ruwels-saluwer1582134588 Ruwels Saluwer

Segundo tomo de WN titulado "WN2: Un vistazo de los integrantes de la agencia". En esta ocasión veremos las primeras situaciones con las que se encontraran tras empezar la agencia WN. Por supuesto que esto es antes de que sean declarados oficialmente como agencia por... Espero que les guste


Ciencia ficción Todo público.

#WN-2
0
36 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La primera misión como agentes secretos y un entrenamiento un poco extraño

Al llegar ya mediados de junio, el calor que se sentía por las mañanas y las repentinas lluvias ya era algo típico de todos los días. Pero, a pesar de que ese día el cielo era gris, se podía escuchar las risas durante la hora de recreo de todos los alumnos del Instituto Jac Arb.

Weru, que estaba con Nico y Felipe, que se transfirió unas dos semanas después de unirse al equipo, estaba tratando de probar un reto con ellos. El reto era ver quién podía adivinar lo que estaba planeando María para cuando regresaran al cuartel. Los dos, que aceptaron el reto que les dio Weru, estaban pensando un poco sobre lo que podría ser. Pero, por más que intentaran dar con la respuesta, sólo había una imagen que se les vino a la mente a los tres y esta era a María con una sonrisa maléfica, llamas que desprendía detrás de ella y, por último, los tres tirados en el suelo como si acabaran de pasar un huracán.

Esta imagen, que les hizo sentir un pequeño escalofrió recorrer sus cuerpos, podría ser real si no fuera porque estaban seguros que eso no pasaría muy pronto ya que la compañía aun no contaba con mucho tiempo funcionando. Pero, dejando eso de lado, Felipe dijo – creo que ella estará tratando de conseguir alguna nueva forma de entrenarnos o algún lugar donde hacerlo – Weru, con sus dedos índice y pulgar en forma de "V" lo coloco en su barbilla mientras decía – eso podría ser más razonable. Viniendo de cómo es ella, me imagino que tienes toda la razón – Nico – no creo que sea lo que está haciendo – Weru – ¿por qué dices eso? – Nico – conociéndola un poco, me imagino que ha de estar tratando de conseguirnos alguna misión de los altos calibres de la agencia donde pertenecíamos antes – Weru, como tratando de no poner importancia a ello, respondió un poco relajado – no creo que sea eso. Ella sabe bien que el único miembro calificado para hacer eso serias tú – Felipe – lo que dices, por esta ocasión son ciertas – Weru – ¿cómo que por esta vez es cierta? Acaso crees que nunca son ciertas mis palabras – pero Felipe continuó hablando mientras Weru decía esto – sólo Nico y yo podríamos continuar con cualquier clase de misión y dejar fuera a "este que está en la agencia como alguien calificado" sería la mejor opción – Weru – no me ignores – Nico – Bueno, no es mala idea – Weru, un poco triste – ¿de verdad crees que soy un inútil? – Nico – no es eso, lo que pasa es que necesitas más entrenamiento o – casi susurrando – que regreses a ser el de antes – vuelve a hablar claramente – sería la única forma de poder hacer que participes. Además – lo miró fijamente – por favor – lo tomo de las manos – no quiero que te vuelvas a involucrar en cosas muy peligrosas para ti como fue cuando estuvimos contra Felipe – Weru, un poco perdido en la expresión preocupada, pero a la vez dulce de Nico, respondió – veré que puedo hacer –.

Sonando el timbre, continuó la otra mitad de las clases. Por supuesto, Weru seguí pensando que él podría llegar a su nivel en algún momento y sólo era cuestión de tiempo para que lo lograse. Por ello, con un gran suspiro, miró en dirección al profesor mientras sus pensamientos divagaban en la prueba que le había comentado antes María. Esa primera vez en que pudieron comenzar a practicar. En ese momento, Weru recordó que, a pesar de que las instalaciones con las que ahora contaba no era en verdad el lugar donde él comenzó a entrenar, por otro lado, María no tenía en mente que él se incorporara al mismo entrenamiento que Nico y Felipe.

Al salir de la escuela, los tres iban juntos pero el ambiente que había cambiado desde que empezaron a ser compañeros, no dejaba que hubieran uno que otros choques entre ellos. Por ello, como era de esperar, mientras caminaban de regreso a casa, de pronto una pequeña luz salió de Nico. Aunque esta fue muy pequeña y no podría ser vista tan fácilmente, pero si les haría cuestionar como es que había una mujer caminando y en un parpadeo un hombre fue lo que sus miradas percibían.

Weru, dándose cuenta de lo que había ocurrido, miro a los lados para poder descartar que alguien los haya visto. Pero, al darse cuenta que había un grupo de hombres como mujeres que se estaban restregando los ojos como si se tratase de un espejismo lo que presenciaron. Felipe, que miraba a Nico y era indiferente cuando se trataban de estos cambios, lo cual comenzaba a ser un poco incómodo para Weru el tratar de conseguir su ayuda para evitar que eso sucediera, siempre terminaban con esta frase "No sé de qué hablas, Nico es Nico. Mientras siga siendo la misma persona que conocí antes, lo demás no importa".

Weru, que miraba el panorama que ahora se estaba formando entre ellos al ser que Felipe dio un paso en "falso". Esto fue debido a que se le acerco a Nico para coquetear. Pero, a la vista de todos, lo que podían ver era a dos hombres donde uno de ellos trata de salir con el otro como si fuese una mujer. Weru, sintiéndose un poco avergonzado, acelero el paso para dejarlos. Nico, que estaba tratando de quitarse encima a Felipe, al verlo irse de esta manera, dijo – Weru no me dejes así. Es mejor que me ayudes a salir de esta situación – Weru prefirió ignorarlos y evitar que se escucharan rumores extraños.

Nico, que estaba perdiendo la paciencia, termino tirando a Felipe hasta enviarlo a volar. Ella, refunfuñando, se dirigió a gran velocidad hacia Weru y, en cuanto lo alcanzo, se lanzó sobre él. De esta manera, Nico termino encima Weru y, una de sus compañeras que pasaba y los vio, aparto la mirada rápidamente y acelero el paso mientras decía – creí que este lugar no había ni un loco, pero será mejor si me voy y no les hago caso –. Weru, desde dentro de sí, unas lágrimas corrían como manantial, mientras dijo – esto no es lo que parece –. Pero, el comportamiento de Nico le hizo terminar en más problemas, pues ella dijo – ¿Cómo que no es lo que parece? Si no deseas que te tome a la fuerza, será mejor que cooperes conmigo y hagas lo que te mando sin quejas y – un poco arrogante – no mires a nadie mientras te estoy hablando –. La compañera, al oír esto, dio la media vuelta y dijo – lo siento, es verdad que no es lo que pensaba. Es... esto... ¡¡¡ESTO ES MUCHO PEOR DE LO QUE IMAGINABA!!! – Weru – pero, pero, ¡¡¡TE JURO QUE NO ES LO QUE PARECE!!! – sin embargo, su compañera se fue a gran velocidad desapareciendo de ahí.

Weru, ya habiendo perdido el aliento de seguir con esto, desistió ante la situación. Nico, sintiéndose un poco más altiva, lo tomo del brazo y, tropezando nuevamente, termino cayendo nuevamente sobre Weru. Pero, en esta ocasión, se había vuelto a ver como una hermosa mujer. Weru, sintiendo algo que tocaba contra él, le hizo ponerse rojo e ignorar su razonamiento por un momento. De esta manera sus pensamientos lo llevo a divagar para poder procesar todo lo que estaba pasando. Sin embargo, terminando su mente llegando a su límite, Weru su cordura exploto y termino como si fuese solamente algún tipo de marioneta.

Nico, que no sabía cómo poder solucionar este problema, comenzó a decir "hey, estas bien" "Hey no puedes desmayarte" "¡Reacciona!", sin tener resultado alguno. Tomándolo en brazos y luego llevándolo en su espalda, comenzó a pensar – creo que no debí haber sido tan dura con él. La verdad, no puedo tratarlo de esta manera. El simple hecho de que yo estoy aquí después de haber estado en ese experimento y, el poder sobrevivir, es todo gracias a él – sonrió, luego dijo – si no fueras un gran tonto, pudiste haber sido... –.

Al llegar a su casa, Nico lo llevo a su cuarto y lo recostó en su cama mientras fue por un vaso de agua para que Weru pudiese reaccionar. Pero, mientras Nico se dirigió a la cocina, Weru reacciono y se levantó inmediatamente mientras decía – que... qué fue lo eso – luego vio de un lado a otro mientras se preguntaba en donde se encontraba. Con la mano derecha, hundió un poco más el colchón, como si se tratase de un juego. Weru seguía pensando – este lugar esta ordenado y, de alguna forma, huele muy bien. Y, esta cama es muy blanda – comenzó como ha dar unos pequeños saltos sobre la cama – No sé que es lo que paso, pero será mejor que me vaya antes de terminar en problemas – en eso sintió que toco algo con la mano, dirigiendo su mirada a su mano. Weru empezó a sudar de nervios mientras miraba un poco lo que estaba tocando con su mano y no se había percatado antes. En eso, la puerta se abre.

Weru, dando un salto del susto, dijo – Soy inocente, no he hecho nada malo – Nico - ¿De qué estás hablando? – Weru, riéndose irónicamente – nada, de nada – Nico – esa respuesta resulta muy sospechosa – dirigió una afilada mirada hacia Weru, pero él, intentando de desviar su atención dijo rápidamente – por cierto, ¿cómo es que llegue aquí? – Nico, aunque no estaba conforme con la forma en que fue evadida su pregunta, continuó diciendo – bueno, la verdad no sé cómo explicarlo, pero... – algo un poco incomodo paso por la mente de Nico. Weru, viendo que ella estaba un poco rara, continuó diciendo – dime que fue lo que paso – Nico – sabes, que es una bonita tarde – entregándole el vaso de agua presurosamente – ¡ten!, en cuanto termines baja y ve a casa. Será mejor que hagas las tareas – y salió del cuarto inmediatamente. Weru, un poco confuso, pensó – que raro. Será que sucedió algo mientras perdí el conocimiento – bebió el agua – bueno, eso no importa, será mejor que me vaya antes de que regrese Felipe y piense mal de mí. Sin mencionar que debo de terminar todo si es que quiero tener tiempo para encontrarme el fin de semana con María –.

Weru, bajando de las gradas, seguía sin entender lo que había pasado, pero le parecía mejor no averiguarlo si deseaba no tener que lidiar con ello mientras regresaba a casa. Con un suspiro, entro en la cocina y, dejando el vaso en el lavatrastos, trato de ver donde tenían el jabón para lavar el vaso. Pero, mientras estaba agachado viendo en la gaveta de abajo, por detrás unas manos le tocaron en el hombro. Él, reaccionando inmediatamente, se levantó y volteo sin dejar que nada lo sorprendiera más allá de lo que ya estaba, o eso pretendía. Al voltear, a quien vio fue a María. Ella, que tenía una sonrisa en el rostro, dijo – veo que te gusta estar husmeando en la casa de otros – Weru, manteniéndose en guardia, respondió – no es así, lo que pasa es que Nico me dio un vaso de agua y luego desapareció sin decir nada y no quería dejar el vaso así nada más – María, acercándosele un poco con los ojos bien abiertos y mirándolo fijamente – estas seguro de que eso era todo lo que pretendías – Weru, un poco avergonzado – claro que eso era todo – María – de acuerdo. Pero, sabes... – se quedó un instante en silencio mientras tenia a Weru en contra de la pared y bien cerca de él. Esto hizo que el corazón de Weru empezara acelerarse cada vez más hasta que al fin se distancio y dio la vuelta mientras decía – está bien, "no ha pasado nada", así que será mejor que continué hacia mi habitación y vayas a casa – Weru – está bien – María, mientras salía de la cocina – no te preocupes por eso, yo lo lavaré más tarde – y luego se fue con una sonrisa del cuarto.

Weru, saliendo al fin de la casa de ellas, se dirigió a su casa, aunque estas están cerca, le pareció como si fuera que estuviese demasiado lejos por alguna razón. Por ello, levantando con fuerza con cada paso que daba, la cruzada de un lado a otro no fue cosa fácil. Si alguien lo hubiera visto en ese momento, podrían decir que incluso un caracol es más veloz que él.

Mientras su sudor caía en su frente, de paso en paso, al fin llego a la puerta de su casa. Pero, con una profundo y pesada respiración, se secó el sudor y abrió la puerta. Sin decir nada, entre y se dirigió a su cuarto. El calor que comenzaba a sentir en ese instante era cada vez mayor y no sabía qué hacer para poder hacer que este se fuera. Por ello, sin perder el tiempo, recogió su chamarra y se dirigió hacia el baño para tomarse una ducha.

Pero, lo que le resultaba sumamente raro a Weru era el pesar de todo su cuerpo. En realidad, no sabía en qué momento es que empezó a suceder esto, casi era como una tortura que llevaba encima. Incluso, cuando subió las gradas, le fue un poco difícil y casi tuvo que hacerlo gateando. Pero, con fuerza de voluntad y la práctica que había tenido con María y Nico, fue lo que le ayudo a poder seguir sin un problema mayor para llegar a su cuarto.

Sin embargo, al ver que el baño estaba a tan sólo unos dos cuartos, ya sentía que sus pies y cada parte de su cuerpo, estaba a punto de colapsar. El calor que no se iba, le estaba haciendo perder un poco el conocimiento. Por ello, apretando con fuerza los dientes, tomo sus cosas, que parecían como si pesaran casi una arroba o más hasta poder tener la puerta del baño frente a él.

Weru, abriendo la puerta, termino arrastrándose hasta estar en la regadera para bañarse. Dejando caer el agua fría sobre él, esto fue como un tranquilizante ante el calor, pero no quitaba el cansancio que tenía, sino que lo alentaba más. El calor en sí, no desaparecía tan fácilmente de su cuerpo. Esto lo estaba volviendo loco. Pero, aunque no podía pensar con claridad, cerro los ojos mientras se concentraba en lo que estaba pasando. Weru, que ahora estaba sumergiéndose en sus pensamientos, apoyo sus manos en la pared mientras estaba de rodillas. En sus pensamientos comenzó a divagar y lo que pensaba era – ahora que me siento así, no sé qué es lo que es todo esto. Acaso será algo que me dio Nico. No... no, no, no, no. Ella no podría hacer algo como eso. Pero, sino fue ella, entonces quien lo pudo hacer. Bueno, piensa, piensa. NO, no puedes dejar que esto te venza tan fácilmente. Recuerda todo lo que paso durante este periodo de tiempo. Tal vez haya alguna solución o una pista que te pueda llevar a resolverlo todo –.

Sin dejar que el aliente se le fuera, Weru volvió a ver hacia el techo y, mientras el agua de la regadera caía sobre él, enfrío su mente. Al sentir que ya podría moverse, después de un rato en estar así, se levanto poco a poco. Cerro la regadera y salió despacio de ahí. Por supuesto que aún sentía ese fuerte golpe de gravedad que le hacía querer rendirse y caer al suelo por completo. Pero, sabiendo que esto no era lo que debería de dejar que continuara, se cambió rápidamente.

Al estar ya listo, entre sus pensamientos estaba profundamente sintiendo que esto le era familiar de algún lugar. Pero, aunque no lo supiera en este momento de donde es este sentimiento que le estaba recorriendo en este momento en el cuerpo, respiro profundamente y se dirigió a su cuarto. Con cada paso que daba, la fuerza y concentración con la que lo hacía era cada vez mayor. La verdad, parecía más como si estuviera recordando algo que en le pasado ya había conocido, pero, por algún tipo de dejar pasar el tiempo o ya no poder haber practicado, le era difícil controlar.

Al llegar a su cuarto, se sentó en la cama, sabiendo que no sería bueno quedarse así por mucho tiempo, decidió empezar mejor a concentrarse y sentir como recorría toda esta fuerza en su cuerpo. Por lo que, cerrando los ojos comenzó a pensar – creo que seré capaz de salir de esto si puedo concentrarme y sentir de donde específicamente viene este sentir – la concentración con la que empezó, poco a poco fue aumentando dejándolo comprender que esto era más bien una especie de ataque que le habían tirado.

Al estar seguro que podía sentir desde donde venia recorriendo esta fuente, llevo su mano junto a su cabeza y luego, con mucho cuidado, empezó a ir en busca de ese pequeño dispositivo que estaba colocado a un lado de su nuca. Sin más que entender hasta donde se encontraba en esta ocasión ni mucho menos si valía la pena el estar de esta forma sólo por encontrarse con la agencia, Weru, encontrando el dispositivo, lo quieto y tiro al suelo.

Mientras jadeaba y goteaba de sudor, pisarlo con fuerza hasta destruirlo sería la mejor opción, pero no fue lo que hizo. Recordando que muy pronto podría desarmarlo y alterarlos, prefirió guardarlo luego de haberlo desactivado.

Con una expresión un poco confusa, Weru dejo de pensar esto por mucho tiempo y se preparó para lo que vendría ahora, el fin de semana con un entrenamiento especial para ponerlo al tanto de todo lo que significaba ser agentes. Pero, ahora que ya no tenia más fuerzas para continuar con la fatiga que le trajo haber tenido aquel dispositivo en todo este tiempo en su nuca, prefirió acostarse y dormir para reponer sus fuerzas. Mientras se estaba por dormirse, vio que había una pequeña luz que apuntaba directamente a su frente. Weru, tratando de prestar una mayor atención a lo que se trataba esto, sin tener éxito al ganarle el sueño y quedar profundamente dormido.

Por otra parte, desde el alto de un techo de una casa algo cercana, había una persona que lo estaba viendo mientras decía – con que esto era el objetivo. Bueno, no esperaba que lograse eliminarlo en tan poco tiempo, creo que – dando una sonrisa siniestra – me voy a divertir mucho en esta ocasión. Así que no puedo dejar pasar esta oportunidad para dejar que todo vaya según el plan – de pronto dio un salto atrás esquivando una fuerte explosión con la que fue sorprendida.

Cayendo con gracia, dijo – no esperaba poder verte aquí – María – eso es lo que me gustaría decirte. Pero, para que te quede claro, no deseo que causes ni un solo problema aquí, así que te voy a tener que pedir que te alejes de este lugar sin ni una resistencia – La persona – creo que eso deberá de ser denegado, por lo que puedes tener una gran seguridad que me seguirás viendo aquí sin que lo puedas evitar – María – no fue una propuesta la que te di. Así como el ataque fue una advertencia – la persona – no puede ser esto así. Para que trates de pararme será algo con lo que no puedes lidiar – María, mientras lanzaba unas agujas contra la persona – eso ya lo veremos – la persona, esquivándolo sin tener ni un problema, respondió – veo que te has vuelto más ruda que antes, me imagino que crees que ahora eres capaz de ir en mi contra, pero déjame decirte que no estas lo suficientemente bien como para detenerme. Yo diría, más bien – dio una mirada asesina en contra de María y se lanzo en su contra – sigues siendo mi presa. No puedes pensar que con unos cuantos trucos que tengas ni, aunque sean nuevos o viejos, podrás detenerme – y le rasgo parte de su manga derecha, ya que ella apenas pudo escapar de este ataque. Luego, sin quitar de encima las ansias por deshacerse lo más antes posible de su rival, frunció el ceño y, apretando los dientes, se defendió lanzando una serie de golpes que se dirigía de la cabeza y al costado derecho. Pero, sin lograr tener éxito por más que hacía esto sin parar, el agotamiento era lo que se avecinaba.

Pero, con una sonrisa satisfactoria de esta persona, se detuvo por un momento al sentir que había alguien más que se dirigía en esta misma dirección. Por ello, antes de poder irse, dijo – bueno, dejemos esto para otro día, no creo que sea algo con lo que desees lidiar si nos logran atrapar. Bueno, aunque sé que eso no mucho te interesa, pero si se trata de cierta persona que se dirige aquí, de seguro que tendrías graves problemas si te llega a interrogar. Así que no te causaré más problemas por el día de hoy, nos vemos en otra ocasión y espero que esa vez si puedas hacerme algo de daño o siquiera rozarme – se rio mientras desaparecía entre los techos de las casas. María, por otra parte, apretó el puño mientras pensaba – espero que de verdad no tenga que aparecer durante nuestro entrenamiento, si lo hace, no creo que pueda lidiar con esto – miro atrás de ella de donde venía Nico en su ayuda, pero ya con un poco de retraso al ser que no se había dado cuenta con anterioridad en el momento en que salió su hermana de la casa. Por ello, Nico estaba pensando en seguir a esa persona sin que le diera ni la más mínima oportunidad de escapar. Sin encontrar que le fuera posible alcanzarla, María le hizo una seña con la cabeza para indicarle que no era necesario que la siguiese y que era mejor el regresar a casa para descansar y prepararse para el fin de semana que se aproxima ya en cuestión de algunos pocos días. Con una suave brisa que soplo, Nico se dio vuelta mientras María volvió a ver hacía atrás y en dirección donde se fue esta persona hasta desaparecer, lo cual demostraba un poco su preocupación. Lo único que se le venía a la mente a Nico era – Espero que esa persona no sea demasiado peligrosa como para hacer que mi hermana se preocupe. Pero, por si acaso, tendré que esforzarme y romper cada vez más mis limitaciones para cargar un poco ese pesar que ella tiene. Ya verás, no soy alguien que no puede quedarse sin solamente observando. Pues, aunque me mires como alguien más fuerte de lo que eres, aún me falta mucho de qué aprender de ti y, sobre todo, de lo que paso en aquel incidente si no hubiese sido por... – María la vio y dio una pequeña sonrisa a lo que ella también respondió poniendo una – es cierto, durante aquel día, me mostro que no es necesario ser la persona más fuerte como para tratar de proteger a los demás. Bueno, no puedo creer que fuera el más adulto para su edad – con una mirada nostálgica – cierto, incluso ahora, lo sigue siendo, pero trata de no mostrarlo para mantenerse oculto de los demás o será porque... – Nico puso una mirada un poco triste, luego dirigió una sonrisa como si esto no era nada y tendría una forma de solucionarlo en algún momento.

Conforme paso los días, llego el fin de semana tan esperado. Todos, como era de costumbre, se reunieron en la base para poder ver de qué se trataría en esta ocasión para el entrenamiento que les iba a dar María, por supuesto que la tensión se sentía en el aire. María que entro mientras vestía un traje militar algo ajustado, pero a la vez que le permitía una libre movilidad, dijo – este fin de semana no les dejaré descansar en lo más mínimo, por ello, no se preocupen por el dolor o los golpes que tendrán, las cicatrices pueden ser algo de lo que no podrán pensar si ven su vida como algo de valor aún – dio una sonrisa un poco malévola mientras los miraba. Nico, que le intrigaba otra cosa en lugar de ser el entrenamiento, miraba como su hermana usaba aquel uniforme con tanto orgullo mientras le hacía, por alguna razón desconocida, sentir como si le diera un golpe bajo y su propio orgullo fuera herido sin la más mínima intención de ello.

Weru, que aparto la mirada por un instante para ver como lo estaban tomando los dos, vio como Felipe estaba totalmente emocionado y con un aura ardiente, mientras tanto, Nico no era eso lo que estaba ardiendo en su aura. Nico, por otra parte, desprendía un aura amenazante como si estuviera a punto de destruir todo lo que pasara enfrente de ella para desahogar un odio tan profundo muy dentro de ella. Weru, sin entender por completo la razón de ello, pensó – me gustaría mucho que esa aura no se dirija hacia mí, pero le tengo muchas condolencias para quien es capaz de poner de muy mal humor a Nico – y luego suspiro.

María, mientras comenzó a entregarles sus uniformes para la práctica, dijo – por ser que los tres no se encuentran en el mismo nivel, me temo que el entrenamiento será diferente para cada uno – Nico – está bien – Felipe – creo entender lo que dices, no todos están en el mismo nivel que nosotros – dio una mirada a Weru a la hora de decir esta ultima frase. Sin embargo, Weru, ignorando por completo lo que le insinuaba, no respondió en lo más mínimo y espero a que todo iniciara.

María, con una sonrisa en el rostro, continuó diciendo – ya es hora de que vayamos a entrenar, por lo que muestras practican cada uno de ustedes en los diferentes lugares, les dejaré dado las ordenes y me dirigiré con el siguiente hasta poder finalizar el entrenamiento. Esto lo hago con el fin de ser capaz de estar con todos y no dejar a nadie fuera del lugar, muy bien. Así que ¡Vamos! – pero, en ese momento entró alguien sin siquiera decir ni una palabra que la describiera mejor que la atmosfera con la que la acompañaba. Un poco de misterio, pero horror se acercaba si no trataban de hacer algo en ese momento. Sin siquiera presentirlo, María se lanzó en contra de esta persona sin tener resultado, pues fue esquivada con tanta gracia que parecía como si esta persona estuviera danzando al son de un vals. La forma en que los reflectores de pronto la llego alumbrar, como si se tratara de un espectáculo, le fue seguido por una ilusión donde todo el lugar se vio transformado en un fondo completamente azul, celeste, blanco y unos rayos amarillos del sol que poco a poco se transformo en un colorido atardecer. Los pasos que daba llego a tal grado que María fue completamente opacada y desapareció por completo de la visión de todos dejando a esta persona bailando en un piso de agua cristalina.

Lo fascinados que todos estaban, se vio reflejado cuando estaban comiendo palomitas y disfrutaban del espectáculo que miraban. Todo lo que se podía decir era que habían sido hipnotizados por completo y no podían salir de este trance. La persona, mientras estaba por terminar de dar sus últimos pasos, movió su mano derecha como si tratara de apoyarse en algo para luego terminar viéndolos elegantemente.

Al finalizar esta ilusión, fue que todos regresaron en sí y vieron a María que estaba totalmente detenida por esta persona sin siquiera poder hacer algo para salir o lograr continuar con esto. Al darse cuenta que esto no era un espectáculo, todos se estaban preparando para dar un contrataque.

Esta persona, sonriendo, dijo – mucho gusto en poder conocerlos, mi nombre es Fernando. Y, a partir de hoy seré parte de su entrenamiento – todos, sorprendidos, dijeron – ¡¡¡¿QUÉ?!!! – y luego Fernando continúo diciendo – así que demos inicio a este fin de semana entretenido –. Su vestimenta como la forma en que desprendía ahora su aura y su propio aspecto le hacia parecer muy poco confiable. Pero, si no hubiese sido por que presenciaron esos movimientos que uso y como derroto a María, no confiarían para nada en él.

A pesar de que María se mantenía en contra de todo esto, no podía hacer nada en este momento hasta lograr hallar alguna forma de poder salirse de esto. Pero, sin embargo, el tener que trabajar con alguien en que le ha estado causando muchos problemas y siempre le ha gustado molestarla con sus trucos, es algo que nunca podrá dejar pasar.

María, respirando profundamente, se calmó y empezó a pensar que no sería una mala idea que él trabajara con ellos y que lidiara con Weru por un momento. El sólo pensar el gran desafío que tendría con Weru y la desesperación de su contrincante, le hacía sentir mejor y ansiosa por que todo diera inicio, claro está que ella comprendía el talento que tenía no era solamente un alarde de lo contrario no pensaría en ni un momento en dejar que cualquiera del equipo tratara de practicar con él.

María, tomando el mando nuevamente, dijo – De acuerdo Fernando, es tiempo de que todos nos dirijamos al entrenamiento especial que tendremos este fin de semana. Por cierto, Fernando, te quiero hacer un encargo para que puedas instruir al mayor novato del equipo – Fernando, sarcásticamente – no puedo creer que me estés delegando una responsabilidad de lidiar con un novato que claramente debería de estar dirigida por el jefe del grupo. Creo que la eficacia es tan buena como siempre – María, de forma aduladora, respondió – la verdad es que, al contar con una persona tan capaz y que no puede dejar de ser visto como uno de los más grandes de la compañía, no creo que este le resulte un reto, al contrario, esto fue decidido para que puedan aprender de uno de los mejores. Pero, si consideras que es una carga demasiado grande para alguien como tú, no hay problema en que deberemos de buscar a otra persona calificada para este proceso que sólo los grandes pueden hacer a la perfección – Fernando – estoy de acuerdo en que los grandes deben de ser los mejores en esto, pero no quiero que me culpes si el novato después no puede siquiera reconocer a otro como su maestro y termine segado por el resplandor de mi movilidad y entrenamiento – María – entonces está decidido, nos vemos después – y así quedo pactado lo que iba a suceder.

Weru, que se fue con Fernando para poder ser entrenado, no se podía imaginar que tan grande podría ser el entrenamiento que debería de pasar para alcanzar a los demás. Entre las más de mil formas que podría ser llevado todo esto, lo que se le venía a la mente era un entrenamiento riguroso y con muchas dificultades inimaginables. Algún tipo de fortalecimiento de su resistencia y algunas tácticas para poder enfrentarse al peligro, tal vez el conocimiento de cómo funcionan las armas y su uso, aunque estas sean tan simples, era algo emocionante que no podía dejar de lado y mantenía la mente de Weru siempre en constante sumergimiento en su imaginación donde se veía haciendo estas prácticas y usos de las armas.

Al llegar al lugar donde era el área de su práctica, lo que vio fue solamente un cuarto donde descansarían y luego de eso un área que estaba vació, el cual podría ser donde se entrenaría y practicaría el luchar contra sus enemigos. Weru, con un gran deslumbre sobre lo que iba a empezar a partir de ese momento, dejo sus cosas rápidamente en la habitación y luego se acercó a Fernando, quien estaba tomando una taza de té de manzanilla.

Weru, mirando a Fernando, se quedó esperando el momento en que este le diera la primera orden para dar inicio a su entrenamiento pero, durante todo el tiempo que estuvo parado esperando, lo único que ocurrió fue que Fernando fue por una silla, una mesa y se quedó comiendo unas galletas con un poco de café mientras leía una historieta. De esta forma es que termino el primer día de entrenamiento de Weru sin hacer nada más que estar sin hacer nada.

Al siguiente día, Weru se levantó desde muy temprano y, como Fernando no se levantaba y seguía durmiendo, tuvo que empezar a practicar por su propia cuenta. Tomo uno de los dispositivos que le había dado María y empezó su entrenamiento corriendo por el lugar y haciendo algunas flexiones entre otras ejercicios para poder tener un mejor rendimiento y aumentar su fuerza. De esta manera llego a darles las diez de la mañana. Fernando que, al fin se había despertado, fue por algo para desayunar para luego volver a leer sus historietas y jugar algunos juegos en línea. Weru, que no entendía en lo más mínimo que es lo que debía de hacer o por qué terminó practicando bajo su supervisión. Como no podía siquiera hacer algo más de lo que hacía habitualmente y siendo que solamente durante estos días podía practicar, no podía perder el tiempo haciendo otras cosas. Por lo que prefirió ignorar a Fernando hasta que su entrenamiento individual estuviera por fin terminado. No podía quedarse sin tener ni un resultado sobre este entrenamiento al finalizar el fin de semana.

Por otro lado, Fernando lo estuvo viendo desde su asiento y no hizo ni un movimiento mientras lo examinaba e intentaba comprender que es lo que debía de hacer a continuación. Con su personalidad despreocupada y las actividades que estaba haciendo, era la mejor forma de hacer que no le tomara importancia lo que estaba planeando. Sin embargo, siendo un completo experto, en ni un momento llego hacer algún encuentro con las miradas con Weru y lograba desviar cualquier sospecha. Aunque esto se debía a su propia forma de ser que era de esta forma, por lo que se podía decir que su forma de actuar no era nada más que algo completamente natural e innata en él

Justo siendo las tres de la tarde, Fernando al fin se despertó de su siesta de medio día y, levantándose, se acercó a Weru y le dijo – creo que no estaría mal que lo tomaras con calma y descansaras un poco – a lo que Weru respondió – no puedo tomar un descanso así anda más. Entiendo si no quieres ayudarme pero, debo de demostrar avances al finalizar estos días de entrenamiento – Fernando, un poco burlón – así, entonces crees que todo esto es algún campo de batalla y en cualquier momento puedes morir – Weru – si eso es lo que piensas, entonces lo tomaré como un campo de batalla en el que puedo morir en cualquier momento – Fernando – buenooo. Si así es como lo deseas ver – de forma un poco más sería – no creo que entiendas como es el campo de batalla si nunca has estado ahí antes – Weru – quizás no pueda decir o imaginarme lo que es estar en un campo de batalla de verdad pero, eso no significa que deba de tomármelo como un juego – pasando una idea en la mente de Fernando al escuchar esta respuesta, dijo – creo que hay una forma en la que puedes lograr saber que es un campo de batalla y, te puedo asegurar que es algo que has de experimentar si deseas ser mucho más fuerte – Weru, deteniendo se y prestando ahora más atención a las palabras de Fernando, se acercó y dijo – dime cómo puedo hacerlo – con aun poco de rodeos, Fernando respondió – no sé qué tan bueno sea que te adentres a este peligro que va más allá de toda comprensión humana y ha sido una gran batalla que se ha llevado desde generaciones antiguas, incluso la historia no podría contar cuantos han muerto en este gran campo ni cuantos seguirán muriendo por lograr romper estas barreras que nos atan sin más en este camino digno de todo ser – Weru, un poco interesado –si lo dices de esa forma, no creo que sea mala idea adentrarme un poco en esa clase de peligro si es que deseo fortalecerme – Fernando, dando la espalda a Weru, dio sonrió de forma maléfica al escuchar la respuesta de Weru y, dándose la vuelta, dijo con toda confianza – amigo mío, no puedo dejar de pensar en que has tomado la decisión correcta para realizar esta travesía milenaria, no más bien, tan antigua como la humanidad misma – y, rempujando a Weru lo saco de ese lugar y lo llevo al cuarto – antes de que hagamos nuestra trvesía, será necesario el poder hacer unos preparativos antes de que empecemos con toda esta diversión – Weru – ¿Diversión? – Fernando – así es. Lo que estamos a punto de hacer es lo más divertido de toda esta travesía. Es peligrosa, no lo voy a negar, pero el riesgo vale la pena – Weru – de acuerdo, entonces esto deberá de ser divertido – y empezaron a preparar todo lo necesario para realizar la misión.

Weru, que era completamente ingenuo, no podía comprender en la situación en la que se estaba metiendo ni mucho menos que todo esto estaba planeado con antelación. Pero, esta vez, no podía escapar tan fácilmente de lo que le esperaba al dar inicio a esta misión. La misión que en este momento estaba por pasar, le fue otorgada como de máximo secreto el cual no podía ser revelado a nadie en ni un momento pues si esto llegaba a pasar, él no podría estar seguro de querer seguir vivo por las consecuencias que esta traería consigo.

Estando ya preparados, Fernando le dijo a Weru que sincronizaran sus relojes justamente a las siete en punto y que, a partir de ese momento, tendrían únicamente cuarenta y cinco minutos para entrar y salir sin ser descubiertos por nadie. Si no lograban cumplir con el tiempo establecido, todo se volvería un infierno en un abrir y cerrar de ojos. Es por ello que, mientras sincronizaban los relojes en la hora indicada, Weru sentía como los nervios lo devoraban, pero en este momento no podía dudar de lo que estaba haciendo ni mucho menos retroceder.

Fernando, quien era el que guiaba toda esta misión, abrió un camino por uno de los costados de la pared. Al parecer había una puerta secreta en ese lugar. Weru, quien tenía varias dudas, dijo en voz baja – Este lugar... podemos llegar sin problemas a nuestro objetivo si seguimos este camino – Fernando, sin perder la mirada del camino, respondió – claro que es aquí, pero que esto no te engañe. Este lugar es mucho más desafiante de lo que aparenta. Si puedes ver – miró de un lado a otro antes de poder continuar caminando – por ahí hay varias trampas que se deben de pasar. Pero... – se escuchó un sonido de una gran explosión por detrás de ellos – ¡Correeeeee! – y Weru, viendo detrás de él, una gran ráfaga de destrucción estaba por detrás de ellos y cada vez estaba más cerca de ellos.

Sin poder decir algo más, empezó a correr con todas sus fuerzas. El descuido de solamente correr sin darse cuenta de todo lo que estaba a su alrededor fuel o que provocó que se habilitaran otras trampas. Weru, que apenas y pudo esquivar en el momento en que una gran cortina de fuego se levantó, no tenía tiempo para penbsar las cosas con claridad. Tras haber pasado la cortina de fuego, se vio envuelto en una lluvia de flechas, de las cuales pudo haber muerto si no fuera porque Fernando lanzo su capa encima de él para luego jalarlo fuera de ese lugar. Mientras corrían, Fernando dijo – en este lugar no puedes bajar la guardia ni mucho menos estar sorprendido por cada pequeña cosa que pasa. La reacción de tomar decisiones es muy importante y, aunque tuvieras buenas habilidades, no sirven de nada si no lo sabes utilizar de la mejor manera y, en el momento en que te dejes llevar por la ocasión y no puedas controlar cada uno de tus pensamientos o mantener la calma, será el momento en que la muerte puede venir a saludarte. Así que... – Fernando, al ver el borde de esta planta, sujeto fuerte a Weru y, dándole una ballesta – será mejor que elijas tu siguiente movimiento y – saltando desde una altura de aproximadamente unos cinco kilómetros – nos veremos en el punto de encuentro –.

Weru, sin poder decir nada o pensar en alguna forma de poder recriminar lo que estaba pasando, grito – ¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAaaaaaaaaaaaaa!!!! – mientras sostenía la ballesta y disparaba hacia el techo. Sujetando con todas su fuerzas aquella ballesta, más el impulso del salto, logro balancearse hacia el otro lado y, en cuanto vio que estaba frente él el otro extremo, soltó la ballesta con la esperanza de poder llegar a salvo al otro lado. Sin embargo, la suerte no estaba con él, no logró hacerlo a tiempo, por lo que iba a chocar contra aquel muro. Sólo, porque llevaba consigo una cuerda, fue que logro lanzarla y quedar está asegurado en un pequeño tubo. Lo cual fue lo suficientemente afortunado para evitar morir en aquel salto que había hecho Fernando. Una vez pudo asegurarse que estaba bien, empezó a escalar para poder llegar a la orilla de este.

Al estar al fin seguro de que estaba a salvo, cayo de rodillas y termino desplomado en el suelo mientras pensaba – no puedo creer que estuve a punto de morir. Si no lo hacía por la explosión y las trampas que se activaron durante el camino, lo hubiera hecho durante este salto, por suerte me entrego la ballesta, así como al ser que pude reaccionar a tiempo y lanzar esta soga, sino ya estaría en mejor vida. Debo de agradecer a Nico por haberme entregado algo como esto – y rió de forma irónica, mientras recuperaba el aliento y las fuerzas para moverse.

Una vez había recuperado todos sus sentidos, se apresuró a continuar al final de este lugar para poder completar la misión. Weru, mirando el reloj, dijo – no puedo creer que ya casi estoy por quedarme sin tiempo. Pero, si me hubiera empezado adentrar sin tomar un pequeño descanso, la misión se volvería mucho más peligrosa para alguien como yo. Aunque, ahora que lo pienso, va a ser 'mucho más mortal si no logro salir de aquí y completar la misión en el tiempo establecido – llorando por dentro, pensó – la próxima vez, deberé tener mucho más cuidado y estar mejor preparado – y continuó su camino.

Al paso de unos minutos, por supuesto después de haber evitado otras trampas en el camino, al fin llego a un lugar estrecho donde estaba Fernando. Weru, al verlo, estaba a punto de hablar cuando Fernando lo vio y, con una seña, le dijo que hiciera silencio y se acercara.

Este lugar no contaba con alguna salida ni nada más que un pequeño agujero del cual estaba Fernando completamente absorto. Weru, sintiendo que algo estaba mal con lo que sucedía, se acercó debido al llamado de la curiosidad y, en el momento en que pudo ver a través de aquel agujero, le hizo entender que esto era algo más simple de lo que había pensado pero también significaba algo más profundo de aquellas palabras que Fernando le había dicho. Es por ello que, en el momento en que se dio cuenta que la situación se iba a poner muy mala, agarro a Fernando y lo jalo lejos de ese lugar.

Fernando, que empezó aplicar parte de su fuerza y experiencia, no permitiría que lo alejara de este lugar. Es por ello que, poniéndose en posición de lucha, Weru se lanzó en contra de Fernando y con la convicción de no dejar que pasara más tiempo en este lugar. Para poder tratar con alguien tan poderoso que logro vencer a María tan fácilmente y sin mucho esfuerzo, sólo podía ser si él lograba ser mucho más fuerte que esta persona, pero por el momento aún no contaba con estas habilidades.

Pero, sin dejar que esto se convirtiera en algún tipo de pretexto que lo mantuviera detenido y no le dejase seguir adelante, decidió que era mejor que actuara y no lo dejara pasar por la nada, sino terminaría arrepintiéndose en un futuro por sus propios errores q2ue cometió y la falta de coraje que nunca pudo demostrar en lo más mínimo.

Mientras estaba tratando de acertar un golpe a Fernando, quien lo esquivaba con elegancia y lo convertía en algún tipo de baile en el cual él era el protagonista y nadie podía opacarlo en lo más mínimo. Weru, siendo sólo un personaje secundario de este baile, pensaba – no puedo retroceder en este momento – y, mientras su corazón empezaba a palpitar con gran fuerza y la adrenalina llegaba apoderarse de todo su cuerpo, poco a poco sus ataques ya no eran tan lentos como al principio.

Cada vez que Fernando hacía un movimiento, para Weru, era tan simple y cada vez más fácil de seguir. En ese momento, en que estaba empezando a ver con mayor claridad los diferentes movimientos que hacía Fernando, comprendió lo que quería decir con mantener la calma en todo momento y ser capaz de pensar con rapidez para poder tomar la decisión correcta antes de que la oportunidad de ganar se fuera.

Apretando con fuerza su puño, Weru se volvió a lanzar en contra de Fernando pero, en esta ocasión, no lo dejo que se burlara de él con cada uno de sus pasos que hacía, sino más bien comenzó a llevar el compás de la batalla. Weru, cambiando el ritmo que conducía este baile por otro en el cual el podía seguir sus pasos y ser capaz de intercambiar los golpes, atacaba desde tratando de derribarlo con un ataque en sus pies seguido de algunos dirigidos a su brazo, estomago, cabeza y así sucesivamente en cualquier abertura que pudiese ver.

En este duelo en el cual los pasos de la elegancia se ponían sobre todo y el caos no era permitido en lo más mínimo, Fernando al fin podía ver a Weru como un rival con el cual no podía detenerse y dejarse llevar. Es por ello que empezó a tratar de enredarlo con diferentes dispositivos que llevaba consigo, así como lanzándole bombas, dagas, algunos dispositivos paralizante, entre otros.

Conforme esta pelea se extendía, poco a poco la resistencia de Weru estaba casi por terminarse. Así que, sin tener otra salida más que el tener que depender de los misteriosos dispositivos de seguridad que contaba este lugar, los activo al lanzar una canica que llevaba consigo justo en una alarma a través de láser de detección.

En el momento en que la canica estaba a punto de tocar esto, Fernando se apresuró por evitar que eso pasara. Pero Weru no tenía la misma idea que él, por lo que, utilizando todas sus fuerzas, logro retrasarlo un poco lo cual fue suficiente para hacer que este se activara y enviara un sinfín de ataques hacia ambos. Por lo cual, viéndose Fernando en un aprieto, sonrió y dijo – creo que en esta ocasión lo dejaremos como un empate... Pero espero que puedas sobrevivir de esta situación – y sacando un tipo de sombría de su bolsillo, desapareció entre todo este caos sin dejar rastro de haber estado ahí. Pero, en el caso de Weru no se podía decir que todo parecía tan fácil de salir. Es por ello que decidió que era momento de probar utilizar la fuerza y correr con todas sus fuerzas mientras se protegía de todos estos con un pequeño escudo de plasma que había logrado tomar durante uno de los encuentros que tuvo que superar cuando pelearon La Misdra, antes de que se convirtiera en su compañero.

Weru, con tantas fuerzas como le fue posible, esquivo cada una de las trampas que le fue posible y se protegió con el escudo de plasma hasta que ya no pudo más y, al llegar a la parte de salto nuevamente, pensó – no puedo quedarme hasta aquí, si no logro conseguir una forma de continuar adelanto, entonces en vano será todo lo que pase el día de hoy. Es por ello que – lanzándose hacia el vacío – confiaré en todo lo que vendrá desde este momento en adelante. Demostraré de que estoy hecho y como es que todo esto no es nada – y de esta manera empezó a caer desde esa altura.

Weru, sabiendo que su caída podría ser trágica si no tomaba cartas en el asunto, saco nuevamente la cuerda y, al ver el tubo, lo engancho en el mismo, de tal manera que no era nada más que una forma de evitar el caer sin salida de este lugar. Con fuerza y mucha concentración, se paró en la pared y de esta manera empezó a descender poco a poco hasta encontrar otra entrada a unos dos kilómetros abajo, en el cual al fin podía descansar. De esta manera estuvo descansando en cada una de las entradas que fue encontrando, las cuales no se había dado cuenta que estaban con anterioridad.

Al llegar la tarde del día domingo, Weru al fin logró regresar al cuarto y caer rendido. Fernando, al verlo, se rió mientras decía – Así que fuiste capaz de salir vivo de ese lugar siendo la primera vez que pasas por ahí. De verdad que me has sorprendido, ni siquiera hay otra persona que lo haya logrado más que el agente perdido, pero, ahora me pareces mucho más interesante – y, Weru sin fuerzas para poder pelearse con él, se terminó arrastrando hasta llegar a su cama y recostarse en ella.

Justo en el momento en que al fin estaba conciliando el sueño, se abrió la puerta del lugar donde estaban y entraron María, Nico y Felipe. Nico, viendo a Weru, dijo – no puedo creer que hayas terminado así de un entrenamiento básico cuando siquiera ha llegado a ser algo intensivo – y lo agarro y saco de la cama. Pero, como Weru no tenía fuerzas para levantarse, Nico lo terminó arrastrando hasta llegar a la salida del cuartel.

Weru, una vez estando fuera del cuartel, se levantó y, sin decir nada, se retiró hacía su casa. En este momento ya no le quedaban ganas para tratar con ellos durante el regreso y, mientras Fernando fue el culpable de todo lo sucedido, al parecer María se había dado cuenta pero no actuó al darse cuenta que Weru estaba empezando a llevar el control y no se unió a Fernando en lo que estaba haciendo. Si Weru se hubiera quedado y seguido la misma conducta de Fernando, posiblemente ya estuviera en una situación crítica en la cual María debería de castigarlos. Pero, en cuanto todos se fueron y quedaron únicamente María y Fernando, ella dijo – Creo que esto ha sido todo un éxito – Fernando – Tienes razón – María – por cierto. Creo que pasó algo durante este tiempo que estaban estrictamente fuera de discusión – Fernando, sintiendo la ira de María recorrer por todo su ser y sintiéndose como la presa de esta furia, retrocedió y, viendo su reloj, dijo un poco nerviosos y apresurado – no puedo creer que ya sea tan tarde, será mejor que me vaya y de un reporte a la organización – María – creo que eso puede esperar – Fernando – Pero, ¿Acaso no tienes miedo de lo que ellos puedan decir si me atraso en dar un reporte y puedan causarles problemas? – María – de eso es lo menos que puedes estar preocupado, puesto que ya no tenemos que ver nada con ellos, será mejor que arreglemos nuestros asuntos un poco antes de que te retires a dar tu reporte. Por supuesto que no tardaré mucho, por lo que no tendrás que preocuparte por llegar tarde al cuartel – Fernando, tragando su saliva, vio el demonio encarnado y que se acercaba a él sin dejarle salida alguna.

Una vez que María lo agarro y amarro para que no se escapara, regreso dentro del cuartel y, durante una media hora, hubo dentro unos gritos de desesperación, los cuales no molestaron a nadie gracias a un que había insonoridad en algunos puntos del mismo. Desde ese momento, Fernando escapo a penas de este sufrimiento y, mientras corría y escuchaba la voz de María que venía detrás suyo diciendo – No deberías de irte, ya que aún no hemos terminado de hablar – del cual terminó saliendo con una cuerda para volver a atarlo. Fernando, escapando al fin de las garras del enojo de María, dijo – ella sí que es tan difícil de tratar, si no hubiera logrado escapar, no sé si podría contarlo – luego dio una pequeña sonrisa – pero estoy muy intrigado sobre lo que va a pasar ahora – y de esta manera termino el entrenamiento y la primera misión de Weru.

14 de Julio de 2021 a las 19:01 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Acaso no puedes entenderlo

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión