honeystela Lenny Muñoz

Luego de pasar un tiempo de su escapada del Show Fugaz, Maggie había hecho su vida desde cero en otra ciudad, al pasar un tiempo ella decide querer reparar las cosas con todos aquellos a los que lastimó. Junto a la compañía de un chico, viajan por lugares que se les hace familiar a Maggie y se reencuentra con personas del pasado incluyendo su hermano. A lo largo del viaje, estaba asustada de que ciertas personas no la perdonaran por desaparecer repentinamente, pero mientras conocía a algunas personas y escuchaba algunos consejos, estaba más que decidida a reparar sus errores y seguir adelante con su sueño.


Romance No para niños menores de 13.
5
423 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Era una noche fría, una chica terminaba de tocar una melodía para así dejar su violín a un lado de ella y tomar su estuche el cual tenía algo de dinero.


-No es mucho pero con lo que estado ahorrando, tendré suficiente para comer algunos días -muy contenta miraba aquel dinero- ahora es momento de que me vaya, el frío está comenzando aparecer.


Toma sus cosas para así irse a un local de comida que se encontraba en la esquina y poder entrar en calor con el ambiente.


Se sienta enfrente de la isla de madera para ver como un chico aparece, estaba algo cansado y con ojeras, al parecer no había dormido mucho.


Lindas ojeras, Hugo, te hacen ver muy intimidante -Maggie ríe un poco por el chico-


Al parecer Don comedia ha tenido ganas de hablar -este también ríe con una mala actitud- y yo pensaba que ibas hacer siempre callada, pero los malos chistes no pueden contenerse por mucho tiempo.


Bueno...¿Que te puedo decir?-bastante alegre por eso-


—Sabes, en vez de perder tu tiempo como artista callejera, ¿que tal si trabajas conmigo?.


—¿Trabajar...Contigo?.


—S-sí -un poco apenado, mira a otro lugar evitando ver a la chica- te pagarán muy bien aunque seas nueva, así puedes pagar un apartamento decente y dejar de vivir en esa horrible casa vieja y maltratada.


—Es muy lindo de tu parte, pero...


—Sí, si, quieres ser artista callejera porque es tu sueño -algo gruñón- pero...¿Por cuánto tiempo piensas seguir viviendo de esta manera, cuanto crees soportar? apenas y tienes para comer.


—Aunque quisiera aceptar el trabajo...No quiero renunciar a mi sueño.


—Meg, sobrevivir es más importante que cumplir un absurdo sueño y si te hace sentir mejor, puedes vivir conmigo por un tiempo hasta que te acomodes y tengas dinero.


—¿Vivir contigo? no quiero molestarte en eso, apenas y ganas dinero.


—Ja, me pagan más de lo que crees, en especial las horas extras, además, tener a un amigo en casa me va a subir el ánimo.


—Jamás creí escuchar eso de ti, Hugo -ríe un poco-


—¿Q-qué? -sus mejillas comenzaban a ponerse muy rojas-


—Es raro que me consideres una amiga ya que nos la pasamos peleando todo el tiempo, incluso estando con los demás chicos del grupo.


—B-bueno, tal vez a veces tengamos peleas, pero no significa que no te considere una amiga.


—Sabes...Me recuerdas mucho a un viejo amigo.


—¿En...Serio?.


—Sí...-algo decaída- su nombre es Lars, a pesar de que casi no demostraba su enojo, solía ponerse competitivo con otros amigos y es bastante cariñoso, pero cuando se enoja...Es igual de gruñón que tú -comenzaba a reír un poco- tanto que si los presentara, entrarían en modo competitivo para ver quién es el mejor.


—Bueno, ese chico dudo que me gane, soy el mejor en muchas cosas -hace un pequeño gesto con uno de sus brazos- nadie me supera en fuerza.


—Y al parecer también eres presumido.


Ambos se quedan hasta la hora de cierre del local para así irse al apartamento donde Hugo vive.


Al llegar, Maggie se queda paralizada al ver lo desorganizado y sucio que estaba el lugar, conocía el horario de trabajo del chico y le sorprendía que el tiempo que tenía libre, no se molestaba en arreglar el lugar, en ese momento el chico se da cuenta de que Maggie no se movía.


—¿Estas bien? -algo confundido-


—Este lugar...Es una pocilga -algo enojada y sorprendida- ¿como vives así?.


—B-bueno...-estaba algo nervioso por eso-


—Esto necesita arreglarse -deja sus cosas a un lado para comenzar a arreglar el lugar-


—No es necesario que lo arregles, yo pensaba hacer lo mañana temprano.


—No me molesta, al menos si me voy a quedar a vivir contigo un tiempo, este lugar tiene que ser habitable.


Luego de un rato y de que el lugar estaba un poco mejor que antes, ambos se sienta en el sofá de la sala y comen algo mientras ven la tv.


—Gracias por prestarme algo de ropa -Maggie estaba contenta- iré por lo mío mañana y te ayudaré a pagar parte del alquiler.


—No es necesario que me ayudes a pagar el alquiler...


—Tranquilo, tengo dinero, lo estuve reuniendo por un tiempo.


Ambos se quedan hasta tardes despiertos, Hugo se había quedado dormido en el sofá, Maggie miraba por una ventana el cielo, pensaba en todo lo que había sucedido desde que se fue a hace un año, suspira algo cansada y tiembla un poco del frío, en ese momento siente algo en su espalda y al ver mejor, era una chaqueta.


—Será mejor que te abrigues, no quiero que te de un resfriado -dice Hugo algo cansado- ¿qué tal si vamos a dormir? mañana será un día largo.


—Esta bien, solo porque el grandote tiene sueño -un poco juguetona lo despeina-

11 de Junio de 2021 a las 02:09 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 17 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión