rxdmoonlight rxdmoonlight

El pequeño Jimin fue invitado a una fiesta de cumpleaños por primera vez sin saber lo que le esperaba en ella. ─────────── ✧ ━ OS | Yoonmin ♡ ━ YoonGi; top | JiMin; bottom. ━ Solo YoonMin, no más shipps. ━ Fluff. ✒️ NO ADAPTACIONES SIN MI PERMISO, PROHIBIDO COPIAS. ©rxdmoonlight aka mei. Publicado: 140420


Fanfiction Todo público.

#fluff #oneshot #Yoonmin #bts #Jimin #Yoongi #btsfanfic
Cuento corto
5
34 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

De dulces amargos y corazones curados.


El amor es un sentimiento tan puro pero a la vez tan destructivo.



[ 🐱❤🐥 ]



El pequeño Jimin con tan solo ocho años estaba —demasiado— emocionado por la fiesta de cumpleaños de su amigo del colegio llamado Jungkook, Kookie para los amigos, pero el tierno Jimin quería darle un apodo único, diferente y tierno como lo es su amigo dientes de conejo, y así salió 'GuGu'.


El de las mejillas esponjosas estada dando pequeños saltitos en cera de la calle tarareando una canción qué había escuchado en la radio ese día en casa, mientras daba cada paso agarrado de la manito de su mami, la cual moría de ternura al mirar a su tierno hijo haciendo pequeños pucheros en cada saltito que hacia.


Hoy era su primera fiesta que le invitaban y no paraba de sonreír como bobo al imaginarse los dulces, juguetes, dulces, el pastel, dulces, si el pequeño Jimin ama los dulces con todito su corazón.


Pero la mejor parte era al imaginarse la piñata, él había escuchado de los niños de la escuela que era gigante, colorida y... y... ¡Contenía dulces y juguetes! Solo imaginarlo chillaba de emoción.


A sólo una casa de llegar, notó un auto negro estacionarse frente la fiesta, de el bajo un niño un poco más alto que él, vistiendo todo negro, pálido y ojos gatunos con la mirada fría y rostro inexpresivo, le dió escalofríos al verlo, ¿como un niño puede causarle esa sensación tan extraña?


Al llegar a la fiesta sonrió lo más que pudo y abrazó a GuGu muy muy fuerte diciéndole "¡Feliz cumpleaños GuGu!", el cumpleañero lo abrazo de igual manera respondiendo "¡Gracias Minie!" regalándole su característica sonrisa de consejo.


Adorable.


Mientras los dos niños reían y abrazaban, la mamá de Jimin saludaba a las mamas presentes, entablando un amena conversación con ellas, se sentía agusta ahí, además de recibir cumplidos hacia su hijo por lo tierno que es, fue mejor de lo que había pensado.


El pequeño Jimin hablaba con los amigos de Jungkook sonriendo y riendo durante la conversión poca coherente que tenían, se sentía bien estar en una fiesta, su emoción fue tanta que no se percató de una mirada filosa de un niño que estaba en un rincón con los brazos cruzados apoyándose en la pared con un chupetín en la boca.


El llamado de la mamá de Jungkook daba por comenzada la fiesta, de pronto la música infantil empezó a sonar, a Jimin le brillaron los ojos cuando vió la mesa repleta de dulces, quería llorar de tanta felicidad, su mamá se percató que él ya estaba sorbiendo su naricita dulcemente, así que lo llamó para que tomará asiento al lado de ella por mientras llamen a los niños a jugar en las dinámicas.






[ 🐱❤🐥 ]





El pequeño no paraba de sonreír con los juegos que habían, aunque le daba un poquito de miedo el payaso de la fiesta, él igual disfruto de los juegos con los niños de la fiesta, además que había ganado muchos dulces por ganar los juegos que él participaba, aunque él no sabía porque en todos los juegos ganaba, él ni siquiera en algunos participaba y los demás niños le daban sus dulces diciéndole que él había ganado, él solo les agradecía con una bella sonrisa cerrando sus ojitos de alcancía, los pequeños niños suspiraban de amor al ver su sonrisa, para ellos valía la pena sacrificar sus dulces si el tierno Jimin les daba esa sonrisa que enamoraba a cualquiera, hasta al mas frío corazón.


A lo lejos un gruñón y serio niño bufaba al ver como esos estúpidos niños le daban todos sus dulces al de cachetes tiernos, si, así le puso el niño de tez pálida al de las mejillas abultadas "cachetes tiernos" pero el no lo diría en voz alta, eso nunca.


El de mejillas rojas saltaba de emoción porque ya tocaba la hora de cantar al cumpleañero, su GuGu ya tiene ocho, "es todo un hombrecito" fue lo que dijo su mami cuando vió que apagaban las luces para cantar, todos los niños estaban reunidos alrededor de la mesa sonriendole a Jungkook que estaba en el medio con sus padres, la musica empezó a sonar y empezaron a cantar aplaudiendo al ritmó de la canción.


Jimin estaba muy feliz por pasar un día muy importante para su GuGu, mientras cantaba giró su cabecita para mirar a su alrededor, y en una esquina se percató que el niño azucarín estaba también ahí pero aplaudiendo sin ganas, frunció levemente el ceño, iba a dejar de verlo pero fue ahí que sus miradas chocaron y los niños sintieron una corriente en todo su cuerpo, era una sensación extraña pero dulce, el pequeño Jimin le mostró su característica sonrisa pero el niño pálido fue el primero en romper el contacto volteando su cara, cruzó sus brazos dejando de aplaudir. Jimin se sonrojo de sobre manera bajando la cabeza para que nadie le mirase.


JungKook sopló la vela haciendo que todos aplaudan, el de la sonrisa de conejo miró a su Minie que estaba con la mirada gacha y sonrojado, aprovechando que todos volvían a sus lugares se acercó a su pequeño amigo.


—Minie, ¿qué tienes?— preguntó preocupado, no era común que su amigo este así.


—¿Eh? Y-Yo nada G-GuGu ¿por? — jugó con las mangas de su suéter nerviosamente.


—Será que estás como tomatito y muy tímido. —levantó su ceja divertido al ver la actitud tierna de su mejor amigo, ser tierno era normal en su Minie pero muy tímido no.


—¿Yo? —se señaló inocente, él quería preguntar por el niño azucarín pero le daba mucha pero mucha vergüenza.


—Minie...


Jimin suspiró rendido. —GuGu—llamó bajito —¿Q-Quién es ese niño que está en la esquina?—tomó el valor de preguntar señalando nerviosamente al niño pálido.


— ¿Yoongi hyung?— preguntó confundido, pero rápidamente captó —Ahora entiendo... Te gusta mi primo. —aseguró.


— ¡Qué?! ¡no! ¡no! —negó efusivamente.


— No sabía que tenías esos gustos. —empezó a codear a su amigo haciéndole sonrojar más.


— ¡GuGu! ¡no! —negó otra vez pero ahora con sus manitos.


— Como soy buen amigo, le voy a llamar, ¡Yoongi hyun-. —el de las mejillas sonrojadas tapó la boca de GuGu antes que terminara.


— ¡Noo...! —suplicó susurrando, siento picar sus ojitos.


— Minie lo siento, no llores, Minie mirame no llores. —levantó la carita de su amigo sintiéndose culpable—No me gusta verte llorar.


—GuGu malo. —regaño sorbiendo su naricita con un puchero en los labios.


— ¿Qué esta pasando aquí? —una voz un tanto gruesa sonó a su espalda le hizo dar un pequeño brinco.


Esa sensación otra vez.


—Yoongi Hyung.—dijo sorprendido el de la sonrisa de conejo.


— ¿Que le has hecho? —preguntó con el ceño fruncido, su rostro no tenía expresiones. Jungkook desde que tiene memoria nunca a visto una sonrisa en el rostro de su primo, sería un milagro si lo lograría verlo antes de morir.


—Nada, solo...


—Ven aquí, debes lavarte la cara.


—Yo...


—Solo ven. —agarró su muñeca delicadamente jalandolo hacia el baño mas cercano, el ni sabía porque estaba haciendo eso, solo vió al niño con mejillas abultadas llorar y se le activo el modo sobre protector que jamás creyó tener.


El pequeño Jimin tenía la mirada en el suelo, extrañamente se sentía cómodo y a la vez tímido con el niño de adelante, su mano era muy cálida, más de lo que pensó.


Como me gustaría que me agarrara la mano, ¿que? No, no, Minie no debe pensar esas cosas pero... ¿Su mano es muy grande o mi mano es muy pequeña?


Se detuvieron en frente del baño, soltando la muñeca del cachetes tiernos, ninguno dijo nada, el de tez pálida amaba el silencio pero ahora lo odiaba, le desesperaba no poder hablar al pequeño de al lado.


El gran Min Yoongi, hijo de Min Sohyung, de empresas Golden Min, tiene vergüenza de hablar con un niño tierno, si ese es el gran Min Yoongi.


—C-Creó que tengo que entrar.—el más alto solo asintió sin decir ninguna palabra, el pequeño entró con tristeza porque el niño azuzarín ni le hablo.


¿Acaso soy feo? o ¿soy muy bajito? o ¿mi boca huele mal?


El pálido solo quería tirarse un golpe en la cabeza por no poder hablarle al pequeño que entró al baño, es que cuando lo vió sonreír por primera vez no podía sacar su mirada de él, se sentía tonto y estúpido como los demás niños, pero es que inevitable no caer ante la sonrisa del niño tierno, jamás había sentido cosquillas en su estómago, tenía ganas de vomitar con tantas cosquillas que sentía, el de mejillas abultadas salió con su carita medio húmeda con las mejillas sonrojadas.


Mío. Mío. Mío.


Sonó en la cabeza del pálido, Yoongi nunca había tenido la sensación de tener algo, llamarlo suyo, si bien tenía dinero para tener cualquier cosa, pero algo que estaba seguro es que nada en este mundo podía comprar una sonrisa del pequeño que tenía al frente, sonriéndole con las mejillas rojitas, y lo quería para él, solo para él, ningún niño estúpido merecía ver las sonrisas del pequeño, ni el mismo lo merecía pero haría lo que fuera para tenerlo, lo que sea.


Hasta actuar estúpido como los niños de la fiesta.


—Gracias por ayudarme. —bajó la mirada al decirlo, Jimin no era capaz de mirarlo, se sentía extraño pero a gusto.


—De nada. —habló sorprendiéndose así mismo por hacerlo.


¡Bravo Min Yoongi!


—Me llamo Jimin, Park J-Jimin. —¿desde cuando era tan tímido? La respuesta: desde que vio por primera vez al niño azucarín.


Lindo, hasta su nombre es lindo.


—Yoongi, Min Yoongi, soy el primo de Jungkook.


—¿De GuGu?—preguntó pretendiendo no saber, moriría de vergüenza si supiera que el había preguntado por el.


— ¿GuGu?—preguntó con la ceja levantada


El menor sintió nervios de repente — Yo le digo así. —mencionó jugando con las mangas de su suéter rosa.


— ¡Minie!—gritó una voz un tanto aguda—¡Por fin te encuentro! —llegó con la respiración agitada su GuGu, el cual se sorprendió al ver a su primo todavía ahí, justo al frente de su Minie —¡Oh! Yoongi Hyung ¿que hace todavía aquí? ¡ya van a romper la piñata!—grito con entusiasmo dando saltitos de alegría.


El pequeño abrió sus pequeños ojos a más no poder, sorprendido—¡Enserio GuGu! —el aludido asintió efusivamente.


— ¡Si Minie! ¡vamos rápido! —tomó de la mano al más pequeño llevándole rápidamente hacia la dichosa piñata, dejando atrás a un celoso y gruñón niño de diez años.









[ 🐱❤🐥 ]







— ¡QUE ROMPAN LA PIÑATA! ¡QUE ROMPAN LA PIÑATA! —gritaban enérgicamente los niños a la espera que rompan la deseada piñata y la más esperada por el niño de mejillas rosadas y pequeña nariz, quien saltaba a la espera que salgan los dulces y juguetes, ya se imaginaba a el jugando con los juguetes que ganaba.


Pero lo que no sabía que los niños totalmente perdían la cabeza al ver los juguetes y dulces a la vez, además de la euforia del momento, podían hacer que los pequeños tiernos y inocentes se vuelvan en bestias sedientas de dulces y juguetes.


— ¡Minie! Ven aquí.—señaló JungKook con ansias de romper la piñata.


Jimin fue al lado de su GuGu esperando la caída de los dulces, al pequeño le sudaban las manos de emoción.


JungKook tomó el martillo de Thor —que es un regalo de cumpleaños— y empezó a golpear fuerte a la piñata con los gritos de los niños poniéndolo más eufórico y nervioso. Así que en solo dos golpes la tan esperada piñata fue abierta dejando caer los miles de dulces y juguetes de plástico.


Pero con la emoción de los niños fueron empujando y golpeando —sin querer— a los niños a su paso con el objetivo de coger más dulces y juguetes.


Y Jimin fue víctima de eso.


El yendo a tomar los dulces del piso fue empujado por un niño más grande que él y su pobre manito fue lastimada con la caída, ni pudo atrapar los ricos dulces porque para cuando se levantó ya no había. Jimin por respuesta se puso a llorar llamando la atención de un niño, el cual se puso furioso por ver al de mejillas adorables llorando y con su mano lastimada.


Yoongi empujando a los niños de por medio llegó hasta Jimin para jalarlo y llevarlo de ahí sin que nadie se diera cuenta.


Jimin estaba dolido por el dolor de su manito y su corazón, él solo se dejó llevar. Él solo quería los dulces de la piñata y ahora no tiene nada y con solo pensarlo se pone a llorar más.


Quería ir con su mamá y ya nunca venir nunca a una fiesta, los niños eran crueles, no les importó empujar y lastimarlo con el fin de tomar dulces. Ni una disculpa recibió de parte ese niño y eso le molestó, su mamá le había enseñado decir lo siento cuando hace una mala acción ¡Y ese niño lo hizo!


A él solo le queda llorar y llorar hasta llegar a casa o si tiene suerte tener unos dulces de la mesa.


Por otro lado Yoongi llevó a Jimin hasta el baño para curar el raspón de su mano y darle algo para que deje de llorar porque se dió cuenta que odia ver las lágrimas de ese pequeño niño por lo que se prometió nunca hacelo llorar de nuevo. Yoongi no dejaría que alguien lastimase nuevamente a su Jimin.


Jimin cubrió su rostro con su brazo todo el camino para que no le vieran llorar porque su papá le había dicho que los lindos príncipes no lloran.


Estaba tan sumergido en su dolor que no vió como el otro niño tomó una bandita del botiquín para ponerlo en su mano herida.


Jimin bajó su brazo y vió a Yoongi soplando su herida con paciencia. Eso hizo que sus mejillas húmedas se sonrojaran.


— Gracias.


Yoongi levantó la mirada y sonrió.


—Ya no llores.—dijo Yoongi tomando la bandita y colocándolo en la pequeña herida, la bandita estaba lleno de gatitos y le pareció tonto e infantil pero viendo la sonrisa de Jimin con la bandita no dijo nada —Ven, tengo algo para ti.


Jimin confundido asintió y se dejó guiar.


El niño pálido llevó a Jimin al cuarto de los padres de Jungkook porque había visto como su tía había puesto muchos dulces en su cuarto y él sabía lo emocionado que estaba Jimin por los dulces de la piñata así que no mejor que darle para no ver más lágrimas en sus mejillas.


Muy inteligente. Se felicitó Yoongi sonriendo con soberbia.


—Espera aquí —pronunció Yoongi dejando a Jimin sentado en la cama, el cual estaba observando curioso el inmenso cuarto que se hallaba. —¡Aquí está!


Yoongi gritó feliz trayendo una caja inmensa de dulces. Los ojos de Jimin brillaron de felicidad.


— ¡Ah! ¡Dulces! ¡Dulces!.


Yoongi tomó gran variedad de dulces y las colocó dentro de una bolsa de colores —Toma, son tuyos si ya no lloras más.


Aunque a su edad Jimin no entendía el gran significado que había tras esas simples palabras para Yoongi era una promesa por cumplir.


Jimin asintió eufóricamente y tomó la bolsa y como agradecimiento se lanzó a abrazar a Yoongi — Muchas gracias Yoongi hyung.


Ese pequeño acto unió más los corazones de esos pequeños seres para un futuro unirse completamente.


Yoongi río gustosamente y abrazó el cuerpecito del niño que sin saber conquistó su duro corazón.










[ ¡FIN! ]
















[ 🐱❤🐥 ]





No sé si es fluff pero así quedó.


Los amo 💕


©rxdmoonlight.

2 de Agosto de 2021 a las 04:43 2 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

rxdmoonlight ¡Hola! soy rxdmoonlight

Comenta algo

Publica!
Tem Tem
ay re lindo <333
August 24, 2021, 13:12
CR Clau Romea
Aaa como que fin🤧🤧🤧 que cutee
August 11, 2021, 16:25
~