mannyrod Manny Rodriguez

Cameron es un chico de 16 años que a regresado de Holanda a Tunna, el pueblo que lo vio crecer, todo parece monótono y gris, pero un anhelado reencuentro y un accidente casual, desataran en el holandés una montaña rusa de emociones, ¿Pero como puedes elegir entre dos personas que te hacen tan feliz?, recuerden ...El amor es tan dulce o amargo como una taza de café ...


LGBT+ No para niños menores de 13.

#drama #gay #boyxboy #lgbt+ #lgbt
0
29 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1 El regreso

Un lujoso auto transitaba entre la empedradas calles del pueblo Tunna, un joven de piel blanca, cabello negro y profundos ojos azules, miraba distraído por la ventana, tenía los audífonos puestos y en su teléfono se reproducía Dreams de imagine dragons, el chico lanzaba un suspiro al pasar frente a la catedral de estilo barroco que se alzaba detrás de la plaza del pueblo, junto a él viajaba Roger (su padre) un hombre ya entrado en los cuarenta, de cabello negro, ojos marrones y facciones toscas que le conferían un atractivo extraño, además con ellos estaba su madre Dove, era unos años más joven que su padre, era muy hermosa, tenía el cabello rubio y largo, ojos tan azules como los de su hijo y labios rojos cual carmín, en su juventud había sido la modelo más famosa de Holanda, país de origen de la familia Von Koffiepot, también estaba Dylan el hermano mayor de Cameron, este tenía el cabello rubio como su madre pero había heredado los rizos de su abuelo paterno y los ojos marrones de su padre.


Cameron no entendía por qué dejaban Holanda, hacia 5 años que no pisaban ese lugar, los Von Koffiepot eran una familia muy adinerada, tenían cafetales en diversos países, pero el cafetal de Tunna era el favorito de sus padres, habían vivido en ese lugar durante 11 años, cuando Dylan finalizó la preparatoria se mudaron a la tierra original de sus progenitores y después de 5 años en aquel país volvían a su antigua casa


-- Cameron, ¡CAMERON! -- grito Roger, el chico se sobresaltó y se quitó los auriculares --¿sí? -- le preguntó -- Papá decía que por que no vamos hoy a la fiesta del pueblo-- le respondió Dylan, el menor arqueo una ceja de forma interrogativa


-- amor, ¿no recuerdas que en verano el pueblo se viste de gala y celebran al patrono del lugar? -- lo cuestionó su madre, el peli negro se encogió de hombros, dijo que le daba igual y se colocó devuelta los audífonos y se perdió en su música, mientras el auto se estacionaba en una lujosa hacienda que se encontraba a unos 2 km del pueblo.


Cameron deambulaba por las calles del pueblo, entre un puesto y otro, tratando de decidir si comprar algo para comer o no, ahora llevaba unos auriculares inalámbricos de color negro con acabados rojos, vestía una sencilla playera blanca con estampado de manchas de pintura, unos jeans de color rojo y zapatos deportivos negros con detalles rojos, estaba tan distraído escuchando In Line de Nicholas Hamilton, que no notó que lo tomaron del hombro, cuando lo giraron se dio un susto de muerte y lanzo un golpe sin pensarlo, su atacante logró pararlo y una enorme sonrisa se dibujó en el rostro del holandés


-- Wow, buen golpe -- lo elogió el recién llegado -- No te han dicho que es de mala educación llegar por detrás de la gente y asustarlos -- le recrimino Cameron con una mueca de enojo falso -- te estoy gritando desde hace 3 calles -- le informó el otro adolescente -- Te extrañe Diego-- dijo el chico y abrazó a su amigo.


Diego el hijo del dueño de la farmacia y el mini súper del pueblo, había sido su mejor amigo durante los 11 años que paso en Tunna, era un chico flacucho y muy bajito, pero ahora estaba totalmente diferente, era unos palmos más alto que el, Cameron calculo que mediría 1.78 o 1.80, tenía el cabello negro y los ojos marrones, su piel latina no era tan oscura como la de la mayoría de la gente, vestía un jeans rasgado de varias partes de sus piernas y una simple playera con cuello V de color negro, la que parecía ser una talla más chica, pues le quedaba ceñida al cuerpo, lo que le permitía a Diego lucir sus músculos.


Después de un rato de platicar de todo y nada y ponerse un poco al corriente, Cameron invitó a su amigo a dormir en su casa, este acepto pero le dijo que llegaría más tarde pues debía ir a dejar a su hermana y amigas a sus respectivos hogares, el de ojos azules asintió y lo vio partir, decidió dar una vuelta más por los diferentes puestos, se colocó de nuevo los auriculares y le dio play, comenzó a sonar una de las canciones de la serie Glee, que era interpretada por Grant Gustin, el joven sonrió y le subió más al volumen, comenzó a caminar sin prestar atención y choco contra alguien, varias cosas cayeron al suelo haciendo mucho ruido lo que hiso que los transeúntes que pasaban por el lugar voltearan a verlos, Cameron se quitó los audífonos


-- lo siento, lo siento, lo siento -- decía apresurado mientras ayudaba a recoger las cosas -- no te preocupes -- le respondió el extraño, tenía una voz fuerte y profunda que lo hiso derretirse, miro al chico que tenía enfrente y el corazón se le detuvo, era realmente guapo, tenía el cabello rubio oscuro alborotado, ojos de color verde, brazos fuertes que sobresalían de su camisa a cuadros de color azul, Cameron bajo la vista y miro que el jeans de color azul claro del joven estaba manchado


-- lo siento, lo siento, lo siento -- volvió a decir -- ¿y ahora porque lo sientes? -- lo interrogo el extraño -- manche tu pantalón -- dijo, el rubio le ofreció una tierna sonrisa y el pelo negro se sintió en las nubes -- tranquilo, no pasa nada, además ya estaba algo viejo -- le respondió el aludido, se puso de pie y le tendió una mano para ayudar a levantarlo, Cameron la aceptó y se incorporó, abrió la boca para preguntarle su nombre cuando una melodía los interrumpió, el rubio sonrió y respondió su teléfono, dijo algo de que ya tenía los papeles listos y que los entregaría de inmediato, miro al pelo negro le guiño un ojo y le dijo adiós con la mano mientras se daba la vuelta y se marchaba, Cameron sintió como miles de fuegos artificiales se encendían en su interior.

17 de Junio de 2021 a las 04:21 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2 Situación inesperada

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión