dulcedeleche21 Dulce deLeche

Me encuentro al lado de la chimenea recordando la relación lésbica con mi amiga Elena de este verano mientras seguía disfrutando de mi novio Jorge y los errores que cometí para perderlos a la vez en el mismo momento. #OtoñoEnInkspired Este cuento participa en el CONCURSO: UN CUENTO PARA OTOÑO.


Cuento Sólo para mayores de 18.

#amor #sexo #lesbiana #lgtbi #amorperdido #OtoñoEnInkspired
Cuento corto
1
91 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Cuando todo ha acabado


Me encantan los cambios de estación y sentir el primer día de frío después de tantos meses de calor. Mi padre ha encendido la chimenea y cuando he notado el calor que desprende, me he sentado en el sofá frente al fuego para dejarme hipnotizar por las llamas y envolverme en el olor a humo.

En cuanto veo el baile errático de las llamas los recuerdos vuelven a mí. Sonrío por la felicidad que he llegado a disfrutar durante este verano maravilloso con las dos personas que más he querido. Jorge, mi novio desde hace 2 años, siempre alegre, atento, cariñoso y además buen compañero. Pero lo más importante de este verano ha sido conocer a Elena con la que mi sexualidad ha dado un giro de 180 grados.


Me levanto y echo otro tronco al fuego para intentar alejar la tristeza que veo venir, pero en cuanto me siento de nuevo en el sofá la pena se apodera de mi a medida que van apareciendo los recuerdos de las últimas semanas.


Ahora que puedo verlo en la distancia, debería haberme dado cuenta que iba por mal camino, pero fue todo tan intenso y tan deprisa que no supe apreciar lo que tenía. Estuve engañado a Jorge todo el verano con Elena sin pensar en las consecuencias ni el daño que le podía causar. Además, reconozco que soy una cobarde porque no quise enfrentarme a la situación jugando con los sentimientos de Jorge y Elena cuando debería haber sido más sincera con ellos dos.


Mi mirada triste queda hipnotizada en las brasas que tienen un color rojo tan intenso que parecen latir. Viene a mí el recuerdo del día en el que Elena me preguntó que se siente al acostarse con un chico y entre risas y bromas le dije que era muy diferente a lo que estábamos haciendo nosotras, incluso empezamos nombrar algunos chicos con los que podría probar hasta que finalmente le ofrecí a Jorge como si fuera de mi propiedad.


Las lágrimas se concentran en mis ojos nublándome la vista y veo el fuego como si fuera a través de un caleidoscopio. Me arrepiento tanto del momento que se me ocurrió proponerle hacer un trío con Jorge sin darme cuenta que era la mayor estupidez de mi vida. Al acostarnos los tres juntos salieron a la luz todos mis defectos como si hubiesen estado esperando el momento idóneo para aparecer. Salió a relucir un egoísmo que desconocía, los celos me abrasaron y explotaron dentro de mí como si fuera un petardo. Nunca me había sentido tan egoísta y tan mezquina.


Subo las piernas al sofá y me abrazo las rodillas cuando cae la primera lágrima por mi mejilla, las llamas danzan alegres y vivas que parece que se rían de mi tristeza. Aparece delante de mí la cara que puso Jorge cuando Elena me provocó el orgasmo y se dio cuenta que el trío no era casual y que Elena y yo nos conocíamos demasiado bien en la cama para ser nuestra primera vez. Entonces Jorge me folló dando embestidas con dureza y sentí como si estuviera talando un árbol frondoso que habíamos creado con nuestro amor y con cada golpe de cadera se desmoronaba todo el amor que sentía por mí. Cuando acabó y salió apresurado de la habitación sentí como caía ese árbol en un estruendo brutal que me hizo daño en lo más profundo de mi ser.


Abrazo mis piernas con fuerza y apoyo mi barbilla en mis rodillas sin dejar de mirar el fuego. Las lágrimas van cayendo por mis mejillas sin control. Mi mente es tenaz y quiere hacerme recordar que ese no fue el momento más duro. Me quedo inmóvil sabiendo que aparecerá de nuevo en mi mente la escena que se ha repetido los últimos días. Un escalofrío recorre mi cuerpo poniéndome la piel de gallina y aparece delante de mí la cara de espanto que puso Elena cuando en el momento en el que Jorge empezó a penetrarme, miré a Elena altiva y con desprecio como si hubiese sido una estúpida competición entre nosotras. No entiendo porque me comporté de esta manera con Elena que es la persona más dulce y más generosa que conozco.


Lloro descontroladamente y cierro los ojos tratando de esconderme entre mis rodillas al recordar que ni siquiera luché por intentar volver con ellos, los dejé ir sin más porque estaba avergonzada de mi misma. Y eso que unas semanas antes pensaba que el amor que sentía por los dos era tan sólido y verdadero que nada nos podría separar. Cuando Elena se despidió diciendo “ya te llamo” las dos sabíamos que algo se había roto entre nosotras y nada volvería a ser como antes. Los dos se alejaron de mí sin reproches ni malas palabras porque no tienen maldad ni son rencorosos. El problema soy yo y eso es lo que me hace más daño.


No me he dado cuenta, pero mi madre se ha sentado a mi lado y sin decir nada me da un abrazo grande y fuerte que me envuelve haciéndome sentir segura y arropada. Apoyo mi cabeza en ella desolada y lloro desconsoladamente como una niña pequeña, hipando y teniendo espasmos en mi cuerpo. Poco a poco va saliendo toda la tristeza enquistada que llevaba días dentro de mí y que no había compartido con nadie. Mi madre no dice nada, solamente me acuna con un abrazo que siento tan poderoso que me ayuda a encontrar al fin algo donde agarrarme para dejar de caer en ese pozo de tristeza.

20 de Septiembre de 2021 a las 15:44 2 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Dulce deLeche Soy una chica española que escribo para vivir mis fantasías. Me gusta escribir sobre temática erótica explorando el sexo con chicas y chicos. Escribo en primera persona porque me gusta ser yo la que vive las historias que ocupan mi imaginación, explicando y compartiendo mis sentimientos y experiencias. Gracias por leerme.

Comenta algo

Publica!
Julián Juan Lacasa Julián Juan Lacasa
Continuación de Confesiones Lésbicas, donde la protagonista se arrepiente del error cometido con su novio y su amiga, perdiéndolos a los dos. Y que al final encuentra consuelo en su madre. Nos identificamos con su sufrimiento. Cuantxs hemos cometido errores así con quienes amamos.

  • Dulce deLeche Dulce deLeche
    😘😘 Gracias por seguirme y comentarme tanto. Mil besos te daría😘😘😘😘😘 1 week ago
~