T
The gsmt


No todo es lo que parece, a veces estamos decididos en creer algo que parece maravilloso por miedo a creer en la realidad, todos hemos querido alguna vez huir de aquella realidad que tenemos al frente, meternos en la fantasía de un libro, simplemente huir de lo que de verdad pasa en el exterior.


Drama Todo público.
1
20 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Una Noche Radiante

Debe de ser de terror.

—Yo digo de fantasía, la fantasía es mejor.

—No, es mucho mejor el terror —dice él con una sonrisa en la cara —además sé que te gustaría leer un libro de terror en una noche como la de hoy.

Lei estaba decidido en hacer un libro, el único problema era que no sabía de qué se iba a tratar, yo le trataba de dar ideas, pero ninguna la tomaba.

—Hazlo de romance —digo acompañado con una pequeña risa pues sabía que él era pésimo para el romance

—Que buena idea y que todos se burlen de mí, no cabe duda que eres la mejor para dar ideas —dice él un poco sarcástico —ya es tarde, vámonos —se levanta del suelo y estira una mano para ayudarme a parar, lo miro con una sonrisa dudosa —¿no vienes? está bien, nos vemos mañana —dice el mirando hacia el cielo y poniendo ambas manos en los bolsillos de su gabán largo —última oportunidad —voltea a verme y seguido vuelve a estirar su mano, lo cual estiro la mía para agarrar la de él.

—¿De qué genero va a ser tu libro? —digo mirándolo a la cara mientras caminamos en dirección a mi casa —¿No vas a responder? está bien —suelto su mano y las meto en el bolsillo del buso.

—Ya, ya okey te diré, pero primero tu mano —dice el mirando su mano con intención que la vuelva a coger a lo cual niego con la cabeza y comienzo a acelerar el paso —¡¡SOFIA!! —escucho gritar a Lei mi nombre, seguido oigo como comienza a correr detrás de mí por lo cual saco mi manos de los bolsillos y también comienzo a correr para que no me alcanzara pero fue todo un fracasó, un poco después él me alcanza y coge mi mano con una pequeña sonrisa en la cara —no puedes desacerté de mí, lo sabes ¿verdad? —dice el deteniéndose para mirarme, levanto mi cara y le regalo una pequeña sonrisa.

—Si, lo sé —digo decidida, seguimos caminando por un momento miro al cielo y veo como la luna brilla, esta hermosa pero solo hay unas pocas estrellas que la acompañan, debido a las luces de la ciudad —quisiera ver más —Lei me mira un poco confundido —estrellas quisiera ver más estrellas — él sin ninguna expresión en su cara, voltea nuevamente a mirar hacia al frente, por lo cual hago lo mismo.

—Será de fantasía

—Con duendes que no pueden decir mentiras —digo con una sonrisa.

—No son duendes son elfos, es una diferencia enorme.

—Okey, okey perdóname protector de elfos —digo un poco burlona —no me gusta la fantasía o bueno no he leído muchos libros de fantasía.

—Oh por Dios de lo que te pierdes, pero ahora no entiendo por qué hace rato estabas tratando de convencerme de que fuera de fantasía.

—Solo quería molestarte.

—Te diré un secreto —dice el bajando la voz, por lo cual lo miro con mucha intriga se supone que yo sé todos sus secretos —todas la mañanas al despertar lo primero que hago es—cada vez estoy más intrigada de lo que vaya a decir de lo cual Lei se dio cuenta —preguntarme solo una cosa, que pasaría si no me tuvieras, serias un desastre total, nadie te soportaría de verdad tienes suerte de tenerme —dice él con una risa, lo golpeo con mi mano libre en el brazo.

—Qué persona en este mundo se pregunta algo así al despertar —consigo decir.

—Yo, yo me pregunto eso, y es porque me preocupas —dice el con su sonrisa —¿Qué haces tú al despertar?

—Mirar mi celular, ver la hora y cosas así, como quien me escribió y así.

—Ya veo, eres muy aburrida.

—¡HEY! no lo soy, solo soy normal.

—Es la misma cosa —dice con una leve sonrisa —menos mal yo soy diferente a los demás y quieras o no tú también lo eres —esas palabras que dijo me sacaron una pequeña sonrisa —ya casi llegamos —dice el señalando mi casa que se veía al fondo.

—Si.

—Así que nos vemos mañana ¿verdad?

—Si, toca hablar de lo que vayamos hacer cuando entremos a la Universidad el lunes.

—Si, es verdad y lo peor es que estamos en diferentes carreras, dime ¿por qué no te puede gustar la programación? —dice el soltándome de la mano

—No es lo mío.

—No me parece, como mejores amigos que somos deberíamos de ir en la misma carrera —dice el levantando una ceja.

—No, no es así debemos de ir a la misma universidad no a la misma carrera y sabes muy bien que soy un fracaso con los computadores —digo con un tono suave de voz.

Ya estábamos al frente de mi casa, Lei se puso adelante de mi he hicimos nuestro típico juego de manos que solo lo sabemos él y yo.

—Adiós —dice el levantando su mano mientras me voy alejando, cuando ya estoy un poco lejos doy la vuelta y corro a dirección a él cuándo llego donde esta, él me mira un poco curioso.

—Hazlo de misterio —consigo decir a lo que él muestra una pequeña sonrisa y asiente con la cabeza.

—Lo hare.





3 de Agosto de 2021 a las 21:54 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Continuará… Nuevo capítulo Cada 15 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~