kittynatasha Natasha M

Era mitad de ciclo escolar, el último año de bachillerato, cuando todos vieron a Mackenzie Dorrance, quien hace años había sido la más popular de la escuela, recorrer nuevamente los pasillos del colegio repleto de personas a quienes alguna vez había tratado mal. Los papeles se habían invertido, pero eso no significaba que este sola: los llamados "dañados" le abren las puertas a su grupo pues (aunque ella no lo quiera admitir) ahora es como ellos.


Ficción adolescente Sólo para mayores de 18.

#drama #escolar #239 #376
10
274 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Introducción

Sophia no apartaba su furiosa mirada de Lishia, su hermana gemela, quien estaba sentada del otro lado de la mesa.


— ¿Cuál es tu problema?— estalló Lishia irritada.


—Sabes perfectamente cuál es.


— ¿Qué tiene de malo? No podía dejarla sola.


— ¡Claro que podías! Y es lo que debiste hacer.


—Por favor compórtense durante la cena.—las reprendió su padre con voz firme. Las adolescentes callaron por un par de minutos, pero fue la menor quién retomó el tema.

—No era justo hacerla a un lado.


—Lo que no era justo fue la forma en que nos trató cuando...—la voz de Sophia se quebró, había pasado tanto tiempo y seguía sin poder pronunciar esas palabras—... Cuando nosotras estuvimos en la misma situación que ella.— fue la único que logró decir.


— ¿Ella?— preguntó el señor Taylor.


— Mackenzie.— respondieron las gemelas a coro. Ese era un nombre que él jamás creyó volver a escuchar dentro de esa casa.


— ¿Quién?— cuestionó Hanna a su esposo.


— La hija deRalph Dorrance.—Le explicó Roger a su esposa y se quedó pensativo—Así que los rumores son ciertos...—murmuró para sí antes de dar un gran trago de agua —Creo que está de más decir que se alejen de ella.


— ¿Ya escuchaste?— dijo Sophia a su hermana mientras sonreía con malicia.


— Sé perfectamente lo que hizo, pero ella está sufriendo, yo sé lo que es ese dolor, y no me perdonaría ignorar a alguien que sufre de ese modo.


— ¡¿Pero le puedes perdonar lo que nos hizo de niñas?!— gritó Sophia con lágrimas de rabia a punto de salir.


— Lo has dicho, éramos niñas. Los niños son crueles y tontos, no miden sus acciones, pero creo que sería infantil seguir guardándole rencor.


— Esto no se trata de perdonarla o no, sino de evitar más altercados con esa familia...lo que menos necesitan ahora es otro problema.


El resto de la cena transcurrió en silencio y al terminar las chicas subieron a sus correspondientes habitaciones. Hanna estaba por levantar la mesa cuando Roger se le adelantó y llevó los platos al fregadero.


— ¿Cuál es la historia con los Dorrance?—se atrevió a preguntar al ver como su esposo tallaba, muy molesto, una sartén. Con un pesado suspiro, que semejó más a un gruñido, Roger dejó la esponja en su lugar y se giró hacía su mujer.


— Cuando Reena falleció fue un momento muy duro para las niñas.—explicó con un tono melancólico— Como si perder a su madre no fuera suficiente comenzaron las burlas.


— La hija de Ralph...


—Sí.— confirmo Roger, a pesar de que no había sido una pregunta—Siempre fue una malcriada y presumida que disfrutaba hacer menos a todos en la escuela, pero cuando se corrió la noticia...bueno, no dejaba en paz a Sophie por no tener mamá. Claro, a Lishia también la molestaba, pero no tanto pues estaban en clases distintas.—Roger se secó las manos con una toalla, la cual arrojó sobre la barra— Los conflictos siguieron, incluso la directora de la primaria nos mandó a llamar para tratar de calmar la situación. La madre de esa niña, Emma, se ofreció a pagar un psicólogo para Sophia, algo a lo que claramente me negué ¡No necesitaba compasión de ellos, ni de nadie! —Hanna retrocedió un poco intimidada ante las palabras de su marido. —Todo mejoró para mis niñas cuando Ralph y Emma se divorciaron y Mackenzie eligió irse a San Francisco con su madre.


—¿Y porqué decidió abandonar una lujosa vida en una gran ciudad como San Francisco?—cuestionó Hanna.


—Por que no tuvo opción—respondió en señor Taylor bufando con la nariz— Escuché que Emma murió en un accidente a finales de enero, pero no creí que fuera real.


—"Cuando nosotras estuvimos en la misma situación que ella", fue lo que Sophie dijo...—se entristeció Hanna al repetir las palabras de su hijastra.


—Sí, eso fue lo que dijo.

20 de Julio de 2021 a las 20:15 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Playlist

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión