E
East Comet


"Aprender a manejar una doble vida como vigilante y estudiante de secundaria... listo. Evitar ser manipulada por los poderes mentales de la chica mala del colegio... listo. Entregar el trabajo de robótica a tiempo... listo. Decirle a tu amigo que su novia lo engaña... déjenme vivir." Érika Montes es la típica chica estudiante de secundaria, solo que no tanto. También es "La Sombra", la vigilante de la ciudad. Érika va a tener que manejarse para luchar contra el crimen, esconder su identidad, entregar sus trabajos escolares a tiempo, y a lo mejor un poquito de amor adolescente. ¿Podrá hacerlo? (*Inserte aquí efectos de las típicas historias de vida juvenil*) *Historia original de East Comet*


Acción Todo público.
0
49 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

1

Sonó el timbre. Los alumnos salieron de sus clases, para ir al comedor. Se juntaban en las mesas en sus pequeños grupos, en sus pequeños mundos.


Agarré mi comida y me senté en mi mesa.


No era muy difícil escuchar lo que decían. Últimamente, todos hablaban de lo mismo.


-¡Érica!- la voz de Taylor me sacó de mis pensamientos.


-¿Mmm?


-Estamos en la mesa desde hace cinco minutos y ni nos viste.


-Ah- parpadeé- Yo...


-Bueno, pasemos a lo importante- interrumpió Diego- ¿Oyeron que La Sombra estuvo ayer acá?


-¿Acá?- pregunté.


-Bueno... No acá ACÁ, pero en esta misma cuadra y...


-La Sombra, La Sombra, La Sombra. ¿No te das cuenta de que siempre hablás de lo mismo? No me digas que los medios por fin te vencieron.


-Por favor, Taylor. No soy el único. ¡Todos los hablan! Yo también tengo derecho.


-Si, ajá, ¿Y si todos se tiran de un puente, nosotros también, Diego?


-Taylor...


-¡Vamos! Es científica humanamente imposible que una chica pueda deshacerse en las sombras, ¡Y menos controlarlas! O no, Érica.


Los dos me miraron


-Yo...-Tartamudeé- Bueno... Amm... Si, parece bastante... Improbable.


Taylor me miró feo. Diego alzó una ceja.


-¿Segura?


-... Si.


-Parecés un poco dudosa, ¿Hay algo más?


Me tragué la culpa.


-No.


-Bueno- Taylor intervino- nosotras tenemos que irnos para que pueda copiarle la tarea a Érica tranquila.


Asentí.


-Bueno- se despidió Diego- nos vemos en clases.


- Si. Chau.


Caminando hacia una de las aulas, frené a Taylor.


-Gracias- ella se encogió de hombros- sos buena fingiendo.


- Mejor que vos seguro, amiga. Me sorprende que Diego no se haya dado cuenta.


Se rió.


-Ja ja. Muy graciosa.


-Bueno, ya- dejó de reírse- pero enserio vas a prestarme tu tarea.


Resoplé.


-¿Que? Me lo debés por ayudarte con Diego.


- Bueno, ya. Vamos.


Cuando terminaron las clases y estábamos caminando a la puerta, Taylor me frenó.


-Tenés que tener más cuidado, Eri.


-No es justo- reproché- yo siempre tengo cuidado.


-Bueno, al parecer ayer tuviste menos cuidado, porque alguien te sacó una foto...


-Ya se.


-Y se la mandó a las noticias...


-Ya se...


-Y todo el mundo la vio.


-Si, ya se- resoplé- pero le sacaron una foto a La Sombra, no a Érica Montes.


-¿Y qué?- ella se cruzó de brazos, levantando una ceja- hasta antes de ayer, ni tu existencia ni tu apariencia estaban confirmadas. Solo porque un tipo con suerte estaba en el momento correcto con un mero celular...


-Se que tengo que tener más cuidado, Taylor- admití- solo estaba cansada. Te prometo que voy a tratar de que no vuelva a pasar.


-Más te vale, chica. Pero si alguien te vuelve a molestar, ya sabés a quien llamar.


-¿A Diego?- pregunté.


Ella frunció el ceño.


-Ya se. ¡A Jake!- le molesté.


-No, Érica, ¡A mi! ¡A la única que sabe tu secreto! ¿Que pasó con nuestra amistad?


Me reí.


-Ya se que tengo que llamarte, Tay, solo te estaba molestando, aunque- me lo pensé- aunque no sería tan malo que también llamara a Diego ¿No? Seguro a vos te encantaría.


-¿Qué le encantaría?- mi hermano apareció caminando a nuestro lado


-Nada, Jake- dije- cosas de chicas.


-Y ya no me interesa- me miró- solo te decía que le dijeras a mamá y a papá que no voy a llegar temprano. Voy a ir a tomar algo con alguien.


-Uuu. ¿No será que ese alguien empieza con Camila y termina con Shay?- indagó Taylor.


Jake se ruborizó.


-Nos vemos en casa- y se marchó.


-¡Suerte con la chica!- le grité antes de que desapareciera por la puerta.


Taylor me miró.


-¿No le gusta Camila desde que tiene trece años?


-Si. Pero solo se animó a hablarle este año. Yo creo que son adorables juntos.


-Uff, de eso no hay duda. El día en el que al fin se besen, traigo chocolates.


-Pero vos traes chocolates todas las semanas- dije.


-Bueno- se cruzó de brazos- pero traigo más.


-Como digas.


-Bueno- ella aplaudió- me tengo que ir. Tengo insufribles hermanos menores que cuidar. Nos hablamos esta noche si pasa algo interesante.


-¡Nos vemos!


Y así nos fuimos cada uno por su camino.

20 de Junio de 2021 a las 14:22 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 29 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión