florakissofwhisper Flora Whisper

Aunque los caminos parezcan no llevarnos a ningún lado, lo cierto es, que de todas maneras hay que elegir uno.


Historias de vida Todo público.

#338
0
416 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Dominguera

Esta es una historia real, y no, no le paso al amigo de un amigo, me paso a mi; me pasa a mi. Para que sea mas interesante voy a usar mi nombre artístico, Flora. Además así puedo imaginarme que estoy teniendo algún tipo de éxito en esta vida, que implica no usar mi nombre y ser una star.

Voy a darles un poco de background para que puedan comprender mejor que hacemos todos acá, o al menos que hago yo acá.

Mi nombre es Flora, tengo 26 años, soy de Merlo, una ciudad al Oeste de Argentina, tercer cordón del conurbano si no estoy equivocada, mas precisamente vivo en Mariano Acosta, no somos un lugar turístico ni mucho menos así que probablemente no sepan de donde es que les estoy hablando. No hay mucho para hacer en Mariano, es un lugar como cualquier otro, tiene escuelas y una Iglesia, un club, al que ya no se si va gente o no, pero cuando yo era mas piba íbamos a jugar al paddle, yo no jugaba claro está pero me incluí en esa para que quizás piensen que soy interesante. La verdad es que mi vida no es tan interesante, ni siquiera es poco interesante. Durante mi adolescencia no hice nada muy llamativo. En algún momento entre mis 11-13 años iba a aprender Axé y la verdad eso fue una experiencia que disfrute mucho, ir a los teatros, me sentía una diosa, además pertenecía a un grupo y para completar estaba con mi prima así que no me sentía muy sola. Sin duda fue una época feliz en mi vida. Pero como todo, no recuerdo porque deje de ir. De mas grande quise retomar en el mismo lugar otras disciplinas, pero ya estaba muy oxidada y no funciono y también intente hace un par de años volver al Axé. pero tampoco resulto. Claramente por mi falta de constancia. Classic me. En definitiva, esa es la única actividad extracurricular que realice en mi vida entera.

Como les venia diciendo, crecí acá en el mismo barrio donde vivo, mis amigas de la escuela eran un poco diferentes a mi, o eso sentía yo en ese momento, yo me sentía distinta al resto, no en un modo muy sano que digamos, ya era mas grande, secundaria, las chicas eran unas divinas, tenían novios, eran conocidas por así decirlo, les gustaba la misma música..esas cosas típicas de un grupo de adolescentes. Y después estaba yo, que me gustaba el rock en Ingles, no salía a bailar porque obviamente mi madre no me dejaba en ese entonces, y de cualquier forma no me parecía que necesitaba salir a esos lugares a escuchar música que no escuchaba, para qué. Así que a pesar de tener vínculos con mis amigas de la escuela, íbamos al cine, cumpleaños, etc, etc. no me sentía dentro de un grupo, yo era la rara del grupo. Así que empecé a descubrir internet y su compañía. Ahí conocí unas pibas que, en aquel momento, tenían un foro en Facebook de una cantante que me gustaba mucho y yo había descubierto hacia poco que era solista porque no hacia tanto que tenia internet en mi casa (antes era un lujo tener computadora y ni hablar internet). Y además, hablaban muy seguido en el MSN, época dorada de los niños de los 90. Y bueno, empecé a tener estas amigas virtuales que para mi eran lo mejor que me había pasado y al mismo tiempo era un garrón porque yo no le podía decir a mi mama que me quería ver con totales desconocidas de internet, o sea era inadmisible, con las cosas que pasan!!! De cualquier forma todo siguió su curso, nos hicimos amigas, nos peleamos, todo virtual. Con una de ellas sigo hablando y con las demás hubo historias para otro momento. Pero lo importante de este dato, es que a la edad de 16 años yo ya me sentía totalmente incomprendida, sola, no muy atractiva y mi único momento de alegría era hablar por MSN y otros medios virtuales con estas chicas. Eran como una luz al final del camino, una cosa así. El tiempo fue pasando, termino la escuela, no me acuerdo muchas cosas de ese momento pero pasaron dos o tres que están relacionadas con este grupo de chicas del metal sinfónico, la mas importante o reveladora, asumí que me gustaban las mujeres. Todo un suceso, como me doy cuenta? Me enamoro de una de mis amigas virtuales, o de dos de ellas mejor dicho, solo que eso es una historia para otro momento. Y bueno, termina esa relación a distancia, conozco chicas reales y me enamoro, tengo relaciones homosexuales, de pronto mi vida era un poco menos patética, me sentía mejor conmigo misma. El problema iba aparecer años mas tarde cuando me diera cuenta que en realidad no era lesbiana sino bisexual y otra vez asumir que mi sexualidad no era lo que yo creía, como salir del closet pero al revés. En el medio de todo esto, yo seguía sintiéndome triste, incomprendida, sola, me cortaba los brazos, me quería morir, escribí no se que cantidad de cartas suicidas en ese tiempo, una vez me tome un montón de pastillas, nada sirvió porque sigo viva y ustedes están leyendo esto. Pero esas son todas historias que les contare en detalle mas adelante.

14 de Junio de 2021 a las 18:46 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Dominguera parte 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión