alandelrey ˗ˏˋ brooklyn ˎˊ˗

Un joven y complicado amor brota en una noche de suerte en un aburrido pueblo americano. Stevie Miller es un demonio con cara de ángel, cualquiera podría caer por él. Alexis Peralta un diablillo coqueto y carismático con buenas intenciones. Dos chicos muy diferentes. Un desastre sin igual. Ponte comodx, porque amarás y llorarás con esta historia.


LGBT+ Sólo para mayores de 21 (adultos).

#bts #orgullogay #pride #gays #yaoi #homo #novela #boylove #boyslove #bl #romance #gayromance #gaylove #gay
1
33 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

noche de suerte

Alexis nunca pensó que pasaría lo que esta sucediendo, probablemente sí alguien se lo dijera en el pasado, se hubiera reído y mucho. Nunca lo hubiera podido pensar o admitir en voz alta ni en un millón de años.

¿Estar desnudo encima del maldito Stevie Miller?

Pero no puede evitarlo, sabe que esta mal pero su mente no esta funcionando correctamente. Esto es tan malo como fumarse un cigarro pero tan adictivo al mismo tiempo, hacer cosas prohibidas o incorrectas en un aburrido pueblo como Stowe es sensacionalista porque simplemente todos se enteran.

Así que esto sería un secreto, sería lo primero que le diría apenas acabase con él. Stevie se ve de otra forma a la luz de la luna, y debajo de él. Alexis tiene sus ambos y musculosos brazos estirados a los lados de la cabeza de Stevie.

Stevie lo esta mirando, con esos grandes ojos verdes que posee, tan verde como el mismísimo dólar americano, lo mira como sí necesitará a Alexis en ese momento. Todo esto esta mal pero ninguno de los esta dispuesto a parar y planean continuar hasta al final.

Alexis no puede mas, así que acerca su rostro hasta el cuello de Stevie y su barba se frota allí, Stevie lanza un suspiro y se retuerce ante el toque la puntiaguda barba contra su piel.

— ¿Quieres seguir? — Pregunta en un susurró de tono tono seductor en el oído de Stevie.

Stevie es tan sumiso en aquel momento que nadie pensaría que se tratá de él y muy probablemente, sí Alexis le llegara a contar a alguien, le dirían que es un jodido mentiroso. ¿Por que quien podría estar con una perra como Stevie? Solo un demente y para los que conocen a Alexis saben que es muy capaz, sí no fuera por un gran problema, sus madres son amigas, mejores amigas.

— S-Sí. — Respondió Stevie inseguro mientras apoya sus finas y delgadas manos sobre la ancha y fornida espalda de Alexis. Aquella respuesta saca de su burbuja de pensamientos a Alexis. — Yo quiero hacerlo contigo. — Luego de aquellas palabras salieron de su boca, Stevie rodeo el cuello de Alexis con sus delgados brazos.

Alexis deja un chupetón en el cuello, una marca, algo que diga que él estuvo ahí.

¿Cómo llegó hasta ahí? No lo recuerda, su mente no esta trabajando muy bien ahora, solo recuerda que llegó a la casa de Stevie, comenzaron a discutir. ¿Por que? Seguramente porque Stevie hizo algo que lo molesto como siempre, porque Stevie es una mierdilla molesta, es como pisar chicle.

Y no deberían dejarse engañar por la bonita cara de ángel de Stevie, él es un verdadero demonio. Enfrente de los adultos, Stevie es un chico amable, formal y sumamente educado, pero la verdadera personalidad de Stevie se esconde debajo de ella. Stevie es brutalmente malo, no es como sí fuera a matar a alguien pero entre las peores cosas que hizo fue filtrar las fotos desnudas de Crystal, su ex novia, ahora lo recuerda, por eso esta ahí.

Recuerda él porque esta ahí, porque Stevie una vez tomo el celular de Alexis sin permiso y se envió esas malditas fotos. Pero él muy idiota no borró su número al momento de filtrarlas, y Alexis convertido en una furia llegó hasta la casa de Stevie para vengar a su ahora ex novia.

Pero entre gritos de Stevie y de Alexis, terminaron en la cama, al parecer fue una noche de suerte.

Alexis se acerco al grueso labio inferior de Stevie y lo chupo suavemente y después lo mordió. Alexis sabe que las personas con carácter fuertes son sumisas en la cama y Stevie era la prueba viviente de aquello. Él esta actuando como un pobre conejo indefenso, poniendo a Alexis como el feroz lobo malo y hambriento del cuento, de todas formas, a Alexis no le molestó.

— ¿Duele? — Preguntó Alexis, comenzando a entrar lentamente en Stevie, y es que Alexis como el joven bisexual que es sabe que el sexo con hombres es diferente al de mujeres. Alexis mantiene la compostura pero al mismo tiempo es una tortura, quiere entrar rápido.

Stevie es tan sensible, tan receptivo, tan encantador en esos momentos para alexis.

— Mmm.. Ah. — No fue un respuesta de sí pero tampoco de no, de todas maneras, Alexis puede sentir el cuerpo de Stevie temblar mientras que al mismo tiempo estira su cabello con su mano derecha. ¿Sera virgen? ¿O se comporta así con todos...? Es algo increíble de ver.

— Shh... — Dijo Alexis, intentando callar el sonido y entrando por completo. — Tranquilo, te haré sentir bien. — Alexis besó la frente de Stevie, de una forma tan romántica, porque Alexis es así, todo un amante experto en la materia. Luego beso las mejillas, su nariz y labios, ese beso que Stevie correspondió.

Stevie arqueo su cuerpo, y sus piernas se separaron un poco más, al mismo tiempo soltó un gemido, satisfactorio de esos que parecen salidos de una película porno gay, Alexis rápidamente tapo con su gran mano la boca de Stevie para evitar que escapen gemidos, aun no es de noche y la madre de Stevie no llega de trabajar pero era mejor prevenir que curar porque el padre de Stevie podría estar cerca.

Alexis tiene bastante experiencia en esto pero en ese momento no quiere interrupciones, solo quiere disfrutar de aquel momento. Alexis esta completamente excitado, loco en estos por el propio deseo carnal, tiene cierta debilidad por los rubios.

Los gemidos de Stevie son amortiguados por la gran mano de Alexis en su boca, el rubio esta sumergido en un gran placer, es su primera vez teniendo sexo en 17 años, se sentía algo atormentado pero ahora su juicio esta nublado, lo esta disfrutando como nunca, jamás pensó que sexo sería tan bueno y gratificante.

La forma de mover la cintura de Alexis dejaría sin palabras a cualquiera, realmente y sin mentir, sus movimientos, sus estocadas, harían a cualquiera sea chica o chico fundirse por él, porque es así como Stevie se siente, como sí se estuviera derritiendo hasta que Alexis finalmente acaba dentro del condón que se había puesto con anterioridad. Alexis cayo al costado del cuerpo de Stevie.

Y todo se acabó.

Luego de un rato, Alexis se levantó de la cama y comenzó a buscar sus prendas que estaban tiradas alrededor de la cama.

La luna esta en su punto maximo, el frió de las noches de verano empieza a hacerse presente en todo el pueblo de Stowe y Alexis esta a punto de irse poniéndose apenas el pantalón.

Sin embargo un lastimero sollozo detiene a Alexis de prenderse el pantalón y entonces ve a Stevie llorando.

Y ahora Alexis tiene dos debilidades: los rubios y Stevie llorando.

16 de Junio de 2021 a las 15:14 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo irresistible

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión