margroot Marcela A. R.

El inicio de la primavera trae consigo: el nacimiento y resurgimiento de las flores y la llegada de algunas aves que emigran.


Cuento Todo público.

#naturaleza #primavera #aves #estaciones
Cuento corto
1
45 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

TEMPORADA DE GOLONDRINAS


La primavera ya había hecho acto de presencia, nuevas flores naciendo y algunas (que durmieron con la entrada del otoño) resurgiendo de entre las cenizas como si de un ave fénix se tratase.

El canto de los pajarillos al amanecer, representaba la primera melodía de un nuevo día, acompañado de la cálida presencia de un sol radiante.

Un jardín vestido y adornado de colores alegres; el rojo de los rosales, el rosa de las malvas, el morado de las maravillas, el blanco de las gardenias y el amarillo de los girasoles de sus pétalos componían sus vestiduras.

Y un pequeño colibrí (que cada tantos días pasaba a visitar aquel jardín) revoloteaba por sobre las flores, batiendo sus alas en un constante movimiento de adelante hacia atrás, sin descanso. Husmeaba de flor en flor y al terminar su recorrido, se retiraba satisfecho.

Como cada año, entre los meses de abril y septiembre, un par de visitantes primaverales trabajaban arduamente desde la primera luz matutina, recolectando material y haciendo las reparaciones necesarias para su pequeño nido (compuesto de pajitas y barro), que serviría de hogar en los siguientes meses, para ellos y sus futuras crías.

Iban y venían durante el día, cargando en sus pequeños picos bolitas de barro y ramitas y una vez llegada la tarde, poco antes del anochecer, paraban su trabajo y descansaban. Y al día siguiente retomaban su rutina. Dicha labor, les llevaba en concluir algunos días y una vez terminada, la hembra se preparaba para empollar y darle la bienvenida a sus polluelos dentro de dos semanas.

Había llegado el momento y con ello el débil y casi imperceptible trisar de los polluelos en sus primeros días comienza a hacerse presente, anunciando su llegada a la vida. Padre y madre, viajan sin descanso, buscando y llevando el alimento (basado en pequeños insectos, como moscas) a sus crías.

Ya es tiempo de aprender a volar, después de pasar 21 días en la seguridad y comodidad de su nido. Las avecillas titubean y tienen miedo mientras sus padres a escasos centímetros de ellos les hablan (cantan) y les muestran como mover sus alas; los pequeñitos hacen el intento pero no lo logran. A lo largo de esos días en los que están aprendiendo a volar, el lugar se encuentra sumido en una completa sinfonía de cantos, provenientes de aquellos seres vivos, brindando un ambiente alegre y lleno de armonía.

Después de varios intentos y tras varios días, logran dejar el nido por primera vez y como si los padres les estuvieran aplaudiendo, comienzan a entonar una serie de notas musicales.

Paseándose libremente, las avecillas presumen de su plumaje azul eléctrico (que resplandece con el sol y le confiere un aspecto aterciopelado), que combina con el negro oscuro de sus alas y su cola ahorquillada y con el blanco de su pecho.

Se van y vuelven, para después irse y no regresar.

Semanas después, la madre ya se encuentra empollando por segunda ocasión. Las nuevas crías nacen, son alimentadas, les enseñan a volar y aprenden a hacerlo.

Los últimos días del mes de septiembre se aproximan, y con ello la partida de aquella familia de golondrinas, que llegaron siendo dos para ahora irse diez u ocho. Dan sus últimos cantos a la temporada de calor, se despiden del verano para dar comienzo a su viaje, emigrando así a lugares más cálidos.

El otoño llega, el nido ahora está vacío y aguarda hasta la próxima primavera, esperando el regreso de aquellos residentes.




————————————————————————————

Nota de la autora: Este cuento fue inspirado, tal y como lo dice el mismo nombre, por golondrinas, después de tener la oportunidad de observar de cerca (durante los últimos cinco años) a estas pequeñas y majestuosas avecillas, que decidieron hacer un nido en mi casa. Llegue a encontrarles bastante interesantes. No suelen ser bienvenidas porque la gente dice que sueltan unos animalitos llamados gorupos.

En varias ocasiones nos llegaron a decir que les tumbáramos el nido pero mi madre les decía: que no haría eso, que no les iba a destruir su nido que con tanto trabajo hicieron, sería el equivalente a que un huracán o terremoto destruyera tú casa y con ello el trabajo, esfuerzo y dinero que invertiste en construirla.

Quiero aclarar que no soy experta en aves y todo lo que plasme aquí, es con base a lo que he observado.




© 2021, Marcela A. R.

Todos los derechos reservados.

Se prohíbe la copia y/o reproducción, total o parcial de esta obra, sin la previa autorización de su autora.

14 de Septiembre de 2021 a las 05:27 4 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Marcela A. R. "Buscando un escape de la realidad, me interne entre letras y ahí encontré mi lugar" 📖✍️📚 Instagram: https://www.instagram.com/margroot25/?hl=es

Comenta algo

Publica!
Ivana Simón Ivana Simón
Me gusta mucho el cuento. Me imaginé a las aves con lujo de detalle, cómo construían el nido, los huevos, los pequeños y cómo crecían. La portada me gustó mucho y va muy bien con la temática del cuento. Es muy cálido y transmite sensaciones agradables, ideal para disfrutarlo en la mañana con el desayuno. (人 •͈ᴗ•͈)
September 14, 2021, 11:30

  • Marcela A. R. Marcela A. R.
    Muchas gracias por tomarte el tiempo de leerlo y me da gusto que haya sido de tú agrado y que disfrutaras leyéndolo. Y también que hayas notado el detalle de la portada. ¡Bienvenida seas a mi mundo literario! September 15, 2021, 02:52
Alhajan Alhajan
Soy de los que no lee cuentos cortos, de hecho, pensé «Sí otro capítulo de Emma» pero noté el nombre y se me quitó. Sin embargo, lo leí y me parece un excelente ejercicio, la nota al final pues da mucha más fuerza a esa observación que haces de las golondrinas, que resultó para mí muy creíble. Me quedo con la palabra “Trisar” hoy aprendí algo nuevo. Hermosa vivencia, y sobre todo muy lograda. Hay cosas que dispones entre paréntesis que siento pueden ir sin ellos, como cuando describes el plumaje. Y es que ponerlo así hace referencia a que esa descripción puede ir sin ello, entonces empaña la figura literaria utilizada, como un extra, como un relleno. Yo personalmente la dejaría sin paréntesis, que sea parte de la descripción. Saludo y abrazo desde la lejanía.
September 14, 2021, 05:47

  • Marcela A. R. Marcela A. R.
    ¡Lo siento! por haber hecho que creyeras que era un nuevo capítulo de Emma, que si lo va haber en estos días, solo que me he demorado en publicarlo porque he estado revisando la ortografía y haciendo algunas correcciones y me esta llevando más tiempo del que creí. Me alegro que hayas aprendido algo nuevo, siempre es bueno descubrir nuevas cosas. Fíjate que, de hecho en esa parte que mencionas entre paréntesis del plumaje cuando lo estaba corrigiendo el cuento, no sabía si agregarlo en paréntesis o dejarlo solo, al final decidí dejarlo de la primera manera. Gracias por la observación. Saludo y abrazo. September 15, 2021, 02:46
~