J
Juan José Cambrano Cruz


5 amigos fueron enviados a otro mundo, para regresar deben de cumplir una misión casi imposible, si pasa mucho tiempo el volver será cada vez más difícil. Sinopsis: Un grupo de amigos son obligados y enviados por un "Ángel" a un mundo donde la magia es verdadera. La única forma de regresar a casa es cumplir la misión que se les asignó. Sabiendo que su meta es volver, el crear lazos de amistad no es una opción, sin embargo, una dulce y tierna joven hará que los chicos se encariñen con el nuevo mundo, ocasionando que cada día que pase la idea de irse sea muy dolorosa.


Fantasía Todo público. © Todos los derechos reservados

#nuevo-mundo #fantasia #recuentos-de-la-vida #328 #isekai #drama #escolar #comedia #aventura #acción
3
1.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

El último día de clases había llegado, como todos los años los alumnos esperaban la llegada de las vacaciones de primavera. El sol brillaba en armonía, el canto de las aves elaboraba una dulce melodía, al mismo tiempo que todos los jóvenes disfrutaban de su juventud.

Bueno, casi todos los jóvenes la disfrutaban.

—Oigan, me gustaría saber quién fue el idiota al que se le ocurrió esa brillante idea. —Comentó Juan (Bik) mientras sujetaba con furia una vieja escoba.

—A mí ni me vean. Yo solo hice lo que me pidieron. —Con una expresión de culpa David desvió la mirada—. Ustedes habían dicho, "Utiliza esa consola de videojuegos y crea publicidad para ayudar a nuestro proyecto". Al final los culpables son ustedes.

—Bueno, técnicamente lo hiciste. —Eric intentó defender a su amigo David. Gracias al comentario de Eric, David suspiró aliviado—. Sin embargo, tienes parte de la culpa. La profesora mencionó que los alumnos se quejaron, ya que estaban siendo estafados. Revisemos las pruebas y deduzcamos si fuiste o no el culpable. Al parecer la consola estaba trucada y aparte dicen que tú pedías 10 pesos para participar en el reto de vencerte y al lograrlo regalar una hamburguesa. Sabes, la gente puede tener una racha de victorias, pero ganarle a la mitad de la escuela sin haber perdido... ¿No te parece sospechoso, David? —Relajado, sentado arriba de una mesa, Eric destruyó verbalmente al pobre David.

—¿Por qué eres tan cruel, Eric? —Comentó David tirado en el suelo.

—Este vato. Por tu culpa seguimos trabajando como esclavos, ni que fuéramos el Bik. —Cargando una cubeta con agua, comentó Fernando al entrar en el aula.

Este comentario ofensivo hizo que una vena resaltara en la frente de Juan, quien respondió con furia.

—¡Idiota, ¿Quieres pelear?! ¡Acércate! ¡Verás que no sales con vida! —Dijo Juan (Bik) quien estaba sujetando la escoba como si fuera una espada.

Juan intentaba llegar hasta Fernando para golpearlo, sin embargo, Eric lo tenía sujetado de la camisa.

—Si siguen peleando nunca acabaremos. —Levantándose lentamente de la mesa comentó Eric—. Además, el culpable principal ni siquiera está ayudando.

—Se encuentra en la dirección... al parecer podrían expulsarlo. —Con una débil voz comentó David tirado en el suelo.

—Deja tus estupideces y ponte de pie. —Con el palo del trapeador, Fernando comenzó a picar la espalda de David—. Rápido, ponte de pie. Necesito trapear.

—Bik tenía razón... eres realmente fastidioso.

Una vena se resaltó en la frente de Fernando, el comentario de David no le hizo mucha gracia y este comenzó a patearlo de forma salvaje.

—Oye, podrías calmarte.

Juan intentó parar aquella masacre, sin embargo, Fernando lo silencio de manera tajante.

—¡¡Tú cállate, Bik!!

Con un grito agudo Juan dio un salto hacia atrás mientras le temblaban las piernas y se cubría la cabeza.

—Ya vine. —Lentamente Raúl fue asomando la cabeza en el aula con una mirada sombría, parecía que había sido torturado psicológicamente.

—¿Qué te dijeron? —Preguntó Eric.

—Al parecer yo tengo la culpa de que ese idiota, por no perder la oportunidad de ganar, se haya tragado diez hamburguesas con salsa picante.

Todos en el aula quedaron en shock.

—Oye, Raúl. ¿Qué salsa utilizaste? —Con una voz temblorosa Juan (Bik) preguntó.

—Esta. —De su bolsillo Raúl sacó una botella color rojo sangría—. Hice lo que me pediste, 2 gotas de la otra salsa y 7 de esta.

Al escuchar esto el rostro de Juan cayó en una repentina depresión. Siendo el cocinero del proyecto, una mala reseña de su comida ocasionó que juan se replanteara si estaba haciendo las cosas bien en su vida.

—Ahora no podré graduarme como un gran chef, tendré la marca de la hamburguesa. — Se comentaba juan así mismo en el suelo mientras sostenía su cabeza con las manos y se encorvaba como un camarón.

Incrédulo a lo que Raúl decía, Fernando se acercó para tratar de saber que tan picante era esa salsa, ya que lo único que él recuerda, era esa ambulancia que llegó a la escuela después del desastre que se formó.

—Ni se ve tan picante. A ver presta. —Fernando le arrebató la botella a Raúl—. Dice... ¿uh?... oigan, esto no está en español.

—Eso es imposible. —Intrigado por esa afirmación, Eric cuestionó las palabras de Fernando.

—Mira. —Fernando arrojó la botella a Eric—. Usa tu celular y tradúcelo.

Eric sacó su celular y utilizó una aplicación para traducir el texto de la etiqueta.

—Listo.

—Que eficiente es esa aplicación, ¿No creen? —En el suelo y sin ganas de vivir, comentó Juan.

—Oye, Bik. ¿Dónde compraste esta salsa?

—Ni idea, estaba en mi casa. ¿Por qué preguntas, Eric?

—Escuchen, cito textualmente. "Todo aquel que consuma 10 gotas de esta botella morirá". Al parecer también provoca mareos, vómitos y alucinaciones... Tenemos que ser cuidadosos con esto.

Al ser jóvenes de preparatoria, los cuales estaban a unos pocos meses de graduarse, guardaron silencio y analizaron la situación. Intentaron actuar lo más maduro posible, sin embargo, el impulso de idiotez pudo con ellos.

—¡Fondo! ¡fondo! ¡fondo! ¡fondo!

Los cinco estaban coreando como locos mientras que Juan rellenaba los vasos de salsa picante. En una mesa, habían puesto en el centro 5 vasos que fueron rellenados con más de 20 gotas de salsa en cada uno.

—Muy bien, todos al mismo tiempo. No se vayan a acobardar... Te hablo a ti Fernando.

—Estás loco, ese es el Bik.

—¿Por qué siempre te metes con el Bik?

—Cállate, David.

—A la cuenta de tres. Uno... Dos... y... Tre...

En el momento en que comenzaron a tomar la salsa, una luz brillante color blanco comenzó a iluminar el aula. Las mesas y sillas comenzaron a volar por toda el aula. Lo que ocasionó que Juan no se aguantara el estúpido chiste que recorrió por su cabeza.

—¿Acaso alguno de ustedes se llama Matilda y nunca lo menciono? —Juan miró por todos lados para luego soltar otra estupidez—. Hey, Tronchatoro, ¿Estás ahí? Ya deja a Matilda en paz.

De aquel destello emergió una hermosa mujer. Su delicadez y belleza dejó atontados a los chicos. La mujer vestía telas muy finas color morado. Su cabello era rubio, parecían hilos hechos de oro y sus ojos anaranjados, que asemejaban una bella vista hacia el mar en un hermoso amanecer, miraron fijamente a los chicos.

—A-acaso ¿Morimos? —Tembloroso de las piernas preguntó David.

—¡OUCH! —De la nada, Eric le había pellizcado el pezón derecho a Fernando.

—Al parecer no.

—Pinche Vato. —Comentó Fernando mientras se masajeaba el pezón.

Los cinco intercambiaban miradas de confusión hasta que de la nada, una voz los hizo estremecer.

—Queridos héroes.

Una delicada voz dejó en shock a los chicos.

—¿Alguno también se excitó con esa voz o solo fui yo? Pregunta seria. —Susurró Raúl.

—Yo te apoyo. —Respondió David.

—Escuchen con atención jóvenes héroes. Debido a su desafortunada vida han sido elegidos por los dioses para obtener un deseo.

Interrumpiendo las palabras de la chica, Juan no pudo contener su alegría y comentó emocionado.

—Genial, uuuff, al fin dejaré de ser pobre. Oigan, ¿Ustedes que pedirán con su deseo? —Comentó Juan (Bik)

—Pedir dinero es lo más lógico. —Expresó Raúl

Los chicos se agruparon para compartir opiniones e ideas de lo que podrían hacer con un deseo, ignorando por completo a la hermosa mujer.

—E-este... P-podrían. —Al notar que ni siquiera les importaba su existencia, la hermosa mujer se enojó—. ¡Escuchen!... Realmente no es un deseo por cada individuo, es un deseo unánime. Claro que para obtenerlo primero deberán realizar una misión en otro mundo. ¿Qué tal? ¿No suena genial el hecho de ir a otro mundo?

Los chicos ignoraron por completo a la mujer y caminaron hacia la puerta.

—Oye, Eric, ¿cooperamos para una pizza? —Comentó Raúl.

—Suena bien, tengo mucha hambre. ¿Vienes con nosotros, Bik?

—No tengo dinero.

—Te dije que si venías con nosotros, no que si traías dinero.

—Ah, entonces sí.

—¡¡Altooooo!!

Una fuerte brisa cerró de golpe la puerta del aula, impidiendo que los chicos lograran salir.

—¿A dónde creen que van?

—Sabes, este de ...

— Me llamo Senko.

—Senko... Ir a un mundo que no conocemos, sin poderes y sin experiencia, es completamente un suicidio. ¿Realmente crees que aceptaríamos tu propuesta? Solo un idiota sin una vida propia querría eso. Así que lo siento... No podemos ayudarte. —Explicó Fernando.

Todos en la sala permanecieron en silencio, pero atentos a lo que decía. Aunque sonaba algo cruel, todas las palabras estaban en lo correcto.

Los ojos de la mujer comenzaron a llenarse de lágrimas y al mismo tiempo la puerta se abrió.

—¡Por favor! ¡Necesito su ayuda! Soy una aspirante a ángel. Como pueden notar no poseo alas. Mi examen consta de conseguir a viajeros que cumplan una misión en otro mundo. Los mundos son aleatorios, pero si aceptan puedo usar algo de mi poder para mandarlos a un mundo no tan peligroso. También serian dotados de poderes mágicos y armas encantadas. Por favor, se los suplico. Ayúdenme.

—La respuesta sigue siendo no. Lo siento. —De forma fría contestó Fernando.

Estas palabras hicieron que la mujer cayera de rodillas en el suelo. Mientras que los demás comenzaban a salir, Juan (Bik) se acercó a la mujer y extendió su mano.

—Oye... Está bien, de...

—Gracias por aceptar. No se arrepentirán. —Repentinamente el semblante de Senko cambió rápidamente y cuando esta misma levantó los brazos, una luz blanca iluminó a los cinco chicos.

—No, espera. Yo nunca dije...

—Nos vemos después, serán enviados a una casa donde se les asignará un guía, este mismo les explicará su misión y les será otorgado un arma especial a cada uno. Humildes viajeros, de corazón les otorgo mi eterna gratitud. —Recitó de forma muy rápida la mujer. Ni siquiera respiró en el proceso.

—Espera, nunca estuve de acuer... —Juan estaba confundido al ver que en el rostro de la mujer se había dibujado una sonrisa de malicia.

—Ju ju ju Sabía que el viejo truco de llorar haría que algún idiota aceptara la misión. —Todo era felicidad hasta que la mujer se percató que los chicos todavía no habían sido teletransportados—. Ah, ¿siguen aquí? Quiero decir... este... ah...

—¡Eres una maldita! —De la nada Juan sujeto con fuerza el brazo de la mujer—. Seremos teletransportados, pero tú vendrás con nosotros.

Como venganza Juan (Bik) intentó llevarse a Senko, pero Senko mordió la mano de Juan logrando que la soltara.

Al mismo tiempo los cinco comenzaron a levitar en el aula.

—Uh... parece que ahora si serán teletransportados... Bye, Bye

Una luz en el techo absorbió a los chicos, quienes recorrieron un largo túnel de colores hasta traspasar otra luz blanca.

Repentinamente, cayeron encima de una cama, la cual por el peso en conjunto se partió a la mitad.

—Buen trabajo, Bik.

—Mejor cállate, Fernando. No estoy de humor.

—La verdad no tenía tantas ganas de comer pizza. —Comentó Eric—. Oigan, ¿y David?

—Aquí. —Una leve voz se escuchó debajo de los cuatro, quienes habían caído uno encima del otro—. Nunca volveré a confiar en una mujer que parezca buena persona.

—Como siempre el Bik simpeando a una mujer. Me das asco. —Comentó Raúl.

—Ahora nunca dejará que lo olvide. —Se dijo así mismo Juan.

De la nada, el rechinar de una puerta puso en alerta a los chicos. Al parecer estaban en una habitación y la puerta estaba siendo lentamente abierta. Por el hecho de estar a oscuras, la luz del exterior lastimaba la vista de los chicos.

Al terminar de abrirse la puerta, se pudo apreciar la silueta de lo que parecía ser una mujer.

—Okaeri nasaimase, Goshujinsama.

7 de Julio de 2021 a las 19:20 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1. Soy Emma.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión