primamoon LoveandMoon Moon

Ella solo tenía 7 años cuando presenció la muerte de sus padres, pensó que su vida no podría ir peor pero llegó una familia a reclamarla como su "sobrina" sin que ella pueda hacer algo se va a vivir ellos ,le quitaron la infancia, la sonrisa, la felicidad y todo lo bonito de ella. A punto de caer a un abismo sin fin, conoce a Adrién, un chico aplicado, atento, simpático, alegre. Todo lo contrario a ella. Veamos que puede suceder si alguien pretende hacer un poco mas feliz tu vida.


Drama Todo público.
0
31 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPÍTULO 1

LUVE

- ¿Mamá papá? ¡Despierten! ¡No me dejen sola! no se vayan, por favor ... abran los ojos.

* minutos atrás *

-Tengo miedo de estar sola mami.

- Nunca estarás sola hijita.

- Hija mía, nunca dejes de brillar, así como siempre brillaste para nosotros.

Sujete la cara de mi madre y le dije: - No mamá, no te vayas, llévame contigo.

Agarre a mi padre de la mano y le pregunté: -¿Tú también me dejarás?

-Perdóname Luve, perdóname hijita.

- Alguien vendrá a ayudarnos, esperen por favor- insistí amargamente, no quería dejarlos ir, no quería dejarlos morir.

Inmediatamente Agarre el teléfono de mi madre y marque el número de la ambulancia.

*¿Si? ¿Que necesita? *

* - Mis padres no están bien, por favor vengan a ayudarnos. *

* Dígame la dirección *

* Calle benjamín, N ° --- *

* Una ambulancia esta en camino *

* -por favor apresúrense *

- Ya viene la ambulancia, esperen a que lleguen por favor.

Lloré con todas mis fuerzas, hasta que me cansé, ya no tenía fuerzas para seguir llorando ni para seguir insistiendo a que se mantuvieran vivos. Abrasé sus cuerpos fríos y me quedé dormida, dormida al lado de sus cuerpos que poco a poco se iban sus alientos de vida.
-Los extrañare mucho- susurré a sus oídos.

Esos fueron los últimos momentos que estuve con mis padres antes de que fallezcan.

No se cuanto tiempo paso, pero me encontré en el hospital.

Sentía mi cuerpo pesado y un poco adolorido, estaba cansada, me dolía la cabeza y empecé a oír pasos mas no todavía habría los ojos.

-Señora, tengo noticias sobre la pareja Fernández garcía.

-Esta bien, pero hablemos de esto fuera, no quiero que mi nieta escuche- sonó la voz de mi abuela.

- Como desee.

Quería pararme, quería abrazar a mi abuela, quería saber como están mis padres, quiero abrazar nuevamente a mis padres, eran tantos los deseos en ese momento, pero no pude hacer nada no tenía fuerzas en mi cuerpo.

Al no hacer nada me puse a llorar en mis adentros, lloraba al recordar a mis padres muriendo.

Sé que ellos ahora ya no están conmigo, es lo que mas me duele ¿Qué hubiera hecho para que esto no pasara?

¡AHHH! ¡PAPÁ MAMÁ! - gritaba en mi interior.

Me quedé dormida, no se por cuanto tiempo, pero volvía despertar, esta vez con fuerzas.

Abrí los ojos, allí vi a mi abuela, mis ojos se llenaron de lagrimas.

- ¡Abuela! - dije entre lagrimas, mientras estaba tratando de sentarme.

-No hagas fuerzas hijita- dijo mientras me volvía a acomodar en la cama.

-¿Cómo están mis padres? -Pregunté.

- Primero recupérate, mas adelante hablamos.

-¿Ya no están conmigo no? - volví a llenar mis ojos de lagrimas- ¿fallecieron no es así?

- Cálmate lupita.

- Dime abuela, ¿fallecieron ?, por favor dime.

-Lo siento hijita.

- ¡NOOO! snif snif- grité al oír la respuesta de mi abuela.

Tenía solo 7 años cuando mis padres murieron, en mi mente esta clavado la escena de su fallecimiento.

Pase unos días en el hospital, mi abuela todos los días me visitaba, me traía mis comidas preferidas, trataba de que no este melancólica mientras yo trataba de aguantar las lagrimas en todo momento.

- ¿Como estas hijita? -Preguntó mi abuela

- Estoy bien- contesté.

- ¿Lista para que te lleve a casa? ya te darán de alta dentro de unas pocas horas.

-Si- trataba de sonar como si estaba bien, pero no pude, rompí en llantos.

- Ohh hijita, no es bueno aguantarse las lagrimas, a veces llorar hace bien- dijo mientras me abrazaba.

Sentía su cuerpo caliente y sobre todo su amor por mi, su cariño que me transmitía, era lo que mas necesita en ese momento.

- Bienvenida Lupita- dijo mientras me jalaba de mi mano a la sala de su casa.

- Gracias por todo abuela.

- Ohh hijita, ahora prométeme que no lloraras más, no estoy diciendo que lo tienes prohibido o que sea malo llorar, si no, trata de no pensar en la tristeza, sabes que jamás estarás sola, tienes a tus padres que te acompañan desde el cielo y sobre todo amí . Cualquier problema que tengas aquí estoy para ayudarte.

- Te quiero mucho abuela- dije mientras contenía lagrimas en mis ojos.

-Ya no llores más hija, ¿Por que mejor no cocinamos el postre que tanto te gusta?

Y así transcurrió mi vida por 3 años, ella me crió desde ese momento, me llevaba a la escuela, me ayudó a superar la muerte de mis padres, me enseño tantas cosas.

Mis padres eran la luz de mi vida y lo siguen siendo, pero ahora mi abuela se convirtió en otra luz en mi vida.

Que ilumina mi día de felicidad, cariño y mucho amor.

Todo transcurría bien, hasta que un día, mi abuela empezó a sentirse mal.

- Todo esta bien abue?

- Si, si, todo bien cariño, ve, corre a la escuela.

Agarre mi mochila, me dirigí a la puerta de salida, pero antes le di un abrazo a mi abuela.

- Te quiero mucho abue, nos vemos en la tarde.

- Aww hijita, yo tambien te quiero y adivina? hoy te cocinaré tu postre favorito ¡feliz cumpleaños!

- Por eso te quiero tanto.

-Ya, corre antes que se te haga tarde.

- Te prometo que no llegaré tarde a casa no me perdere el postre!

Mis clases transcurrieron normales hasta que sentí un mal presentemiento, sentí mi pecho encogido.

Una vez que termine mis clases, sali de la escuela y fui corriendo a la casa de mia abuela.

- ¡Abue! Ya llegue! - dije al entrar a la casa, no hubo respuesta- Abue!

Busque a mi abuela por toda la casa hasta que la encontré en su cuarto.

- ¡Abue! ¡¿Cómo estás?! ¡Ya llegue !.

- Hijita, perdón ahora no me siento bien.

-Esperame un segundo, voy en busca del teléfono, voy a llamar a la ambulancia.

*****

-Listo, abue, ya vienen en cami ...- estaba por asercarme a mi abuela hasta que vi que tenía problemas para respirar.

¿QUE HAGO? ¿QUE HAGO?

Mi mente se puso muerte en blanco al verme en esta situación, inmediatamnete vino a mi mente la de mis padres, me puse a llorar.

No quiero que me abuela me deje, no tengo otro familiar, ella es la única que me queda, no quiero perder a nadie nuevamente.

-Hija, n...no....llores- dijo mi abuela haciendo fuerzas para hablar.

- No hables, no hagas fuerza, esta en camino la ambulancia.

Inmediatamente me puse a gritar.

- AYUUUDAAAA POR FAVOR AYUDENME.

Sali de la casa en busca de mis vecinos, toque puerta en puerta, nadie me habria la puerta.

AAAYUUDAAA Por favor, mi abuelaaa, ella esta enferma.

- ¿Que pasa niña?- sonó la voz de una mujer.

- Ayuda por favor, mi abuela no puede respirar.

- Espera, voy a llamar a mi esposo.- dijo la mujer.

Sentí un pequeño alivio, pero todavia necesitaba que alguien ayude inmediatamente.

Llegamos a mi casa, lleve a la pareja al cuarto de mi abuela.

- Ya llamaste a la ambulancia?- me preguntaron.

-Sí- conteste- por favor ayudela, es la única persona que tengo.

Ellos empezaron a hacer todo lo posible para que mi abuela vuelva a respirar a la normalidad sin lograr que reaccione.

Despues de unos cuantos minutos, se logró escuchar al fin el sonido de las sirena.

Cargaron a mi abuela dentro de la ambulancia y yo tambien entre para acompañarla.

Pude ver una vez adentro vi como los paramedicos intentaban que mi abuela reaccione, mas yo solo derrama cientos de lagrimas sujetando la mano de abuela.

Todo estara bien, me repetia a mi misma.

Una vez llegamos al hospital, ingresaron a mi abuela adentro e hice lo mas doloroso, soltar la mano de mi abuela, no quería separarme de ella. Ingresaron a mi abuela a una sala, me caí en rodillas y me puse a llorar desconsoladamente.

Despues de casi media hora de estar en la posición de rodillas, sentí una presencia detras de mi.

- Vamos lavantate- sonó la voz de un niño.

No hice caso, hasta que sentí unos manos en mi cintura.

- Vamos niña, levantate- dijo él mientras intentaba levantarme.

Obedecí, me pare y me senté en unos de los asientos del hospital.

- Hola, me llamó Adrián, y tú.

Lo ignore, no tenia ganas de tener una plática.

- ¿Por que lloras?- me preguntó.

- Mi abuela esta en aquella sala- respondí señalando la sala donde ingresaron a mi abuela.

- Pero dentro de unos minutos ella saldra.

- ¿Como estas tan seguro?- le respondí.

- Todos aqui, vienen al hospital y luego regresan a sus casas, bueno eso es lo que dice mi mami.

- No lo se.- dije agachando la cabeza.

- Todo estara bien no te preocupues- me dijo abrazandome.

- y tus padres?- le pregunté.

- Adrién! donde estas cariño- sonó la voz de una mujer, que creo que era su madre.

- Ya voy!- respondió él.

-Adiós niña...

- Mi nombre es Luve, ese es mi nombre.

- Bueno adiós luve, que bonito nombre tienes.

-Gracias y adiós Adrién.

Casi inmediatamnete despues de que aquel niño se alejara, salió un doctor de esa sala donde ingresó mi abuela y se me acercó al ver que no había ningún adulto cerca.

- Pequeña, eres familiar de la señora Tania?

- Si, ella es mi abuela.

- Donde estan tus padres, no tienes algún familiar?

- Mis padres murieron, mi abuela es mi única familiar que tengo.

- Hija mira, cual es tu nombre?

- Luve, mi nombre es luve.

- Mira Luve, tu abuelita ahora se fue al cielo.

Mi mente se puso en blanco y no reaccione.

No respondí por que sentí un dolor en el pecho, me empezo a doler para despues desmayarme.

Lo último que escuche fueron las palabras del doctor.

- Traigan una camilla ¡Pronto!

Abuela si ahora estas en camino al cielo, quiero decirte que te extrañare mucho, fuiste mi acompañante mas perfecta, ahora no solo brillaras para mi, si no que me brillaras junto a los ángeles.

Te extrañare mucho, seré fuerte de ahora en adelante, sere persistente y valiente.

Siempre te tendre de compañia, pero ya no tendré tus abrazos y tus besos.

13 de Septiembre de 2021 a las 14:39 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo CAPÍTULO 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas