jesvaspar_d_ave ROLANDO JESUS VASQUEZ PARDAVE

Preparandose para la llegada del Principio del final, desde como un solo ser puede cambiar mucho si solo olvida lo que menos importa hasta volverse en el hombre que un ser superior quiere que sea.


Fantasía Fantasía histórica Todo público.

#final
0
66 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

PROLOGO: ANTITESIS DEL FIN

“Quien diría que yo… quien dirá que tu… quien demonios es EL”


Nadie sabia lo que estaba sucediendo en el mundo de ATACA, un mundo que estaba llegando a la extinción por un solo ser, y entre tantas desgracias y destrucción un tipo que estuvo de pie viendo todo el panorama de la situación junto a su hermana que lloraba sin control, maldecía su inapropiada debilidad.


Diez billones de seres vivos, caminaban sobre un planeta tan armoniosamente legítimos para la vida y nadie supo cómo llego, el lamentable final que ya estaba en las puertas del inicio del fin, aquel hombre con cuernos hacia atrás o tal vez era antenas gelatinosas muy extravagante y extremadamente largas para ser un ser que la humanidad conoció y su color, su maldito color no hay nada que se lo compare, tal vez pensamos que era la virtud del cielo o tal vez la agonía de lo profundo, pero nada de ello ya era imposible.


Las torres, los monumentos y las grandes edificaciones y un billón de seres vivos de nuestro planeta se caían en desgracia antes de la puesta del sol sobre aquellas lagunas de tierra estéril y sin vida… tal vez ya era hora del cambio climático trajera nuevas evoluciones o tal vez no… pero el mundo era claro por primera vez, la voluntad del Hombre traerá desgracia a los demás seres, sin embargo quien demonios era “EL”, NADIE SABE, NADIE SUPO, NADIE LO SABRA, porque el mundo específicamente mi mundo se partía en dos.


Cien y últimos guardianes del planeta luchaban solo con un solo ser, y nada surtía efectos, las grandes temperaturas colonizaban a los seres vivos, unos derritiéndose otros ardiendo y el líquido dorado ya no existía, más nuestro tiempo ha llegado y que nos llamó nuestro pasado, tal vez así “EL” lo quiso sin saber que la vida no era nada ante él, no hay más del hoy… el final de los tiempos ya llego al mundo. A mi mundo adorado por los dioses.


Un murmullo a lo lejos de la batalla que no se llegaba a escuchar desde lejos, más los ruidos de la desgracia eran mas fuerte e inmutables, nada lo callaba a las voces de sufrimientos infinitos.

—Yo, Asdex el gran guardián de los Aposenticos, solo puedo ver como la falta de dedicación de los dioses es terminada por un solo ser—entre lágrimas mirando a su hermana dijo aquel hombre que servía a los dioses, que lo habían abandonado— ¡Azddax! hermana, hermana mía, levántate, ayúdame a derrotar a este ser.


La voz que con temor llegaba a los oídos de una preciosa mujer que rondaban los 1500 años talvez mas o tal vez menos, hacia caso omiso y con voz de tristeza le respondía.


—¡Hermano mío! Ya fuimos abandonados por nuestros dioses, ya no tengo la divinidad de la diosa Magnu ni la fuerza de mi matial—dijo entre lágrimas y en el piso con las rodillas cruzadas y desapareciendo entre el polvo.


La singularidad de que varios “Voluntarios” se desvanecían en el polvo, en lucha con el Adversario, aquel ser que nadie supo cómo llego a tener tal control sobre las Voluntades de los dioses, y como en una sola noche llego derrotar a todos los Voluntarios de los Dioses.


La ironía de su sonrisa de “El” que rosaba el placer y la comedia y con sus ojos plagada de sangre negra, derrotaba sin piedad y mataba a todos los seres vivos del Planeta, la tierra poco a poco se teñía de rojo, lluvias de sangre caían por doquier miles de meteoritos caían sobre ciudades sin tener a sus protectores, los más grandes Voluntarios de los dioses, el final llegaba a nuestras vidas.


—¡Dioses! Que hicimos mal… seguimos el plan que vuestras voluntades nos llegaban, nadie cuestiono su inminencia, sin embargo, pagamos el dolor—dijo mirando el cielo teñido de rojo— vamos al menos dime porque estamos pagando esto…


Lentamente a la servidumbre de sus ojos gotas de azufre que emanaba una toxicidad que desintegraba cualquier superficie cercana a su moribundo cuerpo unas olas de carcajadas y el ser con risillas, aquel Adversario se paró ante él y sonriéndolo se expresó.


—Mirad que tenemos aquí, no esperaba que el menor de mis problemas sean la mayor satisfacción de ahora… como decirlo… ¿mmm? Al parecer si existen sobrevivientes, vaya es un grato no muy grato.


—¿…?


—Veo que mis palabras no las entiendes ¿no?... ¡Ajem! Bien quiero decir que debes ¡MORIR! —dijo mostrando un rostro totalmente blanco con ojos oscuros como la muerte misma.


—Se que moriré, no tengo duda, pero también se que no estoy solo en esto, caerá sobre ti la furia del que esta por encima de mi…


—Vosotros, vosotros solo dad risas, la gracia de sus muertes solo me dad risa. Veo que aún no captas lo que está pasando aquí… HAHAHA…


De pronto el ambiente desafiante de las palabras se convertía en una jugarreta.


—De que risa hablas tu un ser que matas sin emociones, que carece de plenitud eres el causante de las desgracias de mis hermanos, no estaríamos así si solo tendríamos nuestras Voluntades, tú serias el que no se reiría, eres el único al que no llegamos a castigar en nombre de los dioses.


—¿Los dioses? Ya veo… que divertido… tus dioses del que tanto anhelas sus Voluntades, ya están con vosotros, ya se olvidaron de vosotros. HAHAHAHA.


—¿Que? Eso es imposible, como puede ser verdad—gritó sin que nadie pudiera escuchar—los dioses no pueden olvidarnos, porque lo harían.


—Oh, es así… pues déjame darte un regalo de despedida por ser el último que sobrevive a este agónico planeta, Yo soy a lo que tu más teme, yo soy al que vosotros no prestaron atención y yo soy el Fin. Y nadie está sobre mí, porque yo soy el Ultimo de la vida.


Aquellas palabras trajeron cambios, el planeta ya estuvo colapsando hasta su núcleo, no existía mas nadie en un planeta que era considerada amada por los dioses, el sol ya estaba ocultándose, el planeta Ataca dejaba de latir, sus nubes blancas y azules cielos se convertía en nubes negras y con el cielo rojo.


El sol dejo de penetrar con su luz, puesto que el denso de su atmósfera no lo dejaba, la oscuridad eterna se resplandecía en todo su esplendor, charcos de azufre lluvias invernaderos de azufre era lo único que destacaba en el horizonte junto a los polvos.


El final del Planeta Ataca fue descrita como el día que lo cambio todo, ahora el final de la gloria de los 13 mundos era descrito como el Dia que el Adversario triunfo y los 13 mundos llego su agonía. El fin de la protección de los Dioses contra el Adversario ya es historia.

23 de Agosto de 2021 a las 00:34 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo CAPITULO 1: ATACA 300 AÑOS DE VIDA.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión