kikiac Tzitzi Janik Andrade Cervantes

¿Qué hay en lo profundo del bosque? En el pueblo de Tenoch se dice que hay un monstruo come niños viviendo en aquel lugar . Sin embargo, una noche de luna llena y un extraño ruido proveniente de aquel lugar, impulsará a este joven aspirante a músico a internarse entre los árboles y descubrir la verdad que lo hará preguntarse, aún después de mucho tiempo "¿dónde te encuentras tú?"


Cuento Todo público. © Todos los derechos reservados

#347
Cuento corto
0
137 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

1

Las luces que iluminaban el escenario esa noche parecían querer decirme, este es tu momento.

Pero ya se estarán preguntando, ¿Cómo es que llegamos aquí? y bueno esa es una interesante historia.

Esto paso hace 3 años cuando aún vivía en mi pueblo natal. Recuerdo que estaba recolectando maíz en el sembradío, como cualquier chico de 12 años hubiera hecho, que necesita un trabajo o quisiera ayudar a sus padres, cuando de repente escuché ese ruido tan peculiar y le vi. —”El monstruo del bosque”— Exclame al observar una rápida sombra humanoide que poco a poco se perdía en la espesura.

Puede que ustedes no lo sepan, pero en este pueblo existe una antigua leyenda sobre un monstruo come niños que vive en aquel bosque, pero la verdad es que nunca he visto nada fuera de lo común.

Y allí estaba yo en medio del maizal que da frente de aquel bosque. Papá siempre nos dice que no nos acerquemos demasiado, no tanto por el monstruo si no por los animales que podría haber allí.

Pero yo creo que no tiene nada de malo tener curiosidad y querer mirar de vez en cuando. — Hola, ¿Quién anda allí? — Pregunte más no hubo respuesta, así que tome mi costal lleno de maíz y me dispuse a volver a casa. Más sin embargo durante la noche lo volví a escuchar — Es ese ruido extraño otra vez — Pensé y corrí de nuevo hacia el maizal.

La vista de aquel cielo nocturno en medio de aquel maizal era impresionante con tantas estrellas y la luna llena que aportaba cierta claridad al paisaje, daban ganas de tirarse al suelo y contemplarlo allí por horas, pero esa no era mi misión, pues no estaba allí por eso.

Debía de saber quien era aquel que producía el ruido en medio del bosque, así que sin pensarlo dos veces me adentre por primera vez en la espesura, había un montón de árboles, piedras y la tierra parecía estar mojada, pero eso no me iba a detener en mi búsqueda.

En algún momento llegué a un claro en medio del bosque y por primera vez la vi, sentada encima de un tronco, estaba una chica de cabello verde y piel oscura observando las estrellas.

No me lo podía creer ¿Acaso aquel monstruo del que todos hablan se trataba de aquella chica?, más hice un ruido y ella me volteo a ver con sus grandes ojos verdes, hubo un silencio en medio de aquel cruce entre miradas y después ella hablo — ¿Quién eres? Y ¿Cómo llegaste aquí? — Pregunto la chica con curiosidad

— Mi nombre es Tenoch y estoy aquí por que busco al monstruo del bosque — Respondí mirando a aquella chica extraña antes de preguntar — ¿Cuál es tu nombre?

—Yo soy Itzel y la verdad es que no se de que monstruo estas hablando — Respondió Itzel antes de acercarse un poco más a mí. — Esto es raro, pero jamás tengo visitas, tú eres el primero así que siéntete afortunado — Dijo Itzel mientras me invitaba a sentarme en aquel tronco para observar las estrellas.

— Así que ¿vives aquí? — Pregunte con curiosidad

— Si, desde hace mucho tiempo, pero tú no lo entenderías — Respondió Itzel

— ¿Por qué no? — Pregunte

—Por que los que son normales no lo entienden, solo se dedican a perseguirnos o exterminarnos — Dijo Itzel

— ¿Pero por que te perseguirían? — Pregunte confundido

— Por mi habilidad, puedo controlar las plantas — Dijo Itzel antes de mostrarme como hacia crecer las flores en medio del bosque

— Órale, eso esta chido — Exclamé con emoción al ver aquel espectáculo

— Jajajaja — Rio Itzel antes de preguntar — ¿Entonces no te parezco extraña? —

— Si, pero no es por eso, además ser extraño no es malo, podríamos decir que eres única — Respondí

— Gracias — Dijo ella

— Bueno creo que tengo que irme, si mis padres no me ven por la mañana se preocuparan — Dije un poco apenado pues en el fondo si me quería quedar.

— ¿Pero volverás mañana? — Pregunto Itzel un poco emocionada

— Claro que sí, te visitare todos los días, no lo olvides — Respondí

— Esta bien, nos vemos mañana a la misma hora — Dijo Itzel despidiéndose

— Esta bien, nos vemos mañana — Exclame antes de darme la vuelta y regresar a mi casa.

A la noche siguiente cuando todos se fueron a dormir, decidí regresar a aquel bosque a ver a mi amiga y puedo decirles que no sólo regrese ese día, sí no el siguiente y el siguiente, ver a Itzel poco a poco se volvió casi una costumbre y podría decirse que ambos nos veíamos todos los días para jugar, platicar y observar las estrellas.

Poco a poco ella me conto de su historia y yo de la mía. Su historia era sumamente interesante, pues recuerda haber sido una chica normal la mayor parte del tiempo hasta que un día descubrió sus poderes por accidente y eso asusto mucho a sus padres, pero no por eso los abandono, pues sus padres la querían mucho y seguramente puede que aun la sigan buscando; lo hizo más bien para protegerlos, pues tener un hijo con habilidades especiales muchas veces no es visto con buenos ojos por toda la gente. Por eso es por lo que ella termino aquí, para no darles problemas y que así no vieran con malos ojos a su familia.

— Lo que hiciste fue muy valiente — Dije a Itzel mientras le abrazaba

— A veces no lo veo así, pero si tu lo dices puede que tengas razón — Dijo Itzel mientras recargaba su cabeza en mis piernas para así observar las estrellas

— ¿En que piensas? — Pregunte a Itzel

— En que no quisiera que esto se terminara — Dijo Itzel mientras miraba a las estrellas.

— Yo también — Le dije y cuando menos lo esperamos nos miramos y nos besamos. Aquel beso fue pequeño, pero se sintió hermoso. Pues los siguientes días no hacia más que pensar en Itzel, pensaba en ella en todo momento, no podía esperar para que llegase la noche y nos sentásemos a platicar y observar las estrellas.

Sin embargo, no sabía que el futuro esto cambiaria, puede que no lo haya mencionado al principio, pero soy muy bueno con la música, me gusta creer que algún día mis canciones podrán ser escuchadas por la gente. Y tan equivocado yo no estaba pues había entrado a un concurso, gracias a los apoyos de mi familia y sobre todo el de Itzel, y que creen mi canción había sido escogida, estaba tan feliz por ello que le di la buena noticia a Itzel esa misma noche.

— Mi canción fue una de las escogidas, puede que si paso a las finales me lleven de gira por todo el país — Exclame con una sonrisa

— Genial — Respondió Itzel

— Si, aunque no voy a poder verte en esos días así que espero y puedas perdonarme. — Dije a Itzel

— Claro, que si — Respondió muy feliz

Entonces yo saque mi guitarra y toque la canción para Itzel, era una melodía sencilla pero muy bonita a mi parecer, espero que le haya gustado también, aunque no se lo pregunte, pues ya era tarde y tenía que irme.

Pocos días después me entere de que mi canción si quedo seleccionada, así que se lo dije a Itzel y ella se emocionó.

— Descuida todo saldrá bien — Dijo Itzel

— Eso espero, jejejej — Dije antes de hacer un silencio y posteriormente decir — Te prometo que cuando regrese tendré una canción para ti —

— No tienes por que hacer eso — Dijo Itzel

— Pero yo quiero hacerlo — Dije a Itzel abrazándole a lo que ella me respondió abrazándome también

— Gracias — Dijo Itzel antes de despedirse

— De nada — Le respondí antes de despedirme también y dejarla allí en el bosque

Llego el día de la competencia y tuve que hacer el viaje, no fue la gran cosa, pero me divertí, sin embargo, no esperaba que al regresar me fuera a encontrar con cruel verdad, pues resulta que mientras no estaba hubo un incendio en el maizal, un incendio que la gente no pudo apagar y este término extendiéndose al bosque.

— No, Itzel — Pensé cuando vi los restos del maizal y de aquel bosque. Sabia lo que significada y me dio miedo descubrir la verdad, así que no volví a entrar de nuevo en aquel bosque.

Pasaron los años y el bosque poco a poco se restauró, por mi parte yo seguía escribiendo canciones y fui invitado para el concierto del pueblo. Recuerdan como comenzó esta historia, Las luces que iluminaban el escenario esa noche parecían querer decirme, este es tu momento. Y si que lo era, era el momento de que el mundo escuchara esa canción y sobre todo de poder contar la historia.

— Esta canción es para una persona especial, así que espero que les guste — Dije antes de empezar a cantar.

— Yo sigo a qui esperando

a que regreses tu…. Regreses tu


Que daría yo por volverte a ver,

Aunque fuese una vez,

¿Dime donde estas?

Cuando yo te quiero ir a buscar,

Ni siquiera sé por dónde comenzar.


Se que yo hice mal, que di mas tiempo a otras cosas

que eran menos importantes que tu…

También sé que posiblemente y quizás,

No te volveré a ver jamás,

pero si aun estas allí dame otra oportunidad.


¿Dónde te encuentras tu?

¿Dónde te encuentro yo?

Yo sigo aquí esperando a que regreses tu

¿podría volverte a ver?,

aunque fuese una vez

Lo siento, pero es tarde tu tiempo termino


Que daría yo por volverte a ver,

Aunque fuese una vez

¿Dime donde estas?

Que daría yo por volverte a abrazar

y tus labios besar como una vez lo hice.


Se que yo hice mal, que di más tiempo a otras cosas

que eran menos importantes que tu…

También sé que posiblemente y quizás,

No te volveré a ver jamás,

pero si aun estas allí dame otra oportunidad.


¿Dónde te encuentras tu?

¿Dónde te encuentro yo?

Yo sigo aquí esperando a que regreses tu

¿podría volverte a ver?,

aunque fuese una vez

Lo siento, pero es tarde tu tiempo termino.


Si algún día te llego a ver, aunque fuese solo un instante,

Quiero que sepas que, aun te amo a ti… aun te amo a ti… —


El publico enloqueció al finalizar aquella canción, fueron muchos los que se preguntaron a quién iba dedicada esa canción y aunque algunos piensen que era para algunas de mis fans yo sabia en verdad para quien era dicha canción.

Después de eso y de pensarlo muy bien, volví a mi casa y a aquel maizal de mi pueblo natal, frente a la entrada de aquel bosque, mire a los imponentes arboles y me dije — ¿Qué pasaría si volviese a entrar en aquel bosque? — y no me lo pensé dos veces, simplemente tome valor y proseguí a entrar en el bosque, perdiéndome poco a poco en la espesura mientras pensaba — Itzel ¿Estas allí? —

Fin.

8 de Mayo de 2021 a las 16:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Tzitzi Janik Andrade Cervantes Una Ilustradora y Diseñadora Grafica a la que le gusta escribir.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~