anibas05 Sabi Reategui

«La envidia y la ambición los separó. Un lazo inquebrantable que logrará trascender las barreras entre la vida y el tiempo. ¿Qué pensarías si te digo que te amo más que a nada desde mí vida pasada? Lucharon pero no fue suficiente. Confiaron pero no en quién debían. Se amaron eso sin dudarlo. Una última oportunidad, Una última oportunidad de vivir, Una última oportunidad de sonreír y ser feliz. Te amo tanto que duele el pensar que no estoy a tu lado»


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#lgbt #bts #omegaverse #yoonmin #amor #gay #homosexual #yoongi #jimin #namjin #jin #namjoon
2
106 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

PRÓLOGO

BUSAN, 31 DE DICIEMBRE DEL AÑO 1507


–¡Corre maldita sea, corre! – fue lo último que gritó el alfa a su pequeño Omega antes de girarse y enfrentarse a aquellos lobos que lo rodeaban, la sed de venganza era lo que aún mantenía en pie al gran alfa, en este punto se da cuenta de que no le importa morir si es que de esta manera aquel hermoso ser que la gran madre luna le dio como compañero de vida se salva y vuelve a sonreír como solo él lo sabe hacer.


La seca brisa impacta contra el rostro del Omega, pero a él no le podía importar menos, sus músculos ardían pero él seguía corriendo, su mirada empañada de lágrimas no se desviaba del camino, en cada pisada su corazón se contrae de solo pensar en su alfa y lo último que le pidió antes de separarse, su alfa no lo sabía pero él estaba esperando un cachorro,un pequeño cachorro fruto de su amor, el corazón del Omega vibraba de dolor a cada segundo y él en lo único que podía pensar es en el calor que le proporcionaba ese tierno, huraño, frío y reconfortante alfa que era suyo, solo suyo.


Aún recuerda la primera vez que lo vió, tan frío, tan distante, tan imponente, ese alfa que atrajo su atención desde el primer segundo, recuerda haber querido huir hasta la comodidad de su habitación para hacerse bolita en una esquina.


Sin embargo, la fría brisa lanzó hacia su rostro una pequeña ráfaga del reconfortante aroma del alfa.


Lo recuerda tan nítidamente que se le hace agua la boca, menta, café amargo y un ligero toque de vainilla, era la primera vez que sentía tres aromas en un alfa pero eso no fue lo que mantuvo sus pies atados al suelo evitando que saliera corriendo, fueron los ojos negros tal cual noche sin luna que lo observaban con una intensidad abrumadora.


Ese bendito y maldito día en el que se enamoró de él, de su otro mitad, de su destinado, de min yoongi.


Un dolor indescriptible traspasó el corazón del Omega, un tipo de dolor que jamás en su corta vida había sentido, cayó al piso estrepitosamente alcanzando a penas y a cubrir su estómago del impacto, aunque la nieve amortiguó su caída el solo arañaba su pecho en busca de calmar ese palpitante dolor.


1, 2 y 3 segundos fue lo que tardó en darse cuenta de que no sentía a su alfa, llevó su mano a su marca, está picaba y ardia, su garganta se cerró, se olvidó de todo a su alrededor, olvidó el porqué corría tan desesperadamente, su mente sólo le hacía rememorar una y otra vez el precioso rostro de su alfa.


No, no, no, no repetía una y otra vez, con manos temblorosas volvió a tocar su marca y cerró los ojos tratando de comunicarse con su alfa, pero no había más que un silencio infernal que solo podía significar una cosa.


SU ALFA HABÍA MUERTO


Un alarido de dolor salió desde lo más profundo de su ser, su cuerpo se contrajo de dolor, las lágrimas bañaban su rostro y él solo podía pensar en la mirada de su alfa, esa mirada cargada de amor, ternura y veneración que ese frío alfa solo dirigía hacia él.


La oscura noche cubría con su manto fúnebre todo aquel bosque, aquel frío, seco y alegre día terminó convirtiéndose en una pesadilla viviente para aquel par de amantes de la luna.


En una noche como esta, mientras el resto celebraba una noche buena entre sonrisas y corazones llenos de alegría, un alfa había cerrado los ojos para siempre y entre su agonía suplicó a la madre luna, el volver a encontrarse con su Omega de mejillas esponjosas en otra vida.


Mientras tanto el grito de un Omega vibraba y marcaba con su dolor todo aquel bosque, que sería el único que podría ser testigo de todo aquel amor cargado de dolor que bañó el lazo de aquellos lobos.


Esa fría madrugada de un 25 de diciembre, dos lobos y uno que jamás llegó a ser uno murieron por diferentes razones pero con el alma hecha mil pedazos, con todos aquellos sueños destruidos por la ambición y la envidia de otros.


Sin embargo, todo aquel dolor, anhelo y aquella súplica llegaron a la madre Luna y esta se juraría darles una nueva oportunidad, pero dependería de ellos el aprovecharla.


«500 AÑOS DE INDUDABLE AGONÍA, 500 AÑOS DE TORTUOSA SOLEDAD, MEDIO MILENIO SERÁ LO QUE SUS ALMAS DEBERÁN LLORAR BUSCANDO A SU OTRA MITAD, DENTRO DE 500 AÑOS TODO SE DECIDIRÁ, ALEGRÍA O TRISTEZA, NO LO DIRÉ CON CERTEZA ».


Ese fue el último mandato que proclamó la madre luna en aquel frío y fúnebre día.


.

.

.

.

.

.

.

🐾∞🐾



8 de Junio de 2021 a las 06:36 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo CAPITULO 01

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión