daavidr David Ramírez

La amistad es algo que te llena. Las personas te llenan, en general. La vida es tan fortuita, y a veces conoces gente que ni sabes cómo llegó a tu vida. Así, se llegan a dos historias, que resumen ambas caras de una ciudad, ambas caras de dos personas.


Inspiracional Todo público. © Todos los Derechos Reservados

#drama #amor #amistad #reflexión #emociones #ciudad
2
84 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Melisma sobre su Soul

Hacía rato no me sumergía en los confines de una ciudad. Recuerdo cuando pasaba por los pasillos (porque no eran calles) de la ciudad donde iba a estudiar. Era como si las calles estuvieran divididas por secciones, como si habláramos del mapa de Pokemon o algo así. Algunas tenían pequeñas zonas verdes donde podías ver a parejas más pícaras y pobres que enamoradas, y otras eran el paraíso del adoquín, lleno de mercaderes de poca monta que intentaban rebuscar unos pesos gritándole a los demás.


En esos momentos, lejos de cuidar mis objetos de valor, reparaba en el contraste. Generalmente iba caminando con una joven cantante que siempre me contaba sus peripecias por la vida, haciendo introspecciones de lo cotidiano como jugando póker con la misma mano. La elegancia se notaba en su vestir, con arreglos similares a un melisma sobre un soul. Siempre guardó ese espíritu con el que la conocí, de ser tímida de tan decente, de mirar primero con el marco de sus gafas, que con los propios lentes: tal vez por eso se caía tanto, quién sabe.


Siento que esos años le ayudaron a descubrirse. Con el tiempo se tornó más precisa, y aprendió a diferenciar el césped de las flores. La admiro bastante por eso. En esas clases, estoy seguro de que el 50% de las personas no le entendían al profesor, siendo nosotros dos partes de ese porcentaje en los primeros semestres. Pero con el tiempo, y sobre todo con su esfuerzo, las cosas le empezaron a salir. Dicen que estudiar psicología no es para ayudarse a uno mismo. Pues bien, ella representa el salirse de la norma y, aun así, lograrlo.


Era muy curioso ver cómo el salón era una pasarela en vez de una clase. Me parecía bueno, pues cuando me aburría solía darles una identidad a las personas, y en plena clase no es plan de conversar con la gente. Aprendí a observar en vez de ver, entendiendo que quitarme los lentes no me hacían ver peor, sino que ver borroso es un matiz por sí mismo.

16 de Junio de 2021 a las 16:16 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Más gamers que escritores

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión