patypixie Patricia Pixie

Todo en la vida tiene un ciclo, que te puede alejar o acercar a la persona más especial para tí.


Cuento No para niños menores de 13.

#vida #amor #sentimientos #enamorados #otoño #OtoñoenInkspired
Cuento corto
1
37 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Estaciones

Se prometió a sí misma guardar ese precioso sentimiento en el rincón más alejado de su corazón. Una cosa tan preciosa no podía arriesgarse a ser destrozada por cualquier persona.

Escondió sus bien formadas curvas detrás de holgadas ropas, para que nadie volviera a desearla de la forma en la que él lo había hecho. No quería que ningún otro hombre volviera a llenar sus labios con la más dulce de las mieles.

A cada paso que daba, los chiquillos del barrio, no podían evitar murmurar. Ella, que ayer parecía ser una princesa, que inundaba todo con felicidad pura, hoy no era otra cosa más que un lánguido fantasma que se la pasaba pintando por donde pisaba de un color gris.

Aun así, varios chicos intentaban cortejarla. Dentro de ese perpetuo halo de tristeza que parecía seguirla a todas partes, su figura seguía transmitiendo un discreto encanto, mismo que era opacado por la luz que todavía reflejaban sus grandes ojos azules. Todo su ser, aunque marcado por el dolor, seguía siendo hermoso, como un árbol que se resiste a sucumbir por completo ante los días fríos.

Ella intentó sonreír y disfrutar la compañía de esos muchachos, pero su corazón seguía recordando día más soleados. Horas que parecían destinadas a brillar bajo la luz del sol por siempre. Horas que un día, se apagaron sin señal previa.

Pero junto con el otoño, regresó a su vida ese dulce abrazo que imaginó jamás volver a sentir. Ella imaginó en principio que tal vez únicamente había imaginado escuchar en su casa el sonido de la voz de su amado, pero era real. Unos minutos de plática bastaron para que ambos se sintieran de nuevo conectados por el más hermoso de los hilos rojos. Él tuvo que alejarse de ella por un tiempo para cumplir un deber con su familia paterna. Le hubiera gustado despedirse de su amada, pero el deber lo llamaba. La joven no tuvo tiempo de enojarse al sentir de nueva cuenta su amado entre sus brazos. A base de besos y dulces caricias, los dos olvidaron la distancia que los separó un tiempo. Entre los protectores brazos de la noche, la pareja de amantes se fundieron en un solo ser con la eternidad misma. Se desnudaron de todo tipo de temores, entregándose a saciar la sed de amar que los dos venían arrastrando desde hacía ya un buen tiempo.

Curiosamente, al estar de nuevo cerca de él, en lugar de sentir un deseo de asfixiarlo con su amor, aprendió a quererlo serenamente, pero con fuerza. Lo ama igual que el primer día en que los dos coincidieron en una clase de la universidad. Pero ella ha aprendido que en la vida nada dura para siempre. Todo es un ciclo eterno, como las estaciones que dan vida a la fértil tierra. Así que, los enamorados eligieron vivir un día a la vez. Caminan por la vida disfrutando la alegría de cada instante, esforzándose para que las oscuras sombras del endeble futuro no les roben la alegría del presente.

6 de Septiembre de 2021 a las 02:56 1 Reporte Insertar Seguir historia
6
Fin

Conoce al autor

Patricia Pixie Poesía y microrrelatos son mis pequeños grandes placeres a la hora de escribir.

Comenta algo

Publica!
Diego E. Diego E.
Me agrada las ideas implícitas en este relato, así como los conceptos de amor e intensidad expresados. Buen trabajo!
September 06, 2021, 18:21
~