer lo que me decían. Mi vida ya no me pertenecía, no podía tomar mis propias decisiones y eso me llevó a la desesperación. No quiero que pienses que fui un cobarde por abandonarte, y no podré descansar en paz si sientes rencor hacia mí. Solo necesito que me perdones.


"Te perdono, cariño. Eres la persona más valiente que conocí."


Sé que tenías muchos sueños por cumplir, perdóname por arrebatar tus ilusiones. Yo también deseaba pedirte matrimonio algún día y formar una linda familia alejados de todo. Mi sueño era tener muchos niños y criarlos con mucho amor junto a ti.


Quiero que salgas adelante, no hagas lo que yo. Se fuerte. Yo sé que puedes soportar cualquier cosa. Déjame ir, cariño.


Nuestras almas están destinadas, en otra vida nos encontraremos y tendremos un final feliz. Podremos casarnos, formar una familia, tener una relación normal. Seremos aceptados, no nos juzgarán, podremos ser felices, seremos felices. Lo prometo.

Vive esta vida, encuentra a alguien que te ame tanto como yo, forma una familia y has con esa persona todo lo que no pudiste hacer conmigo. Quiero que vuelvas a amar, este no es el fin. Tienes una larga vida por delante, y espero que no nos encontremos muy pronto.


Tengo la esperanza de volver a verte, prometo volver a tocar tus lóbulos, prometo volver a acariciar tu cabello, besar tus labios y decirte cuanto te amo.


Espero haberte hecho muy feliz, Jungkookie, porque tú me hiciste más que feliz. Nunca olvides lo mucho que te amo. Te amo más que a nada en el mundo. Te amaré en todas mis vidas. Te amaré por toda la eternidad.


Gracias por regalarme tu amor incondicional. Espero nunca me olvides, Jungkook.


Nunca olvides lo mucho que TaeTae ama a Kookie."



—Kim Taehyung.

17 de Septiembre de 2021 a las 10:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo 002

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas