zaelim_hazziel Zaelim Hazziel

¿Amor? Aquel término es despreciable para los Alfas dominantes de cada jerarquía, para ellos la «lujuria» es mil veces mejor que enamorarse perdidamente de su propia Luna. Sin embargo, el destino cruzará caminos entre nuestros protagonistas: Loxur y Minshaer. Él, es el CEO dominante de la corporación Felwang, y Alfa de la manada «Zhue Megtam» Ella, que ha sufrido innumerables torturas por parte de su manada, buscará una terrorífica venganza.


Romance Sólo para mayores de 18.

#cotidiano #ficción #acción #urbano #contemporáneo #amordestinado #suspenso #misterio #fantasía #erótico #romance
72
1.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Conspiración


La noche era oscura, tan oscura que hasta las constelaciones y la resplandeciente luna parecían sumergirse en las profundidades del olvido...


En la mansión de los jefes de la manada: «Seng Yueims», se hallaba una hermosa mujer de aspecto elegante recostada en un costoso mueble europeo color escarlata. Sus esbeltas piernas estaban cruzadas con elegancia y, entre sus finos dedos sostenía una copa de vino tinto. Ladeando aquella copa de cristal, tomó un pequeño sorbo, el líquido fresco fluía por su garganta dejando rastros de ardor y dulzura.

Mientras bebía y saboreaba con satisfacción dicho contenido, su mirada llena de malicia estaba fija en una menuda figura que yacía en el suelo aferrándose a la última pizca de vida que le quedaba.


Por otro lado, una mujer joven de apariencia débil se arrastraba a gatas tratando de sujetar con sus huesudas manos un látigo mortal que iba y venía en su dirección innumerables veces. Su voz normalmente dulce se volvió tan ronca que parecía haber gritado durante una eternidad. Cuando terminó el «juego», su cuerpo estaba tieso como una estatua, sus extremidades torcidas y magulladas hacían temblar a cualquiera que estuviese en su lugar, pedazos de tela sucia se divisaban esparcidas en el centro del piso de mármol, pero lo más impactante de aquella tormentosa tortura, fueron las profundas cicatrices visibles estampadas como sellos en todo su hermoso cuerpo.

Aquel rostro que era todo sonrisas en el pasado, ahora carecía de expresión alguna con el pasar de los años, era como si ya estuviese acostumbrada a ser constantemente maltratada, que ni las lágrimas hacían juicio a aquel par de ojos vacíos.


Ahí estaban ambas damas, una viviendo en el paraíso recibiendo elogios y cumplidos, y la otra sumergida en las tinieblas del mismísimo infierno.



***


—Observen damas y caballeros, he aquí una escoria que asesinó a sangre fría a su propia familia, causando traumas psicológicos como físicos a su supuesta querida abuela. ¡Es una demente señores, no podemos seguir conviviendo con basuras como esta, la hemos castigado durante tantos años encerrada en el sótano, sin embargo, aún se niega a admitir sus errores! —El Gamma de la manada, habló a todo pulmón mirando con desdén a aquella dama. De inmediato los murmullos de burlas y enojo empezaron a resonar cada vez más fuerte en la inmensa mansión:


—¡Es ridículo, una humillación total al dejarla vivir entre nosotros! ¡En mi opinión debería estar muerta, solo ha causado desgracias desde que nuestros jefes la adoptaron! ¡Seguramente lo hizo por la inmensa fortuna y poder que poseían, ya que nuestra señora por fin había quedado embarazada en aquel entonces! ¡Es una avariciosa despreciable y repugnante, me parece que los castigos de estos años fueron muy misericordiosos! —La gente del salón gritaba de rabia e impotencia, era un espectáculo tan lamentable a la vista de los más sensibles.


—Señorita Aurora ¿Qué debemos hacer para deshacernos de la peste? —Con una leve reverencia el mayordomo prosiguió:


—Esperaré sus ordenes. —Cuando el mayordomo mencionó el nombre de Aurora, el bullicioso salón quedó en completo silencio, todos giraron la cabeza en dirección a la dama que yacía recostada perezosamente en dicho mueble. Mirándola con respeto, todos esperaron pacientemente su decisión. Con una bella sonrisa, Aurora se levantó, caminando lentamente con sus tacones de aguja hacia la menuda figura, se detuvo con un sonoro: "Clac", poco después dijo:


—Pequeña Min... ¿qué opinas al respecto? —Cruzando los brazos, la miró fijo esperando con cierta calma su respuesta. Minshaer que tenía dificultades para respirar, a su vez, levantó la cabeza y miró aquel par de ojos teñidos con un toque de rencor y odio. Sin emitir palabra alguna, apretó los puños con toda la fuerza que le quedaba, su mirada era tan vacía como un pozo sin fondo. Los labios rojos de Aurora se curvaron en una leve sonrisa al observar la mirada fulminante que le dirigía Minshaer. Con una expresión altiva y orgullosa dijo:


—¿Qué pasa? ¿Acaso me odias? —Esbozando una pequeña sonrisa, se agachó ligeramente para susurrarle al oído:


—Minshaer, ahora más que nunca estás sola en el mundo, ¿Quién se atrevería a ayudarte? Nadie acudirá a tu rescate porque tu gloriosa reputación está completamente dañada, incluso tu amor de la infancia rompió su promesa traicionándote en la cama conmigo.


Acomodando suavemente un mechón de cabello, continuó burlándose en voz baja:


—Oh... pero que despistada soy, jeje, casi olvido informarte algo sumamente interesante. —Con un toque de alegría en su voz melosa dijo:


—Verás... me casaré con tu amor de la infancia.


Minshaer al oír esto, por un breve momento se congeló, sin embargo, teniendo el rostro inexpresivo recuperó la compostura.



***



Tiempo atrás, Minshaer amaba profundamente a su amor de la infancia: Sorel, en aquella época compartieron momentos dulces y felices como cualquier otra pareja, hasta aquel trágico día en la cual su propia gente la encerró e incriminó en la muerte de sus padres adoptivos. La separación de ambos fue tan dolorosa que Sorel la visitaba en secreto interminables días y noches, incluso el hombre prometió rescatarla de aquel horrible lugar para huir juntos y formar su propio hogar. Sin embargo, su amor terminaría en cenizas por la traición de su amado.


Tarde por la noche, Minshaer esperaba ansiosamente la visita de Sorel como de costumbre, recordando la promesa de huir juntos hace mucho tiempo, ella decidió no desperdiciar ni un día más. Entonces, encontró la forma de escapar de aquel sótano por su cuenta, aunque sus muñecas estaban heridas por el constante forcejeo de las cadenas y el candado metálico de la puerta, la voluntad de huir con su amor, era lo único que tenía en mente por lo tanto, el resto no importaba. Así, decidió obsequiarle una agradable sorpresa.


Caminó a hurtadillas por la mansión evitando la presencia de los guardaespaldas con un excelente camuflaje, una vez que llegó al segundo piso sin ser vista por los miembros de la manada, brincó de alegría, pero su felicidad duró poco.

Tenía pensado escabullirse en una habitación arriesgando su vida al saltar por la ventana de la segunda planta, pero al pasar por una de las habitaciones escuchó ruidos extraños. Al principio ella no tenía curiosidad y solo quería centrarse en su objetivo principal, sin embargo, cambió de idea cuando escuchó el extraño gemido ahogado de un hombre. Aquella voz era tan conocida para sus oídos, con el cuerpo tembloroso, giró sobre sus talones y después caminó lentamente hacia la misteriosa habitación. Como la puerta estaba entreabierta no fue difícil distinguir aquel par de rostros conocidos.


Un hombre y una mujer yacían entrelazados en la cama, la pasión y el amor que se demostraban mutuamente era tan fuerte que parecían amantes de toda una vida. La mujer era Aurora, sus constantes gemidos llegaban a los oídos de Sorel. A su vez, él sujetaba fuertemente su cintura y aceleraba cada vez más el ritmo de sus movimientos.


Minshaer sintió que mil cuchillas se hundían en su corazón, de inmediato lágrimas amargas empezaron a brotar de sus ojos cristalinos, el dolor era demasiado inmenso e insoportable. Pensó que él la amaba de verdad, sin embargo, la realidad era otra. Minshaer era una mujer terca por lo tanto, no quería abandonar aquel lugar todavía, al contrario, deseaba comprobar por sí misma si había confundido a su amado, ¿no?, lamentablemente la verdad la golpeó con fuerza una vez más. Cuando Aurora llegó al clímax gritó:

—¡Alfa Sorel!


—¡¡¿...?!!


En ese momento, Minshaer estaba atónita, por fin había entendido la razón principal detrás de la infidelidad de su amado. ¡Sorel le había ocultado su verdadera identidad durante mucho tiempo! Él le dijo que su lobo había muerto a causa del poco poder que éste poseía. ¡Otra mentira más que lastimaba con fiereza su angustiado corazón!


De repente, se le vino a la mente una curiosa anécdota cuando apenas tenía 13 años. Según sus padres adoptivos, una desconocida pero poderosa secta le extrajo su loba interior desde que era una bebé, ya que según ellos, su cuerpecito era demasiado débil para contener el poder de su loba interior, por lo cual era mejor dejarla vivir como una humana. Minshaer no sentía tristeza en absoluto, tener poder o no, para ella no era gran cosa, sólo mientras la cuidasen y criasen con todo el amor del mundo ella estaría más que agradecida. Pero las cosas eran totalmente distintas si pertenecías a cualquier jerarquía de lobos, como dijeron los antepasados de estos: "Encontrar un «mate» es lo primordial para los Betas, Gammas, Deltas u Omegas"


En cambio en los Alfas la historia era más compleja. Ellos debían encontrar a su «Luna», pero también se les permitía tener amantes. El respeto hacia las Lunas dejó de existir desde que el Dios Heros traicionó a la Diosa Zerah cuando esta aún estaba en embarazada de unos adorables cachorros.

Según la historia, estos dos seres se enamoraron profundamente a primera vista, construyendo así una poderosa jerarquía entre ambos seres supremos. Aquella manada era tan poderosa que su mundo estaba llena de prosperidad y vitalidad, sin embargo, tras la traición de Heros, Zerah se enfureció tanto hasta el punto de contraer accidentalmente un aborto espontáneo, tras la pérdida de sus cachorros, su corazón se lleno de tanta amargura y resentimiento. Aunque su amor por Heros murió en definitiva, ella aún quería conservar a sus cachorros, entonces, se dirigió al espectro más temible que cumplía deseos inimaginables. Pero aquel espectro era considerado milagroso como también en extremo peligroso.

Zerah pidió lo que quería, incluso si tenía que sacrificar su vida lo haría, sin embargo, como tenía un corazón inocente, el espectro terminó por engañarla. Jamás volvió a ver a sus cachorros, Heros falleció al ser despojado de su inmortalidad, y la amante huyó sin dejar rastro alguno, por último, el mundo al que pertenecía desapareció junto con la jerarquía que tanto esfuerzo costó.


La Luna era la guía tanto de Heros como de Zerah, por lo tanto, castigó severamente a ambos por destruir el amor y la confianza entre ellos mismos. Así, dicha maldición transcurrió durante muchas generaciones, incluso en la actualidad sigue vigente aquellas palabras tanto para los Alfas como para sus Lunas.


Estas bestias dominantes llegaron al punto de que enamorarse de su propia Luna no era una buena opción, al contrario, sería perjudicial si eso llegase a suceder, por lo tanto, decidieron tratarlas como incubadoras para sus futuras descendencias, claro está que, jamás les haría falta la riqueza y el poder.

Las Lunas por su parte, siempre fueron seres que amaban profundamente, pero la mayoría de ellas, jamás serían correspondidas a dicho amor, entonces para no sufrir, tomaron la decisión de enterrar sus sentimientos, para servirles el resto de sus vidas.


Pero también hubo unas pocas excepciones en dichas creencias. Los Alfas que decidieron arriesgar todo por amor, sufrieron grandes obstáculos a lo largo de sus vidas, pero aquellos que lograron superar los momentos difíciles, eran bendecidos mediante un don misteriosamente especial por la Diosa Luna Zerah, lastimosamente estos amoríos eran peligrosos y escasos en su mayoría.

Mientras Minshaer pensaba en todo esto, su corazón dejó de palpitar al instante, se sumergió en la desesperación y sin darse cuenta de sus acciones, volvió al oscuro y desagradable sótano. Desde aquel día ella sabía que todo rastro de amor terminó para ellos.



***



Aurora jugueteó con uno de los mechones de su cabellera. Después de esperar durante un largo tiempo se impacientó, de inmediato, extendió un brazo y la sujetó por su delicada barbilla obligándola a mirarla fijo:


—¿Así es como te criaron tus padres?, que obstinada eres Min, creo que no escuchaste lo que dije, pero aquí va otra pregunta y espero que puedas contestar respetuosamente a tu líder. —Con una sonrisa fingida de dulzura dijo:


—Minshaer... ¿Ofrecerás tu bendición a Sorel y, a mis futuros cachorros también?


Después de un corto silencio, Minshaer susurró por lo bajo:


—Aurora... —Al mismo tiempo, sus pequeños labios se fruncieron y sonriendo contestó a su pregunta gritando a todo pulmón:


—¡¡Les deseo a ti y a Sorel, una vida hecha en las profundidades del mismísimo infierno!!


—[¡¡...!!]

3 de Agosto de 2021 a las 05:40 2 Reporte Insertar Seguir historia
14
Leer el siguiente capítulo Actuación perfecta

Comenta algo

Publica!
Arlette Arlette
Me encanta tu forma de escribir y los detalles... atrapada por la historia 😊
August 16, 2021, 05:27
Bianca Gizu SP Bianca Gizu SP
OMG, está muy buena :'3
July 29, 2021, 23:26
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión