akan3 Marcelo Ayala

un pequeño cuento acerca de un demonio patético.


Cuento No para niños menores de 13.
Cuento corto
0
34 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

demonio

había una vez un demonio; este demonio necesitaba beber sangre para poder seguir viviendo, como todos los demás. sin embargo, a él le repudiaba la idea de dañar a alguien más, así que bebía sangre de su propio cuerpo.

él aborrecía a las personas; odiaba cómo se herían entre sí de forma egoísta. el demonio constantemente pensaba para sí mismo lo detestables que eran todos, cómo todo sería mejor si es que simplemente muriesen—pero, aún así, no se sentía capaz de hacer daño a nadie.

todas las tardes (sin que nadie lo notase, en su habitación) él se creaba heridas y bebía de ellas. nunca realmente pudo acostumbrarse al dolor ni a los efectos secundarios que los cortes le causaban; vivía en constante sufrimiento que nunca terminaba.

sufría él de cansancio crónico, de constantes náuseas, de lágrimas irracionales—todo sin contarle a nadie, ya que eso significaría herir.

con el tiempo se dio cuenta de que no podría tener una vida decente si todo seguía así; consideró suicidarse, pero rápidamente pensó en cómo heriría a su familia, por lo que siguió viviendo.

en su juventud, a veces pensaría que lo que hacía era un acto "heroico"; pero, en el fondo, él sabía que eso era simple parloteo de su ego.

él sabía que la vida se trata de obtener gratificación personal a costa de otros.

él sabía que la decisión que tomó fue la de un cobarde.

él sabía, y se odiaba por eso.

"si tan solo pudiese ser igual de cruel como los demás..." se diría, cada tanto.

"si tan solo pudiese pasar por alto el daño que causo..."

siguió sin herir a nadie y siguió hiriéndose a sí mismo, hasta morir de forma natural. vivió una vida patética, siendo alguien patético.

21 de Junio de 2021 a las 03:49 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Marcelo Ayala alguien que quiere crear algo hermoso.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~