Cuento corto
0
39 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Hola, buenas tardes, sé que esto es una locura para ti, sonrió al saber que para mí también es eso pero necesito hacerlo, discúlpame por volver nuevamente a tu vida pero tranquila no voy a demorarme mucho, dejare esto y me iré rápidamente para que mi recuerdo se esfume en el ambiente y no tengas que vivir nuevamente con la maldición de haberme conocido, porque sí, sé que piensas que fui un error en tu vida pero bueno no puedo hacer nada contra ello, y si sé que fui un imbécil y al mismo tiempo fui lo más importante que tuviste en esos momentos, dicho por tu propia boca pero sé que ahora estas bien, en calma, disfrutando la vida sola o con compañía, la verdad no sé, solo sé que le agradezco a la vida por haberte tenido en mi vida y que en estos momentos seas feliz disfrutando de la recompensa por estar a mi lado y estar ahí en este puto infierno que llamo vida, necesito escribirte esto para cerrar todo este ciclo y poder vivir tranquilo al menos con tu recuerdo, si sé que ya es muy tarde para esto pero necesito hacerlo, disculpa.


Es chistoso que desde hace meses he querido escribirte esto pero siempre me ha frenado el presente, el que dirá mi pareja actual, que piense que no la he querido por recordarte muchos días de la semana pero no es así, a esa chica la amo como a ti te quise, ha sido un sol en mi vida, recordaras muy bien esa frase, te he tenido rodando en mi cabeza porque te agradezco con todo mi ser, eres muy especial para mí pero es hora de que te vayas de mi ser con toda mi gratitud, no puedo seguir teniéndote aquí, como te decía, desde hace meses tenia presente hacer este desahogo pero me frenaba y hoy mi propio inconsciente me dijo; bueno mijo hazlo si o si, al despertarme sonreí y dije es hora de que esto se acabe, supuestamente soñaba que me encontraba como en una inducción en un centro educativo, en medio de mucha gente, ya había hecho charla con personas de mi misma edad ya que la mayoría de los presentes eran jóvenes que apenas habían salido del colegio, subíamos por las escaleras mientras escuchábamos a un docente hablar, por un momento veo una espalda conocida pero a detallarla alguien me habla perdiendo de vista al posible conocido, después nos dividen y nos entran al salón a darnos una pequeña catedra del conocimiento que habíamos escogido, después de casi dos horas prefiero salir del salón a fumarme un cigarrillo ya que como de costumbre cuando no hay algo que me interesa me aburro y mi cabeza comienza a divagar, después de fumarme el cigarrillo y analizar el sitio decido subir al salón, al llegar al pasillo te veo venir, recuerdo que me dio felicidad y nervios, tu sonreías igual, después de tanto tiempo aún se sentía esa energía agradable que se creaba al estar juntos, cruzamos un par de palabras y el por qué estábamos en ese sitio ya que los dos teníamos ya carreras terminadas, después de unos minutos quedamos en encontrarnos a la salida, pasaba el tiempo y todos salíamos del salón para un pequeño descanso, por donde caminara te encontraba, me dijiste que ibas a estar en el salón del coro y me preguntabas si iba a entrar, ya que los dos nos encanta cantar pero bueno tu sabes que tu cantas bien, yo no, pero bueno, las horas pasaban y era hora de irnos para la casa, te busque por el recinto encontrándote en el salón de canto, saliste y mientras íbamos hacia la puerta te encontraste con conocidas tuya del colegio y una de ellas era mi prima, molestando nuevamente que si íbamos a volver a lo cual los dos respondimos que no y como cosa rara ella diciéndome perro porque estaba contigo y por ello no respetaba a mi pareja actual, rápidamente terminamos la charla saliendo del edificio y dirigiéndonos hacia un parque que se encontraba cerca, en el camino hablábamos de todo lo que nos ha pasado desde que nos dejamos, tú me contabas tus problemas y yo te contaba por toda la mala racha que he tenido que vivir, al sentarnos hablamos un rato, me contabas que estabas soltera, que habías tenido varias parejas y yo te contaba que pues andaba con alguien, por momentos decías cosas raras que no entendía sobre nuestro pasado, por un lapso digo; tú me dices algo sobre mi relación y lo tomo de recocha y te digo una frase muy común de mí que es respecto a la situación emocional del otro, te soy sincero, estaba muy nervioso teniéndote en frente como aquella primera vez que salimos aquel parque del pueblo cerca de la ciudad, pero al escuchar varias de mis bromas te pusiste de malgenio diciéndome que no había cambiado y te paraste brava, cogiste tu cicla y te alejabas de mí, ahí es donde mi inconsciente habla, miré cómo te ibas sin preocuparme mientras prendía un cigarro, en mi mente pensaba; ella vera, que se vaya y listo, vi como bajabas por la carretera rápidamente, desde arriba vi que me miraste a ver que hacía, pienso, de malas que se vaya, ella vera, yo estoy tranquilo y es mejor que sea así, al despertar sonreí pensando que ya era hora de realmente dejarte ir, que ya no podía tenerte en mi cabeza.


Mira te doy muchísimas gracias por todo lo que me diste, por tu paciencia, por tu compañía, por tu amor incondicional, por tu tiempo, por estar ahí siempre, muchísimas gracias, no sabes lo tan agradecido que me siento por haberte conocido, por sentirte a mi lado por muchos años, también te pido disculpas por todas mis cagadas cometidas hacia a ti, por no comportarme, por dejarme llevar por mis cambios de ánimo, por pensar y creer que tú siempre ibas a estar mi lado y por ello no te seguí enamorando, discúlpame por esa pereza de portarme como aquel caballero que tu conociste al principio, discúlpame por ser negativo y empezar a dañar la relación antes de tiempo, discúlpame si en algún momento te ofendí, discúlpame por algunas ocasiones verte como un objeto, discúlpame por descuidarme y pensar que por que me querías tenías que soportar mi descuido personal, discúlpame por no valorar la maravillosa persona que eres, no es por justificarme pero todo empeoro en el momento que quise hacer un cambio drástico en mi vida, en aquel momento que deje el alcohol y demás drogas, en ese instante me sentí solo y la única persona que estaba ahí eras tú, sin pensarlo la dependencia llego cuando en toda mi vida no había pasado eso, cuando te fuiste mi vida quedo hecha mierda, más aun como terminamos, la inseguridad llego, la baja autoestima se instauro como un puente para todos aquellos miedos que querían estar en este huésped loco y caótico, no es culpa tuya pero cuando te fuiste todo se derrumbó, me desconozco aun después de que te alejaras de mi vida y ahora que decir con toda la mala racha que estoy viviendo, todo lo que llego después de tu partida generando una mierda de ser, viviendo mi peor faceta, época de mi vida, discúlpame por no acompañarte a la parada y demás cosas, como digo todo empeoro en el momento que decidí dejar todo, allí todo se puso negro ayudando a acabar con lo nuestro, más el cansancio que cada uno tenía, es que te puedo decir que al salir a la ciudad deseo encontrarte o al menos verte pero eso ya no puede seguir así, ya no puedo seguir pensando en ti como un recuerdo que vale, si lo vales pero es hora de que ese espacio se llene, discúlpame por lo imbécil que fui, por todo lo malo que hice, por haberte hecho sentir mal, discúlpame enserio y te agradezco demasiado que hubieras estado en mi vida pero es hora de dejarte ir, es hora de que este ciclo termine en mi cabeza y dejarte volar y que la energía se una con el universo, muchas gracias infinitas y que ojala tu vida este llena de éxito y que no la estés pasando mal como yo, gracias y es hora de que te marches de mi cabeza, infinitos agradecimientos y nada, bye, fuiste importante para mí pero no puedo tenerte más, no puedo seguir matándome la cabeza por alguien que lo más probable ni se acuerde de mí, gracias, bye, este si es un adiós no un hasta luego, cuídate, bye.

16 de Septiembre de 2021 a las 00:55 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~